Ca­na­dá se pre­pa­ra pa­ra le­ga­li­zar la ma­ri­gua­na

El Diario de El Paso - - Opinión - Dan Le­vin

Van­cou­ver, Co­lum­bia Bri­tá

nica— El Can­na­bis Cul­tu­re Loun­ge tie­ne to­do lo que un adic­to pu­die­ra ne­ce­si­tar pa­ra sen­tir­se jus­to en ca­sa: ca­pu­llos de ma­ri­gua­na de 3 dó­la­res, pi­pas de vi­drio en al­qui­ler, bol­sas de Skittles y Do­ri­tos en ven­ta, y so­fás de cue­ro ne­gro don­de los clien­tes pue­den re­cli­nar­se en con­tem­pla­ción ca­si es­pa­cial en una acre bru­ma. No ha­gan ca­so a que to­do es­tá téc­ni­ca­men­te prohi­bi­do ba­jo la ley ca­na­dien­se.

De cual­quier for­ma, al­gu­nos en­tu­sias­tas tie­nen ma­yo­res es­pe­ran­zas pa­ra el ne­go­cio, que abrió ha­ce más de una dé­ca­da co­mo al­go si­mi­lar a un bar clan­des­tino pa­ra fu­mar ma­ri­gua­na, to­le­ra­do lar­ga­men­te por las au­to­ri­da­des de la ciu­dad. El sa­lón em­pe­zó a ven­der ma­ri­gua­na des­pués de que Jus­tin Tru­deau fue­ra ele­gi­do pri­mer mi­nis­tro, en no­viem­bre.

‘Así es la le­ga­li­za­ción de la ma­ri­gua­na con fi­nes re­crea­ti­vos en Ca­na­dá’, di­jo Jo­die Emery, ac­ti­vis­ta y co­pro­pie­ta­ria del bar y va­rios dis­pen­sa­rios de ma­ri­gua­na mé­di­ca a lo lar­go de Ca­na­dá.

Tru­deau ha pro­me­ti­do le­ga­li­zar la ma­ri­gua­na re­crea­ti­va en Ca­na­dá ape­nas el pró­xi­mo año, evi­tan­do las es­tric­tas re­gu­la­cio­nes del país so­bre ma­ri­gua­na mé­di­ca. Ba­jo las re­glas más re­cien­tes pa­ra uso mé­di­co, anun­cia­das la se­ma­na pa­sa­da, los pa­cien­tes de­ben re­gis­trar­se, te­ner una re­ce­ta y ob­te­ner su pro­vi­sión só­lo por correo de un pro­duc­tor con li­cen­cia del go­bierno o cul­ti­van­do una li­mi­ta­da can­ti­dad de ma­ne­ra pri­va­da.

Im­pa­cien­tes por pro­bar las cam­bian­tes fron­te­ras po­lí­ti­cas, em­pre­sa­rios han abier­to cien­tos de dis­pen­sa­rios ilí­ci­tos a lo lar­go de Ca­na­dá, ven­dien­do pro­duc­tos co­mo ca­pu­llos de ma­ri­gua­na or­gá­ni­ca y po­ten­tes con­cen­tra­dos de can­na­bis, al tiem­po que go­bier­nos y po­li­cía lo­ca­les han ten­di­do a ha­cer­se de la vis­ta gor­da.

El au­ge de la ma­ri­gua­na que es­pe­ran aún tie­ne que ma­te­ria­li­zar­se, aun­que el go­bierno ca­na­dien­se es­tá ha­cien­do tra­ba­jo pre­li­mi­nar ac­tual­men­te so­bre una ini­cia­ti­va pa­ra re­gir el uso re­crea­ti­vo.

In­clu­so así, las au­to­ri­da­des en al­gu­nas ciu­da­des han em­pe­za­do a apli­car du­ras me­di­das, ata­can­do vein­te­nas de los dis­pen­sa­rios ile­ga­les y arres­tan­do a do­ce­nas de pro­pie­ta­rios y tra­ba­ja­do­res.

Ade­más, es­tá ar­dien­do una ba­ta­lla en­tre los nue­vos em­pre­sa­rios y los pro­duc­to­res de ma­ri­gua­na mé­di­ca con li­cen­cia, quie­nes eran los úni­cos au­to­ri­za­dos a cul­ti­var y pro­veer la plan­ta ba­jo las vie­jas re­gu­la­cio­nes. Una de las par­tes se que­ja de que fue de­ja­da afue­ra por un cár­tel po­lí­ti­ca­men­te co­nec­ta­do, en tan­to la otra se que­ja de com­pe­ten­cia in­jus­ta y no­ci­va de aque­llos que es­tán vio­lan­do la ley.

La co­li­sión de di­ne­ro, po­lí­ti­ca y vi­gi­lan­cia po­li­cial ha he­cho de la ma­ri­gua­na con fi­nes re­crea­ti­vos una im­por­tan­te prue­ba pa­ra Tru­deau. Có­mo la re­suel­va se­rá ob­ser­va­do aten­ta­men­te en Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos, don­de la ley fe­de­ral prohí­be la ma­ri­gua­na, pe­ro las le­yes es­ta­ta­les son in­con­sis­ten­tes.

‘Ca­na­dá es­tá en bus­ca de pe­gar un jon­rón, en vez de sen­ci­llos y do­bles’, di­jo Allen St. Pie­rre, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal por la Re­for­ma de Le­yes de Ma­ri­gua­na, con ba­se en Es­ta­dos Uni­dos. ‘Lo que el se­ñor Tru­deau es­tá in­ten­tan­do ha­cer es al­go con lo que só­lo po­de­mos so­ñar aquí’.

Pe­ro, no lle­ga­rá rá­pi­da­men­te. Una fuer­za de ta­rea se to­ma­rá al­gu­nos me­ses pa­ra re­unir co­men­ta­rios de ofi­cia­les lo­ca­les y la po­bla­ción ge­ne­ral an­tes de que el Par­la­men­to em­pie­ce a tra­zar una ini­cia­ti­va de ley. ‘Es un lar­go pro­ce­so, y le es­ta­mos dan­do du­ro’, di­jo Bill Blair, le­gis­la­dor del Par­ti­do Li­be­ral y ex je­fe de Po­li­cía de To­ron­to a quien Tru­deau ha pues­to a car­go de la cam­pa­ña de la ma­ri­gua­na.

Blair di­jo en en­tre­vis­ta que las má­xi­mas prio­ri­da­des del go­bierno son man­te­ner la ma­ri­gua­na le­jos de me­no­res de edad y las ga­nan­cias de las ma­nos de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da. Eso pu­die­ra apun­tar a un sis­te­ma si­mi­lar a la ma­ne­ra en que se ven­de li­cor en al­gu­nas pro­vin­cias ca­na­dien­ses y es­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos: es­tric­ta­men­te a tra­vés de tien­das per­te­ne­cien­tes al go­bierno o con li­cen­cia.

Sin em­bar­go, al­gu­nas ciu­da­des en Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca no es­tán dis­pues­tas a es­pe­rar a Ot­ta­wa y es­tán in­tro­du­cien­do sus pro­pias po­lí­ti­cas so­bre ma­ri­gua­na en desafío a la ley fe­de­ral. La pro­vin­cia ha si­do uno de los cen­tros de cul­ti­vo y cul­tu­ra de ma­ri­gua­na du­ran­te dé­ca­das, y co­lin­da con el es­ta­do de Was­hing­ton, don­de la ma­ri­gua­na re­crea­ti­va es le­gal… y su­ma­men­te lu­cra­ti­va.

En Vic­to­ria, la ca­pi­tal de la pro­vin­cia, don­de más de 30 dis­pen­sa­rios han abier­to en años re­cien­tes, di­ri­gen­tes de la ciu­dad pro­pu­sie­ron nue­vas re­gu­la­cio­nes a fi­na­les de ju­lio que per­mi­ti­rían que ese ti­po de ne­go­cios ope­ra­ran, si se ci­ñen a cier­tas res­tric­cio­nes.

Vic­to­ria si­gue a Van­cou­ver, que ya em­pe­zó a emi­tir li­cen­cias a al­gu­nas de las apro­xi­ma­da­men­te 120 tien­das de ma­ri­gua­na en la ciu­dad, siem­pre que cum­plan con las re­glas, co­mo es­tar al me­nos a 300 me­tros de la es­cue­la más cer­ca­na. Se con­ce­die­ron dos li­cen­cias en la pri­ma­ve­ra, y cuan­do me­nos 11 más es­tán pró­xi­mas, in­for­ma­ron fun­cio­na­rios.

Los dis­pen­sa­rios que no ob­ten­gan una li­cen­cia se­rán clau­su­ra­dos, se­gún Kerry Jang, con­ce­jal de la ciu­dad de Van­cou­ver. Jang des­car­tó que­jas en el sen­ti­do que la nor­ma­ti­vi­dad y cuo­tas –has­ta 30,000 dó­la­res ca­na­dien­ses, o al­re­de­dor de 23,000 dó­la­res es­ta­dou­ni­den­ses, por una li­cen­cia, y mul­tas de 250 al día por vio­la­cio­nes– eran de­ma­sia­do one­ro­sas. ‘Se acos­tum­bra­ron a ga­nar di­ne­ro a pu­ños con muy po­ca su­per­vi­sión’, di­jo.

Krys­tian We­tu­la­ni, de 32 años, quien es due­ño de tres tien­das, di­jo que se sien­te atra­pa­do en la bu­ro­cra­cia. So­la­men­te una ha si­do apro­ba­da, y We­tu­la­ni es­tá ape­lan­do una ne­ga­ti­va pa­ra otra. Las mul­tas se van acu­mu­lan­do mien­tras él bus­ca ubi­ca­cio­nes que se adap­ten a las re­gu­la­cio­nes. ‘Es im­po­si­ble’, di­jo We­tu­la­ni. ‘Los ca­se­ros oyen la pa­la­bra mo­ta y sim­ple­men­te se nie­gan’.

En el la­do orien­tal del cen­tro, ba­rrio bra­vo de Van­cou­ver, un gru­po de gen­te es­ta­ba fu­man­do crack e in­yec­tán­do­se he­roí­na so­bre la ace­ra afue­ra de Farm, dis­pen­sa­rio con una au­to­pro­cla­ma­da mi­sión de jus­ti­cia so­cial. So­la­men­te da em­pleo a mu­je­res, mu­chas de ellas in­mi­gran­tes, ex pros­ti­tu­tas o víc­ti­mas de ata­que se­xual, y sus in­gre­sos con­tri­bu­yen a fi­nan­ciar pro­gra­mas del ba­rrio co­mo re­co­lec­ción de agu­jas y un jar­dín de la co­mu­ni­dad.

La ciu­dad to­le­ra el uso abier­to de dro­gas ile­ga­les en el ba­rrio y un si­tio lo­cal de in­yec­ción se­gu­ra pa­ra con­su­mi­do­res de he­roí­na, pe­ro Farm se­guía ca­yen­do en con­flic­to con las res­tric­cio­nes de dis­tan­cia en las nue­vas nor­mas de ma­ri­gua­na y tu­vo que ga­nar una ape­la­ción pa­ra man­te­ner­se abier­to.

Wang Jingz­hi, in­mi­gran­te de 83 años que vi­ve en el cer­cano ba­rrio chino, di­jo que ella fre­cuen­te­men­te com­pra ma­ri­gua­na de Farm pa­ra ali­ge­rar los do­lo­res y do­len­cias de la edad avan­za­da. ‘Ca­da vez que la fu­mo, to­do mi cuer­po se sien­te me­jor’, di­jo en chino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.