Un Pre­si­den­te pe­que­ño

El Diario de El Paso - - Opinión - Jor­ge Ra­mos Áva­los Periodista

Mia­mi– Muy cer­ca de aquí, en un cuar­to pi­so, hue­le a co­rrup­ción. Otra vez se re­fuer­za la per­cep­ción de que la fa­mi­lia pre­si­den­cial me­xi­ca­na se be­ne­fi­cia de su po­si­ción. La his­to­ria se re­pi­te. Y to­do co­men­zó con re­por­te­ros ha­cien­do su tra­ba­jo.

Un re­por­ta­je de José Luis Mon­te­ne­gro y Ju­lio Roa de The Guar­dian ase­gu­ra que el em­pre­sa­rio me­xi­cano Ri­car­do Pier­dant le pres­ta su apar­ta­men­to en Key Bis­cay­ne a la fa­mi­lia pre­si­den­cial. El apar­ta­men­to en cues­tión –el nú­me­ro 404 del Ocean To­wer One– que­da exac­ta­men­te arri­ba del nú­me­ro 304 que la pri­me­ra da­ma, An­gé­li­ca Ri­ve­ra, com­pró en el 2005. Am­bos con­do­mi­nios, se­gún el re­por­ta­je, se ad­mi­nis­tran co­mo si fue­ran uno so­lo y com­par­ten el mis­mo nú­me­ro de te­lé­fono.

Pe­ro hay más. Pier­dant, a tra­vés de la com­pa­ñía Bis­cay­ne Ocean Hol­dings, pa­gó 29 mil 703 dó­la­res de im­pues­tos pre­dia­les del año 2013 del apar­ta­men­to de Ri­ve­ra (#304), di­ce The Guar­dian. En ese mo­men­to Peña Nieto ya era pre­si­den­te de Mé­xi­co.

El periodista Ge­rar­do Re­yes de Uni­vi­sión In­ves­ti­ga re­por­ta que Ri­car­do Pier­dant y Peña Nieto se co­no­cen ha­ce mu­cho -an­tes, in­clu­so, de su ma­tri­mo­nio con An­gé­li­ca Ri­ve­ra-. Ellos fue­ron com­pa­ñe­ros en la Uni­ver­si­dad Pa­na­me­ri­ca­na. Peña Nieto no pue­de de­cir que no sa­bía del apar­ta­men­to.

¿Qué es­pe­ra­ba ga­nar el em­pre­sa­rio a cam­bio de pres­tar su pro­pie­dad de dos mi­llo­nes de dó­la­res y pa­gar im­pues­tos de la pri­me­ra da­ma? No lo sa­be­mos. Pe­ro el dia­rio bri­tá­ni­co ase­gu­ra que la em­pre­sa de Pier­dant (Gru­po Pier­dant) es un “con­tra­tis­ta po­ten­cial” pa­ra cons­truir puer­tos y “se espera que con­cur­se pa­ra lu­cra­ti­vos con­tra­tos gu­ber­na­men­ta­les”.

La Pre­si­den­cia de Mé­xi­co, a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, di­jo que The Guar­dian “fal­tó a la ver­dad” y que se tra­ta de una “es­pe­cu­la­ción” de­cir que Pier­dant es un con­tra­tis­ta po­ten­cial. Pe­ro no ne­gó lo esen­cial del re­por­ta­je.

Es muy preo­cu­pan­te que un em­pre­sa­rio, con ope­ra­cio­nes aquí y en Mé­xi­co, pa­gue im­pues­tos de la fa­mi­lia Peña Ri­ve­ra y les pres­te un de­par­ta­men­to de lu­jo. Más allá del pro­ble­ma de per­cep­ción, se tra­ta de un gra­ví­si­mo error de jui­cio. ¿Quién ase­so­ra al pre­si­den­te de Mé­xi­co so­bre cues­tio­nes de ima­gen y co­rrup­ción?

Me­nos mal que, en es­te ca­so, el go­bierno no po­drá pre­sio­nar pa­ra que des­pi­dan a los re­por­te­ros de The Guar­dian (co­mo hi­cie­ron an­tes con Car­men Aris­te­gui y su equi­po). Pe­ro lo más la­men­ta­ble es que el Pre­si­den­te y su es­po­sa no apren­den. El ejem­plo que dan es fa­tal. ¿Qué pa­sa­ría si to­dos los fun­cio­na­rios pú­bli­cos acep­ta­ran fa­vo­res co­mo el Pre­si­den­te y su es­po­sa?

Ade­más, hay una cues­tión le­gal. ¿Vio­la­ron el Pre­si­den­te y su es­po­sa la Ley Fe­de­ral de Res­pon­sa­bi­li­da­des de Ser­vi­do­res Pú­bli­cos? En el ar­tícu­lo 88 la ley prohí­be re­ci­bir di­ne­ro, do­na­cio­nes o ser­vi­cios. Y en el ar­tícu­lo 89 es­ta­ble­ce que un fun­cio­na­rio pú­bli­co -co­mo el Pre­si­den­te­de­be in­for­mar de "ob­se­quios, do­na­ti­vos o be­ne­fi­cios en ge­ne­ral". ¿Lo hi­zo? Por eso hay que in­ves­ti­gar. Pe­ro es po­co pro­ba­ble que el nue­vo Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción se es­tre­ne con el Pre­si­den­te.

Ha­ce po­co Peña Nieto pi­dió per­dón por la lla­ma­da Ca­sa Blan­ca me­xi­ca­na, va­lua­da en sie­te mi­llo­nes de dó­la­res, y que su es­po­sa com­pró a un im­por­tan­te con­tra­tis­ta del go­bierno. Rea­li­za­ron una fal­sa in­ves­ti­ga­ción ofi­cial -en­car­ga­da a un sub­al­terno- y di­je­ron no ha­ber vio­la­do la ley. Pe­ro el gol­pe a su repu­tación fue te­rri­ble. O eso creía­mos.

Des­pués de pe­dir per­dón, la pa­re­ja pre­si­den­cial de­bió ha­ber arre­gla­do to­dos sus asun­tos y evi­tar otro con­flic­to éti­co. No fue así. Lue­go del es­cán­da­lo de la Ca­sa Blan­ca, Ri­ve­ra fue obli­ga­da a re­gre­sar la pro­pie­dad. Tras es­te nue­vo es­cán­da­lo lo me­nos que pue­den ha­cer ella y su es­po­so es des­alo­jar el de­par­ta­men­to que les pres­ta­ron en Key Bis­cay­ne y re­em­bol­sar los im­pues­tos. Pe­ro ya me sé el cuen­to. Di­rán que no hay na­da ile­gal en lo que hi­cie­ron y la vi­da se­gui­rá igual.

Lo más tris­te es que uno de los pre­si­den­tes más jó­ve­nes que ha te­ni­do Mé­xi­co se­rá re­cor­da­do, no por gran­des obras o ideas, sino por la fri­vo­li­dad de tra­tar de be­ne­fi­ciar a su fa­mi­lia con otra ca­sa y otro apar­ta­men­to. Qué Pre­si­den­te tan pe­que­ño. No es el lí­der que ne­ce­si­ta­ba Mé­xi­co en es­tos mo­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.