Una po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria ca­ra e in­efi­cien­te

El Diario de El Paso - - Especial - illey, Tx.-

DCuan­do ha­ce dos años cre­cía la ola de cen­troa­me­ri­ca­nos que cru­za­ban la fron­te­ra es­ta­dou­ni­den­se, la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma omi­tió el trá­mi­te es­tán­dar de li­ci­ta­ción y acep­tó un tra­to se­gún el cual se ofre­cían con­di­cio­nes ge­ne­ro­sas a Co­rrec­tions Cor­po­ra­tion of Ame­ri­ca (CCA), la ma­yor em­pre­sa car­ce­la­ria a ni­vel na­cio­nal, por cons­truir un am­plio cen­tro de de­ten­cio­nes pa­ra mu­je­res y ni­ños en bus­ca de asi­lo.

El con­tra­to de cua­tro años por un bi­llón de dó­la­res –cu­yos por­me­no­res no se ha­bían da­do a co­no­cer– ha re­pre­sen­ta­do una ben­di­ción pa­ra CCA, la cual, co­mo par­te de un con­ve­nio po­co co­mún, re­ci­be los fon­dos in­de­pen­dien­te­men­te del nú­me­ro de de­te­ni­dos que se en­cuen­tren en las ins­ta­la­cio­nes. Los crí­ti­cos sos­tie­nen que la po­lí­ti­ca gu­ber­na­men­tal ha si­do ca­ra e in­efi­cien­te. El nú­me­ro de fa­mi­lias cen­troa­me­ri­ca­nas que lle­gan a la fron­te­ra no ha ce­di­do mien­tras que los fa­llos ju­di­cia­les han obli­ga­do al Go­bierno a dar un pa­so atrás en su en­fo­que ori­gi­nal res­pec­to a los arri­bos fron­te­ri­zos.

En cien­tos de otros con­tra­tos re­la­ti­vos a de­ten­cio­nes que otor­ga In­mi­gra­ción y Adua­nas (ICE, por sus si­glas en in­glés), los pa­gos fe­de­ra­les suben y ba­jan de acuer­do con el por­cen­ta­je de ca­mas ocu­pa­das. Pe­ro en es­te ca­so, a la CCA se le re­tri­bu­ye por el 100 por cien­to de su ca­pa­ci­dad aun si el cen­tro se en­cuen­tra, di­ga­mos, a la mi­tad, co­mo ha ocu­rri­do en me­ses re­cien­tes.

Una vo­ce­ra de ICE, Jen­ni­fer El­zea, se­ña­ló que los con­tra­tos pa­ra el cen­tro de 2 mil 400 ca­mas si­tua­do en Di­lley y uno fa­mi­liar con 532 ca­mas en Kar­nes City, Te­xas, otor­ga­do a otra com­pa­ñía, re­sul­tan ‘úni­cos’ en su sis­te­ma de pa­go de­bi­do a que pro­por­cio­nan ‘un ho­no­ra­rio men­sual fi­jo por el uso de las ins­ta­la­cio­nes com­ple­tas in­de­pen­dien­te­men­te del nú­me­ro de ocu­pan­tes’.

Pa­ra CCA, las com­pen­sa­cio­nes han si­do enor­mes: en el 2015, el pri­mer año en­te­ro du­ran­te el cual es­tu­vo fun­cio­nan­do el Cen­tro Re­si­den­cial Fa­mi­liar del Sur de Te­xas, CCA –que ma­ne­ja 74 cen­tros– ob­tu­vo el 14 por cien­to de sus in­gre­sos en ese si­tio al tiem­po que re­gis­tra­ba uti­li­da­des ré­cord. CCA rehu­só es­pe­ci­fi­car los cos­tos de ope­ra­ción del cen­tro.

‘En su ma­yor par­te, lo que veo es un es­que­ma muy ca­ro de en­car­ce­la­mien­to’, di­jo la re­pre­sen­tan­te por Ca­li­for­nia Zoe Lof­gren, la de­mó­cra­ta de ma­yor ni­vel en el sub­co­mi­té de In­mi­gra­ción y Se­gu­ri­dad Fron­te­ri­za del Con­gre­so. ‘Re­sul­ta ca­ro pa­ra los con­tri­bu­yen­tes y no se lo­gra ca­si na­da, fue­ra de trau­mar a per­so­nas ya de por sí trau­ma­das’, agre­ga.

Apro­ba­ción ‘ex­press’

An­tes de Di­lley, du­ran­te cin­co años, los in­gre­sos y las ga­nan­cias de CCA se ha­bían man­te­ni­do ba­jos. La po­bla­ción de in­mi­gran­tes es­ta­dou­ni­den­ses en el país ha­bía em­pe­za­do a dis­mi­nuir, re­vir­tien­do una ten­den­cia con de­ce­nios de an­ti­güe­dad, mien­tras que la Ca­sa Blan­ca desea­ba ofre­cer ma­yor in­dul­gen­cia ha­cia los in­mi­gran­tes que ya se en­con­tra­ran en Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro pre­sio­na­da a de­mos­trar que se­guía to­man­do con se­rie­dad los pro­ble­mas fron­te­ri­zos, la ad­mi­nis­tra­ción adop­tó una pos­tu­ra más se­ve­ra pa­ra con los cen­troa­me­ri­ca­nos re­cién lle­ga­dos.

Du­ran­te los pri­me­ros años del go­bierno de Oba­ma, Es­ta­dos Uni­dos des­ti­na­ba me­nos de 100 ca­mas a las de­ten­cio­nes fa­mi­lia­res. Pe­ro pa­ra fi­na­les del 2014, la ad­mi­nis­tra­ción te­nía pla­nes pa­ra más de tres mil ca­mas, y los ac­ti­vis­tas in­mi­gra­to­rios se­ña­la­ban que el au­men­to ha­bía ro­to la tra­di­ción es­ta­dou­ni­den­se de dar la bien­ve­ni­da a quie­nes bus­ca­ran un re­fu­gio de la vio­len­cia. En las ins­ta­la­cio­nes de Di­lley, los de­te­ni­dos en­tre­vis­ta­dos des­cri­bie­ron una clí­ni­ca mé­di­ca a la cual la fal­ta­ba per­so­nal y abun­dan­tes en­fer­me­da­des in­fan­ti­les, en­tre otros pro­ble­mas.

La ma­yo­ría de los cen­troa­me­ri­ca­nos en bus­ca de asi­lo pro­ce­dían de El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y Hon­du­ras, don­de la vio­len­cia de las pan­di­llas y re­la­cio­na­da con las dro­gas ha cre­ci­do tan­to que sus ta­sas de ho­mi­ci­dio se cuen­tan en­tre las cin­co más al­tas del mun­do, se­gún da­tos de la ONU.

Al ase­gu­rar te­mer por su se­gu­ri­dad, los cen­troa­me­ri­ca­nos no que­da­ban su­je­tos a una de­por­ta­ción or­di­na­ria; te­nían de­re­cho a tra­mi­tar el asi­lo. Pe­ro el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad In­ter­na Jeh John­son, quien su­per­vi­sa el ICE, es­cu­chó a agen­tes fron­te­ri­zos co­men­tar que la emer­gen­cia es­ta­ba co­bran­do fuer­za: se­guía lle­gan­do gen­te por­que co­rrió la voz de que Es­ta­dos Uni­dos es­ta­ba otor­gan­do per­mi­sos a los re­cién lle­ga­dos, per­mi­tién­do­les en­trar al país.

De acuer­do con le­gis­la­do­res y fun­cio­na­rios del Eje­cu­ti­vo, John­son de­ter­mi­nó que Es­ta­dos Uni­dos só­lo po­día dis­mi­nuir el ín­di­ce de lle­ga­das de­mos­tran­do que quie­nes so­li­ci­ta­ran asi­lo no se­rían re­ci­bi­dos con in­dul­gen­cia. La Ca­sa Blan­ca apro­bó que John­son ex­plo­ra­ra in­ten­si­fi­car la de­ten­ción fa­mi­liar pa­ra los so­li­ci­tan­tes de asi­lo a una es­ca­la nun­ca an­tes vis­ta en el país, par­te de lo que el fun­cio­na­rio ca­li­fi­có co­mo una ‘enér­gi­ca es­tra­te­gia de di­sua­sión’, or­de­nan­do al ICE en­con­trar la ma­ne­ra de que fun­cio­na­ra.

En cues­tión de días, ICE im­pro­vi- só una so­lu­ción tem­po­ral. En ju­nio del 2014, arrai­gó al pri­mer gru­po de ma­dres e hi­jos cen­troa­me­ri­ca­nos en un cen­tro de en­tre­na­mien­to po­li­cial en Ar­te­sia, Nue­vo Mé­xi­co.

Con­si­guie­ron ‘fran­qui­cia’

En sep­tiem­bre del 2014, la com­pa­ñía pre­gun­tó a los fun­cio­na­rios de Eloy, Ari­zo­na, una po­bla­ción de 17 mil ha­bi­tan­tes si­tua­da jun­to a la ca­rre­te­ra, si es­ta­rían dis­pues­tos a mo­di­fi­car su ac­tual con­tra­to con el po­bla­do.

La em­pre­sa ha­bía es­ta­do ma­ne­jan­do des­de el 2006 en Eloy un cen­tro pa­ra in­do­cu­men­ta­dos. Si Eloy cam­bia­ba el con­tra­to –bá­si­ca­men­te, or­de­nan­do a CCA cons­truir un nue­vo lo­cal en otro es­ta­do, a mil mi­llas de dis­tan­cia– el Go­bierno fe­de­ral se li­be­ra­ría del pro­to­co­lo de li­ci­ta­ción. Y al po­ner­se en con­tac­to con una po­bla­ción que ya co­la­bo­ra­ba con la in­dus­tria, CCA evi­ta­ría asi­mis­mo los ries­gos po­lí­ti­cos sur­gi­dos a me­nu­do al in­ten­tar con­ven­cer a una po­bla­ción nue­va de cons­truir un cen­tro de de­ten­cio­nes.

Re­ve­lan con­tra­to fe­de­ral con em­pre­sa por un bi­llón de dó­la­res, con un pa­go in­de­pen­dien­te de in­do­cu­men­ta­dos de­te­ni­dos

En el con­tra­to se apre­cia có­mo se ga­ran­ti­za a CCA un pa­go pre­de­ci­ble, co­bran­do un mon­to fi­jo de al­re­de­dor de 20 mi­llo­nes men­sua­les –in­clu­so si ba­ja la po­bla­ción del cen­tro.

Un vo­ce­ro de CCA, Jo­nat­han Burns, se­ña­ló que de acuer­do con el con­tra­to la em­pre­sa de­be pro­por­cio­nar per­so­nal com­ple­to y otros ser­vi­cios in­de­pen­dien­te­men­te de la po­bla­ción. Pe­ro, des­de la pers­pec­ti­va gu­ber­na­men­tal, la re­la­ción cos­to–desem­pe­ño del con­tra­to ba­ja cuan­do hay me­nos gen­te en Di­lley. Cuan­do es­tán de­te­ni­das 2 mil 400 per­so­nas, el Go­bierno gas­ta 285 dó­la­res dia­rios por ca­da una, se­gún cálcu­lo del Post. Si el cen­tro se en­cuen­tra lleno a la mi­tad, co­mo ha ocu­rri­do en me­ses re­cien­tes, el Go­bierno gas­ta 570 dó­la­res. En cier­tos días cuan­do las ins­ta­la­cio­nes se ha­llan ca­si va­cías, co­mo en un pe­rio­do de enero, el Go­bierno pa­ga­ría va­rias ve­ces más.

El cEn­tro de de­ten­cio­nes fam­liar en Di­lley

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.