Sen­sa­tez, va­lor y eco­no­mía

El Diario de El Paso - - Opinión - Paul Krug­man

Nue­va York— Es el mo­men­to del fut­bol americano de fan­ta­sía en la eru­di­ción po­lí­ti­ca, los co­men­ta­ris­tas tra­tan de des­es­ti­mar el do­mi­nio de Hi­llary Clin­ton en las en­cues­tas de opi­nión –sí, el sín­dro­me de la lo­cu­ra por Clin­ton vi­ve y go­za de bue­na sa­lud– al in­sis­tir en que iría per­dien­do se­ria­men­te, si tan só­lo el Par­ti­do Re­pu­bli­cano hu­bie­ra ele­gi­do a al­guien más. Cla­ro que nun­ca lo sa­bre­mos. Sin em­bar­go, al­go que sí sa­be­mos es que nin­guno de los ri­va­les reales de Do­nald Trump pa­ra la can­di­da­tu­ra re­pu­bli­ca­na, se pa­re­cía en al­go a su can­di­da­to ima­gi­na­rio, un con­ser­va­dor sen­si­ble y mo­de­ra­do, con bue­nas ideas.

Por ejem­plo, no hay que ol­vi­dar lo que Mar­co Ru­bio es­ta­ba ha­cien­do en la oración me­mo­ri­za­da que, co­mo es bien sa­bi­do, no po­día de­jar de re­pe­tir: a sa­ber, in­si­nuar que el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma es­tá de­bi­li­tan­do a Es­ta­dos Uni­dos en for­ma de­li­be­ra­da. No fue tan dis­tin­to a lo que di­jo Do­nald Trump en cuan­to a que Oba­ma fun­dó al EI. Y tam­po­co ol­vi­de­mos que Jeb Bush, el má­xi­mo can­di­da­to de la éli­te do­mi­nan­te, em­pe­zó su cam­pa­ña con la ab­sur­da ase­ve­ra­ción de que con sus po­lí­ti­cas se du­pli­ca­ría la ta­sa de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se.

Lo que me trae a mi te­ma prin­ci­pal, la vi­sión eco­nó­mi­ca de Clin­ton, la cual re­su­mió la se­ma­na pa­sa­da. Es con mu­cho una de cen­tro-iz­quier­da: au­men­tos in­cre­men­ta­les pe­ro bas­tan­te gran­des en las ta­sas fis­ca­les pa­ra los al­tos in­gre­sos, ha­cer más es­tric­tas las re­gu­la­cio­nes, y for­ta­le­cer to­da­vía más a la red de se­gu­ri­dad so­cial.

Tam­bién es una vi­sión no­ta­ble por su fal­ta de su­pues­tos es­tra­fa­la­rios. A di­fe­ren­cia de ca­si to­dos en el la­do re­pu­bli­cano, no es­tá jus­ti­fi­can­do sus pro­pues­tas di­cien­do que cau­sa­rían una ace­le­ra­ción ra­di­cal en la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se. Co­mo lo ex­pre­só el Cen­tro pa­ra la Po­lí­ti­ca Tri­bu­ta­ria, no par­ti­dis­ta: ‘ella es una po­lí­ti­ca que pa­ga­ría por lo que pro­me­te’.

Así es que és­ta es mi pre­gun­ta: ¿la mo­des­tia de la agen­da eco­nó­mi­ca de Clin­ton es al­go de­ma­sia­do bueno?, ¿ace­le­rar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es­ta­dou­ni­den­se de­be­ría ser una prio­ri­dad ma­yor?

Si bien a Es­ta­dos Uni­dos le ha ido ra­zo­na­ble­men­te bien con la re­cu­pe­ra­ción de la cri­sis fi­nan­cie­ra del 2007 al 2009, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co a más lar­go pla­zo se es­tá vien­do muy de­cep­cio­nan­te. Par­te de es­to es só­lo de­mo­gra­fía, ya que los ‘baby boo­mers’ se es­tán re­ti­ran­do y se ha des­ace­le­ra­do el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción en edad de tra­ba­jar. Sin em­bar­go, se ha da­do una dis­mi­nu­ción mis­te­rio­sa en la par­ti­ci­pa­ción de la fuer­za de tra­ba­jo en­tre los adul­tos en edad pro­duc­ti­va y una caída drás­ti­ca en el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad.

El re­sul­ta­do, se­gún la Ofi­ci­na Con­gre­sal del Pre­su­pues­to, es que la ta­sa de cre­ci­mien­to del PIB po­ten­cial –lo que la eco­no­mía po­dría pro­du­cir con el em­pleo pleno– ha des­cen­di­do de cer­ca del 3.5 por cien­to al año a fi­na­les de los 1990 a al­re­de­dor de 1.5 por cien­to aho­ra. Y al­gu­nas per­so­nas a las que yo res­pe­to creen que tra­tar de ha­cer que ese por­cen­ta­je vuel­va a su­bir de­be­ría ser un gran ob­je­ti­vo de la po­lí­ti­ca.

Sin em­bar­go, a me­di­da que tra­ta­ba de di­lu­ci­dar to­do es­to, me di cuen­ta de que lo que me es­ta­ba pasando por la ca­be­za era la fa­mo­sa Oración de la Se­re­ni­dad de Rein­hold Nie­buhr: ‘Da­me la se­re­ni­dad pa­ra acep­tar las co­sas que no pue­do cam­biar; el va­lor pa­ra cam­biar las co­sas que pue­do cam­biar, y la sa­bi­du­ría pa­ra re­co­no­cer la di­fe­ren­cia’. Ya sé que pa­re­ce al­go sa­crí­le­go apli­car­la a la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, pe­ro, de to­das for­mas.

Des­pués de to­do, ¿qué es lo que real­men­te sa­be­mos ha­cer cuan­do se tra­ta de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca? De he­cho, sí sa­be­mos có­mo brin­dar aten­ción de la sa­lud esen­cial a to­dos; la ma­yo­ría de los paí­ses avan­za­dos lo ha­cen. Sa­be­mos có­mo brin­dar se­gu­ri­dad bá­si­ca en el re­ti­ro. Sa­be­mos bas­tan­te so­bre có­mo in­cre­men­tar el in­gre­so de los tra­ba­ja­do­res de suel­dos ba­jos.

Tam­bién ar­güi­ría que sa­be­mos có­mo com­ba­tir las cri­sis fi­nan­cie­ras y las re­ce­sio­nes, aun­que la pa­ra­li­za­ción po­lí­ti­ca y la ob­se­sión por los dé­fi­cits han obs­trui­do el ca­mino pa­ra uti­li­zar ese co­no­ci­mien­to.

Por otra par­te, ¿qué sa­be­mos de ace­le­rar el cre­ci­mien­to a lar­go pla­zo? Se­gún la Ofi­ci­na del Pre­su­pues­to, el cre­ci­mien­to po­ten­cial fue bas­tan­te es­ta­ble de 1970 al 2000, sin que na­da de lo que hi­cie­ron Ro­nald Rea­gan y Bill Clin­ton hu­bie­se mar­ca­do una di­fe­ren­cia ob­via. La caída sub­se­cuen­te em­pe­zó con Geor­ge W. Bush y con­ti­nuó con Oba­ma. Es­ta his­to­ria in­di­ca que no hay una for­ma fá­cil de cam­biar la ten­den­cia.

Aho­ra, no es­toy di­cien­do que no de­be­ría­mos tra­tar. Yo ar­gu­men­ta­ría, en par­ti­cu­lar, por un gas­to con­si­de­ra­ble­men­te ma­yor en in­fra­es­truc­tu­ra de lo que pro­po­ne Clin­ton, y más prés­ta­mos pa­ra pa­gar­la. Es­to po­dría es­ti­mu­lar en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va el cre­ci­mien­to. Sin em­bar­go, se­ría im­pru­den­te con­tar con ello.

En­tre tan­to, no creo que su­fi­cien­tes per­so­nas apre­cien el va­lor que im­pli­ca con­cen­trar­se en co­sas que, de he­cho, sa­be­mos có­mo ha­cer, en com­pa­ra­ción con co­to­rrear so­bre un cre­ci­mien­to ma­ra­vi­llo­so.

Cuan­do los con­ser­va­do­res pro­me­ten un cre­ci­mien­to fan­tás­ti­co si les da­mos otra opor­tu­ni­dad con la ‘bush­no­mía’, una ra­zón prin­ci­pal es que no quie­ren ad­mi­tir qué tan­to ten­drían que re­du­cir los pro­gra­mas po­pu­la­res pa­ra pa­gar las re­duc­cio­nes fis­ca­les. Cuan­do los cen­tris­tas nos ex­hor­tan a ale­jar­nos de cues­tio­nes de dis­tri­bu­ción y jus­te­za, y, me­jor, con­cen­trar­nos en el cre­ci­mien­to es que, con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, es­tán hu­yen­do de los pro­ble­mas reales que nos di­vi­den po­lí­ti­ca­men­te.

Así es que, de he­cho, es bas­tan­te va­lien­te de­cir: ‘Es­tas son las co­sas que yo quie­ro ha­cer y aquí es­tá có­mo voy a pa­gar­las. Lo sien­to, al­gu­nos de us­te­des van a te­ner que pa­gar im­pues­tos más al­tos’.

¿No se­ría gran­dio­so si ese ti­po de honestidad po­lí­ti­ca se con­vir­tie­ra en la nor­ma?

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.