Pro­gra­ma de em­pleo a in­di­gen­tes en Al­bu­qeur­que da buen re­sul­ta­do

El Diario de El Paso - - Texas Y N.M - The Was­hing­ton Post

Al­bu­quer­que, N.M. – El año pa­sa­do el al­cal­de re­pu­bli­cano Ri­chard Berry re­co­rría Al­bu­quer­que en su au­to­mó­vil cuan­do en una es­qui­na vio a un hom­bre con un le­tre­ro don­de se leía: “Bus­co tra­ba­jo. Cual­quie­ra co­sa ayu­da”.

Du­ran­te su go­bierno, co­mo par­te de una cam­pa­ña des­ti­na­da a vin­cu­lar a la po­bla­ción in­di­gen­te con los ser­vi­cios, Berry re­co­rrió la ciudad pa­ra ha­blar con los men­di­gos sobre sus vi­das. Los ha­bi­tan­tes más po­bres de la ciudad le di­je­ron no desear es­tar pi­dien­do di­ne­ro en las ca­lles, pe­ro no sa­bían a dón­de más acu­dir.

Ver ese le­tre­ro dio una idea a Berry. En lu­gar de pe­dir a esas per­so­nas, mu­chas de las cua­les se sen­tían des­alen­ta­das, ir a bus­car tra­ba­jo, el go­bierno de la ciudad po­día traer­les a ellas los em­pleos.

El mes pró­xi­mo se­rá el pri­mer aniver­sa­rio del pro­gra­ma 'Exis­te un Me­dio Me­jor', en el cual en Al­bu­quer­que se con­tra­ta co­mo jornaleros a los pe­di­güe­ños pa­ra que em­be­llez­can la ciudad. En con­jun­to con una aso­cia­ción sin fi­nes de lu­cro que pres­ta ser­vi­cio a la po­bla­ción in­di­gen­te, se en­vía por to­da la ciudad a una ca­mio­ne­ta que re­co­ge a los men­di­gos in­tere­sa­dos en tra­ba­jar. Se les pa­gan 9 dó­la­res la hora, más que el sa­la­rio mí­ni­mo, y se les da co­mi­da. Al fi­nal del turno, si es ne­ce­sa­rio, se les ofre­ce al­ber­gue du­ran­te la no­che.

En me­nos de un año, el pro­gra­ma ha pro­por­cio­na­do 932 tra­ba­jos con los que se han re­ti­ra­do 69 mil 601 li­bras de ba­su­ra y ma­le­za en 196 cua­dras de la ciudad. Y se ha vin­cu­la­do a más de cien per­so­nas con un em­pleo per­ma­nen­te.

“Es sor­pren­den­te”, di­jo Berry en en­tre­vis­ta. “Han te­ni­do la dig­ni­dad de tra­ba­jar du­ran­te un día, al­guien cre­yó hoy en ellos”.

El es­fuer­zo de Berry di­fie­re del mo­vi­mien­to nacional a fa­vor de pe­na­li­zar a los pe­di­güe­ños. En un re­cien­te re­por­te del Cen­tro Nacional de De­re­cho sobre In­di­gen­cia y Po­bre­za, se des­cu­brió un au­men­to no­ta­ble, con 24 por cien­to de las ciudades prohi­bién­do­los por com­ple­to y el 76 por cien­to prohi­bién­do­los en cier­tas zo­nas.

Exis­te el es­tig­ma en el sen­ti­do de que las per­so­nas que pi­den li­mos­na son dro­ga­dic­tos o muy flo­jos pa­ra tra­ba­jar, y que bus­can di­ne­ro fá­cil.

Pe­ro eso no es ne­ce­sa­ria­men­te la reali­dad. Pe­dir li­mos­na no cons­ti­tu­ye al­go es­pe­cial­men­te lu­cra­ti­vo, pe­ro pa­ra al­gu­nas per­so­nas pue­de pa­re­cer su úni­ca op­ción. Cuan­do se les pre­sen­ta una ofer­ta de tra­ba­jo, la ma­yo­ría se mues­tran an­sio­sos an­te la opor­tu­ni­dad de ga­nar di­ne­ro. So­la­men­te ne­ce­si­tan apo­yo. Un hom­bre le di­jo a Berry que na­die le ha­bía dicho una pa­la­bra ama­ble en 25 años.

Ke­llie Ti­ller­son, di­rec­to­ra de Ser­vi­cios de Em­pleo en el Cen­tro de Hos­pi­ta­li­dad San Mar­tín, or­ga­ni­za­ción que fa­ci­li­ta el pro­gra­ma, di­jo que la for­ma de di­si­par la per­cep­ción ne­ga­ti­va que se tiene de los pe­di­güe­ños es ha­cer lo mis­mo que el al­cal­de e in­vo­lu­crar­se a ni­vel hu­mano.

“Pre­gun­te por qué se en­cuen­tran en esa si­tua­ción”, di­jo Ti­ller­son. “Mu­chos tienen pro­ble­mas mé­di­cos, no tienen la iden­ti­fi­ca­ción ade­cua­da ni cre­den­cial del Se­gu­ro So­cial. No hay que su­po­ner que son flo­jos”.

La ca­mio­ne­ta de 'Exis­te un Me­dio Me­jor' ocu­pa apro­xi­ma­da­men­te 10 jornaleros dia­rios. Cuan­do se lle­na el vehícu­lo, hay quien ha ro­ga­do por un lu­gar la pró­xi­ma vez, ex­pli­có Ti­ller­son.

Los tra­ba­ja­do­res ga­nan 9 dó­la­res por hora, que es más que el sa­la­rio mí­ni­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.