De­fen­sa ale­ga es­trés pos­trau­má­ti­co de pre­sun­to ho­mi­ci­da

Vi­ven­cias de gue­rra le pro­vo­ca­ron des­or­den men­tal, di­cen en juicio

El Diario de El Paso - - El Paso - Kar­la Val­dez / El Dia­rio de El Pa­so

En el ter­cer día de juicio con­tra Al­ber­to Mendiola, acu­sa­do de ma­tar a un hom­bre en el 2014, los abo­ga­dos de­fen­so­res pre­sen­ta­ron un do­cu­men­tal pa­ra ilus­trar el es­ta­do men­tal del ex sol­da­do.

En el do­cu­men­tal ‘Otro día en el Dab’, se mos­tra­ban las di­fí­ci­les si­tua­cio­nes que Mendiola pa­só con su pe­lo­tón en su es­ta­día en la zo­na de gue­rra de Kan­dahar, Af­ga­nis­tán.

A pe­sar de que las fis­ca­les se opu­sie­ron a que el vi­deo fue­ra pre­sen­ta­do en el juicio, ar­gu­men­tan­do que no te­nía na­da que ver con el ase­si­na­to, el juez Mar­cos Li­zá­rra­ga per­mi­tió que el ju­ra­do vie­ra una par­te del do­cu­men­tal.

Ha­cien­do uso de las imágenes, el abo­ga­do de­fen­sor di­jo que las vi­ven­cias de Mendiola du­ran­te su ser­vi­cio en las Fuer­zas Ar­ma­das pro­vo­ca­ron su des­or­den de es­trés pos­trau­má­ti­co (PTSD), que fue lo que lo lle­vó a ma­tar a Ant­hony Bow­ler, de 30 años.

Vi­vió un cal­va­rio

La de­fen­sa tam­bién presentó el tes­ti­mo­nio de Josh Stri­klin, un sol­da­do que ha­bía si­do asig­na­do pa­ra en­tre­nar a Mendiola y su uni­dad an­tes de par­tir. Se­gún el tes­ti­go, no hubo el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra dar­les un co­rrec­to en­tre­na­mien­to por lo que só­lo los ca­pa­ci­tó pa­ra ‘so­bre­vi­vir’.

De acuer­do con el abo­ga­do Fé­lix Va­len­zue­la, apar­te de su po­co en­tre­na­mien­to, Mendiola vi­vió cons­tan­te­men­te ata­ques com­pa­ra­bles a los re­cien­te­men­te ocu­rri­dos en el ae­ro­puer­to de Turquía y en Pa­rís. En su pri­mer día en com­ba­te, el acu­sa­do fue tes­ti­go de có­mo un francotirador ta­li­bán le dis­pa­ró en la ca­be­za a su com­pa­ñe­ro, sal­pi­cán­do­lo con ma­te­ria en­ce­fá­li­ca.

‘Es­ta­ba con­fun­di­do’

Cuan­do Mendiola re­gre­só de la gue­rra fue diag­nos­ti­ca­do con PTSD pe­ro nun­ca to­mó el tra­ta­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra con­tro­lar su en­fer­me­dad, pro­vo­can­do que en su ‘in­ten­to’ de sen­tir­se se­gu­ro, el acu­sa­do co­men­za­ra a lle­var con­si­go una pis­to­la ca­li­bre .40 y un ri­fle de asal­to M4, uti­li­za­do por el Ejér­ci­to.

Se­gún Va­len­zue­la, el acu­sa­do en­tró en crisis. Pen­san­do que es­ta­ba en el Me­dio Orien­te co­rrió a su vehícu­lo a to­mar su ri­fle y dis­pa­ró con­tra Bow­ler.

Ro­lan­do Za­va­la, otro sol­da­do que subió al es­tra­do, di­jo an­te el ju­ra­do que vi­vir con PTSD es al­go ‘horrible, mu­chas ve­ces ves a tus pro­pios hi­jos co­mo una ame­na­za’, re­la­tó.

Za­va­la tam­bién di­jo que es di­fí­cil adap­tar­se a la vi­da ci­vil, ya que cual­quier rui­do o es­ce­na traen ‘obs­cu­ros re­cuer­dos’ de lo vi­vi­do en com­ba­te y ha­cen que la per­so­na ac­túe sin pen­sar.

El ca­so se reanu­da­rá hoy en la Cor­te del Dis­tri­to 168.

Al­ber­to MendiolA

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.