Ce­le­bran el re­na­ci­mien­to de su igle­sia

Mo­ti­va­dos por su fe, fie­les re­ca­ba­ron fon­dos y re­cons­tru­ye­ron su tem­plo ca­tó­li­co, en Ques­ta, Nue­vo Mé­xi­co

El Diario de El Paso - - Nuevo México -

San­ta Fe, N. M.— Ani­ma­dos por el cre­do y la de­ter­mi­na­ción, en el trans­cur­so de los úl­ti­mos años vo­lun­ta­rios tra­ba­ja­ron de­ce­nas de mi­les de ho­ras a efec­to de re­cons­truir el co­ra­zón de un pue­bli­to se­rrano si­tua­do en el nor­te de Nue­vo Mé­xi­co.

El do­min­go, se con­gre­ga­rán en Ques­ta a fin de ce­le­brar sus es­fuer­zos rei­nau­gu­ran­do la his­tó­ri­ca igle­sia ca­tó­li­ca de San An­to­nio.

El ar­zo­bis­po John C. Wes­ter y otros pre­la­dos ofi­cia­rán una mi­sa es­pe­cial.

Ha­ce ca­si 10 años se de­rrum­bó uno de los prin­ci­pa­les mu­ros de ado­be de la pa­rro­quia, por lo cual la Ar­qui­dió­ce­sis de San­ta Fe pro­pu­so que el edi­fi­cio se de­mo­lie­ra. Los miem­bros de la co­mu­ni­dad no acep­ta­ron, lu­chan­do por el per­mi­so pa­ra re­cons­truir­la ellos mis­mos.

‘Que­dar­nos cru­za­dos de bra­zos y de­cir­le adiós no era una op­ción ver­da­de­ra pa­ra no­so­tros’, di­jo Ma­la­quias Rael, ex al­cal­de de Ques­ta y vo­ce­ro del co­mi­té de res­tau­ra­ción. ‘Pa­ra no­so­tros, la pa­rro­quia siem­pre ha si­do el co­ra­zón de la co­mu­ni­dad. Es la pie­dra fun­da­men­tal de nues­tra co­mu­ni­dad’.

Rael pro­nos­ti­có que du­ran­te las ce­le­bra­cio­nes que ten­drán lu­gar du­ran­te el fin de se­ma­na en Ques­ta to­dos ten­drán los ojos húmedos.

Co­mo par­te del con­ve­nio con la ar­qui­dió­ce­sis, los ha­bi­tan­tes lo­ca­les dis­po­nían de seis años pa­ra re­cons­truir la enor­me cons­truc­ción de ado­be sin te­ner prác­ti­ca­men­te di­ne­ro pa­ra ha­cer­lo. De­ci­di­dos, or­ga­ni­za­ron ven­tas de pas­te­les, la­va­dos de au­to­mó­vi­les y subas­tas con­fi­den­cia­les, ade­más de ri­far ca­mio­ne­tas, una mo­to­ci­cle­ta y una col­cha. Asi­mis­mo ven­die­ron al­gu­nos de los an­ti­guos ado­bes de la igle­sia pa­ra re­ca­bar fon­dos.

Rael des­cri­bió en bro­ma el mé­to­do co­mo ‘cen­ta­vo a cen­ta­vo’.

Pe­ro con los años, re­cau­da­ron do­na­ti­vos su­pe­rio­res a los 600 mil dó­la­res y re­ci­bie­ron ca­si me­dio mi­llón de dó­la­res en equi­po y ma­te­ria­les do­na­dos pa­ra ha­cer reali­dad el pro­yec­to.

Otras 41 mil ho­ras de tra­ba­jo vo­lun­ta­rio se de­di­ca­ron a co­lo­car 29 mil ado­bes, es­ta­bi­li­zar los mu­ros exis­ten­tes, en­ye­sar, pin­tar y crear nu­me­ro­sos vi­tra­les y las es­cul­tu­ras es­pe­cia­les que bor­dean el al­tar y la zo­na del co­ro.

Al en­car­ga­do de la obra, Mark Si­de­ris, di­jo que tra­ba­jar úni­ca­men­te con vo­lun­ta­rios fue una ben­di­ción de­bi­do a que po­nían el co­ra­zón en lo que ha­cían.

‘Lo que im­pe­día que sin­tié­ra­mos que nos es­ta­ban ha­cien­do tra­ba­jar de­ma­sia­do es que ha­ce 170 años los an­ces­tros de to­dos tu­vie­ron que ha­cer y co­lo­car unos 50 mil ado­bes pa­ra cons­truir es­te lu­gar sin nin­guno de los re­cur­sos que te­ne­mos no­so­tros —nin­gún equi­po me­cá­ni­co, nin­gu­na mez­cla­do­ra de ce­men­to, nin­gu­na re­tro­ex­ca­va­do­ra. To­do se ha­cía a mano y en to­das las tem­po­ra­das y con la luz diur­na’, di­jo.

‘Co­mo que eso nos man­tu­vo en nues­tro lu­gar’, agre­ga.

Ayer, los vo­lun­ta­rios se de­di­ca­ron a los to­ques fi­na­les con vis­tas a la ce­le­bra­ción del fin de se­ma­na. Ins­ta­la­ron re­ta­blos, las pin­tu­ras re­li­gio­sas, en la pan­ta­lla del al­tar. El día an­te­rior, el equi­po aco­mo­dó to­das las ban­cas.

El tra­ba­jo ha si­do pro­lon­ga­do y la co­mu­ni­dad ha com­par­ti­do sus avan­ces por las re­des so­cia­les.

Se sal­vó lo más po­si­ble de la pa­rro­quia ori­gi­nal, di­jo Si­de­ris.

Los ado­bes y las vi­gas his­tó­ri­cos que que­da­ban del edi­fi­cio ori­gi­nal per­mi­tie­ron dar­se una idea so­bre có­mo pu­do ha­ber si­do la vi­da en Ques­ta a me­dia­dos del Si­glo XIX. Los cons­truc­to­res ori­gi­na­les tu­vie­ron que cin­ce­lar ho­yos cua­dra­dos en los tron­cos pa­ra po­der ba­jar­los de las mon­ta­ñas, pues no ha­bía ta­la­dros ma­nua­les. Usa­ban asi­mis­mo lo que hu­bie­ra a su al­re­de­dor —olo­tes, los hue­sos que que­da­ban de la co­mi­da y frag­men­tos de va­si­jas —a fin de cal­zar los ado­bes aco­mo­da­dos.

Los ado­bes —que en ese tiem­po eran de to­dos ta­ma­ños— se co­lo­ca­ban en el pi­so y al­can­za­ban apro­xi­ma­da­men­te 20 pies de al­tu­ra pa­ra for­mar los mu­ros prin­ci­pa­les. Ha­bía mu­ros de cua­tro pies de an­cho.

‘Aquí el pri­mer mi­la­gro fue que por 170 años se man­tu­vie­ra de pie sin ci­mien­to al­guno y aho­ra el se­gun­do mi­la­gro es re­cons­truir­la y man­te­ner el te­cho en su lu­gar mien­tras la hi­ci­mos y man­te­ner de pie a mu­chos de los mu­ros mien­tras tra­ba­já­ba­mos’, di­jo Si­de­ris. ‘Así que de­fi­ni­ti­va­men­te aquí hay varios milagros’.

Rael y Si­de­ris se­ña­la­ron que la co­mu­ni­dad se en­cuen­tra lis­ta pa­ra vol­ver a usar la igle­sia, que ha­bía si­do el cen­tro de tan­tos even­tos fa­mi­lia­res, des­de bau­tis­mos y pri­me­ras co­mu­nio­nes has­ta bo­das y funerales’.

‘Ha­bía mu­chas his­to­rias y la idea de que aho­ra to­do eso pue­de vol­ver a em­pe­zar, va a ha­ber ac­ti­vi­dad de nue­vo y pue­den crear­se mu­chos re­cuer­dos nue­vos’, di­jo Si­de­ris.

Pa­ra Rael, quien se crió en una ca­sa con­ti­gua, la re­cons­truc­ción tam­bién sim­bo­li­za un re­na­ci­mien­to pa­ra la co­mu­ni­dad. Ques­ta ha te­ni­do di­fi­cul­ta­des pa­ra en­con­trar nue­vas fuen­tes de in­gre­sos a raíz de que en el 2014 se ce­rra­ra la mi­na cer­ca­na que dio em­pleo a ge­ne­ra­cio­nes de ha­bi­tan­tes del pue­blo.

‘Que­ría­mos lla­mar la aten­ción al ma­te­rial del que es­tá he­cha es­ta co­mu­ni­dad’, di­jo.

‘El cie­rre de la mi­na lo hi­zo di­fí­cil, pe­ro aho­ra es­to es un lu­gar tu­rís­ti­co. Que­re­mos que la gen­te ven­ga y vea es­te edi­fi­cio an­ti­guo que se res­tau­ró y co­noz­ca la his­to­ria de la gen­te que vi­ve aquí’.

La co­mu­ni­dad tra­ba­jó du­ro pa­ra le­van­tar nue­va­men­te su pa­rro­quia

re­no­va­ron vi­tra­Les, en­tre otros ar­tícu­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.