Mis sue­ños pa­ra un Par­ti­do Re­pu­bli­cano di­fe­ren­te

El Diario de El Paso - - Opinión - Fa­reed Za­ka­ria

NEn los días re­cien­tes, he te­ni­do un sue­ño: que Es­ta­dos Uni­dos tie­ne un Par­ti­do Re­pu­bli­cano real, un par­ti­do que ofre­ce una al­ter­na­ti­va se­ria de cen­tro-de­re­cha pa­ra los de­mó­cra­tas. Ta­les ideas me­jo­ra­rían el de­ba­te pú­bli­co y ofre­ce­rían a los es­ta­dou­ni­den­ses una op­ción real, y no la cam­pa­ña de di­bu­jos ani­ma­dos que po­see­mos ac­tual­men­te.

Do­nald Trump tu­vo la opor­tu­ni­dad de re­no­var su cam­pa­ña es­ta se­ma­na y lo­gró des­ca­rri­lar­la. Pe­ro ol­vi­de­mos el des­vío por un mo­men­to. El dis­cur­so tan anun­cia­do de Trump, en el cual es­ta­ble­ció sus po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas fue una mez­cla de po­pu­lis­mo, hi­po­cre­sía y al­cahue­te­ría. Pro­me­tió pro­tec­cio­nis­mo, gue­rras co­mer­cia­les y cor­tes de im­pues­tos pa­ra los ri­cos y no pro­pu­so nin­gún cam­bio pa­ra los pro­gra­mas de asis­ten­cia so­cial, de rá­pi­do cre­ci­mien­to en Es­ta­dos Uni­dos. Fue ideo­ló­gi­ca­men­te in­cohe­ren­te y fí­si­ca­men­te irres­pon­sa­ble.

¿Cuán­do co­men­zó el de­te­rio­ro in­te­lec­tual re­pu­bli­cano? De acuer­do al es­cri­tor con­ser­va­dor Da­vid Frum, en su li­bro bri­llan­te ‘Dead Right’, co­men­zó en los años de Rea­gan. His­tó­ri­ca­men­te, el Par­ti­do Re­pu­bli­cano tra­tó siem­pre con la dis­ci­pli­na fis­cal. Rea­gan ha­bía ata­ca­do bru­tal­men­te a Jimmy Car­ter por acu­mu­lar dé­fi­cits y deu­das. De he­cho, en el fi­nal de los pe­río­dos de Rea­gan, la deu­da na­cio­nal se ha­bía tri­pli­ca­do.

Los re­pu­bli­ca­nos re­co­no­cie­ron que, se di­ga lo que se di­ga, el pú­bli­co de he­cho no que­ría cor­tes en los pro­gra­mas del Go­bierno. El país era, tal co­mo di­jo Geor­ge Will ‘ideo­ló­gi­ca­men­te con­ser­va­dor pe­ro ope­ra­cio­nal­men­te li­be­ral’. Ese fue el mo­men­to de ver­dad de los re­pu­bli­ca­nos, ar­gu­men­tó Frum, y ellos par­pa­dea­ron.

Des­de ese en­ton­ces, la ma­yo­ría de los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les re­pu­bli­ca­nos han pro­me­ti­do al pú­bli­co enor­mes re­cor­tes tri­bu­ta­rios sin una li­mi­ta­ción real de gas­tos pa­ra pa­gar­los. El re­sul­ta­do, por su­pues­to, han si­do dé­fi­cits ma­si­vos. El úni­co re­pu­bli­cano que in­ten­tó ad­he­rir­se a al­gu­na no­ción de con­ser­va­du­ris­mo fis­cal, Geor­ge H.W. Bush, fue ata­ca­do y des­trui­do por su pe­ca­do por con­ser­va­do­res li­de­ra­dos por Newt Gin­grich.

Hoy en día, los pla­nes eco­nó­mi­cos re­pu­bli­ca­nos, sim­ple­men­te no son se­rios. En las pri­ma­rias, los tres can­di­da­tos prin­ci­pa­les del ‘par­ti­do de dis­ci­pli­na fis­cal’ (Mar­co Ru­bio, Ted Cruz y Do­nald Trump), pre­sen­ta­ron pla­nes que su­ma­ban $8 bi­llo­nes, $10 bi­llo­nes ú $11 bi­llo­nes de deu­da, en la pró­xi­ma dé­ca­da (de acuer­do al Cen­tro de Po­lí­ti­cas Tri­bu­ta­rias im­par­cial). In­clu­so el muy res­pe­ta­do Paul Ryan, pro­pu­so un plan con un agu­je­ro de $2.4 bi­llo­nes. Es­tas gran­des la­gu­nas son en­cu­bier­tas con asun­cio­nes má­gi­cas de un cre­ci­mien­to ma­yor y las usua­les lla­ma­das va­gas de ter­mi­nar con el des­per­di­cio, el frau­de y el abu­so. (Sin im­por­tar si us­ted es­tá de acuer­do o no con el plan eco­nó­mi­co de Hi­llary Clin­ton, sus nú­me­ros tie­nen sen­ti­do).

Los pla­nes de Trump son una re­pe­ti­ción de es­tas téc­ni­cas des­ho­nes­tas. Él pro­po­ne gran­des re­cor­tes tri­bu­ta­rios. Sin em­bar­go, no los pa­ga, y asu­me los usua­les nú­me­ros de cre­ci­mien­to fal­sos pa­ra ha­cer que luz­can me­jor en pa­pel. Pro­me­te cor­tar re­gu­la­cio­nes y di­jo en una ma­ni­fes­ta­ción es­ta se­ma­na que los po­dría re­du­cir en un 70 ó 75 por cien­to, lo que es tan ab­sur­do que no creo que ni él se lo crea. Su nue­vo gi­ro es el pro­tec­cio­nis­mo. No obs­tan­te, in­clu­so aquí, la téc­ni­ca es la mis­ma. Rea­li­za pro­me­sas des­ca­be­lla­das que nun­ca se­rá ca­paz de cum­plir.

Ima­gi­ne­mos, en vez de to­do es­to, un Par­ti­do Re­pu­bli­cano que crea fir­me­men­te en un go­bierno li­mi­ta­do y que pro­pon­ga po­lí­ti­cas que sean ver­da­de­ras pa­ra es­tas creen­cias. Po­dría pre­sen­tar un plan se­rio que ra­cio­na­li­za­ra el rí­gi­do y co­rrup­to có­di­go tri­bu­ta­rio de Es­ta­dos Uni­dos; sim­pli­fi­ca­ría la es­truc­tu­ra, in­clu­so re­cor­tan­do ta­ri­fas, pe­ro só­lo en la me­di­da en que és­tas fue­ran ac­tual­men­te pa­ga­das por ma­yo­res in­gre­sos del cie­rre de va­cíos exis­ten­tes, de­duc­cio­nes y créditos.

Ima­gi­ne­mos un Par­ti­do Re­pu­bli­cano que se en­fo­ca­ra me­nos en re­cor­tes tri­bu­ta­rios pa­ra los ri­cos y más en un me­jor ac­ce­so al mer­ca­do pa­ra los po­bres y la clase me­dia. Por ejem­plo, un par­ti­do que pro­pu­sie­ra no eli­mi­nar Oba­ma­ca­re sino re­for­mar­lo, uti­li­zan­do me­ca­nis­mos de mer­ca­do más fuer­tes, per­mi­tien­do una ma­yor com­pe­ten­cia y trans­pa­ren­cia en los pre­cios y ser­vi­cios.

Ima­gi­ne­mos un par­ti­do que pre­sen­ta­se pla­nes es­pe­cí­fi­cos pa­ra cor­tar las re­gu­la­cio­nes que di­fi­cul­tan la for­ma­ción y el cre­ci­mien­to de pe­que­ñas em­pre­sas y que alen­ta­ra a gran­des em­pre­sas a con­tra­tar a más tra­ba­ja­do­res y rea­li­za­ra nue­vas in­ver­sio­nes (en vez de en­fo­car­se en in­ge­nie­ría fi­nan­cie­ra y en la re­com­pra de ac­cio­nes). Un par­ti­do que ani­ma­ra a los es­ta­dos a des­ha­cer­se de los re­que­ri­mien­tos de li­cen­cia en cons­tan­te ex­pan­sión, es­ta­ble­ci­dos pa­ra ale­jar la com­pe­ten­cia. (En la dé­ca­da de los ’50, me­nos del 5 por cien­to de los em­pleos re­que­rían una li­cen­cia. Ac­tual­men­te, un 29 por cien­to, con un cos­to de ca­si 3 mi­llo­nes de tra­ba­jos, de acuer­do al pro­fe­sor Mo­rris Klei­ner de la Uni­ver­si­dad de Min­ne­so­ta, quien ha es­tu­dia­do la te­má­ti­ca am­plia­men­te). Tal co­mo ha des­cu­bier­to la fun­da­ción Kauff­man al en­cues­tar pe­que­ñas em­pre­sas, se preo­cu­pan mu­cho más acer­ca de de­ma­sia­das re­gu­la­cio­nes que por sus ti­pos im­po­si­ti­vos.

Los sis­te­mas po­lí­ti­cos ne­ce­si­tan de­ba­te y op­cio­nes. Pe­ro pa­ra que sean úti­les, am­bos par­ti­dos de­ben acep­tar cier­tas re­glas in­for­ma­les: que sus pro­pues­tas sean serias y cohe­ren­tes y que sus nú­me­ros ten­gan sen­ti­do. Es­ta­dos Uni­dos se be­ne­fi­cia­ría enor­me­men­te si el Par­ti­do Re­pu­bli­cano se en­fo­ca­ra en sus ideas prin­ci­pa­les, y fue­se un par­ti­do sus­tan­cial, orien­ta­do al mer­ca­do, de cen­tro de­re­cha.

Por aho­ra, si­gue sien­do un sue­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.