De­ja­ron de co­se­char pa­ra exi­gir me­jor sa­la­rio y po­der usar el ba­ño

Mar­cha­ron pa­ra blo­quear el puen­te fron­te­ri­zo en la ciu­dad de Ro­ma y evi­tar el pa­so de me­xi­ca­nos que los te­rra­te­nien­tes es­ta­ban con­tra­tan­do

El Diario de El Paso - - Texas - Agencias

Ro­ma— Da­ría Ve­ra nun­ca ol­vi­da­rá ese ve­rano te­rri­ble­men­te ca­lien­te de 1966. Se di­ri­ge al cuar­to pos­te­rior de su di­mi­nu­ta ca­sa y re­gre­sa con una ca­ja de fo­tos.

“Es­ta es mi hi­ja”, di­ce Ve­ra en es­pa­ñol, se­ña­lan­do a una ni­ña en una de las fo­tos.

“Era tan pe­que­ña –pro­ba­ble­men­te de 2 años– siem­pre con no­so­tros, aun du­ran­te la huel­ga”.

En 1966, Ve­ra te­nía so­la­men­te 20 años. Tan­to ella co­mo su es­po­so vi­vían de piz­car ce­bo­llas y me­lo­nes, con su hi­ja a su la­do.

Eso fue en el ve­rano, ha­ce 50 años, cuan­do los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las de Te­xas de­ja­ron de co­se­char pa­ra pro­tes­tar por el suel­do tan ba­jo y las te­rri­bles con­di­cio­nes de tra­ba­jo.

En me­dio del ca­lor ar­dien­te, pro­ta­go­ni­za­ron una mar­cha histórica a lo lar­go del es­ta­do. Mu­chos fue­ron gol­pea­dos y arres­ta­dos.

Es un even­to a me­nu­do ig­no­ra­do en los li­bros de his­to­ria, y aho­ra, al­gu­nos de esos mar­chis­tas, co­mo Ve­ra, fi­nal­men­te es­tán con­tan­do sus historias.

“Los due­ños de las tie­rras so­lían pa­gar­nos 40 cen­ta­vos de dó­lar la ho­ra por piz­car me­lo­nes”, re­cuer­da Ve­ra.

Los sa­la­rios eran tan ba­jos que los ni­ños de 5 años en ade­lan­te se unían a la la­bor pa­ra com­ple­men­tar el in­gre­so fa­mi­liar. Pa­ra po­ner las co­sas en pers­pec­ti­va, los re­co­lec­to­res de la ba­su­ra de aquel en­ton­ces ga­na­ban apro­xi­ma­da­men­te 1.27 por ho­ra, el tri­ple que un tra­ba­ja­dor agrí­co­la.

“Ellos son al­gu­nos de los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las que se fue­ron a huel­ga”, co­men­ta Ve­ra.

Be­bían de char­cos don­de ha­bía ra­nas y gri­llos

Uno de esos tra­ba­ja­do­res es Val­de­mar Díaz, quien vi­ve en una ca­sa mó­vil cer­ca de la Ciu­dad Río Gran­de, Te­xas. Es­tá a unos 15 mi­nu­tos de la fron­te­ra Mé­xi­co-Es­ta­dos Uni­dos.

Ve­ra to­ca a la puer­ta, a la vez que gri­ta “¡Com­pa­dre!”.

Cuan­do Díaz sa­le, na­rra –en es­pa­ñol– que an­tes de la huel­ga, las con­di­cio­nes la­bo­ra­les pa­ra los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las del Sur de Te­xas eran una ver­da­de­ra pe­sa­di­lla.

No ha­bía ba­ños; los ser­vi­cios mé­di­cos eran una fan­ta­sía. Has­ta el agua po­ta­ble era un lu­jo.

“Re­cuer­do que be­bía­mos de los char­cos que el sis­te­ma de irri­ga­ción de­ja­ba, lle­nos de ra­nas y gri­llos”, cuen­ta Díaz.

“Ha­cía­mos a un la­do los bi­chos y be­bía­mos de los char­cos”.

El 16 de sep­tiem­bre de 1975, Cé­sar Chá­vez, la ca­be­za del sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res Agrí­co­las Uni­dos, pi­dió la re­nun­cia de Wal­ter Kintz, el pri­mer con­se­je­ro le­gal del Co­mi­té de Re­la­cio­nes La­bo­ra­les de Agri­cul­tu­ra del es­ta­do, en Sa­cra­men­to, Ca­li­for­nia.

Los es­fuer­zos de Chá­vez en Ca­li­for­nia lo­gra­ron una le­gis­la­ción em­ble­má­ti­ca que pro­te­gió los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las del es­ta­do y se creó la ALRB.

Lí­de­res del sin­di­ca­to en Ca­li­for­nia –in­clu­yen­do a Cé­sar Chá­vez– vi­nie­ron a Te­xas y ayu­da­ron a or­ga­ni­zar la huel­ga.

Sus de­man­das eran sim­ples: Que­rían con­tra­tos la­bo­ra­les, sa­la­rios de 1.25 dó­la­res por ho­ra, des­can­sos pa­ra be­ber agua y ac­ce­so a ba­ños.

“Es co­mo ir al cam­po de ba­ta­lla”, co­men­ta Díaz, “por­que los te­rra­te­nien­tes no ce­dían”.

Así fue, los ran­che­ros se rie­ron de las de­man­das de los tra­ba­ja­do­res y lla­ma­ron a la Po­li­cía Mon­ta­da de Te­xas. “So­lían gol­pear­nos y arres­tar­nos”, com­ple­men­ta Ve­ra.

Así que los te­rra­te­nien­tes op­ta­ron por una ru­ta dis­tin­ta. Co­men­za­ron a traer tra­ba­ja­do­res de Mé­xi­co.

Los huel­guis­tas sa­bían que su úni­ca es­pe­ran­za de te­ner éxi­to era da­ñar fi­nan­cie­ra­men­te a los ran­che­ros. Pa­ra lo­grar eso, blo­quea­ron el puen­te de Mé­xi­co-EU en Ro­ma, Te­xas.

“Me es­po­sa­ron por la es­pal­da. Me arras­tra­ron a lo lar­go del puen­te y me arres­ta­ron”, na­rra Ve­ra.

Pa­ra el ve­rano, es­ta­ba cla­ro que la huel­ga por sí so­la es­ta­ba fra­ca­san­do en su pro­pó­si­to. Sin em­bar­go el desa­so­sie­go era pal­pa­ble por to­do el país. Ins­pi­ra­dos por la fa­mo­sa mar­cha de Sel­ma a Mont­go­mery di­ri­gi­da por Mar­tin Lut­her King hi­jo en 1965, los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las de Te­xas de­ci­die­ron rea­li­zar una tam­bién.

Hoy, los cam­pos de Te­xas tie­nen ba­ños por­tá­ti­les y es­ta­cio­nes con agua pa­ra los tra­ba­ja­do­res, quie­nes tie­nen de­re­cho a ga­nar el sa­la­rio mí­ni­mo fe­de­ral.

En 1966 en el cru­ce in­ter­na­cio­nal; se ins­pi­ra­ron en la mar­cha de Sel­ma que hi­zo Mar­tin Lut­her King Jr., un año an­tes que la su­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.