Río: más allá del bri­llo olím­pi­co

El Diario de El Paso - - Opinión -

Río de Ja­nei­ro— Los fans se es­ta­ban for­man­do pa­ra ver a un dúo del voleibol es­ta­dou­ni­den­se en­fren­tar­se a Mé­xi­co en las se­duc­to­ras are­nas de la pla­ya Co­pa­ca­ba­na.

Pe­ro, al otro la­do de la ciu­dad, le­jos de la emo­ción olím­pi­ca, el chis­po­rro­teo de ba­ta­llas a ba­la­zos hi­zo eco a tra­vés de las co­lo­sa­les fa­ve­las que en­vuel­ven los flan­cos de co­li­nas de Río de Ja­nei­ro.

Tan pron­to co­mo oyó las ba­las zum­ban­do por la ma­ña­na del mar­tes, Ri­chard Con­ceição Dias, de 9 años de edad, su­po qué ha­cer.

‘Me ti­ré al sue­lo, abra­zan­do a mi ma­má’, di­jo Ri­chard, quien vi­ve en una ca­sa de una re­cá­ma­ra en el ex­ten­so gru­po de fa­ve­las Com­ple­xo do Ale­mão con su ma­dre y sus tres her­ma­nas. ‘Ella me di­jo: Alé­ja­te de la ven­ta­na, cie­rra los ojos, sue­ña en al­go bo­ni­to’.

Bue­na par­te de Río se es­tá de­lei­tan­do en la ex­ci­ta­ción de la Olim­pia­da. Acau­da­la­dos pa­rran­de­ros se em­pi­nan cai­pi­ri­ñas al la­do de su­per­mo­de­los y as­tro­nau­tas en ve­la­das ge­ne­ro­sas con an­fi­trio­nes co­mo Ome­ga, el fa­bri­can­te sui­zo de re­lo­jes. Mi­les de sol­da­dos es­tán pa­tru­llan­do los ele­gan­tes dis­tri­tos cos­te­ros pa­ra ali­ge­rar te­mo­res de asal­tos y otro ti­po de de­lin­cuen­cia.

Pe­ro, a la som­bra de la Olim­pia­da, se es­tá desa­rro­llan­do una gue­rra a fue­go len­to en­tre pan­di­llas de dro­gas y las fuer­zas de se­gu­ri­dad de la na­ción. A me­di­da que van cre­cien­do las muer­tes en la fa­ve­la don­de vi­ve Ri­chard con su fa­mi­lia, es co­mo si los Jue­gos –pa­ra ellos y mi­les de otras per­so­nas en al­gu­nas de las co­mu­ni­da­des más po­bres de Río– es­tu­vie­ran te­nien­do lu­gar en al­gu­na ciu­dad dis­tan­te.

En un es­ta­lli­do de lu­cha du­ran­te la se­ma­na pa­sa­da, más de 200 ofi­cia­les de po­li­cía ata­ca­ron den­tro del la­be­rin­to de ca­lle­jo­nes que es el Ale­mão. Re­fi­rién­do­se a su ope­ra­ción co­mo Ger­ma­nia, la re­gión eu­ro­pea de tri­bus be­li­ge­ran­tes que en otra épo­ca fue so­me­ti­da ma­yor­men­te por el Im­pe­rio Ro­mano, la po­li­cía ma­tó a dis­pa­ros a dos hom­bres, al tiem­po que un ofi­cial de com­ba­te a nar­có­ti­cos re­sul­tó he­ri­do.

Al­gu­nas de las 70 mil per­so­nas que vi­ven en Ale­mão, fue­ra de la mi­ra­da de las cua­dri­llas de te­le­vi­sión que se en­fo­can en las ma­ra­vi­llas de Río, al­ber­ga­ban es­pe­ran­zas de cal­ma con­for­me los Jue­gos de Ve­rano se po­nían en mar­cha. Pe­ro en­ton­ces lle­ga­ron los dis­pa­ros del mar­tes, se­gui­dos de más ba­ta­llas por la ma­ña­na del miér­co­les y una pro­fu­sión de de­ses­pe­ra­ción e ira.

‘Vi­vi­mos peor que esos bo­ni­tos ca­ba­llos usa­dos pa­ra com­pe­tir en los Jue­gos Olím­pi­cos’, di­jo Ju­ci­léia Sil­va, de 35 años, la ma­dre de Ri­chard, re­fi­rién­do­se a la com­pe­ten­cia ecues­tre que tu­vo lu­gar por la ma­ña­na del mar­tes, al­re­de­dor de la mis­ma ho­ra que ella y su fa­mi­lia se ti­ra­ron al pi­so pa­ra es­ca­par de los dis­pa­ros.

Ex­per­tos de se­gu­ri­dad que re­gis­tran lu­chas ar­ma­das en Río de Ja­nei­ro han do­cu­men­ta­do do­ce­nas de ese ti­po de epi­so­dios en fa­ve­las ta­les co­mo Ale­mão des­de que em­pe­zó la Olim­pia­da la se­ma­na pa­sa­da, ha­cien­do que sur­jan du­das con res­pec­to a la des­co­mu­nal ope­ra­ción de se­gu­ri­dad. En un epi­so­dio del miér­co­les, sol­da­dos de la fuerza fe­de­ral de se­gu­ri­dad des­ple­ga­dos en Río pa­ra la Olim­pia­da fue­ron ata­ca­dos en la fa­ve­la Vi­la do Joao. Cuan­do me­nos dos fue­ron he­ri­dos, in­clu­yen­do uno que re­ci­bió un ba­la­zo en la ca­be­za.

An­tes de la Olim­pia­da, Mario An­dra­da, el por­ta­voz del co­mi­té or­ga­ni­za­dor de los Jue­gos de Río, ha­bía he­cho alar­de de que Río se­ría ‘la ciu­dad más se­gu­ra en el mun­do’ en es­te mo­men­to.

Es­te miér­co­les, des­pués de la vio­len­cia más re­cien­te, él de­fen­dió esos co­men­ta­rios.

‘Un atle­ta no la­men­ta de­cir que ga­na­rá an­tes de un jue­go’, di­jo An­dra­da a re­por­te­ros.

En 2009, cuan­do Río de Ja­nei­ro ga­nó su pro­pues­ta pa­ra ser an­fi­trión de la Olim­pia­da, las au­to­ri­da­des ima­gi­na­ron lo que ellas mis­mas des­cri­bie­ron co­mo su ‘pa­ci­fi­ca­ción’ de Ale­mão y otras fa­ve­las co­mo un fac­tor cru­cial en su plan pa­ra re­su­ci­tar la for­tu­na de Río. Sol­da­dos en tan­ques en­tra­ron a Ale­mão en 2010, acom­pa­ña­dos de ofi­cia­les de po­li­cía que em­pe­za­ron a cons­truir una red de pues­tos de avan­za­da.

Du­ran­te cier­to tiem­po, to­do in­di­ca­ba que eso fun­cio­na­ría.

A me­di­da que la vio­len­cia fue men­guan­do, las au­to­ri­da­des cons­tru­ye­ron una im­pac­tan­te red aé­rea de vías, co­nec­tan­do las co­li­nas den­sa­men­te po­bla­das de Ale­mão. Di­rec­to­res bus­ca­ron lo­ca­cio­nes fíl­mi­cas en Ale­mão pa­ra es­ce­nas de telenovelas. Un nue­vo pub que ser­vía cer­ve­zas ar­te­sa­na­les atraía a fo­ras­te­ros con la cu­rio­si­dad de una mi­ra­da a un área que se ha­bía con­si­de­ra­do ve­da­da des­de ha­cía lar­go tiem­po atrás.

Pe­ro pa­ra 2014, las pan­di­llas es­ta­ban de­vol­vien­do agre­si­va­men­te el em­ba­te de la po­li­cía. Una de ellas es el Co­man­do Ro­jo, que ubi­ca sus orí­ge­nes en los años 70, cuan­do mi­li­cia­nos de iz­quier­da en­car­ce­la­dos se unie­ron con de­lin­cuen­tes co­mu­nes. La pan­di­lla ca­pi­ta­li­zó vie­jos víncu­los con pro­vee­do­res co­lom­bia­nos de co­caí­na pa­ra ejer­cer con­si­de­ra­ble in­fluen­cia a lo lar­go de Ale­mão y otras áreas de Río de Ja­nei­ro.

La lu­cha en­dia­bla­da­men­te com­ple­ja por el con­trol de mu­chas fa­ve­las –las áreas ma­yor­men­te po­bres que sur­gie­ron a me­nu­do co­mo asen­ta­mien­tos irre­gu­la­res en Río– si­gue ma­cha­can­do, di­cen ex­per­tos de se­gu­ri­dad. El Co­man­do Ro­jo es­tá cho­can­do no só­lo con la po­li­cía, sino tam­bién con otras pan­di­llas y con mi­li­cias: gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res in­te­gra­dos en su ma­yo­ría tan­to por ofi­cia­les de po­li­cía ac­ti­vos co­mo re­ti­ra­dos.

El re­sul­ta­do es un cal­do dis­tó­pi­co de con­flic­to per­pe­tuo de ojo por ojo.

‘Río es­tá pre­sa­gian­do una nue­va ola de con­flic­tos que ve­re­mos al­re­de­dor del mun­do’, di­jo Ro­bert Mug­gah, director del Ins­ti­tu­to Iga­ra­pé, gru­po de in­ves­ti­ga­ción en Bra­sil que se en­fo­ca en te­mas de se­gu­ri­dad. Hi­zo én­fa­sis en la pro­lon­ga­da na­tu­ra­le­za de las gue­rras de dro­gas en la ciu­dad, los al­tos ín­di­ces de muer­tes en cier­tas áreas y el des­plie­gue re­pe­ti­do de fuer­zas de se­gu­ri­dad que apa­ci­gua –pe­ro, a ve­ces, re­en­cien­de– la vio­len­cia.

‘La ba­la en­tró por mi hom­bro y sa­lió por mi es­pal­da’, di­jo Fe­li­pe Cu­ri, ofi­cial de po­li­cía, des­pués de ha­ber si­do he­ri­do du­ran­te la re­frie­ga de la se­ma­na pa­sa­da. ‘Dios en el cie­lo me es­ta­ba cui­dan­do’.

Pa­ra las fa­mi­lias atra­pa­das en el fue­go cru­za­do, to­do lo que se ha­bla so­bre le­ga­dos olím­pi­cos en Río pa­re­ce in­sul­tan­te.

Las ba­ta­llas a ti­ros de­tu­vie­ron el icó­ni­co te­le­fé­ri­co en Ale­mão in­clu­so nue­va­men­te es­ta se­ma­na, de­jan­do va­ra­da a gen­te que se di­ri­gía al tra­ba­jo. Du­ran­te el mes pa­sa­do, las au­to­ri­da­des in­te­rrum­pie­ron el ser­vi­cio cuan­do me­nos nue­ve ve­ces de­bi­do a ti­ro­teos. En un epi­so­dio, una ma­dre que lle­va­ba a sus hi­jos a la es­cue­la usó su te­lé­fono ce­lu­lar pa­ra fil­mar­los, ate­rra­dos, aden­tro de un va­gón de te­le­fé­ri­co sus­pen­di­do.

Se in­for­mó que dos per­so­nas, un agen­te de po­li­cía y un re­si­den­te, es­ta­ban he­ri­das en las con­se­cuen­cias de ti­ro­teos por la ma­ña­na del miér­co­les en Ale­mão. En otro ca­so que sus­ci­ta in­quie­tu­des so­bre la vio­len­cia du­ran­te los Jue­gos, tes­ti­gos di­je­ron que dis­pa­ros ha­bían des­tro­za­do las ven­ta­ni­llas de un au­to­bús que trans­por­ta­ba pe­rio­dis­tas por la no­che de es­te mar­tes.

Una re­por­te­ra en el au­to­bús, Sherryl Mi­chael­son, una ca­pi­ta­na re­ti­ra­da de la fuerza aé­rea de Es­ta­dos Uni­dos, di­jo que ha­bía oí­do el cla­ro so­ni­do de un ar­ma sien­do dis­pa­ra­da. Las au­to­ri­da­des de­ter­mi­na­ron que era una ro­ca que se ha­bía lan­za­do con­tra el au­to­bús.

New York Ti­mes News Ser­vi­ce Si­mon Romero

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.