Trump bus­ca a los fa­ná­ti­cos de las ar­mas

El Diario de El Paso - - Opinión -

Nue­va York— La mu­tua aco­gi­da en­tre Do­nald Trump y la Aso­cia­ción Nacional del Ri­fle (NRA, por sus si­glas en in­glés), se hi­zo más es­tre­cha la semana pa­sa­da de­bi­do a la su­ge­ren­cia in­cen­dia­ria que hi­zo Trump en cuan­to a que los de­fen­so­res de la Se­gun­da En­mien­da po­drían, ‘qui­zá’, en­con­trar una for­ma de li­diar con Hi­llary Clin­ton y su agenda de se­gu­ri­dad ar­ma­men­tis­ta, si lle­ga­ra a la Ca­sa Blan­ca.

Ya fue­ra cal­cu­la­do o tor­pe, el ho­rren­do pro­nun­cia­mien­to de Trump dejó un tu­fi­llo de in­ti­mi­da­ción le­tal en el ai­re. Mar­có un mo­men­to sin­gu­lar de de­ses­pe­ra­ción en su cam­pa­ña pre­si­den­cial, pe­ro tam­bién sen­tó las ba­ses pa­ra que Es­ta­dos Uni­dos exi­ja un de­ba­te de cam­pa­ña ra­cio­nal y de fon­do sobre la se­gu­ri­dad ar­ma­men­tis­ta que va­ya más allá de las ci­tas ju­go­sas e in­cen­dia­rias de Trump

La NRA es­tá ca­si so­la aho­ra y Trump es uno de los po­cos in­con­di­cio­na­les que le que­dan en la coa­li­ción republicana. Trump cí­ni­ca­men­te hi­zo a un la­do su an­te­rior po­si­ción a fa­vor del control de ar­mas y com­pla­ció exi­to­sa­men­te a la or­ga­ni­za­ción es­te año pa­ra con­se­guir su apo­yo du­ran­te las elec­cio­nes in­ter­nas. Y mien­tras que Trump nie­ga cual­quier in­ten­to por ha­cer una lis­ta de los psi­có­pa­tas que car­gan ar­mas, sus nue­vos me­jo­res ami­gos de la NRA han em­pe­za­do una cam­pa­ña de ata­ques por te­le­vi­sión con­tra Clin­ton, con un cos­to de tres mi­llo­nes de dó­la­res.

Co­mo par­ti­da­rio, Trump ha­ce ca­so omi­so, en gran me­di­da, de la epi­de­mia de ma­tan­zas con ar­mas de fue­go que re­cla­ma a más de 30 mil vi­das en Es­ta­dos Uni­dos ca­da año, ex­cep­to pa­ra re­pe­tir las pe­ro­gru­lla­das de la NRA sobre la ne­ce­si­dad de que los ciu­da­da­nos se ar­men. Pre­fe­ri­ría exa­ge­rar la ame­na­za de los te­rro­ris­tas ex­tran­je­ros en nues­tras cos­tas que ha­blar de la ame­na­za mu­chí­si­mo más le­tal que re­pre­sen­ta el fá­cil ac­ce­so que es­ta­dou­ni­den­ses per­tur­ba­dos tienen a las ar­mas de al­to po­der pa­ra las ba­ta­llas; mis­mas que le ha­cen ga­nar di­ne­ro a un sec­tor al que la or­ga­ni­za­ción sir­ve, prác­ti­ca­men­te, co­mo un so­cio pu­bli­ci­ta­rio.

En com­pa­ra­ción, Clin­ton ha op­ta­do por desafiar ad­ver­ten­cias pa­sa­das en cuan­to a que el control de ar­mas y la NRA son un asun­to po­lí­ti­ca­men­te le­tal y ha he­cho del te­ma una pie­za cen­tral de su cam­pa­ña. Ofre­ce una lis­ta general de pro­pues­tas de sal­va­men­to, in­clui­da la res­tau­ra­ción de la prohi­bi­ción de las ar­mas de asal­to que Trump apo­yó has­ta que cam­bió su po­si­ción en mar­zo, en un de­ba­te re­pu­bli­cano por la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial.

Clin­ton ha es­ta­do pi­dien­do al elec­to­ra­do que le ha­ga fren­te al ca­bil­deo por las ar­mas, una fuer­za po­lí­ti­ca re­gre­si­va a la que los re­pu­bli­ca­nos obe­de­cen con mie­do. Trump suel­ta ton­te­rías de jus­ti­cie­ro sobre la ne­ce­si­dad de es­tar le­gal­men­te ar­ma­dos pa­ra la si­guien­te ma­tan­za. ‘Si yo es­toy en ese sa­lón y, di­ga­mos que te­ne­mos dos o cinco o 40 per­so­nas con ar­mas’, di­ce. ‘Nos va a ir mu­cho me­jor por­que va a ha­ber un ti­ro­teo’.

¿Una ba­la­ce­ra? Que nos dé un res­pi­ro, co­mo le gus­ta de­cir a Trump. Mu­cho me­jor si ha­ce aco­pio de fuer­za pa­ra par­ti­ci­par en un de­ba­te al detalle con Clin­ton sobre pre­ci­sa­men­te qué ha­cer sobre el control de las ar­mas de fue­go, un fla­ge­lo nacional. En los de­ba­tes por te­le­vi­sión que se ave­ci­nan no se le de­be per­mi­tir que eva­da el te­ma con fan­fa­rro­na­das de la NRA.

La in­ves­ti­ga­ción muestra la lo­cu­ra de la cam­pa­ña pa­ra ‘por­tar ar­mas ocul­tas’ de la or­ga­ni­za­ción a fin de ar­mar a mi­llo­nes de ciu­da­da­nos co­mu­nes en to­do ti­po de lu­ga­res pú­bli­cos, des­de los cam­pus has­ta los res­tau­ran­tes, des­de las igle­sias has­ta las es­cue­las. Le­jos de de­te­ner a los ti­ra­do­res en ma­sa en sus ca­rri­les, es­tos due­ños de ar­mas se han es­ta­do dis­pa­ran­do so­los, a fa­mi­lia­res y otras per­so­nas. Des­de el 2007, los por­ta­do­res de pis­to­las ocul­tas han si­do res­pon­sa­bles de al me­nos 873 muer­tes que no im­pli­ca­ron de­fen­sa pro­pia, in­clui­dos 29 ti­ro­teos en ma­sa y cer­ca de 300 sui­ci­dios, se­gún el Cen­tro de Po­lí­ti­ca sobre la Vio­len­cia, una or­ga­ni­za­ción de se­gu­ri­dad en las ar­mas. Mu­cho por la op­ción de Trump en ca­so de ti­ro­teo.

Es ne­ce­sa­rio de­ba­tir en for­ma res­pon­sa­ble otra do­ce­na de as­pec­tos sobre la se­gu­ri­dad de las ar­mas. ¿Por qué de­be­rían las ar­mas de al­to po­der, di­se­ña­das pa­ra la gue­rra, ven­der­se al­gu­na vez en el mer­ca­do nacional?, ¿por qué los clien­tes de las fe­rias de ar­mas eva­den las re­vi­sio­nes de an­te­ce­den­tes fe­de­ra­les a las que otros com­pra­do­res de­ben so­me­ter­se?, ¿có­mo es po­si­ble que las per­so­nas que apa­re­cen en las lis­tas pa­ra im­pe­dir­les abor­dar un avión sí pue­dan com­prar ar­mas de fue­go? Y, en tan­to un hom­bre de ne­go­cios con fre­cuen­cia li­ti­gan­te, de se­gu­ro que Trump tiene pun­tos de vis­ta sobre si los fa­bri­can­tes de ar­mas de fue­go me­re­cen de ver­dad una pro­tec­ción to­tal con­tra las de­man­das por da­ños, un es­cu­do ex­tra­or­di­na­rio del que no go­za nin­gún otro sec­tor.

Si Trump eva­de el de­ba­te ho­nes­to que me­re­ce el elec­to­ra­do, de­be­rían tener en men­te que la NRA de­pen­de tan­to del re­sul­ta­do elec­to­ral co­mo Trump. Hay a la mano una do­ble opor­tu­ni­dad. Re­cha­zar a Trump en las ur­nas elec­to­ra­les tam­bién sig­ni­fi­ca­ría un vo­to de­ci­si­vo en con­tra de la NRA y de la des­truc­ción hu­ma­na que su agenda si­gue in­fli­gien­do a Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.