Se le hun­de el bar­co a Trump

El Diario de El Paso - - Opinión - Fran­cis­co E. Pa­di­lla

Aun­que pu­die­ra pa­re­cer exa­ge­ra­da la afir­ma­ción del pre­sen­te tí­tu­lo, pa­ra don­de­quie­ra que uno vol­tee, den­tro o fue­ra del par­ti­do Re­pu­bli­cano, la si­tua­ción pa­ra es­te can­di­da­to ‘Re­pu­bli­cano’ ca­da vez que abre la bo­ca o de­ja de ha­cer­lo, por sí so­la vie­ne la crí­ti­ca an­te sus po­si­cio­nes ‘sui ge­ne­ris’, tan es así que un gru­po de no­ta­bles del par­ti­do Re­pu­bli­cano han he­cho pú­bli­ca y ex­pre­sa­do su pro­tes­ta por es­cri­to el lu­nes 8 de agos­to pa­sa­do.

En efec­to, 50 ofi­cia­les de al­to ran­go y con ex­pe­rien­cia en se­gu­ri­dad na­cio­nal, co­la­bo­ra­do­res de ex pre­si­den­tes co­mo los Bush, y otros que ade­lan­te men­cio­na­re­mos, han he­cho pú­bli­co que Trump no es el can­di­da­to que sea el co­rrec­to pa­ra la Pre­si­den­cia.

Es­te da­to por sí mis­mo se nos ha he­cho de una im­por­tan­cia pre­pon­de­ran­te.

Los fir­man­tes de la men­cio­na­da car­ta per­te­ne­cie­ron a las ad­mi­nis­tra­cio­nes de Bush y Ni­xon, así co­mo a las del GOP.

En­tre los fir­man­tes es­tán el ex di­rec­tor de la CIA y de la Agen­cia de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, Mi­chael Hy­den; el ex di­rec­tor de In­te­li­gen­cia Na­cio­nal y sub­se­cre­ta­rio de Es­ta­do, John Ne­gro­pon­te y Eric Edel­man, quien fue ase­sor de se­gu­ri­dad na­cio­nal del vi­ce­pre­si­den­te Dick Che­ney, y ha tra­ba­ja­do es­tre­cha­men­te con Mi­che­le Flour­noy, can­di­da­to a la Se­cre­ta­ría de De­fen­sa en la era de Bill Clin­ton; tam­bién son fir­man­tes dos se­cre­ta­rios de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de Bush: Tom Rid­ge y Mi­chael Cer­toff, y Ro­bert Zoe­llick, ex pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial, re­pre­sen­tan­te co­mer­cial de Es­ta­dos Uni­dos y sub­se­cre­ta­rio de Es­ta­do.

Exa­mi­ne­mos ca­da una de las gra­ves afir­ma­cio­nes, que por cier­to tu­vie­ron una ai­ra­da y rá­pi­da res­pues­ta por par­te del equi­po de Trump, y de él mis­mo co­mo es su cos­tum­bre:

‘El se­ñor Trump ca­re­ce de ca­rác­ter, va­lo­res y ex­pe­rien­cia pa­ra ser pre­si­den­te. Él de­bi­li­ta la au­to­ri­dad mo­ral de los Es­ta­dos Uni­dos co­mo lí­der del mun­do li­bre’.

‘El tie­ne una fal­ta de co­no­ci­mien­to en la creen­cia en la Cons­ti­tu­ción de los Es­ta­dos Uni­dos’, agre­ga la mi­si­va.

‘Do­nald Trump no es la res­pues­ta a los desafíos de enor­mes pro­por­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos y pa­ra es­ta elec­ción cru­cial, y ca­re­ce de tem­pe­ra­men­to pa­ra ser pre­si­den­te’, di­ce la car­ta.

Ana­li­ce­mos ca­da una de es­tas pro­fun­das afir­ma­cio­nes en con­tra de es­ta per­so­na­li­dad, Trump, quien pre­ten­de ser el lí­der en la más al­ta po­si­ción en es­ta na­ción:

Es cier­to que ca­re­ce de ca­rác­ter, en el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de lo que es: lo tie­ne una per­so­na que es con­sis­ten­te con sus prin­ci­pios, que no mien­te, que es un lí­der ca­paz de lle­var a una na­ción a me­jo­ras sig­ni­fi­ca­ti­vas, sin ne­ce­si­dad de ser un be­li­co­so y gri­tón sin sen­ti­do, lis­to pa­ra des­truir cual­quier acuer­do in­ter­na­cio­nal que des­de su pers­pec­ti­va sea no­ci­vo pa­ra el país, es­to úl­ti­mo no es te­ner ca­rác­ter, es so­la­men­te gri­tar sin sen­ti­do, y eso cual­quie­ra lo pue­de ha­cer.

En cuan­to a la ca­ren­cia de va­lo­res, es ob­vio que ca­re­ce de ellos, así lo ha de­mos­tra­do no so­la­men­te aho­ra que le en­tró a la con­tien­da, sino a la lar­go de su vi­da ha si­do una per­so­na­li­dad frau­du­len­ta y char­la­ta­na. Qui­zá se le pue­da re­co­no­cer el va­lor de la va­len­tía, al lan­zar­se a de­cir tan­tas bar­ba­ri­da­des sin un sus­ten­to ve­rí­di­co.

Na­da que de­cir en cuan­to a la fal­ta de ex­pe­rien­cia en el te­rreno po­lí­ti­co, ha creí­do que con ha­ber si­do un ‘em­pre­sa­rio’ le bas­ta pa­ra fun­gir co­mo pre­si­den­te. Na­da más le­jos de la ver­dad. Esa fal­ta de co­no­ci­mien­to de las cues­tio­nes pú­bli­cas de ma­ne­ra ex­tre­ma, po­ne en un ries­go la­ten­te e in­mi­nen­te al país que desea go­ber­nar y ex­po­ne la au­to­ri­dad mo­ral del mis­mo.

En ge­ne­ral, sus co­no­ci­mien­tos son de ti­po ge­né­ri­co acer­ca de la Cons­ti­tu­ción na­cio­nal, por los que sus afir­ma­cio­nes al opi­nar de al­go de ma­ne­ra con­cre­ta le ha­ce ver con afir­ma­cio­nes dis­pa­ra­ta­das, co­mo se vio al pe­dir ayu­da a Ru­sia pa­ra que des­en­ma­ra­ña­ra los e mails de Hi­llary Clin­ton, ex­hi­bien­do gra­ve­men­te la se­gu­ri­dad na­cio­nal al so­li­ci­tar la in­ter­ven­ción ex­tran­je­ra en un asun­to de cam­pa­ña po­lí­ti­ca in­ter­na, ya ac­tuan­do co­mo si fue­ra un agen­te de la Ru­sia So­vié­ti­ca, ¡ma­yor dis­pa­ra­te no se ha vis­to en la his­to­ria re­cien­te de los Es­ta­dos Uni­dos!

Lo peor: sus res­pues­tas a la car­ta que le di­ri­gie­ran es­tos no­ta­bles, res­pues­ta que es­pe­rá­ba­mos fue­ra con un ca­rác­ter y ni­vel de un can­di­da­to a la Pre­si­den­cia, pe­ro no, los cul­pa a to­dos ellos de ser los que han cons­trui­do un mun­do peor, ‘ha­cer del mun­do un lu­gar tan pe­li­gro­so’. ‘Los nom­bres en es­ta car­ta que han ve­ni­do ha­cia ade­lan­te, no son más que la éli­te de Was­hing­ton fa­lli­da que bus­can man­te­ner su po­der, y es ho­ra de que sean res­pon­sa­bles de sus ac­cio­nes’, di­jo Trump en un co­mu­ni­ca­do.

Cree­mos que esas ‘pa­ta­das de aho­ga­do’ son tan in­ma­du­ras al re­vi­rar y cul­par a los de­más, en lu­gar de pro­po­ner po­si­ti­va­men­te so­lu­cio­nes, tal co­mo lo ha­ce un ni­ño cuan­do ha­ce pa­ta­le­tas. Tam­po­co cree­mos que cuan­do el bar­co se hun­da ten­ga la calidad de un ca­pi­tán que se que­da en el bar­co has­ta el fi­nal, lo más se­gu­ro es que aban­do­ne a los de­más a su suer­te.

Post Scrip­tum

Cuan­do mien­te, el men­ti­ro­so sa­be la otra par­te que es la ver­dad; por el con­tra­rio, el char­la­tán, co­mo Trump, se con­fun­de en­tre las san­de­ces que di­ce y las men­ti­ras que só­lo él se cree.

Do­nald Trump cree re­me­diar lo que di­jo, des­di­cién­do­se una y otra vez, afir­man­do que no fue eso lo que di­jo.

El da­ño es­tá he­cho con las de­cla­ra­cio­nes que has­ta la fe­cha ha he­cho, es co­mo las plu­mas de una al­moha­da dis­per­sas sin re­me­dio, pa­la­bras irre­cu­pe­ra­bles y ve­ne­no­sas, co­mo cuan­do lan­zó la pe­ro­ra­ta en días pa­sa­dos a los po­see­do­res de ar­mas, a quie­nes les di­ce, que H. Clin­ton les can­ce­la­rá la Se­gun­da En­mien­da de la Cons­ti­tu­ción, li­te­ral­men­te los lan­za vio­len­ta­men­te en con­tra de ella en una pe­li­gro­sa ale­go­ría, la que des­pués pre­ten­de com­po­ner por un lla­ma­mien­to a la unión en con­tra de ella.

O cuan­do afir­mó re­cien­te­men­te que Oba­ma y Clin­ton fun­da­ron el ISIS, pa­ra des­pués des­de­cir­se, que lo que di­jo es só­lo un ‘sar­cas­mo’. ¿De ver­dad es­te ti­po char­la­tán no se da cuen­ta o se ha­ce el loco acer­ca del po­der de sus pa­la­bras ca­pa­ces de da­ñar en unos mi­nu­tos la repu­tación de una per­so­na, cons­trui­da con es­fuer­zo y tiem­po?

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.