Am­bi­guo gui­ño de Trump

El Diario de El Paso - - Opinión - Tho­mas L. Fried­man

Nue­va York— Y así, da­mas y ca­ba­lle­ros, es co­mo el pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí Yitz­hak Ra­bin hi­zo que lo ase­si­na­ran. Sus opo­nen­tes en el ala de­re­cha só­lo se­guían des­le­gi­ti­mán­do­lo co­mo ‘trai­dor’ y ‘na­zi’ por que­rer ha­cer la paz con los pa­les­ti­nos y de­vol­ver par­te de la Tie­rra de Is­rael. Por su­pues­to, to­do se va­le en política, ¿cier­to? Y te­nían a Dios de su la­do, ¿cier­to? Ellos no le es­tu­vie­ron di­cien­do efec­ti­va­men­te a na­die que ase­si­na­ra a Ra­bin. Eso se­ría ho­rri­ble.

Pe­ro, siem­pre hay gen­te más aba­jo en la lí­nea que no atien­de las ad­ver­ten­cias. Ellos só­lo oyen el men­sa­je ge­ne­ral: el hom­bre es ile­gí­ti­mo, el hom­bre es una ame­na­za pa­ra la na­ción, el hom­bre es el equi­va­len­te de un cri­mi­nal de gue­rra na­zi, bien, ¿sa­ben qué ha­ce­mos con per­so­nas así, o no? Las ma­ta­mos.

Y eso es lo que el ex­tre­mis­ta ju­dío Yi­gal Amir le hi­zo a Ra­bin. ¿Por qué no? Él creía que te­nía per­mi­so de to­do un seg­men­to de la cla­se política de Is­rael.

En sep­tiem­bre es­cri­bí una co­lum­na ad­vir­tien­do que el len­gua­je de Do­nald Trump ha­cia in­mi­gran­tes po­dría ter­mi­nar in­ci­tan­do jus­ta­men­te es­te ti­po de vio­len­cia. Sin em­bar­go, nun­ca, ni en mis sue­ños más lo­cos, creí que él efec­ti­va­men­te –a su mo­do usual, tai­ma­do y re­tor­ci­do– su­ge­ri­ría que Hi­llary Clin­ton es­ta­ba tan de­ter­mi­na­da a eli­mi­nar el de­re­cho de la Se­gun­da En­mien­da a por­tar ar­mas que qui­zá en­tu­sias­tas de la Se­gun­da En­mien­da po­drían ha­cer al­go pa­ra de­te­ner­la. ¿Exac­ta­men­te qué? Ah, Trump de­jó eso en el ai­re.

‘Hi­llary quie­re abo­lir, esen­cial­men­te abo­lir, la Se­gun­da En­mien­da’, di­jo Trump en un mi­tin en Wil­ming­ton, Ca­ro­li­na del Nor­te, es­te mar­tes. ‘Por cier­to, y si ella ter­mi­na eli­gien­do a sus jue­ces, no hay na­da que us­te­des pue­dan ha­cer, ami­gos. Aun­que la gen­te de la Se­gun­da En­mien­da, qui­zá la hay, no lo sé’.

Por su­pues­to que ma­ne­ja­do­res de Trump, re­co­no­cien­do jus­ta­men­te cuán in­cen­dia­rias fue­ron sus pa­la­bras, de in­me­dia­to ne­ga­ron que él es­tu­vie­ra su­gi­rien­do que pro­pie­ta­rios de ar­mas de fue­go ha­gan cual­quier co­sa da­ñi­na ha­cia Clin­ton. Oh, Dios mío, nun­ca. Trump, in­sis­tie­ron, só­lo se es­ta­ba re­fi­rien­do al ‘po­der de la uni­fi­ca­ción’. Ya co­no­cen a esa gen­te de la Se­gun­da En­mien­da, sim­ple­men­te les en­can­ta su­bir­se a los au­to­bu­ses y vo­tar jun­tos.

Sin em­bar­go, eso no es lo que él di­jo. Lo que di­jo fue am­bi­guo; li­ge­ra­men­te ame­na­za­dor, pe­ro só­lo con su­fi­cien­te ca­pa­ci­dad de ne­ga­ción ve­ro­sí­mil de que, por su­pues­to, él no es­ta­ba su­gi­rien­do un ase­si­na­to. Una vez más, es jus­ta­men­te co­mo la his­to­ria de Ra­bin. Cuan­do es­cri­bí acer­ca de es­te te­ma de vuel­ta en el oto­ño fue pa­ra ex­hor­tar a los lec­to­res a ver la nue­va pe­lí­cu­la ‘Ra­bin: El úl­ti­mo día’, del director is­rae­lí Amos Gi­tai, pro­gra­ma­da pa­ra el 20 aniver­sa­rio del ase­si­na­to de Ra­bin.

Co­mo in­for­mó Isa­bel Kersh­ner del Ti­mes des­de Is­rael cuan­do el filme fue es­tre­na­do, ‘es inequí­vo­ca con res­pec­to a las fuer­zas a las que con­si­de­ra res­pon­sa­bles’; los ra­bi­nos ex­tre­mis­tas y co­lo­nos mi­li­cia­nos que ca­ta­lo­ga­ron de trai­dor a Ra­bin, los po­lí­ti­cos de la de­re­cha que mon­ta­ron la ‘ola de in­ci­ta­ción tó­xi­ca en con­tra de Ra­bin mien­tras ha­cían cam­pa­ña en con­tra de los acuer­do de Os­lo’, y los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad que no lo­gra­ron aten­der las ad­ver­ten­cias de que la in­ci­ta­ción po­dría sa­lir­se de con­trol.

‘El se­ñor Ra­bin es ca­si in­vi­si­ble en las pri­me­ras dos ho­ras del filme’, in­for­mó ella, ‘Ben­ja­mín Ne­tan­yahu, el lí­der opo­si­tor en esa épo­ca, es pre­sen­ta­do en una fil­ma­ción his­tó­ri­ca ac­tual­men­te in­fa­me di­ri­gién­do­se a un mi­tin fe­bril del ala de­re­cha des­de un bal­cón en la pla­za Sión de Jerusalén, mien­tras ma­ni­fes­tan­tes aba­jo gri­ta­ban por la muer­te de Ra­bin –el trai­dor– y sos­te­nían en al­to afi­ches de fo­to­mon­ta­jes de él ves­ti­do con un uni­for­me de la SS’.

Ne­tan­yahu, ac­tual­men­te pri­mer mi­nis­tro, in­sis­tió en que él nun­ca vio los afi­ches u oyó las mal­di­cio­nes.

Es­toy se­gu­ro de que eso es lo que tam­bién di­rán se­gui­do­res de Trump. Sin em­bar­go, Trump sa­be lo que es­tá ha­cien­do, y es su­ma­men­te pe­li­gro­so en el mun­do ac­tual. Du­ran­te el úl­ti­mo año, he­mos vis­to una ola de ac­tos de lo­bos so­li­ta­rios de te­rro­ris­mo en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa por par­te de hom­bres y mu­je­res que vi­ven en los ex­tre­mos de la so­cie­dad, al­gu­nos con an­te­ce­den­tes pe­na­les de po­ca mon­ta, a me­nu­do con pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos, con fre­cuen­cia des­cri­tos co­mo ‘so­li­ta­rios’, y ca­si siem­pre pro­fun­da­men­te in­mer­sos en re­des so­cia­les ex­tre­mis­tas de ti­po yiha­dí que los ca­lien­tan. Ellos oyen la se­ñal en el rui­do. Ellos oyen la ins­pi­ra­ción y el per­mi­so pa­ra ha­cer el tra­ba­jo de Dios. Ellos no se en­frían con ora­cio­nes in­con­clu­sas.

Des­pués de to­do, un ase­sor in­for­mal de Trump pa­ra asun­tos de veteranos, Al Bal­da­sa­ro, re­pre­sen­tan­te es­ta­tal re­pu­bli­cano por Nue­va Ham­ps­hi­re, ya de­cla­ró que Clin­ton de­be­ría ser ‘ba­lea­da por trai­ción’ por su ma­ne­jo del ata­que te­rro­ris­ta de Ben­ga­si.

Du­ran­te la con­ven­ción re­pu­bli­ca­na, con sus re­pe­ti­dos cán­ti­cos so­bre Clin­ton de ‘en­cié­rren­la’, un co­lum­nis­ta del dia­rio Haa­retz de Is­rael, Che­mi Sha­lev, es­cri­bió: ‘Co­mo la de­re­cha ex­tre­ma en Is­rael, mu­chos re­pu­bli­ca­nos con­ve­nien­te­men­te ha­cen ca­so omi­so del he­cho que las pa­la­bras pue­den ma­tar. Hay su­fi­cien­tes per­so­nas con ten­den­cia a la vio­len­cia que no pue­den dis­tin­guir en­tre ar­te tea­tral en política y ex­hor­tos prác­ti­cos a res­ca­tar el país a tra­vés de cual­quier me­dio dis­po­ni­ble. Si al­guien tie­ne du­das, les po­dría ve­nir bien una se­sión cor­ta con Yi­gal Amir, el ase­sino de Yitz­hak Ra­bin, quien fue ins­pi­ra­do por la ra­bio­sa re­tó­ri­ca arro­ja­da al pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí en las con­se­cuen­cias de los Acuer­dos de Os­lo’.

La gen­te es­tá ju­gan­do con fue­go aquí, y no hay ma­yor lan­za­lla­mas que Do­nald Trump. Ol­vi­den la política; él es un ser hu­mano re­pug­nan­te. Sus hi­jos de­be­rían aver­gon­zar­se de él. Tan só­lo re­zo por­que él no sea me­ra­men­te de­rro­ta­do, sino que pier­da la to­ta­li­dad de los 50 es­ta­dos pa­ra que el men­sa­je co­rra a lo lar­go del te­rri­to­rio, inequí­vo­ca­men­te, fuer­te y cla­ro: La gen­te co­mo us­ted nun­ca de­be­ría ve­nir por es­te ca­mino de nue­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.