Con­tien­da en­tre Hi­llary y Do­nald es una 'bro­ma' pa­ra mi­lle­nials

El Diario de El Paso - - Especial -

For­tCo­llins, Co­lo­ra­do— Jo Ton­gue no tie­ne mu­cho tiem­po pa­ra la po­lí­ti­ca, pe­ro el es­pec­tácu­lo en­tre Hi­llary y Trump es di­fí­cil de ig­no­rar. Y aún más di­fí­cil de acep­tar. Pa­ra la ma­dre de fa­mi­lia de dos hi­jos y 31 años, y con un ter­ce­ro en ca­mino, la pre­si­den­cia de­be­ría ser un car­go ho­no­ra­ble, pe­ro en vez de eso ella se sien­te “can­sa­da de que es­te­mos en una si­tua­ción en la que to­da pa­re­ce una bro­ma”.

“Vien­do a Jimmy Fa­llon, me sien­to co­mo ¡ay! ¿es así co­mo de­be­mos co­men­zar? ¿Ya nos es­ta­mos bur­lan­do de nues­tro pre­si­den­te?”

Ton­gue ex­pre­sa que se sien­te tan­to “tris­te” co­mo “de­rro­ta­da” y —en un mun­do lleno de ti­ro­teos, de­to­na­cio­nes de bom­bas y es­trés fi­nan­cie­ro— man­tie­ne muy po­ca es­pe­ran­za de que un nue­vo pre­si­den­te va­ya a cam­biar al­go de eso.

En un bar de­por­ti­vo a unas mil 800 mi­llas (2 mil 900 ki­ló­me­tros de ahí), en Golds­bo­ro, Ca­ro­li­na del Nor­te, Aa­rón Ste­wart es­tá ju­gan­do bi­llar con un ami­go y pen­san­do lo mis­mo. Am­bos se sien­ten no só­lo alie­na­dos de la cam­pa­ña ac­tual, sino de un sis­te­ma po­lí­ti­co que per­ci­ben con­tro­la­do por re­des mis­te­rio­sas, im­pul­sa­do por el di­ne­ro y fue­ra del al­can­ce pa­ra gen­te co­mo ellos.

“De ver­dad no soy de los que creen en las teo­rías de cons­pi­ra­ción, pe­ro el sis­te­ma es­tá co­rrup­to”, ex­pre­sa Ste­wart, de 21 años, quien tra­ba­ja en una tien­da de con­ve­nien­cia. Sa­ca un bi­lle­te de un dó­lar de su bol­si­llo, lo sos­tie­ne con­tra la te­nue luz del bar y de­cla­ra: “Es­te pe­que­ño pe­da­zo de pa­pel me di­ce qué pue­do ha­cer y qué no”.

En el Ins­ti­tu­to Pa­net­ta de Po­lí­ti­ca Pú­bli­ca de Ca­li­for­nia, los es­tu­dian­tes de ve­rano es­tán de­ba­tien­do los mis­mos te­mas. Pe­ro Do­mi­nic Ci­ce­ro­ne tie­ne una sen­sa­ción si­mi­lar de pre­sen­ti­mien­to. Pa­ra él, el asun­to más im­por­tan­te es su pro­pia se­gu­ri­dad —tu­vo mie­do de ir a los jue­gos pi­ro­téc­ni­cos del 4 de ju­lio en el mue­lle de los pes­ca­do­res por­que el Es­ta­do Is­lá­mi­co ha­bía pu­bli­ca­do un vi­deo mar­can­do San Fran­cis­co co­mo un blan­co de ata­que— y nin­guno de los can­di­da­tos le qui­ta esa preo­cu­pa­ción.

“Es­tas co­sas ya no es­tán pa­san­do en otros lu­ga­res en el mun­do; es­tán su­ce­dien­do aquí mis­mo —y eso me asus­ta”, di­ce Ci­ce­ro­ne, de 20 años, es­tu­dian­te de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal Hum­boldt. “Pa­ra ser com­ple­ta­men­te ho­nes­to, no con­fío en al­guno de los dos en lo que se re­fie­re a po­lí­ti­ca ex­te­rior”.

Las en­cues­tas su­gie­ren que la ge­ne­ra­ción de los ‘mi­lle­nials’ ac­tua­rá muy si­mi­lar es­te no­viem­bre a co­mo lo hi­zo ha­ce cua­tro y ocho años —vo­tan­do fuer­te­men­te por el can­di­da­to de­mó­cra­ta, aun­que con una por­ción con­si­de­ra­ble apo­yan­do a un can­di­da­to in­de­pen­dien­te.

Sin em­bar­go, en en­tre­vis­tas de la se­ma­na pa­sa­da con más de 70 jó­ve­nes vo­tan­tes de nue­ve es­ta­dos y de di­ver­sos an­te­ce­den­tes, es­ti­los de vi­da y ca­rre­ras, es­tá cla­ro que su es­ta­do de áni­mo es de­ci­di­da­men­te di­fe­ren­te al de elec­cio­nes pa­sa­das. A pe­sar de sus vi­das dis­tin­tas, la ma­yo­ría de los en­tre­vis­ta­dos com­par­tió un re­cha­zo tan­to ha­cia Hi­llary Clin­ton co­mo ha­cia Do­nald Trump tan in­ten­so que es­tá lan­zan­do a mu­chos más allá del de­sen­can­to has­ta lle­gar a la apa­tía.

El men­sa­je pro­ve­nien­te de la cre­cien­te ge­ne­ra­ción de Es­ta­dos Uni­dos es de mal pre­sa­gio y trae ra­mi­fi­ca­cio­nes pos­te­rio­res a la elec­ción de no­viem­bre. No im­por­ta quién ga­ne, no pien­san que el pró­xi­mo pre­si­den­te va­ya a re­sol­ver las preo­cu­pa­cio­nes que tie­nen o, por lo me­nos, te­ner un im­pac­to en sus vi­das. Tie­nen ex­pec­ta­ti­vas ne­fas­tas de su go­bierno y han de­ja­do de vol­tear ha­cia Washington en bus­ca de so­lu­cio­nes. ¿Por qué? Por­que lo ven co­mo de­ma­sia­do pa­ra­li­za­do— y a sus lí­de­res de­ma­sia­do co­rrom­pi­dos.

Es­tos vo­tan­tes es­ta­ban aver­gon­za­dos de que Clin­ton y Trump re­sul­ta­ran ser lo me­jor que el país tie­ne qué ofre­cer. De los más de 70 mi­le­nials en­tre­vis­ta­dos por The Washington Post, so­la­men­te una pe­que­ña frac­ción so­na­ba ge­nui­na­men­te en­tu­sias­ta acer­ca de uno de los can­di­da­tos.

Aun­que al­gu­nos po­cos ex­pre­sa­ron ad­mi­ra­ción por Clin­ton, la ma­yo­ría ha­bló tan­to de ella co­mo de Trump con pa­la­bras ar­dien­tes, cáus­ti­cas: Sú­per vi­llano. Mal­va­do. Ca­ma­león. Ra­cis­ta. Cri­mi­nal. Ego ma­nia­co. Nar­ci­sis­ta. So­ció­pa­ta. Men­ti­ro­sos. Ase­sino. Pro­xe­ne­ta. En­sa­la­da de pa­la­bras. Mal­he­cho. Im­bé­cil. Gua­són. Duen­de. Ti­ti­ri­te­ros. Tris­tes. Ab­sur­dos. Ate­mo­ri­zan­tes. Des­ho­nes­tos. Re­pug­nan­te. Desas­tre.

La elec­ción “pa­re­ce ser una bro­ma de mal gus­to, pe­ro no lo es”, co­men­tó Ky­le Fors­ter, de 21 años, es­tu­dian­te de la Uni­ver­si­dad de Wis­con­sin en Whi­te­wa­ter.

Wes Sum­rell, de 32, quien se en­ro­ló en el ejér­ci­to des­pués de los ata­ques te­rro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre del 2001, y aho­ra tra­ba­ja de es­ti­ba­dor en Nor­folk, Vir­gi­nia, di­jo que pla­nea vo­tar por Trump. Pe­ro su en­tu­sias­mo es­tá re­du­ci­do por lo que per­ci­be co­mo pro­me­sas irrea­lis­tas por par­te del mul­ti­mi­llo­na­rio.

“Él es­tá ha­cien­do lo mis­mo que hi­zo Oba­ma – ha­cer que la gen­te pien­se que él pue­de ha­cer to­das es­tas co­sas”, co­men­tó Sum­rell. “Pe­ro la na­tu­ra­le­za del pues­to es que no pue­des sa­tis­fa­cer a to­do mun­do. No creo que él sea el sal­va­dor que di­ce ser”.

La cam­pa­ña pre­si­den­cial es de su­mo in­te­rés a ni­vel mun­dial, pe­ro la gen­te jo­ven des­de Vir­gi­nia has­ta Si­li­con Va­lley —es­tu­dian­tes y maes­tros, co­mer­cian­tes y ba­ris­tas, in­ge­nie­ros y jar­di­ne­ros— se sien­te ais­la­dos de to­do ello. Sus co­men­ta­rios en Fa­ce­book es­tán lle­nos de en­ca­be­za­dos po­lí­ti­cos e in­dig­na­ción. Ven re­cor­tes de Clin­ton y Trump en Snap­chat. Al­gu­nos de ellos si­guen las no­ti­cias del día en si­tios Web. Pe­ro no es­cu­chan na­da de Clin­ton ni de Trump que le sue­ne a una so­lu­ción a sus di­fi­cul­ta­des.

“Es una épo­ca un tan­to ate­rra­do­ra en la que se tie­ne una elec­ción pre­si­den­cial tan in­sí­pi­da”, di­jo David Sear­le, de 25 años, un in­ge­nie­ro de soft­wa­re en Portland, Mai­ne.

Al­gu­nas per­so­nas jó­ve­nes di­cen que no se sien­ten ins­pi­ra­das, que sim­ple­men­te no van a vo­tar.

“Yo no voy a vo­tar. Sim­ple­men­te no lo ha­ré”, di­jo Dus­tin McKin­sey, de 26 años, un em­plea­do de man­te­ni­mien­to en Ma­di­son, Wis­con­sin. “Es­ta es la pri­me­ra vez que me sien­to así… El te­ner que ele­gir en­tre dos pie­dras que se­gu­ro se hun­di­rán”, ase­gu­ró.

Mu­cha gen­te jo­ven di­ce que sien­te des­con­fian­za y re­ce­lo ha­cia am­bos par­ti­dos y se in­cli­nan por una pos­tu­ra apar­ti­dis­ta.

"No veo el sen­ti­do de los par­ti­dos —es sim­ple­men­te otra ma­ne­ra de di­vi­dir­nos”, di­jo Ca­sey Bunn, de 21 años, un me­cá­ni­co au­to­mo­triz en Golds­bo­ro.

Es­tos sen­ti­mien­tos re­pre­sen­tan un dra­má­ti­co cam­bio de lo que se sen­tía ha­ce 8 años. Con su gran ca­ris­ma y cla­ro men­sa­je, Ba­rack Oba­ma ins­pi­ró a le­gio­nes de vo­tan­tes jó­ve­nes a tra­ba­jar co­mo vo­lun­ta­rios pa­ra él. Mu­chos aba­rro­ta­ron las ca­lles pa­ra ce­le­brar su vic­to­ria con lá­gri­mas en los ojos y brin­dan­do de ale­gría en su ho­nor.

Aa­ron John­son, de 32 años, un ba­ris­ta y mú­si­co en Seattle, pre­di­jo que eso no su­ce­de­rá es­te año, y que en es­tas vo­ta­cio­nes se ten­drá que ele­gir al can­di­da­to 'me­nos ma­lo'.

la pa­re­ja Ton­gue es­tá de­silu­sio­na­da por las cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.