Pe­da­zos de pla­ta

El Diario de El Paso - - Opinión - Paul Krug­man New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Nue­va York– Pa­ra es­te mo­men­to sal­ta a la vis­ta de cual­quie­ra con los ojos abier­tos que Do­nald Trump es un ego­cén­tri­co ig­no­ran­te, su­ma­men­te des­ho­nes­to, errá­ti­co, in­ma­du­ro y abu­sa­dor. Por otra par­te, él es una per­so­na te­rri­ble. Pe­ro, a pe­sar de al­gu­nas de­ser­cio­nes de al­to ni­vel, la ma­yo­ría de las fi­gu­ras pro­mi­nen­tes en el Par­ti­do Re­pu­bli­cano - con mu­cho in­clu­yen­do al pre­si­den­te de la cá­ma­ra ba­ja, Paul D. Ryan, y Mitch McCon­nell, el lí­der de la ma­yo­ría en el Se­na­do si­guen apo­yán­do­lo, con to­do y ame­na­zas de vio­len­cia. ¿Por qué?

Una res­pues­ta es que es­tos nun­ca fue­ron hom­bres y mu­je­res de prin­ci­pios. Sé que mu­chos en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción si­guen de­ci­di­dos a pre­sen­tar Ryan, en par­ti­cu­lar, co­mo un ho­nes­to hom­bre que va en se­rio con res­pec­to a la es­tra­te­gia, pe­ro sus ver­da­de­ras pro­pues­tas es­tra­té­gi­cas siem­pre han si­do es­ta­fas trans­pa­ren­tes.

Otra res­pues­ta es que en una era de in­ten­so par­ti­dis­mo, el ma­yor ries­go que en­fren­tan mu­chos po­lí­ti­cos re­pu­bli­ca­nos no es el de per­der en la elec­ción ge­ne­ral; es el de per­der an­te un desafian­te ex­tre­mis­ta en las pri­ma­rias. Es­to los vuel­ve te­me­ro­sos de ofen­der a Trump, cu­ya feal­dad ca­na­li­za los ver­da­de­ros sen­ti­mien­tos de la ba­se del par­ti­do.

Pe­ro, hay una ter­ce­ra res­pues­ta, que pue­de re­su­mir­se en un nú­me­ro: 34.

¿Qué es eso? Es el es­ti­ma­do de la Ofi­ci­na Pre­su­pues­ta­ria del Con­gre­so de la ta­sa pro­me­dio del im­pues­to fe­de­ral pa­ra el 1 por cien­to su­pe­rior en 2013, el úl­ti­mo año dis­po­ni­ble. Y ha subido res­pec­to de so­lo 28.2 en 2008, de­bi­do a que el Pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma per­mi­tió que ex­pi­ra­ran los re­cor­tes fis­ca­les de Bush pa­ra el ex­tre­mo su­pe­rior e im­pu­so nue­vos im­pues­tos pa­ra cos­tear una drás­ti­ca ex­pan­sión de la co­ber­tu­ra de sa­lud, ba­jo la Ley de cui­da­do de sa­lud ac­ce­si­ble. Los im­pues­tos a los ver­da­de­ra­men­te ri­cos han subido in­clu­so más.

Si gana Hi­llary Clin­ton, los im­pues­tos a la éli­te cuan­do me­nos per­ma­ne­ce­rán en es­te ni­vel e in­clu­so pu­die­ran su­bir con­si­de­ra­ble­men­te si los de­mó­cra­tas ob­tie­nen buenos re­sul­ta­dos en con­tien­das por el Con­gre­so, al gra­do que le per­mi­tan apro­bar nue­va le­gis­la­ción. El Cen­tro de Po­lí­ti­ca Fis­cal, no par­ti­dis­ta, es­ti­ma que su plan fis­cal ele­va­ría la ta­sa fis­cal pro­me­dio pa­ra el 1 por cien­to en otros 3.4 pun­tos por­cen­tua­les, y la ta­sa pa­ra el 0.1 su­pe­rior en 5 pun­tos.

Sin em­bar­go, si gana el “po­pu­lis­ta” Do­nald Trump, los im­pues­tos a los ri­cos ba­ja­rán con­si­de­ra­ble­men­te; en par­ti­cu­lar, Trump se es­tá pro­nun­cian­do por la eli­mi­na­ción del im­pues­to so­bre he­ren­cia, que en úl­ti­mas fe­chas afec­ta so­lo a un di­mi­nu­to nú­me­ro de propiedades real­men­te des­co­mu­na­les (una pa­re­ja ca­sa­da no paga im­pues­to al­guno a me­nos que sus propiedades val­gan más de 10.9 mi­llo­nes de dó­la­res).

Así que si us­ted es acau­da­la­do - o es al­guien que ha for­ma­do ca­rre­ra sir­vien­do con­fia­ble­men­te a los in­tere­ses de los ri­cos, la de­ci­sión es cla­ra… siem­pre y cuan­do no le in­tere­se mu­cho co­sas co­mo evi­tar el ra­cis­mo, pre­ser­var la de­mo­cra­cia y la li­ber­tad de re­li­gión, o pa­ra lo que es igual, evi­tar la gue­rra nu­clear -, Trump es su ti­po.

Y es prác­ti­ca­men­te así co­mo la cú­pu­la re­pu­bli­ca­na lo si­gue vien­do. Des­ha­cer­se del im­pues­to es­ta­tal es “el eje del mo­vi­mien­to con­ser­va­dor”, le di­jo un im­por­tan­te do­na­dor a Shail Ka­pur, de Bloom­berg. Hay que po­ner en or­den esas prio­ri­da­des.

¿De­be­ría­mos sen­tir­nos im­pac­ta­dos an­te la vo­lun­tad de pro­mi­nen­tes re­pu­bli­ca­nos pa­ra ha­cer es­ta ne­go­cia­ción? Bien, de­be­ría­mos sen­tir­nos im­pac­ta­dos; nun­ca de­be­ría­mos em­pe­zar a acep­tar es­te ti­po de co­sa co­mo al­go nor­mal en po­lí­ti­ca. Pe­ro no de­be­ría sor­pren­der­nos, por­que es tan so­lo una ex­ten­sión de la ne­go­cia­ción del dia­blo que la de­re­cha eco­nó­mi­ca ha es­ta­do ha­cien­do a lo lar­go de las dé­ca­das, re­mon­tán­do­se has­ta la “es­tra­te­gia del sur” de Ni­xon.

No crean lo que les di­go; es­cu­chen a los con­ser­va­do­res que han lle­ga­do a su lí­mi­te. Ha­ce po­co Avik Roy, pro­mi­nen­te re­pu­bli­cano ex­per­to en po­lí­ti­ca de sa­lud, tu­vo el va­lor per­so­nal y mo­ral de re­co­no­cer lo que li­be­ra­les (y po­li­tó­lo­gos) han es­ta­do di­cien­do du­ran­te años: “En rea­li­dad, el cen­tro gra­vi­ta­cio­nal del Par­ti­do Re­pu­bli­cano es el na­cio­na­lis­mo blan­co”.

So­lo pa­ra es­tar cla­ros, no es­toy di­cien­do que pro­mi­nen­tes re­pu­bli­ca­nos fue­ron o son per­so­nal­men­te in­to­le­ran­tes… pe­ro eso no tie­ne im­por­tan­cia. Lo que sí tie­ne im­por­tan­cia es que ellos es­tu­vie­ron dis­pues­tos a cor­te­jar el fa­vor de in­to­le­ran­tes al ser­vi­cio de re­cor­tes fis­ca­les pa­ra los ri­cos y des­re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra. Re­cuer­den, Mitt Rom­ney acep­tó an­sio­sa­men­te una apro­ba­ción de Trump en 2012, sa­bien­do muy bien que es­ta­ba dan­do la bien­ve­ni­da a un teó­ri­co de cons­pi­ra­ción ra­cis­ta a su gru­po.

To­do lo que ha ocu­rri­do es­te año es un mo­vi­mien­to de esos blan­cos na­cio­na­lis­tas des­de par­te del elen­co se­cun­da­rio a un pa­pel es­te­lar. Así que cuan­do los re­pu­bli­ca­nos que si­guie­ron la es­tra­te­gia pre­via mar­ca­ron su ra­ya con Trump, ellos no es­tán real­men­te asu­mien­do una po­si­ción de prin­ci­pios; so­lo se es­tán que­jan­do del pre­cio. Y la al­ta di­ri­gen­cia del par­ti­do ni si­quie­ra es­tá dis­pues­ta a ha­cer eso.

Si es­ta elec­ción re­sul­ta co­mo pro­ba­ble­men­te lo ha­ga, en unos me­ses esos pro­mi­nen­tes re­pu­bli­ca­nos es­ta­rán in­ten­tan­do pre­ten­der que ellos nun­ca apo­ya­ron real­men­te al no­mi­na­do de su par­ti­do, que en sus co­ra­zo­nes ellos siem­pre su­pie­ron que él era el hom­bre equi­vo­ca­do.

Pe­ro, sin con­si­de­ra­ción a las du­das que ellos pu­die­ran es­tar sin­tien­do que no ex­cu­san sus ac­cio­nes, y de he­cho los vuel­ven in­clu­so me­nos per­do­na­bles. Por­que el he­cho es que jus­to aho­ra, cuan­do tie­ne im­por­tan­cia, ellos han de­ci­di­do que ta­sas fis­ca­les más ba­jas a los ri­cos son pa­go su­fi­cien­te por trai­cio­nar idea­les es­ta­dou­ni­den­ses y po­ner en pe­li­gro a la re­pú­bli­ca co­mo la co­no­ce­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.