Mues­tran en jui­cio vi­deos que in­cri­mi­nan a ex sol­da­do

Pen­sé que ese mal­di­to se es­ta­ba me­tien­do con mi es­po­sa, di­ce en uno de ellos

El Diario de El Paso - - El Paso - (Die­go Mur­cia) Kar­la Val­dez / El Dia­rio de El Pa­so

En el jui­cio con­tra Al­ber­to Mendiola, ex sol­da­do acu­sa­do de ma­tar a un hom­bre en el 2014, se pre­sen­ta­ron ayer dos vi­deos y el tes­ti­mo­nio de un de­tec­ti­ve de la Po­li­cía, am­bos in­cri­mi­na­to­rios.

El ase­si­na­to ‘fue mo­ti­va­do por los ce­los’, di­jo an­te un ju­ra­do el de­tec­ti­ve Joe Ochoa.

De­ta­lló que de acuer­do a sus in­ves­ti­ga­cio­nes y al vi­deo de 38 mi­nu­tos de la de­cla­ra­ción de Mendiola des­pués de su arres­to, el hom­bre acep­tó que creía que Ant­hony Bow­ler sos­te­nía re­la­cio­nes se­xua­les con su ex es­po­sa.

‘Pen­sé que ese mal­di­to (Bow­ler) se es­ta­ba me­tien­do con mi es­po­sa’, di­jo Mendiola mien­tras ren­día su de­cla­ra­ción.

En el vi­deo tam­bién se pue­de es­cu­char cuan­do el acu­sa­do di­ce a los po­li­cías que en cuan­to vio que su ex pa­re­ja y Bow­ler es­ta­ban pla­ti­can­do al in­te­rior de la vi­vien­da, su úni­co pen­sa­mien­to era sa­car al hom­bre de la ca­sa.

‘Ne­ce­si­to sa­car a ese mal­di­to de la ca­sa. No tie­ne na­da que ha­cer ahí con mi es­po­sa y mis hi­jos’, de­cla­ró.

‘No es­ta­ba cons­cien­te de sus ac­tos’

La de­fen­sa de Mendiola no dispu­ta que su clien­te ma­tó a Bow­ler; su en­fo­que es que el ex sol­da­do no sa­bía lo que ha­cía, de­bi­do a los trau­mas psi­co­ló­gi­cos que su­frió du­ran­te la gue­rra, al pres­tar ser­vi­cio a su país.

Cuan­do to­có el turno a la de­fen­sa, los abo­ga­dos cues­tio­na­ron a Ochoa si Mendiola apa­ren­ta­ba es­tar ‘en sus cin­co sen­ti­dos’, ya que en el vi­deo del arres­to se pue­de ver al ex sol­da­do con­fun­di­do, pre­gun­tan­do de re­pen­te a los ofi­cia­les qué ha­bía pa­sa­do.

El de­tec­ti­ve co­men­tó que el acu­sa­do se veía co­mo ‘per­di­do’, pe­ro no a cau­sa de que es­tu­vie­ra ba­jo el in­flu­jo del al­cohol o al­gu­na dro­ga.

La Fis­ca­lía ar­gu­men­tó que Mendiola tu­vo mu­cho tiem­po pa­ra pen­sar en su de­cla­ra­ción, ya que pa­sa­ron más de seis ho­ras pa­ra que los agen­tes lo in­te­rro­ga­ran.

La Fis­ca­lía agre­gó que en to­do mo­men­to el acu­sa­do qui­so ‘jus­ti­fi­car­se’, ar­gu­men­tan­do que pa­de­cía tras­torno de es­trés pos­trau­má­ti­co (PTSD) tras ha­ber es­ta­do en la gue­rra de Af­ga­nis­tán. Ade­más re­sal­tó que el ex mi­li­tar min­tió so­bre el tiem­po que es­tu­vo en el Me­dio Orien­te.

‘A us­te­des les di­jo que pa­só dos años en la gue­rra, cuan­do en reali­dad só­lo fue­ron 10 me­ses y nue­ve días’, pre­ci­só la fis­cal.

Los abo­ga­dos de Mendiola tra­ta­ron de con­ven­cer al ju­ra­do que su clien­te ac­tuó en un mo­men­to de cri­sis don­de creía que es­ta­ba en com­ba­te y Bow­ler re­pre­sen­ta­ba en un ese mo­men­to una ‘ame­na­za’ pa­ra él.

El ho­mi­ci­dio

El 22 de mar­zo de 2014, el acu­sa­do in­ten­tó en­trar a la re­si­den­cia de su ex es­po­sa Ni­co­le Mendiola, quien en ese mo­men­to se en­con­tra­ba en com­pa­ñía de Bow­ler.

Se­gún el tes­ti­mo­nio de la mu­jer, Bow­ler quien era ami­go de unas ami­gas de ella, só­lo in­ten­tó ce­rrar la puer­ta pa­ra evi­tar que Mendiola en­tra­ra ya que te­nía an­te­ce­den­tes de abu­so con­yu­gal.

El ca­so se reanu­da­rá hoy.

aL­Ber­To MenDioLa

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.