Bus­can sen­si­bi­li­zar a in­ter­nos: los en­se­ñan a en­tre­nar pe­rros

El Diario de El Paso - - Especial - As­so­cia­ted Press

Da­llas, Tx.— En la ma­yo­ría de los pro­gra­mas car­ce­la­rios se en­se­ña a los in­ter­nos ofi­cios co­mo re­pa­ra­ción de bi­ci­cle­tas o car­pin­te­ría. Pe­ro un nue­vo cur­so im­par­ti­do en el pe­nal del Con­da­do Da­llas se in­clu­ye otra fa­ce­ta, más emo­ti­va, de la edu­ca­ción: la em­pa­tía.

Es­ta se­ma­na, los co­mi­sio­na­dos del Con­da­do Da­llas apro­ba­ron Ho­gar pa­ra Pe­rros, una cla­se de en­tre­na­mien­to ca­nino pa­ra los reos. Du­ran­te el cur­so con du­ra­ción de cin­co se­ma­nas, 10 pre­sos en­tre­na­rán a ani­ma­les re­ti­ra­dos de la fi­la de eu­ta­ni­za­ción en el al­ber­gue Gran Prai­rie. El ob­je­ti­vo: ele­var los ín­di­ces de adop­cio­nes y, más im­por­tan­te, con­tri­buir a en­se­ñar a los hom­bres a cui­dar más a los de­más.

‘Es­to en­se­ña al in­terno a pro­te­ger más a otra cria­tu­ra, a te­ner em­pa­tía y a cui­dar­la’, di­jo Yolanda La­ra, di­rec­to­ra del pro­gra­ma car­ce­la­rio. ‘Sim­ple­men­te se tra­ta de una me­jor ca­li­dad de vi­da pa­ra el in­terno, pa­ra ese ciu­da­dano que es­tá re­gre­san­do a nues­tra co­mu­ni­dad’.

Los pro­gra­mas en los cua­les reos en­tre­nan pe­rros se han vuel­to po­pu­la­res en el país. En Te­xas exis­ten en los pe­na­les fe­de­ra­les y es­ta­ta­les, pe­ro és­te se­rá el pri­me­ro im­ple­men­ta­do en una cár­cel de con­da­do en el es­ta­do. El she­riff Lu­pe Valdez pi­dió a La­ra di­se­ñar el cur­so tras leer ha­ce ca­si un año en Fa­ce­book una his­to­ria so­bre uno de ellos. La­ra se pu­so en con­tac­to con la co­mi­sio­na­da El­ba Gar­cía a fin de lo­ca­li­zar un al­ber­gue que co­la­bo­ra­ra.

Gar­cía di­jo ha­ber ele­gi­do al re­fu­gio Grand Prai­rie de­bi­do a que es­ta­ban ‘lis­tos pa­ra ayu­dar­nos’, mien­tras que el al­ber­gue de Da­llas pi­dió más re­qui­si­tos.

‘Es­ta­mos emo­cio­na­dos’, se­ña­ló Gar­cía. ‘Es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra en­se­ñar a nues­tros in­ter­nos y ayu­dar­los a con­se­guir ofer­tas de tra­ba­jo’.

El pro­gra­ma co­men­za­rá el 1º de oc­tu­bre fi­nan­cia­do por el fon­do del she­riff ob­te­ni­do con ar­tícu­los a la ven­ta. El pre­su­pues­to de 74 mil 300 dó­la­res se des­ti­na­rá a un agen­te de de­ten­cio­nes, ali­men­tos pa­ra pe­rros, jau­las, li­bros de tex­to y una compu­tado­ra. La So­cie­dad pa­ra la Pre­ven­ción de la Cruel­dad con los Ani­ma­les do­nó co­lla­res, co­rreas y ca­mas pa­ra los pe­rros.

So­la­men­te ca­li­fi­can los pre­sos sin an­te­ce­den­tes de vio­len­cia, den­tro o fue­ra de la cár­cel. Ten­drán que re­dac­tar su so­li­ci­tud y ser en­tre­vis­ta­dos. Se se­lec­cio­na­rá a cin­co in­ter­nos pa­ra en­tre­nar a cin­co pe­rros. Re­sul­tar ele­gi­do cons­ti­tu­ye un in­cen­ti­vo pa­ra que los par­ti­ci­pan­tes ten­gan bue­na con­duc­ta.

La­ra se­ña­ló que al prin­ci­pio el pro­gra­ma só­lo se­rá pa­ra reos hom­bres de­bi­do a que las mu­je­res tien­den a ser li­be­ra­das an­tes. A fu­tu­ro, el per­so­nal car­ce­la­rio tie­ne la es­pe­ran­za de ini­ciar un pro­gra­ma de me­nor du­ra­ción de es­té­ti­ca ca­ni­na en el cual pue­dan par­ti­ci­par mu­je­res.

Los in­ter­nos par­ti­ci­pan­tes ten­drán que des­per­tar a las 5 de la ma­ña­na pa­ra sa­car a los pe­rros, pa­san­do lue­go cin­co ho­ras más dia­rias en­se­ñan­do a los ca­nes ór­de­nes co­mo sen­tar­se, de­te­ner­se y se­guir de cer­ca, así co­mo a con­vi­vir con otros ani­ma­les y con per­so­nas. Los pre­sos que no for­man par­te de pro­gra­mas dis­po­nen de más tiem­po li­bre. Aun­que tie­nen que des­per­tar a las 4 de la ma­ña­na si desean desa­yu­nar, mu­chos pre­fie­ren se­guir dur­mien­do. Pa­san el día ju­gan­do a las da­mas, vien­do te­le­vi­sión o pla­ti­can­do.

Un ins­truc­tor del Cen­tro Com­mu­nity Co­lle­ge da­rá cla­ses a los reos y, al con­cluir el cur­so, los par­ti­ci­pan­tes re­ci­bi­rán un cer­ti­fi­ca­do.

‘De­fi­ni­ti­va­men­te es­te pro­gra­ma va en la di­rec­ción co­rrec­ta’, di­jo el doc­tor Da­vid Herh­sey, psi­quia­tra de Da­llas que ha tra­ba­ja­do con pre­sos. ‘Con suer­te al­gu­nos de los in­ter­nos lo­gren des­per­tar en sí mis­mos cier­to sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad ha­cia sus con­gé­ne­res’.

Nu­me­ro­sos de­lin­cuen­tes es­tán tan en­du­re­ci­dos que a la gen­te le re­sul­ta di­fí­cil acer­car­se a ellos, pe­ro po­dría ayu­dar el he­cho de te­ner que cui­dar a un pe­rri­to lin­do, di­jo Hers­hey. ‘No sé qué tan­ta di­fe­ren­cia va a mar­car es­to, pe­ro de­be in­ten­tar­se al­go así’.

La­ra se­ña­ló ha­ber to­ma­do co­mo mo­de­lo bá­si­ca­men­te un pro­gra­ma del con­da­do Gwin­nett, Geor­gia, de­no­mi­na­do Ope­ra­ción Se­gun­da Opor­tu­ni­dad. Ahí, un hom­bre es­cri­bió en la pá­gi­na de Fa­ce­book del gru­po que ha­bía con­se­gui­do en la cár­cel a dos de sus pe­rros, Clif­ford y Lady.

‘No pue­do de­cir cuán­tas co­sas po­si­ti­vas tu­vo nues­tra ex­pe­rien­cia con es­te ma­ra­vi­llo­so pro­gra­ma’, es­cri­bió.

Pa­ra los in­ter­nos, es­te ti­po de pro­gra­mas pue­den con­tri­buir a cam­biar sus vi­das, di­jo Cán­di­do San­tia­go, un tra­fi­can­te de co­caí­na que apren­dió a en­tre­nar pe­rros es­tan­do pre­so en la Ins­ti­tu­ción Co­rrec­cio­nal Cen­tral Nor­te de Mas­sa­chu­setts.

San­tia­go, cu­ya his­to­ria se cuen­ta en el do­cu­men­tal de­no­mi­na­do ‘Pe­rros en el In­te­rior’, na­rró por es­cri­to su ex­pe­rien­cia pa­ra The Daily Beast.

‘Du­ran­te el tiem­po que pa­sé con es­tos pe­rros, desa­rro­llé un víncu­lo con to­dos ellos y llo­ré cuan­do uno por uno se fue­ron a su nue­vo ho­gar’, es­cri­bió.

Echan a an­dar pro­gra­ma ex­pe­ri­men­tal en pe­nal de Da­llas

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.