VI­GI­LAN­CIA ES­TRIC­TA LO­CAL TRUNCA abu­sos ex­tre­mos de tra­fi­can­tes hu­ma­nos

Gru­pos pre­fie­ran ru­tas de cru­ce por el Sur de Te­xas don­de pue­den ser ex­tre­mis­tas con sus ‘clien­tes’

El Diario de El Paso - - El Paso - Sa­bri­na Zu­ni­ga/El Dia­rio de El Pa­so

Una ni­ña de 15 años es ven­di­da a un hom­bre por su tía pa­ra re­cu­pe­rar el pa­go al “po­lle­ro”. Una ma­dre se lía a gol­pes con dos con­tra­ban­dis­tas que que­rían vio­lar a su hi­ja en el bor­do del Río Gran­de.

Una mu­jer sal­va­do­re­ña es de­te­ni­da por la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, car­gan­do en bra­zos a su ni­ña de 4 años, la cual trae una he­ri­da de ba­la en el hom­bro que es­tá a pun­to de in­fec­tar­se.

To­dos es­tos ca­sos de abu­so ex­tre­mo a in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos se han pre­sen­ta­do en los úl­ti­mos me­ses en el Sur de Te­xas y re­fle­jan, se­gún las au­to­ri­da­des, la in­do­len­cia de los tra­fi­can­tes de hu­ma­nos.

La fron­te­ra en­tre Ciu­dad Juá­rez y El Pa­so tam­bién tie­ne su cuo­ta de trá­fi­co hu­mano.

De he­cho, en lo que va del año, la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za ha de­te­ni­do aquí a 3 mil mi­gran­tes más que el año pa­sa­do.

Sin em­bar­go, en es­ta re­gión ra­ra vez se tie­ne co­no­ci­mien­to de ca­sos de abu­so ex­tre­mo de in­do­cu­men­ta­dos, co­mo ocu­rre en el Sur de Te­xas.

Es­to se po­dría de­ber a que aquí no ope­ran las mis­mas pan­di­llas que con­tro­lan con mano de hie­rro el trá­fi­co de in­mi­gran­tes en otros pun­tos de la fron­te­ra.

“Las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les son ne­go­cian­tes, son co­mer­cian­tes y van mo­ver­se a do nde ten­gan la for­ma más fá­cil y me­nos cos­to­sa de ha­cer su ne­go­cio, tan­to con hu­ma­nos co­mo con la dro­ga”, ex­pli­có Ra­mi­ro Cor­de­ro, por­ta­voz de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za.

Los ope­ra­ti­vos de blo­queo –co­mo el que es­tá vi­gen­te en El Pa­so des­de los años 90– obli­gan a las pan­di­llas más or­ga­ni­za­das a des­pla­zar­se ha­cia otros lu­ga­res me­nos res­guar­da­dos.

En el Sur de Te­xas, por ejem­plo, mu­chas de las ru­tas de con­tra­ban­do de in­mi­gran­tes son con­tro­la­das al Sur del río por vio­len­tas or­ga­ni­za­cio­nes de nar­co­tra­fi­can­tes, se­gún re­por­tes pre­vios del Go­bierno.

Mien­tras los ope­ra­ti­vos fun­cio­nen con efi­ca­cia, pan­di­llas vin­cu­la­das con el trá­fi­co tan­to de adul­tos co­mo de me­no­res, no bus­ca­rán El Pa­so co­mo op­ción prin­ci­pal de cru­ce, ase­ve­ró el fun­cio­na­rio.

Los li­mi­ta una so­la ru­ta pa­ra lle­gar

La geo­gra­fía tam­bién jue­ga un pa­pel im­por­tan­te.

Se­gún un es­tu­dio de la Fun­da­ción He­ri­ta­ge del 2011, en el Nor­te de Mé­xi­co só­lo hay una ru­ta prin­ci­pal pa­ra el trans­por­te de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos o del Sur de Mé­xi­co, la ca­rre­te­ra Pa­na­me­ri­ca­na.

En el No­res­te de Mé­xi­co –co­lin­dan­te con el Sur de Te­xas– hay cin­co: las ca­rre­te­ras a Ma­ta­mo­ros, Rey­no­sa, Nue­vo La­re­do, Pie­dras Ne­gras y Ciu­dad Acu­ña. Es­to, apar­te de que la dis­tan­cia en­tre el sur de Mé­xi­co y la fron­te­ra con el Sur de Te­xas es mu­cho más cor­ta en com­pa­ra­ción con ir has­ta el nor­te de Chihuahua.

ES­PEC­TA­CU­LAR DON­DE se ofre­ce re­com­pen­sa por un hom­bre que tra­fi­ca per­so­nas pa­ra asun­tos se­xua­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.