El im­pe­rio de Trump, la­be­rin­to de deu­das y ne­xos opa­cos

El Diario de El Paso - - Especial - The New York Ti­mes

Nue­va York— Du­ran­te la con­tien­da elec­to­ral, Do­nald J. Trump, el can­di­da­to pre­si­den­cial re­pu­bli­cano, ha ven­di­do su ima­gen co­mo un em­pre­sa­rio que ha ga­na­do mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res y no tie­ne com­pro­mi­sos que lo aten.

Sin em­bar­go, la in­ves­ti­ga­ción del New York Ti­mes so­bre la ma­ra­ña fi­nan­cie­ra de los in­tere­ses en bie­nes raí­ces de Trump en Es­ta­dos Uni­dos re­ve­la que las com­pa­ñías de las que es due­ño tie­nen deu­das por al me­nos $650 mi­llo­nes –el do­ble de la can­ti­dad que pue­de ser de­du­ci­da de las de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas que hi­zo co­mo par­te de su can­di­da­tu­ra a la Ca­sa Blan­ca. La in­ves­ti­ga­ción de The Ti­mes tam­bién con­clu­yó que la for­tu­na de Trump de­pen­de fuer­te­men­te de un com­ple­jo arre­glo de res­pal­dos eco­nó­mi­cos, in­clu­yen­do uno que él ci­tó en ata­ques du­ran­te su cam­pa­ña.

Por ejem­plo, un edi­fi­cio de ofi­ci­nas ubi­ca­do en Ave­ni­da de las Amé­ri­cas, en Man­hat­tan, del cual Trump es pro­pie­ta­rio par­cial, arras­tra una deu­da de 950 mi­llo­nes de dó­la­res. En­tre los pres­ta­mis­tas, el Ban­co de Chi­na, uno de los más gran­des de un país con­tra el que Trump ha des­po­tri­ca­do co­mo un enemi­go eco­nó­mi­co de Es­ta­dos Uni­dos, y Gold­man Sachs, una ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra que él co­men­tó que con­tro­la a Hi­llary Clin­ton, la can­di­da­ta de­mó­cra­ta, lue­go de que la ins­ti­tu­ción le pa­ga­ra 675 mil dó­la­res en cuo­tas por char­las.

A me­nu­do, los pro­yec­tos de bie­nes raí­ces in­vo­lu­cran es­truc­tu­ras de pro­pie­dad y amor­ti­za­ción com­ple­jas. Da­da la lar­ga ca­rre­ra del se­ñor Trump en bie­nes raí­ces en Es­ta­dos Uni­dos y en el ex­tran­je­ro, así co­mo su pro­pia ase­ve­ra­ción de que su ri­que­za per­so­nal ex­ce­de los 10 mil mi­llo­nes de dó­la­res, se pue­de de­cir que nin­gún can­di­da­to pre­si­den­cial an­te­rior ha­bía te­ni­do fi­nan­zas tan com­pli­ca­das.

Co­mo pre­si­den­te, Trump ten­dría in­fluen­cia con­si­de­ra­ble so­bre las po­lí­ti­cas de im­pues­tos y mo­ne­ta­rias, así co­mo el po­der de ha­cer nom­bra­mien­tos que be­ne­fi­cia­ran di­rec­ta­men­te su im­pe­rio fi­nan­cie­ro. Ade­más ten­dría in­fluen­cia so­bre asun­tos le­gis­la­ti­vos que po­drían afec­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el va­lor ne­to de sus pro­pie­da­des y rea­li­za­ría ne­go­cia­cio­nes ofi­cia­les con paí­ses en los que tie­ne in­tere­ses de ne­go­cios.

Sin em­bar­go, la re­vi­sión rea­li­za­da por The Ti­mes re­sal­tó el gra­do al cual per­ma­ne­cen es­con­di­dos en el mis­te­rio los ne­go­cios del se­ñor Trump quien tam­bién per­ma­ne­ce es­con­di­do en el mis­te­rio. Él se ha rehu­sa­do a re­ve­lar su pa­go de im­pues­tos o per­mi­tir una va­lua­ción in­de­pen­dien­te de sus ac­ti­vos.

Ha­ce al­gún tiem­po, du­ran­te su cam­pa­ña, Trump en­vió una for­ma fe­de­ral de in­for­me fi­nan­cie­ro de 104 pá­gi­nas. De­cía que sus ne­go­cios de­bían al me­nos 315 mi­llo­nes de dó­la­res a un re­la­ti­va­men­te pe­que­ño gru­po de pres­ta­mis­tas y lis­ta­ba ne­xos con más de 500 com­pa­ñías de res­pon­sa­bi­li­dad li­mi­ta­da. Aun­que con­tes­tó las pre­gun­tas, la for­ma pa­re­ce ha­ber si­do di­se­ña­da pa­ra can­di­da­tos con fi­nan­zas más sen­ci­llas que las de él, y no re­que­ría la re­ve­la­ción de por­cio­nes de sus ac­ti­vi­da­des de ne­go­cios.

Más allá de ave­ri­guar que las em­pre­sas pro­pie­dad de Trump te­nían por lo me­nos 650 mi­llo­nes en deu­das, The Ti­mes des­cu­brió que una con­si­de­ra­ble por­ción de su for­tu­na es­tá ata­da en tres aso­cia­cio­nes pa­si­vas que de­ben dos bi­llo­nes a va­rios pres­ta­mis­tas, in­clu­yen­do a los que se de­be el prés­ta­mo del edi­fi­cio si­tua­do en la Ave­ni­da de las Amé­ri­cas. De no pa­gar­se di­chos prés­ta­mos, pro­ba­ble­men­te Trump no sea con­si­de­ra­do per­so­nal­men­te res­pon­sa­ble, aun­que el va­lor de sus in­ver­sio­nes se des­plo­ma­ría.

Trump ha ma­ni­fes­ta­do que de re­sul­tar elec­to pre­si­den­te, tal vez sus hi­jos di­ri­jan su em­pre­sa. A fin de evi­tar la im­pre­sión de con­flic­to, mu­chos pre­si­den­tes han he­cho con su car­te­ra in­ver­sio­nes cie­gas en fi­dei­co­mi­sos, lo cual por lo ge­ne­ral im­pli­ca ven­der el ac­ti­vo ori­gi­nal y sus­ti­tuir­lo con ac­ti­vos que el ven­de­dor des­co­no­ce.

Al pa­re­cer, los hi­jos de Trump no con­tem­plan di­cha op­ción.

Ri­chard W. Pain­ter, pro­fe­sor de De­re­cho en la Uni­ver­si­dad de Min­ne­so­ta y, del 2005 al 2007, je­fe de abo­ga­dos so­bre éti­ca du­ran­te el go­bierno del pre­si­den­te Geor­ge W. Bush, com­pa­ró a Trump con Henry M. Paul­son Jr., un ex di­rec­tor de Gold­man Sachs a quien Bush nom­bró se­cre­ta­rio del Te­so­ro.

El pro­fe­sor Pain­ter ase­so­ró a Paul­son en su de­ci­sión de ven­der sus ac­cio­nes de Gold­man Sachs, di­cien­do que­dar cla­ro que Paul­son no po­día na­da más ha­ber pues­to di­chas ac­cio­nes en un fi­dei­co­mi­so y pre­ten­der que no exis­tían.

Si Trump fue­ra a in­ver­tir a cie­gas en un fi­dei­co­mi­so, se­ña­ló el maes­tro, se­ría ‘co­mo po­ner un re­loj de oro en una ca­ja y pre­ten­der no sa­ber que es­tá ahí’.

‘Di­mos a co­no­cer de más’

‘Soy el rey de las deu­das’, di­jo Trump al­gu­na vez di­jo a CNN. ‘Me en­can­tan las deu­das’. Pe­ro du­ran­te su ca­rre­ra, en oca­sio­nes las deu­das han pro­vo­ca­do la quie­bra de cua­tro de sus em­pre­sas.

Sin em­bar­go, se apre­su­ra a en­fa­ti­zar que ac­tual­men­te sus com­pa­ñías tie­nen muy po­cas deu­das.

En la de­cla­ra­ción de bie­nes que lle­nó en re­la­ción con su cam­pa­ña, Trump in­di­có te­ner al me­nos 1.5 bi­llo­nes de dó­la­res, ha­bien­do se­ña­la­do pú­bli­ca­men­te que el mon­to es ma­yor a los 10 bi­llo­nes. En los cálcu­los re­cien­tes de las re­vis­tas For­bes y For­tu­ne y de Bloom­berg se con­si­de­ra que po­see me­nos de cin­co bi­llo­nes.

A fin de com­pren­der me­jor la car­te­ra y la deu­da de Trump, The Ti­mes con­tó con la co­la­bo­ra­ción de Re­dVi­sion Sys­tems, una em­pre­sa na­cio­nal so­bre in­for­ma­ción de pro­pie­da­des, pa­ra bus­car da­tos pú­bli­cos de más de 30 pro­pie­da­des ubi­ca­das en Es­ta­dos Uni­dos. The Ti­mes iden­ti­fi­có los ac­ti­vos a tra­vés de so­li­ci­tu­des an­te di­ver­sas ins­tan­cias.

Se bus­có en mi­les de pá­gi­nas de in­for­ma­ción pú­bli­ca, in­clu­yen­do do­cu­men­tos so­bre prés­ta­mos, arren­da­mien­tos de te­rre­nos y es­cri­tu­ras. La bús­que­da se con­cen­tró en las pro­pie­da­des co­mer­cia­les de Trump, co­mo to­rres de ofi­ci­nas, cam­pos de golf, un vi­ñe­do en Vir­gi­nia e in­clu­si­ve un edi­fi­cio in­dus­trial en Ca­ro­li­na del Sur con el cual se que­dó tras un ne­go­cio fa­lli­do en el que par­ti­ci­pó Do­nald Trump Jr. En el trans­cur­so de la in­ves­ti­ga­ción tam­bién se exa­mi­na­ron va­rias pro­pie­da­des re­si­den­cia­les de Trump, in­clu­yen­do su pent­hou­se en la Quin­ta Ave­ni­da y una ca­sa que po­see en Be­verly Hills, Ca­li­for­nia. No se re­vi­sa­ron los tra­tos de Trump fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos.

El he­cho de que al pa­re­cer Trump re­gis­tre una deu­da mu­cho me­nor en su de­cla­ra­ción de bie­nes de lo en­con­tra­do por The Ti­mes no es cul­pa su­ya, sino re­sul­ta­do de lo que se pi­de a los can­di­da­tos que men­cio­nen y có­mo.

En la for­ma de la Co­mi­sión Fe­de­ral Elec­to­ral no se pi­de que los can­di­da­tos en­lis­ten sus ac­ti­vos y deu­das en ci­fras pre­ci­sas, sino en ran­gos que lle­gan has­ta los 50 mi­llo­nes –al­go apro­pia­do pa­ra la ma­yo­ría de los can­di­da­tos, pe­ro no pa­ra Trump–. Du­ran­te el exa­men, The Ti­mes lo­gró de­ter­mi­nar la can­ti­dad de deu­da so­bre ca­da una de las pro­pie­da­des, así co­mo su es­truc­tu­ra de pro­pie­dad.

En el nú­me­ro 40 de Wall Street en Man­hat­tan, una com­pa­ñía de res­pon­sa­bi­li­dad li­mi­ta­da que Trump con­tro­la es ti­tu­lar del arren­da­mien­to del te­rreno en el cual se eri­ge el edi­fi­cio. En el 2015, Trump pi­dió pres­ta­dos 160 mi­llo­nes a Lad­der Ca­pi­tal, una pe­que­ña em­pre­sa neo­yor­qui­na, usan­do co­mo ga­ran­tía di­cho arren­da­mien­to a lar­go pla­zo. En su de­cla­ra­ción fi­nan­cie­ra se men­cio­na que la deu­da tie­ne un va­lor su­pe­rior a los 50 mi­llo­nes de dó­la­res.

Allen Weis­sel­berg, di­rec­tor fi­nan­cie­ro de la Or­ga­ni­za­ción Trump, se­ña­ló que Trump pu­do ha­ber de­ja­do en blan­co la sec­ción de pa­si­vos de la for­ma, de­bi­do a que las le­yes fe­de­ra­les exi­gen que los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les den a co­no­cer pa­si­vos per­so­na­les, no deu­da cor­po­ra­ti­va. Trump, di­jo, no tie­nen deu­das per­so­na­les.

‘Di­mos a co­no­cer de más’, se­ña­ló Weis­sel­berg.

Con­tra­rio a sus de­cla­ra­cio­nes de em­pre­sa­rio ga­na­dor, sus com­pa­ñías tie­nen deu­das por al me­nos $650 mi­llo­nes

El mag­na­tE, can­di­da­to re­pu­bli­cano a la Pre­si­den­cia

la to­rrE Trump, en la Quin­ta Ave­ni­da, en Man­hat­tan

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.