Po­cos his­pa­nos en el Go­bierno

El Diario de El Paso - - Opinión - Est­her J. Ce­pe­da The Was­hing­ton Post Wri­ters Group

Chica­go— Cuan­do el pre­si­den­te Oba­ma de­je su car­go en enero, su le­ga­do –al me­nos en mu­chas men­tes his­pa­nas– se de­fi­ni­rá en gran par­te por el número ré­cord de de­por­ta­cio­nes.

A pe­sar de sus me­di­das eje­cu­ti­vas pa­ra im­pe­dir que cier­tos in­mi­gran­tes pre­sen­tes ilí­ci­ta­men­te en el país no fue­ran deportados, Oba­ma se dis­tin­guió por en­viar a más de 2.5 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes no au­to­ri­za­dos de vuel­ta a su tie­rra na­tal.

Es­pe­ra­mos que la his­to­ria tam­bién re­cuer­de la ad­mi­ra­ble ta­rea de Oba­ma en co­lo­car a his­pa­nos en car­gos de al­ta vi­si­bi­li­dad, tan­to den­tro de su go­bierno co­mo en otros al­tos car­gos gu­ber­na­men­ta­les.

En es­te mo­men­to, cuen­ta con cua­tro miem­bros de su ga­bi­ne­te o de ni­vel de ga­bi­ne­te, la­ti­nos –el se­cre­ta­rio de Tra­ba­jo, Tho­mas E. Perez; el se­cre­ta­rio de Vi­vien­da y Desa­rro­llo Ur­bano, Ju­lián Cas­tro; el se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción, John King y la ad­mi­nis­tra­do­ra de Pe­que­ñas Em­pre­sas, María Con­tre­ras–Sweet– en un to­tal de 23 pues­to de ese ni­vel.

In­creí­ble­men­te, con un 17 por cien­to, el número de di­rec­to­res eje­cu­ti­vos de­par­ta­men­ta­les del pre­si­den­te re­fle­ja pre­ci­sa­men­te el por­cen­ta­je de his­pa­nos en la po­bla­ción de Es­ta­dos Uni­dos.

Ken­neth Ro­me­ro–Cruz, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Co­mi­té Na­cio­nal His­pano de Le­gis­la­do­res de los Es­ta­dos (NHCSL, por sus si­glas en in­glés), una or­ga­ni­za­ción que re­pre­sen­ta a los le­gis­la­do­res his­pa­nos de los es­ta­dos, desea que se man­ten­ga de esa ma­ne­ra. Su gru­po pro­me­tió ac­tuar co­mo guar­dián en el pró­xi­mo go­bierno pa­ra ase­gu­rar que los la­ti­nos no pier­dan te­rreno.

‘Quien­quie­ra sea el pró­xi­mo pre­si­den­te, pe­di­re­mos por lo me­nos cua­tro car­gos de ga­bi­ne­te pa­ra los his­pa­nos’, me di­jo Ro­me­ro–Cruz. ‘Y el número de­be ser un hi­to, un pi­so, no un te­cho. Que­re­mos co­mo mí­ni­mo man­te­ner el ni­vel de re­pre­sen­ta­ción que te­ne­mos aho­ra’.

Ro­me­ro–Cruz sub­ra­yó que lo im­por­tan­te es que los al­tos car­gos gu­ber­na­men­ta­les re­fle­jen la com­po­si­ción de­mo­grá­fi­ca de la na­ción –pa­ra que las ins­ti­tu­cio­nes res­pon­dan a las ne­ce­si­da­des de co­mu­ni­da­des par­ti­cu­la­res– no sim­ple­men­te por el he­cho de lle­nar una cuo­ta. Pe­ro en el con­jun­to de em­plea­dos fe­de­ra­les, el pa­no­ra­ma es muy di­fe­ren­te. Se­gún el con­teo del NHCSL, los la­ti­nos cons­ti­tu­yen la mi­no­ría de me­nor re­pre­sen­ta­ción en la fuer­za la­bo­ral fe­de­ral.

‘In­clu­so aho­ra, aun­que cons­ti­tui­mos un 17.6 por cien­to de la po­bla­ción, con­ta­mos só­lo con un 8.4 por cien­to de la fuer­za la­bo­ral fe­de­ral’, di­jo Ro­me­ro–Cruz. ‘La Ofi­ci­na de Ad­mi­nis­tra­ción de Per­so­nal emi­tió su pri­mer in­for­me so­bre di­ver­si­dad e in­clu­sión en 2002 y la su­bre­pre­sen­ta­ción la­ti­na se con­si­de­ró cró­ni­ca in­clu­so en aquel en­ton­ces. Pe­ro si to­ma­mos el por­cen­ta­je de la­ti­nos en la fuer­za la­bo­ral en aquel mo­men­to, en el con­tex­to de su po­bla­ción me­nor en los Es­ta­dos Uni­dos, y lo com­pa­ra­mos con la ac­tual, ob­ser­va­mos me­nos de un 2 por cien­to de au­men­to en el cur­so de una dé­ca­da’.

Se­gún sus cálcu­los, si es­ta ten­den­cia con­ti­núa, se ne­ce­si­ta­rán unos 60 años pa­ra que los em­plea­dos fe­de­ra­les his­pa­nos coin­ci­dan con la pro­por­ción de his­pa­nos en la po­bla­ción.

Es in­quie­tan­te. Y otra co­sa pa­ra con­si­de­rar es que no se tra­ta de un jue­go de nú­me­ros.

Es sim­bó­li­ca­men­te im­por­tan­te con­tar con his­pa­nos en pa­pe­les que, en efec­to, no ten­gan na­da que ver con ser his­pano, por­que pa­ra la ma­yo­ría de los his­pa­nos –la ma­yor par­te de los cua­les na­ció en Es­ta­dos Uni­dos– su iden­ti­dad y los ob­je­ti­vos de su vi­da no se de­fi­nen ex­clu­si­va­men­te por el lu­gar de don­de pro­vi­nie­ron sus pa­dres.

Es una dis­tin­ción que tal vez no sea ob­via pa­ra los que no es­tán su­bre­pre­sen­ta­dos en sus pro­fe­sio­nes: los ex­per­tos cul­tos y su­ma­men­te ca­li­fi­ca­dos que re­sul­tan per­te­ne­cer a mi­no­rías no se es­fuer­zan pa­ra ha­cer su tra­ba­jo só­lo pa­ra los que com­par­ten su ra­za o et­nia. Desean ser­vir a to­dos.

Sin du­da, tie­ne sen­ti­do que la Ad­mi­nis­tra­ción de Pe­que­ñas Em­pre­sas y las se­cre­ta­rías de Edu­ca­ción, y Vi­vien­da y Desa­rro­llo Ur­bano es­tén di­ri­gi­das por ex­per­tos que se pa­re­cen a los usua­rios de esos de­par­ta­men­tos. Por ejem­plo, se­gún Stan­ford Uni­ver­sity, el número de em­pre­sas de pro­pie­ta­rios la­ti­nos cre­ció un 46.9 por cien­to en­tre 2007 y 2012, com­pa­ra­do con só­lo un 0.7 por cien­to pa­ra las em­pre­sas que no tie­nen due­ños la­ti­nos. Y en el ám­bi­to de la edu­ca­ción, uno de ca­da cua­tro alum­nos de la es­cue­la pri­ma­ria es la­tino.

Pe­ro se­ría ex­tra emo­cio­nan­te ver, por ejem­plo, una se­cre­ta­ria his­pa­na del Te­so­ro o un se­cre­ta­rio la­tino de De­fen­sa. Lo mis­mo pa­ra un se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Co­mer­cio o Trans­por­te por­que, la­men­ta­ble­men­te, cuan­do mu­cha gen­te pien­sa en los his­pa­nos, con­ju­ra la ima­gen de jar­di­ne­ros y mu­ca­mas, no de eje­cu­ti­vos en fi­nan­zas o ex­per­tos mi­li­ta­res. Te­ne­mos que mo­di­fi­car esos guio­nes.

Pri­me­ro lo más im­por­tan­te, sin em­bar­go. Ro­me­ro–Cruz di­ce que los la­ti­nos en pues­tos al­tos es­tán rom­pien­do te­chos de cris­tal pa­ra los que vie­nen. ‘Den­tro de una dé­ca­da es­pe­ra­mos ver más opor­tu­ni­da­des de pa­san­tías, más desa­rro­llo en los sen­de­ros la­bo­ra­les de es­tos pio­ne­ros que es­ta­rán bus­can­do nue­vo ta­len­to que los si­ga’.

Por aho­ra, es­pe­ra­mos que los dos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les –que abier­ta­men­te alar­dean de la es­tre­cha re­la­ción que tie­nen con los his­pa­nos o lo po­pu­la­res que son en esa co­mu­ni­dad– lo de­mues­tren real­men­te cuan­do for­men sus go­bier­nos. est­herj­ce­pe­da@wa­sh­post.com @est­herj­ce­pe­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.