Amé­ri­ca La­ti­na, re­za­ga­da en la ‘di­plo­ma­cia de la innovación’

El Diario de El Paso - - Opinión - An­drés Op­pen­hei­mer @op­pen­hei­me­ra aop­pen­hei­mer@mia­mihe­rald.com www.el­nue­vohe­rald.com/opinion

Mia­mi— Un nue­vo ran­king mun­dial de­mues­tra que Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos si­guen sien­do lí­de­res mun­dia­les en innovación, y su­gie­re que los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos ten­drán que uti­li­zar la ‘di­plo­ma­cia de innovación’ pa­ra pros­pe­rar en la nue­va eco­no­mía mun­dial.

An­tes de en­trar en lo que sig­ni­fi­ca la ‘di­plo­ma­cia de innovación’, vea­mos los re­sul­ta­dos del Ín­di­ce de Innovación Glo­bal de 128 paí­ses, pu­bli­ca­do por la Uni­ver­si­dad de Cor­nell, la es­cue­la de Ne­go­cios INSEAD y la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Pro­pie­dad In­te­lec­tual de las Na­cio­nes Uni­das.

El ran­king, que to­ma en cuen­ta la fa­ci­li­dad de ha­cer ne­go­cios, las pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas y el nú­me­ro de pa­ten­tes in­ter­na­cio­na­les re­gis­tra­das por ca­da país, di­ce que Sui­za es la eco­no­mía nú­me­ro 1 del mun­do en ma­te­ria de innovación, se­gui­da por Sue­cia, Gran Bre­ta­ña, Es­ta­dos Uni­dos y Fin­lan­dia. No muy atrás es­tán Ale­ma­nia (nú­me­ro 10), Co­rea del Sur (11), Ja­pón (16), Is­rael (21), No­rue­ga (22) y Chi­na (25), que por pri­me­ra vez fi­gu­ra en los pri­me­ros 25 pues­tos.

La ma­yo­ría de los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, con las po­si­bles ex­cep­cio­nes de Chi­le (44) y Cos­ta Ri­ca (45), es­tán muy atrás. Mé­xi­co ocu­pa el pues­to 61, Uru­guay 62, Co­lom­bia 63, Bra­sil 69, Pe­rú 71, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na 76, Ar­gen­ti­na 81, Gua­te­ma­la 97, Ecua­dor 100, Ni­ca­ra­gua 116, y Ve­ne­zue­la 120.

El ran­king con­fir­ma que si­gue exis­tien­do una enor­me bre­cha en­tre los paí­ses desa­rro­lla­dos y en desa­rro­llo en ma­te­ria de innovación, en un mo­men­to en que los paí­ses que in­ven­tan nue­vos pro­duc­tos –co­mo Sin­ga­pur, Co­rea del Sur e Is­rael– cre­cen ca­da vez más, mien­tras que los que son ri­cos en pe­tró­leo u otras ma­te­rias pri­mas son ca­da vez más po­bres.

Pe­ro lo más in­tere­san­te del es­tu­dio es su afir­ma­ción de que la innovación es un fe­nó­meno ca­da vez más co­la­bo­ra­ti­vo y glo­ba­li­za­do. Mu­chos paí­ses en desa­rro­llo es­tán re­za­ga­dos por­que se afe­rran a po­lí­ti­cas‘ tec no na­cio­na­lis­tas’ que im­pi­den su co­la­bo­ra­ción con otras na­cio­nes, di­ce.

En efec­to, du­ran­te una re­cien­te vi­si­ta a la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, en Gran Bre­ta­ña, me sor­pren­dió que la ma­yo­ría de los ex­per­tos que en­tre­vis­té no eran bri­tá­ni­cos, sino de otros paí­ses. Lo mis­mo ocu­rre cuan­do se vi­si­ta los la­bo­ra­to­rios de in­ves­ti­ga­ción de cual­quier uni­ver­si­dad im­por­tan­te de Es­ta­dos Uni­dos: pa­re­cen un mi­cro­cos­mos de las Na­cio­nes Uni­das, con gen­te de to­do el mun­do.

Por el con­tra­rio, en Amé­ri­ca La­ti­na muy po­cas uni­ver­si­da­des tie­nen pro­gra­mas de ti­tu­la­ción con­jun­tos con uni­ver­si­da­des de Es­ta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña u otros paí­ses eu­ro­peos –con­si­de­ra­das en to­dos los ran­kings co­mo las me­jo­res del mun­do– o ni si­quie­ra re­quie­ren que sus egre­sa­dos do­mi­nen el in­glés, el ac­tual idio­ma de la eco­no­mía de la innovación.

La ma­yo­ría de los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, en uno de los sín­to­mas más ab­sur­do s del ‘tec­no­na­cion alis­mo’ ,prohí be­que uni­ver­si­da­des ex­tran­je­ras abran su­cur­sa­les en sus te­rri­to­rios. En com­pa­ra­ción, una de las co­sas que me sor­pren­de más ca­da vez que vi­si­to Chi­na es que se pue­den ver allí al­gu­nas de las uni­ver­si­da­des más gran­des de Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa.

El es­tu­dio del Ín­di­ce de Innovación Glo­bal re­co­mien­da que La­ti­noa­mé­ri­ca adop­te la ‘di­plo­ma­cia de innovación’, que con­sis­te en de­di­car di­plo­má­ti­cos y fon­dos a la pro­mo­ción de acuer­dos co­la­bo­ra­ti­vos con uni­ver­si­da­des y empresas ex­tran­je­ras.

Ci­ta el ca­so de Gran Bre­ta­ña, uno de los paí­ses más in­ter­na­cio­na­li­za­dos en cien­cia se innovación del mun­do. Al­re­de­dor del 46 por cien­to de las pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas de Gran Bre­ta­ña tie­nen un coau­tor ex­tran­je­ro, di­ce.

El mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Gran Bre­ta­ña tie­ne 90 ‘agre­ga­dos de innovación’ en em­ba­ja­das y con­su­la­dos de 28 paí­ses y 47 ciu­da­des de to­do el mun­do, afir­ma.

Mi opi­nión:

La innovación, el nue­vo mo­tor de la eco­no­mía mun­dial, se ha con­ver­ti­do en una ac­ti­vi­dad ca­da vez más glo­ba­li­za­da. No es ca­sua­li­dad que los paí­ses que en­ca­be­zan el nue­vo Ín­di­ce de Innovación Glo­bal son los que tie­nen las uni­ver­si­da­des, la­bo­ra­to­rios y empresas más glo­ba­li­za­dos del mun­do.

Los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos de­be­rían reasig­nar a mu­chos di­plo­má­ti­cos que hoy lan­gui­de­cen en ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de po­ca tras­cen­den­cia, y con­ver­tir­los en ‘agre­ga­dos de innovación’ en los prin­ci­pa­les cen­tros tec­no­ló­gi­cos mun­dia­les, con la mi­sión de es­ta­ble­cer aso­cia­cio­nes edu­ca­ti­vas y tec­no­ló­gi­cas. Es ho­ra de de­jar atrás el tec­no­nac ion alis­moy abra­zar­la glo­ba­li­za­ción de la innovación.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.