Re­vi­ve ba­ta­lla elec­to­ral el vo­to 'cru­za­do'

El Diario de El Paso - - Especial -

Was­hing­ton–Cuan­do Hi­llary Clin­ton y su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la Tim Kai­ne ce­le­bra­ron ha­cien­do un re­co­rri­do en au­to­bús por el cru­cial Ohio al tér­mino de la Con­ven­ción Na­cio­nal De­mó­cra­ta, tu­vie­ron un acom­pa­ñan­te ines­pe­ra­do: el se­na­dor re­pu­bli­cano Rob Port­man.

El equi­po de la di­fí­cil cam­pa­ña que Port­man ha te­ni­do pa­ra re­ele­gir­se ha en­via­do vo­lun­ta­rios a los mí­ti­nes de Clin­ton-Kai­ne efec­tua­dos en Co­lum­bus y Youngs­town. Ahí re­par­tie­ron vo­lan­tes in­di­can­do que varios sin­di­ca­tos tra­di­cio­nal­men­te de­mó­cra­tas los res­pal­dan, re­gis­tra­ron has­ta 400 se­gui­do­res nue­vos y re­co­pi­la­ron más de 100 so­li­ci­tu­des pa­ra anun­cios en pa­tios, in­for­mó Corry Bliss, el director de la cam­pa­ña de Port­man.

Ade­más el equi­po de cam­pa­ña se acer­có a los par­ti­da­rios de Clin­ton a tra­vés de pá­gi­nas de Fa­ce­book y Twit­ter.

Port­man es­tá apos­tán­do­le al he­cho de que du­ran­te es­ta tur­bu­len­ta tem­po­ra­da elec­to­ral una can­ti­dad con­si­de­ra­ble de ha­bi­tan­tes de Ohio ha­gan al­go que los elec­to­res lle­van mu­cho tiem­po sin ha­cer: di­vi­dir sus pre­fe­ren­cias en­tre am­bos par­ti­dos.

Di­vi­dir di­cho pa­trón po­dría re­sul­tar cla­ve pa­ra que so­bre­vi­van varios re­pu­bli­ca­nos y po­si­ble­men­te las es­pe­ran­zas de con­tro­lar el Se­na­do que tie­ne el Par­ti­do Re­pu­bli­cano. Cons­ti­tu­ye una cla­ra ad­mi­sión del te­mor a que Do­nald Trump es­té ale­jan­do a al­gu­nos elec­to­res —y de la ame­na­za que el can­di­da­to re­pu­bli­cano re­pre­sen­ta pa­ra el res­to de su par­ti­do.

A los elec­to­res les gus­ta in­sis­tir que pue­den emi­tir su su­fra­gio ba­sán­do­se en los can­di­da­tos, no en el par­ti­do. Y el ma­yor blo­que uni­ta­rio de elec­to­res es el 39 por cien­to que se iden­ti­fi­can co­mo in­de­pen­dien­tes, de acuer­do con un es­tu­dio que el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Pew hi­zo con da­tos del 2014.

Pe­ro su con­duc­ta en las ur­nas se­ña­la otra co­sa.

En el trans­cur­so de las úl­ti­mas elec­cio­nes en es­te po­la­ri­za­do país ha si­do ra­ra la vo­ta­ción di­vi­di­da, al­gu­na vez co­mún.

Por ejem­plo, en el 2012 só­lo el seis por cien­to de los dis­tri­tos con­gre­sis­tas —úni­ca­men­te 26 de 435— fue­ron a fa­vor de un par­ti­do en la con­tien­da pre­si­den­cial y de otro al ele­gir a al­gún miem­bro del Con­gre­so. Se tra­tó del ín­di­ce más ba­jo en 92 años. Ohio es un buen ejem­plo de es­ta ten­den­cia. No ha di­vi­di­do sus pre­fe­ren­cias pa­ra la Ca­sa Blan­ca y el Se­na­do des­de 1988, cuan­do vo­tó por el re­pu­bli­cano Geor­ge H. W. Bush y a fa­vor de re­ele­gir al se­na­dor de­mó­cra­ta Ho­ward Met­zen­baum.

Exis­ten cier­tos in­di­cios de la po­si­bi­li­dad de que Port­man es­té te­nien­do éxi­to.

Por ejem­plo, en el son­deo más re­cien­te efec­tua­do por NBC News-Wall Street Jour­nal-Ma­rist se apre­cia que el se­na­dor po­see ven­ta­ja de cin­co pun­tos por so­bre el can­di­da­to de­mó­cra­ta, el ex go­ber­na­dor Ted Stric­kland, a pe­sar de que Clin­ton ha lo­gra­do des­pe­gar por mar­gen si­mi­lar en Ohio.

Ha­ce un mes, en la mis­ma en­cues­ta las con­tien­das pre­si­den­cial y por el Se­na­do iban em­pa­ta­das en el es­ta­do.

Los ti­tu­la­res re­pu­bli­ca­nos se en­cuen­tran en con­tien­das re­ñi­das en seis en­ti­da­des que en el 2012 vo­ta­ron por el pre­si­den­te Oba­ma. Ade­más de Ohio, se tra­ta de Flo­ri­da, Illi­nois, New Ham­ps­hi­re, Pennsyl­va­nia y Wis­con­sin.

Los de­mó­cra­tas ne­ce­si­tan cin­co es­ca­ños pa­ra re­cu­pe­rar la ma­yo­ría en el Se­na­do —o cua­tro, si con­ser­van ade­más la Ca­sa Blan­ca, lo cual da­ría a Kai­ne el vo­to de­fi­ni­ti­vo en la Cá­ma­ra Al­ta.

El he­cho de que am­bos par­ti­dos ha­yan nom­bra­do can­di­da­tos re­la­ti­va­men­te po­co po­pu­la­res pa­ra la Pre­si­den­cia es el prin­ci­pal fac­tor ca­paz de tras­to­car lo que se ha vuel­to la di­ná­mi­ca tí­pi­ca en las vo­ta­cio­nes por can­di­da­tos del mis­mo par­ti­do.

Trump tie­ne los ra­tings ne­ga­ti­vos más al­tos que cual­quier can­di­da­to de la his­to­ria; de no ha­llar­se él con­ten­dien­do, tal du­do­sa dis­tin­ción se­ría pa­ra Clin­ton.

Tam­bién es­tá in­flu­yen­do el que ca­da vez sean más los lí­de­res re­pu­bli­ca­nos que dan la es­pal­da a Trump.

En ge­ne­ral, los se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos que el pre­sen­te año apa­re­ce­rán en las pa­pe­le­tas es­tán te­nien­do me­jo­res re­sul­ta­dos que Trump en las en­cues­tas. Cuen­tan con sus pro­pias or­ga­ni­za­cio­nes y ba­ses de apo­yo.

“Al no vo­tar­se por el mis­mo par­ti­do los ni­ve­les po­co fa­vo­ra­bles en la ci­ma de las fór­mu­las de can­di­da­tos es­ta­ble­cen una con­di­ción que po­dría ge­ne­rar ma­yor di­vi­sión de lo que he­mos vis­to en las úl­ti­mas elec­cio­nes”, di­jo Ch­ris­top­her Bo­rick, director del Ins­ti­tu­to de Opi­nión Pú­bli­ca del Muh­len­berg Co­lle­ge en Pennsyl­va­nia.

En su pro­pio es­ta­do, se­ña­ló Bo­rick, en los úl­ti­mos son­deos al pa­re­cer Clin­ton lle­va ven­ta­ja de dos ci­fras so­bre Do­nald Trump, pe­ro la ba­ta­lla en­tre el se­na­dor re­pu­bli­cano Patrick J. Too­mey y la de­mó­cra­ta Ka­tie McGinty va em­pa­ta­da.

“Apa­ren­te­men­te Pat Too­mey es­tá con­ser­van­do más re­pu­bli­ca­nos y gran­jeán­do­se a más elec­to­res in­de­ci­sos que Do­nald Trump”, aña­dió Bo­rick.

“Si pa­ra al­gu­nos re­pu­bli­ca­nos Trump se vuel­ve tan inacep­ta­ble que no pue­den vo­tar por él, lo an­te­rior po­dría ser un escenario don­de au­men­ten un po­co los que no vo­ten por to­dos los can­di­da­tos del mis­mo par­ti­do”, in­di­có.

Sin em­bar­go, lo que no pue­den per­mi­tir­se es que los can­di­da­tos de me­nor ni­vel pier­dan por su can­di­da­to pre­si­den­cial.

los can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.