¿Es­tá la deu­da es­tu­dian­til arrui­nan­do la re­cu­pe­ra­ción?

El Diario de El Paso - - Opinión - Ro­bert J. Samuelson

Was­hing­ton— Qui­zás la car­ga de la deu­da es­tu­dian­til no sea tan aplas­tan­te, des­pués de to­do. Ésa es la sor­pren­den­te con­clu­sión de un nue­vo es­tu­dio rea­li­za­do por los eco­no­mis­tas del Con­se­jo de Ase­so­res Eco­nó­mi­cos (CEA, por sus si­glas en in­glés) del pre­si­den­te.

Es sor­pren­den­te por­que la cre­cien­te deu­da es­tu­dian­til se ha con­ver­ti­do en una in­quie­tud eco­nó­mi­ca y en una ‘cau­se cé­lè­bre’ política. Se agre­ga a otras pe­nu­rias de la ge­ne­ra­ción del Mi­le­nio, que ya en­fren­ta un mer­ca­do la­bo­ral di­fí­cil y que vi­ve con sus pa­dres en nú­me­ros ré­cord. Los in­cum­pli­mien­tos de pa­gos po­drían ser más al­tos. Los pres­ta­ta­rios, cor­tos de di­ne­ro, no ca­li­fi­ca­rán pa­ra hi­po­te­cas. La re­cu­pe­ra­ción su­fri­rá. Ber­nie San­ders y Hi­llary Clin­ton pre­sen­ta­ron pro­pues­tas pa­ra ali­ge­rar la car­ga de la deu­da.

¿Cuá­les son los he­chos?

Cla­ra­men­te, la deu­da de los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios ex­plo­tó. Des­de 1996, las deu­das pen­dien­tes au­men­ta­ron de 200 mil mi­llo­nes de dó­la­res a 1.3 bi­llo­nes de dó­la­res, ex­pre­sa la CEA. El nú­me­ro de deu­do­res ca­si se du­pli­có en un cor­to pe­río­do. De unos 23 mi­llo­nes en 2004 a más de 40 mi­llo­nes en la ac­tua­li­dad. Si con­ta­mos los alum­nos de ins­ti­tu­cio­nes ter­cia­rias de la co­mu­ni­dad y de uni­ver­si­da­des de cua­tro años, más de la mi­tad (el 56 por cien­to) ob­tu­vo prés­ta­mos.

Ca­si to­dos esos prés­ta­mos es­tán res­pal­da­dos por el Go­bierno fe­de­ral. Si los pres­ta­ta­rios en­tran en in­cum­pli­mien­to de pa­gos, los con­tri­bu­yen­tes son los que aca­ban pa­gan­do. La jus­ti­fi­ca­ción pa­ra que se es­ta­blez­ca un apo­yo fe­de­ral es que tan­to los pres­ta­ta­rios in­di­vi­dua­les co­mo la so­cie­dad se be­ne­fi­cian. Los gra­dua­dos uni­ver­si­ta­rios ga­nan al­re­de­dor de un 70 por cien­to más que los gra­dua­dos de se­cun­da­ria, una bre­cha lla­ma­da ‘la pri­ma uni­ver­si­ta­ria’. Los in­gre­sos más al­tos fa­ci­li­tan el pa­go de los prés­ta­mos, y el país se be­ne­fi­cia de una fuerza la­bo­ral me­jor edu­ca­da.

Ésa es la teo­ría. La reali­dad, tal co­mo lo des­cu­brió la CEA, es más com­pli­ca­da.

Pa­ra co­men­zar, la pri­ma uni­ver­si­ta­ria po­dría es­tar exa­ge­ra­da. Par­te de la ven­ta­ja en in­gre­sos de que dis­fru­tan los gra­dua­dos uni­ver­si­ta­rios pue­de ori­gi­nar­se de un ta­len­to in­he­ren­te o de una de­di­ca­ción ar­dua. Tal co­mo lo ex­pre­sa el in­for­me: ‘Los es­tu­dian­tes que asis­ten a la uni­ver­si­dad pue­den [te­ner] más ha­bi­li­dad y co­ne­xio­nes’. Les iría me­jor in­clu­so si no fue­ran a la uni­ver­si­dad.

En for­ma si­mi­lar, la car­ga de la deu­da po­dría ha­ber­se exa­ge­ra­do. Aun­que el sal­do pro­me­dio de deu­da –des­pués de ajus­tar a la in­fla­ción– se ele­vó en­tre un 25 y un 30 por cien­to en­tre 2009 y 2015, la ‘deu­da que tie­ne el es­tu­dian­te pro­me­dio si­gue sien­do mo­des­ta’, afir­ma el in­for­me. Pa­ra los es­tu­dian­tes que asis­ten a ins­ti­tu­cio­nes de dos y cua­tro años, más de la mi­tad de las deu­das era de me­nos de 20 mil dó­la­res, el 42 por cien­to era de me­nos de 10 mil dó­la­res y só­lo el 10 por cien­to ex­ce­día los 40 mil dó­la­res.

Los es­tu­dian­tes de post­gra­do in­cu­rrie­ron en las deu­das ma­yo­res; 43 por cien­to de las deu­das ex­ce­dían 40 mil dó­la­res. Pe­ro su his­to­rial de pa­gos fue el me­jor de to­dos los gru­pos, prin­ci­pal­men­te por­que ob­tu­vie­ron pues­tos de tra­ba­jo me­jor re­mu­ne­ra­dos y es­ta­ban ‘me­jor equi­pa­dos pa­ra ma­ne­jar [su] deu­da’.

Aun así, las ta­sas de in­cum­pli­mien­to de pa­gos au­men­ta­ron. Cin­co años des­pués de la uni­ver­si­dad, al­re­de­dor del 70 por cien­to de las deu­das se es­tán pa­gan­do o fue­ron pa­ga­das. Del res­to, al­gu­nas fue­ron ofi­cial­men­te san­cio­na­das co­mo ‘apla­za­mien­to’ o ‘to­le­ran­cia’ y al­gún día se reanu­da­rán los pa­gos. Las ta­sas de in­cum­pli­mien­to de pa­gos más al­tas ocu­rrie­ron en las ins­ti­tu­cio­nes ter­cia­rias de la co­mu­ni­dad (23 por cien­to en 2012) y en las uni­ver­si­da­des con fi­nes de lu­cro (18 por cien­to). Los más afec­ta­dos, di­ce la CEA, fue­ron al­gu­nos es­tu­dian­tes de ba­jos in­gre­sos y per­te­ne­cien­tes a mi­no­rías, que nun­ca se gra­dua­ron y tie­nen deu­das que no pa­ga­ron.

La bue­na no­ti­cia so­bre es­ta ma­la no­ti­cia es que los ni­ve­les de deu­da to­da­vía no son su­fi­cien­te­men­te al­tos co­mo pa­ra de­pri­mir la eco­no­mía ge­ne­ral, sos­tie­ne la CEA. Co­mo por­ción de la eco­no­mía, la deu­da es­tu­dian­til ac­tual re­pre­sen­ta al­re­de­dor de un no­veno del ta­ma­ño de la deu­da de las hi­po­te­cas en 2007, cuan­do el país es­ta­ba a pun­to de ex­pe­ri­men­tar la cri­sis fi­nan­cie­ra. El ta­ma­ño me­nor de la deu­da es­tu­dian­til ac­tual re­du­ce el pe­li­gro de per­tur­bar la eco­no­mía.

Por ejem­plo, la deu­da es­tu­dian­til no cau­só un co­lap­so en la com­pra de vi­vien­das en­tre los jó­ve­nes. Es cier­to, la pro­pie­dad de vi­vien­das pa­ra aque­llos en­tre 24 y 32 años ca­yó de un 42 por cien­to en 2005 a un 33 por cien­to en 2014. Pe­ro el prin­ci­pal mo­ti­vo, di­ce la CEA, fue una caí­da de ca­si un 20 por cien­to en los in­gre­sos de los gra­dua­dos re­cien­tes. Una com­pa­ra­ción de las ta­sas de pro­pie­dad de vi­vien­das pa­ra gra­dua­dos uni­ver­si­ta­rios con y sin deu­da mos­tró po­ca di­fe­ren­cia –y nin­gu­na al lle­gar a los 34 años.

La lec­ción de to­do es­to pa­re­ce ob­via. Los jó­ve­nes, hoy en día, no ne­ce­si­tan ali­vio de la deu­da. Ne­ce­si­tan bue­nos pues­tos de tra­ba­jo. Si esos pues­tos se ma­te­ria­li­zan, las ta­sas de pa­gos de la deu­da cre­ce­rán. Tam­bién lo ha­rán las ta­sas de pro­pie­dad de vi­vien­das. Es tan fá­cil y tan di­fí­cil co­mo eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.