Es­co­jan su pro­pio ve­neno elec­to­ral: una men­ti­ro­sa o un ines­ta­ble

El Diario de El Paso - - Opinión - Ru­ben Na­va­rret­te Jr. The Was­hing­ton Post Wri­ters Group ru­ben@ru­ben­na­va­rret­te.com

San Die­go— Lle­gó el mo­men­to de ha­cer una in­ter­ven­ción. Más bien, un par de in­ter­ven­cio­nes. Los ami­gos no per­mi­ten que sus ami­gos vo­ten por Do­nald Trump ni por Hi­llary Clin­ton.

Por ser una per­so­na que no apo­ya a nin­guno de los dos, me pa­so to­dos los días a la de­fen­si­va.

Me di­cen que soy ne­cio e irres­pon­sa­ble, y que al no vo­tar por el can­di­da­to me­jor, ayu­do a es­co­ger a una per­so­na que se­rá un desas­tre en po­lí­ti­ca in­ter­na y ex­te­rior, que ca­re­ce de in­te­gri­dad y tem­pe­ra­men­to pa­ra con­du­cir una na­ción y que no es fia­ble pa­ra man­te­ner la se­gu­ri­dad de los es­ta­dou­ni­den­ses.

Eso es lo que oi­go de los par­ti­da­rios de Trump. Y los se­gui­do­res de Clin­ton me di­cen lo mis­mo.

Se­gún las fuer­zas Pro Trump y Pro Clin­ton, al­go an­da mal en esa am­plia fran­ja de elec­to­res de Es­ta­dos Uni­dos que no desea vo­tar por nin­guno de los dos no­mi­na­dos. Es asom­bro­so que en am­bas con­ven­cio­nes se oye­ran par­ti­da­rios –el ti­po de gen­te que po­ne el par­ti­do por en­ci­ma de la na­ción– que de­cían que los elec­to­res de­bían ‘su­pe­rar la si­tua­ción’ y acep­tar la reali­dad de que en­fren­tan una op­ción ‘bi­na­ria’ en­tre un de­mó­cra­ta y un re­pu­bli­cano.

Aun­que, sea­mos ho­nes­tos. En es­ta elec­ción, hu­bo días en que no se po­día dis­tin­guir cuál es cuál. Hay co­sas que di­jo Trump que sa­len de un ma­nual li­be­ral, co­mo las po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas y la opo­si­ción al li­bre co­mer­cio. De la mis­ma ma­ne­ra, des­de que Hi­llary Clin­ton de­cla­ró su can­di­da­tu­ra, pa­re­ció va­rias ve­ces más con­ser­va­do­ra que los ul­tra­li­be­ra­les Ber­nie San­ders y Eli­za­beth Wa­rren.

Des­pués de que Do­nald Trump pa­re­ció alu­dir al ase­si­na­to de la pre­si­den­ta Hi­llary Clin­ton con un im­pro­vi­sa­do co­men­ta­rio so­bre la Se­gun­da En­mien­da, el ex di­rec­tor de la CIA, Mi­chael Hay­den, hi­zo re­fe­ren­cia a la seriedad del asun­to.

‘Si otra per­so­na hu­bie­ra di­cho eso fue­ra de la sa­la, es­ta­ría en la par­te tra­se­ra de una ca­mio­ne­ta de po­li­cía, sien­do in­te­rro­ga­da por el Servicio Se­cre­to’, ex­pre­só Hay­den a CNN.

Los par­ti­da­rios de Clin­ton aplau­die­ron esos co­men­ta­rios, in­dig­na­dos de que los que se dispu­tan la Ofi­ci­na Oval sean me­di­dos con una va­ra dis­tin­ta de la de los de­más.

Ese ar­gu­men­to pa­re­ce fa­mi­liar. ¿Dón­de es­ta­ba esa gen­te, ha­ce só­lo unas se­ma­nas, cuan­do Clin­ton evi­tó san­cio­nes con res­pec­to al ma­ne­jo de in­for­ma­ción de­li­ca­da y cla­si­fi­ca­da en un ser­vi­dor de e mails pri­va­do? Los re­pu­bli­ca­nos se que­ja­ron en ese mo­men­to de que Clin­ton re­ci­bie­ra tra­to pre­fe­ren­cial por ser can­di­da­ta a la Ca­sa Blan­ca.

Hay al­go ro­to aquí. Un lec­tor que di­ce ser un re­pu­bli­cano de to­da la vi­da y que es­tá pre­pa­ra­do pa­ra vo­tar por Clin­ton pa­ra pa­rar a Trump, pre­gun­ta lo que mu­chos de no­so­tros nos pre­gun­ta­mos: ‘¿Có­mo lle­ga­mos al pun­to de te­ner que es­co­ger en­tre es­tas dos op­cio­nes?’

Al­gu­nos di­cen que los que son ‘Nun­ca Trump’ y ‘Nun­ca Hi­llary’ es­tán co­me­tien­do un error, y que va­mos a ha­cer os­ci­lar la elec­ción ha­cia el can­di­da­to ma­lo.

Eso pre­su­po­ne que hay un can­di­da­to bueno. Ade­más, Trump y Clin­ton pa­re­cen ca­pa­ces de per­der la con­tien­da sin ayu­da de na­die.

He aquí otra re­fle­xión: ¿Qué si son los par­ti­da­rios los que es­tán co­me­tien­do el gran error?, ¿qué si su can­di­da­to los es­tá en­ga­ñan­do?

La ca­rac­te­rís­ti­ca de Trump –tal co­mo la creó el Equi­po Clin­ton– es que es to­tal­men­te ines­ta­ble, des­qui­cia­do y po­co fia­ble. La ca­rac­te­rís­ti­ca de Clin­ton –tal co­mo la ge­ne­ró el Equi­po Trump– es que la ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do es men­ti­ro­sa, no fia­ble y que no se pue­de de­pen­der de ella.

Du­ran­te las pri­ma­rias, cuan­do los se­na­do­res Ted Cruz y Mar­co Ru­bio lo cri­ti­ca­ron por cam­biar de opi­nión en asun­tos di­fí­ci­les co­mo el co­mer­cio y el abor­to, Trump ale­gó va­rias ve­ces que –en po­lí­ti­ca, co­mo en los ne­go­cios– la fle­xi­bi­li­dad es po­si­ti­va y una ne­ga­ti­va a com­pro­me­ter­se no es un pun­to fla­co.

¿Y ésa es la per­so­na que mu­chos con­ser­va­do­res apo­yan por­que, en­tre otras co­sas, pro­me­te nom­brar un ‘cons­truc­cio­nis­ta es­tric­to’ pa­ra la Cor­te Su­pre­ma? Sus pro­me­sas no tie­nen nin­gún va­lor.

En cuan­to a Clin­ton, qué suer­te que men­tir no sea un de­por­te olím­pi­co. A me­nu­do la aga­rra­ron min­tien­do y po­cas ve­ces ad­mi­te el fra­ca­so, los erro­res o las gaf­fes. Por ese mo­ti­vo mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses no pue­den co­nec­tar­se con ella.

¿Y és­ta es la per­so­na que los de­fen­so­res de la re­for­ma mi­gra­to­ria in­te­gral apo­yan por­que pro­me­te de­te­ner la po­lí­ti­ca del pre­si­den­te Oba­ma de in­ter­mi­na­bles de­por­ta­cio­nes y le­ga­li­zar a los in­do­cu­men­ta­dos? Clin­ton cui­da­rá a los sin­di­ca­tos, que apo­yan una lí­nea du­ra en in­mi­gra­ción.

En la ba­ta­lla de las mar­cas, el en­fren­ta­mien­to se­rá ‘ines­ta­ble’ ver­sus ‘men­ti­ro­sa’. Pe­ro in­de­pen­dien­te­men­te de cuál can­di­da­to lle­gue a la Ca­sa Blan­ca, la trai­ción no se po­drá evi­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.