Vo­to his­pano, qui­zá no es tan de­ci­si­vo pa­ra las elec­cio­nes

El Diario de El Paso - - Especial - N. Cohn y Toni Mon­ko­vic /The New York Ti­mes

Nue­va York— Ca­da se­ma­na, Na­te Cohn, el ana­lis­ta de nues­tra sec­ción “The Ups­hot” que se de­di­ca a seguir las elec­cio­nes y se en­cuen­tra en Was­hing­ton, ha­bla con Toni Mon­ko­vic, edi­tor de la mis­ma sec­ción que tra­ba­ja en Nue­va York, so­bre la ca­rre­ra pre­si­den­cial de 2016. Es­ta es una trans­crip­ción un po­co edi­ta­da de su con­ver­sa­ción:

Toni: A Trump le gus­ta ha­blar de mu­ros. Si la com­pe­ten­cia es re­ñi­da, al pa­re­cer Clin­ton tie­ne la op­ción de dos mu­ros de con­ten­ción. Trump ne­ce­si­ta ga­nar Flo­ri­da, don­de el vo­to la­tino es un gran obs­tácu­lo.

Si lo­gra su­pe­rar ese pri­mer obs­tácu­lo, el se­gun­do mu­ro es Pen­sil­va­nia, don­de los elec­to­res de los su­bur­bios re­pre­sen­tan un enor­me obs­tácu­lo, en par­ti­cu­lar en los con­da­dos cer­ca­nos a Fi­la­del­fia.

Na­te: Bueno, no creo que los elec­to­res his­pa­nos sean un mu­ro de con­ten­ción. La pro­por­ción del elec­to­ra­do que re­pre­sen­tan no es su­fi­cien­te. Son un com­po­nen­te cla­ve de la coa­li­ción de Clin­ton, pe­ro to­da­vía son po­cos, así que es po­si­ble “sal­tar­los”.

Yo cam­bia­ría to­tal­men­te la pers­pec­ti­va: creo que Do­nald Trump ne­ce­si­ta con­ven­cer a los elec­to­res blan­cos de Flo­ri­da y Ne­va­da que no tie­nen un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio. Es di­fí­cil, pe­ro no im­po­si­ble.

Toni: Es­to me lle­va a una pre­gun­ta que des­de ha­ce tiem­po he que­ri­do ex­plo­rar más. Has de­mos­tra­do, al igual que Sean Tren­de y otros ana­lis­tas, que se da un va­lor exa­ge­ra­do al vo­to his­pano en el aná­li­sis de las elec­cio­nes de 2012 e in­clu­so en el aná­li­sis de es­tas elec­cio­nes.

En uno de nues­tros ar­tícu­los in­clu­so men­cio­nas­te, en cuan­to a la pers­pec­ti­va a fu­tu­ro: “En es­te mo­men­to, pro­nos­ti­ca­ría que el si­guien­te re­pu­bli­cano que lle­gue a la pre­si­den­cia lo ha­rá sin me­jo­rar mu­cho sus ci­fras en­tre los elec­to­res his­pa­nos” y “No creo que se­pa­mos cuán­ta ven­ta­ja pue­da te­ner un par­ti­do con­ser­va­dor po­pu­lis­ta en­tre los elec­to­res blan­cos”.

Pe­ro Flo­ri­da es un es­ta­do sin pre­fe­ren­cia elec­to­ral de­fi­ni­da que ha re­sul­ta­do im­por­tan­te en el pa­sa­do y lo si­gue sien­do aho­ra. Así que es­tas dos ideas pa­re­cen en­trar en con­flic­to: a) El vo­to his­pano es­tá so­bre­va­lo­ra­do y b) Flo­ri­da es el es­ta­do más im­por­tan­te. Pe­ro es­tás di­cien­do que hay una ex­pli­ca­ción más sen­ci­lla: ¿No hay su­fi­cien­tes his­pa­nos en Flo­ri­da?

(Un es­tu­dio re­cien­te de Uni­vi­sión mos­tró que Trump ga­nó só­lo el 12.9 por cien­to del vo­to his­pano en Flo­ri­da du­ran­te la pri­ma­ria).

Na­te: Pa­ra ser ho­nes­to, no en­tien­do có­mo es que las per­so­nas, con so­lo mi­rar las ci­fras, con­clu­yen que el vo­to his­pano es lo más im­por­tan­te en la po­lí­ti­ca elec­to­ral. Los his­pa­nos re­pre­sen­tan cer­ca del 15 por cien­to del elec­to­ra­do de Flo­ri­da. No es na­da des­pre­cia­ble. Pe­ro in­clu­so cam­bios enor­mes en el 15 por cien­to del elec­to­ra­do pue­den con­tra­rres­tar­se con un pe­que­ño cam­bio en el 85 por cien­to res­tan­te. Son ma­te­má­ti­cas sim­ples.

Aho­ra bien, to­do pue­de desa­rro­llar­se de tal for­ma que ese 15 por cien­to de los elec­to­res re­sul­te de­ci­si­vo. Qui­zá Trump no pue­da ga­nar­se a gran par­te de los elec­to­res blan­cos del es­ta­do. En ese ca­so, las pér­di­das en­tre los elec­to­res his­pa­nos po­drían dar a Clin­ton una ven­ta­ja mo­des­ta. Pe­ro si Trump pue­de lo­grar in­clu­so una ven­ta­ja mo­des­ta en­tre los elec­to­res de Flo­ri­da, y el he­cho es que lo­gró bue­nos re­sul­ta­dos en las pri­ma­rias, en­ton­ces ga­na­rá el es­ta­do.

Creo que la ver­da­de­ra ra­zón por la que el pú­bli­co per­ci­be que la in­fluen­cia de los elec­to­res his­pa­nos es des­pro­por­cio­na­da con res­pec­to a la to­ta­li­dad del elec­to­ra­do es que ese gru­po ha ex­pe­ri­men­ta­do al­gu­nos de los cam­bios más drás­ti­cos.

Ca­si un 40 por cien­to vo­tó por Geor­ge W. Bush en 2004, y des­pués só­lo el 27 por cien­to vo­tó por Mitt Rom­ney. El res­to del elec­to­ra­do pa­re­ce ha­ber­se man­te­ni­do muy es­ta­ble.

Pe­ro si el res­to del elec­to­ra­do co­mien­za a trans­for­mar­se, y ya es­ta­mos vien­do gran­des cam­bios en­tre los elec­to­res blan­cos, en es­pe­cial en la lí­nea edu­ca­ti­va, en­ton­ces aun­que los elec­to­res his­pa­nos cam­bien mu­cho su vo­to, su efec­to se des­va­ne­ce­rá pron­to.

Toni: Más allá de Flo­ri­da, co­mo ya de­mos­tras­te, la gen­te ha con­ta­do me­nos elec­to­res blan­cos de los que hay en el elec­to­ra­do. Así que una es­tra­te­gia rea­lis­ta pa­ra ga­nar es do­mi­nar en­tre los elec­to­res blan­cos de cla­se tra­ba­ja­do­ra. Las per­so­nas his­pa­nas tien­den a es­tar con­cen­tra­das en es­ta­dos co­mo California, Te­xas, Nue­va York, Nue­va Jer­sey o Illi­nois, es­ta­dos que no es­tán en jue­go. Ne­va­da pa­re­ce re­for­zar tu ar­gu­men­to. Al pa­re­cer, la com­pe­ten­cia es más apre­ta­da, en tér­mi­nos de en­cues­tas, de lo que mu­chos ha­bían pro­nos­ti­ca­do. Tie­ne un por­cen­ta­je al­to de elec­to­res blan­cos de cla­se tra­ba­ja­do­ra y, aun­que hay mu­chos elec­to­res his­pa­nos, sus nú­me­ros to­da­vía son muy re­du­ci­dos en com­pa­ra­ción con el vo­to de los blan­cos.

Na­te: No es­toy muy con­ven­ci­do de que Ne­va­da fue­ra a mos­trar una di­fe­ren­cia mí­ni­ma si se rea­li­za­ran en­cues­tas en es­te mo­men­to. Pe­ro no ha si­do un es­ta­do se­gu­ro pa­ra Clin­ton, de eso no hay du­da.

Creo que un pro­ble­ma pa­ra Clin­ton es que no pue­de me­jo­rar mu­cho en­tre los elec­to­res his­pa­nos. Oba­ma qui­zá ha­ya em­pu­ja­do has­ta el 80 por cien­to del vo­to his­pano ahí, así que no que­dan mu­chos elec­to­res his­pa­nos re­pu­bli­ca­nos que pue­da con­quis­tar co­mo en Flo­ri­da o in­clu­so Ari­zo­na.

Otro pro­ble­ma de Clin­ton, co­mo ya men­cio­nas­te, es que Ne­va­da no es un es­ta­do con un ni­vel de educación muy al­to. Pue­de per­der más de­mó­cra­tas blan­cos de cla­se tra­ba­ja­do­ra que los re­pu­bli­ca­nos blan­cos con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios que pue­de con­quis­tar.

Pa­ra de­jar a Ne­va­da fue­ra de jue­go, Clin­ton ne­ce­si­ta que los dos úl­ti­mos me­ses de re­gis­tro sean fe­no­me­na­les.

Hay que re­cor­dar lo si­guien­te: los cam­bios de­mo­grá­fi­cos son gra­dua­les en el cen­so, pe­ro abrup­tos en el elec­to­ra­do. A fi­na­les de sep­tiem­bre po­dría­mos ver ci­fras más de­fi­ni­das y de­cir: “OK, Trump no va a ga­nar aquí”. Pe­ro to­da­vía no.

Toni: Re­gre­se­mos a Flo­ri­da: el vo­to his­pano va en au­men­to. El vo­to de los cu­ba­noa­me­ri­ca­nos se vuel­ve ca­da vez me­nos re­pu­bli­cano. La mi­gra­ción en­tre los puer­to­rri­que­ños tam­bién tie­ne un efec­to. Ade­más, co­mo los puer­to­rri­que­ños son ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses, pue­den re­gis­trar­se pa­ra vo­tar con mu­cha fa­ci­li­dad y su re­gis­tro es rá­pi­do. Tam­bién exis­te una po­bla­ción blan­ca con­si­de­ra­ble (17 por cien­to), que ha­ce más di­ver­so a es­te es­ta­do.

A lar­go pla­zo, a los re­pu­bli­ca­nos no les con­vie­ne que los aplas­te el vo­to his­pano. Se­ría di­fí­cil vol­ver a ga­nár­se­los, así que los re­pu­bli­ca­nos po­drían no te­ner sa­li­da. Si in­ten­tas atraer a los his­pa­nos, po­drías des­ani­mar a los blan­cos de cla­se tra­ba­ja­do­ra. Si in­ten­tas atraer a los blan­cos de cla­se tra­ba­ja­do­ra, po­drías des­ani­mar a los his­pa­nos. Creo que soy más pe­si­mis­ta que tú en cuan­to a las es­pe­ran­zas de los re­pu­bli­ca­nos en Flo­ri­da a par­tir de 2020, y mu­chos fac­to­res in­di­can que Flo­ri­da se­gui­rá sien­do un es­ta­do cru­cial.

Na­te: Bueno, la ver­dad es que me in­tere­sa en­ten­der qué pa­sa en 2016 an­tes de em­pe­zar a pen­sar en 2020.

Lo úni­co que di­go es es­to: no creo que ha­ya fun­da­men­tos pa­ra su­po­ner que un can­di­da­to más efec­ti­vo que Do­nald Trump no pu­die­ra ga­nar­se a los elec­to­res blan­cos de cla­se tra­ba­ja­do­ra en Flo­ri­da por un mar­gen ma­yor a 70-30.

In­clu­so es po­si­ble que Trump pue­da lo­grar­lo es­te año, y la ver­dad es que in­clu­so un gran cam­bio en­tre los elec­to­res his­pa­nos se­ría muy gra­dual en com­pa­ra­ción. Aho­ra bien, pue­de ser que no ocu­rra na­da de es­to.

Qui­zá los re­pu­bli­ca­nos lle­guen al to­pe en­tre los elec­to­res de cla­se tra­ba­ja­do­ra en Flo­ri­da. Pe­ro en tan­to no su­ce­da, no veo por qué de­ban des­car­tar­se más au­men­tos.

Creo que Clin­ton de­be po­ner gran es­fuer­zo en Mi­si­si­pi y Kan­sas. Si ga­na en esos es­ta­dos, es ca­si se­gu­ro que ga­ne por más de 10 pun­tos a ni­vel na­cio­nal, se­gún mis cálcu­los, con ayu­da de un con­si­de­ra­ble vo­to li­ber­ta­rio (más del cin­co por cien­to) en áreas con­ser­va­do­ras.

Pe­ro Trump tie­ne un pro­ble­ma bá­si­co en am­bos es­ta­dos: pue­de per­der por mu­cho en­tre los elec­to­res blan­cos con un ni­vel de educación al­to, y no es muy pro­ba­ble que lo­gre com­pen­sar­lo con un ma­yor nú­me­ro de elec­to­res blan­cos de cla­se tra­ba­ja­do­ra.

LA FO­TO de ta­ma­ño na­tu­ral de un im­pre­sio­nis­ta de El­vis Pres­ley in­vi­ta a par­ti­ci­par en la con­tien­da en un mer­ca­do de Las Ve­gas

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.