¿Es Es­ta­dos Uni­dos tan gran­de co­mo sus atle­tas?

El Diario de El Paso - - Portada - Brooks • Da­vid

NEl pe­si­mis­mo ha te­ñi­do es­ta cam­pa­ña elec­to­ral. Es­ta­dos Uni­dos es­tá en de­te­rio­ro. El país es­tá yen­do por el ca­mino equi­vo­ca­do. Nos es­tán dan­do una pa­li­za en acuer­dos mun­dia­les de co­mer­cio. Se­gui­mos su­frien­do por la hu­mi­lla­ción de Irak.

El por­cen­ta­je de es­ta­dou­ni­den­ses que in­for­ma que la de­mo­cra­cia es un sis­te­ma de go­bierno ‘bas­tan­te ma­lo’ o ‘muy ma­lo’ es­tá cre­cien­do mar­ca­da­men­te. Una cuar­ta par­te de los es­ta­dou­ni­den­ses jó­ve­nes se sien­te así, con ba­se en da­tos ex­traí­dos del Son­deo de Va­lo­res Mun­dia­les. La ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses jó­ve­nes cree que Es­ta­dos Uni­dos de­be­ría man­te­ner­se fue­ra de asun­tos mun­dia­les, con ba­se en un in­for­me del Con­se­jo de Chica­go so­bre Asun­tos Glo­ba­les.

Sin em­bar­go, cuan­do se ven las Olim­pia­das, no pa­re­ce­mos un país tris­te en de­cli­ve ter­mi­nal. En cual­quier ca­so, la co­ber­tu­ra se po­ne un po­co abu­rri­da… ¡por­que siem­pre es­ta­mos ga­nan­do! Ade­más, los ga­na­do­res tie­nen unas his­to­rias y ti­pos de per­so­na­li­dad asom­bro­sa­men­te es­ta­dou­ni­den­ses (Bi­les, Le­decky y, sí, Loch­te).

El desem­pe­ño olím­pi­co de Es­ta­dos Uni­dos ha si­do de asom­bro­sa con­sis­ten­cia du­ran­te las dé­ca­das re­cien­tes. Con ra­ras ex­cep­cio­nes, se pue­de con­tar con que ga­ne­mos en­tre 101 y 110 me­da­llas olim­pia­da tras olim­pia­da. La se­lec­ción de 2016 pa­re­ce en ca­mino a ga­nar cuan­do me­nos esa can­ti­dad.

No so­mos mag­ní­fi­cos cuan­do se mi­den las me­da­llas por ca­be­za (Nue­va Ze­lan­da, Di­na­mar­ca, Hun­gría, Aus­tra­lia y Gran Bre­ta­ña son los gran­des ga­na­do­res ahí), pe­ro Es­ta­dos Uni­dos sí tie­ne más me­da­llas que cual­quier otro país en la his­to­ria, y esa de­lan­te­ra es­tá cre­cien­do.

Lo que es más, Es­ta­dos Uni­dos no ga­na por­que ten­ga­mos me­jo­res atle­tas (el ta­len­to de­be dis­tri­buir­se equi­ta­ti­va­men­te). A Es­ta­dos Uni­dos le va bien por­que tie­ne sis­te­mas real­men­te mag­ní­fi­cos pa­ra pre­pa­rar a los atle­tas. Las me­da­llas son ga­na­das por ins­ti­tu­cio­nes tan­to co­mo por in­di­vi­duos. Los ale­ma­nes tie­nen un gran sis­te­ma pa­ra en­tre­nar a ka­ya­kis­tas, ji­ne­tes y lan­za­do­res, el dis­co o la ja­ba­li­na. Es­ta­dos Uni­dos tie­ne asom­bro­sas ins­ti­tu­cio­nes pa­ra pre­pa­rar a sal­ta­do­res, na­da­do­res, ju­ga­do­res de ba­lon­ces­to, gim­nas­tas, co­rre­do­res y de­catle­tas.

La gran pre­gun­ta es: ¿Es re­fle­jo la gran­de­za de las ins­ti­tu­cio­nes de­por­ti­vas de Es­ta­dos Uni­dos de las fuer­tes ins­ti­tu­cio­nes del país en ge­ne­ral, o es más pa­re­ci­do a la gran­de­za de­por­ti­va de la Unión So­vié­ti­ca, un es­pec­tácu­lo Po­tem­kin en­mas­ca­ran­do la des­com­po­si­ción na­cio­nal?

Bien, si se da un pa­so fue­ra del hu­mor som­brío de la fu­rio­sa re­tó­ri­ca de cam­pa­ña, se ve que las ins­ti­tu­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos son bas­tan­te fuer­tes por lo ge­ne­ral. A lo lar­go de las úl­ti­mas dé­ca­das, al­gu­nos paí­ses en de­sa­rro­llo, co­mo Bra­sil, In­dia y Chi­na, pre­sen­ta­ron des­lum­bran­tes nú­me­ros de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Sin em­bar­go, esos paí­ses es­tán sien­do frus­tra­dos ac­tual­men­te por la de­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal y el cre­ci­mien­to se es­tá des­plo­man­do.

Sin em­bar­go, el éxi­to eco­nó­mi­co de Es­ta­dos Uni­dos es co­mo nues­tro éxi­to olím­pi­co, ex­pre­sa­do de for­ma ma­yor. Las com­pli­ca­cio­nes de la na­ción sal­tan a la vis­ta, pe­ro nues­tro país tie­ne as­pec­tos fun­da­men­ta­les fir­mes. El dó­lar es­ta­dou­ni­den­se es, por mu­cho, la di­vi­sa del mun­do. La Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Fár­ma­cos, la FDA, es el in­di­ca­dor pa­ra es­tán­da­res mé­di­cos. El sis­te­ma es­ta­dou­ni­den­se de pa­ten­tes es el de ma­yor im­por­tan­cia en el mun­do.

Nue­ve de las 10 mar­cas más va­lio­sas de For­bes son es­ta­dou­ni­den­ses (Ap­ple, Goo­gle, IBM, y así por el es­ti­lo). Es­ta­dos Uni­dos es el prin­ci­pal pro­duc­tor de ener­gía. Te­ne­mos 15 (¡cuan­do me­nos!) de las 20 uni­ver­si­da­des prin­ci­pa­les del mun­do, en tan­to Holly­wood es tan do­mi­nan­te co­mo siem­pre.

Es­ta­dos Uni­dos tam­bién es bas­tan­te bueno pa­ra el cam­bio. La edad me­dia en EU es 37.8 años, com­pa­ra­do con 46.5 tan­to pa­ra Ale­ma­nia co­mo pa­ra Ja­pón. Mien­tras más nue­va sea una tec­no­lo­gía, ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de que Es­ta­dos Uni­dos la do­mi­ne; ya sea la nu­be o la eco­no­mía de com­par­ti­ción. Con ba­se en The Eco­no­mist, 91 por cien­to de las bús­que­das en lí­nea se ha­cen a tra­vés de ser­vi­cios de em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses, y 99 por cien­to de los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes fun­cio­nan con sis­te­mas ope­ra­ti­vos he­chos por es­ta­dou­ni­den­ses.

Al­gu­nas in­dus­trias es­ta­dou­ni­den­ses han de­cli­na­do, pe­ro otras es­tán su­bien­do ad­mi­nis­tra­do­res de fon­dos es­ta­dou­ni­den­ses que ma­ne­jan 55 por cien­to de los ac­ti­vos del mun­do. Ne­go­cios es­ta­dou­ni­den­ses son anfitriones de 61 por cien­to de los usua­rios de me­dios so­cia­les en el mun­do.

En el cir­cui­to de cam­pa­ña, el co­mer­cio glo­bal es pre­sen­ta­do co­mo un gran desas­tre na­cio­nal. ¡Es­ta­mos sien­do des­trui­dos por ex­tran­je­ros! La So­cie­dad Trans­pa­cí­fi­ca fue el co­co cen­tral y do­mi­nan­te en la Con­ven­ción Na­cio­nal De­mó­cra­ta, par­ti­cu­lar­men­te en­tre per­so­nas que no tie­nen idea al­gu­na de qué hay en eso.

De he­cho, Es­ta­dos Uni­dos tie­ne éxi­to en co­mer­cio glo­bal ca­si tan­to co­mo en la Olim­pia­da. Ca­li­fi­ca­mos en ter­cer lu­gar, de­trás de Sui­za y Sin­ga­pur, en competitivas cla­si­fi­ca­cio­nes glo­ba­les por par­te del Fo­ro Mun­dial de Eco­no­mía. Cuan­do el co­mer­cio es des­trui­do por acuer­dos in­ter­na­cio­na­les, em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses lo apro­ve­chan y ga­nan clien­tes.

Co­mo no­tó Ro­bert B. Zoe­llick en fe­cha re­cien­te en The Wall Street Jour­nal, en los pri­me­ros cin­co años des­pués de que EU ha con­clui­do acuer­dos de li­bre co­mer­cio, las ex­por­ta­cio­nes del país a esos lu­ga­res han subido tres ve­ces más rá­pi­da­men­te que el cre­ci­mien­to ge­ne­ral de ex­por­ta­ción.

A lo lar­go de los úl­ti­mos cin­co años, es­cri­bió Zoe­llick, EU ha pre­sen­ta­do un su­pe­rá­vit co­mer­cial de 320 mil mi­llo­nes de dó­la­res en bie­nes ma­nu­fac­tu­ra­dos con sus so­cios de li­bre co­mer­cio. Los agri­cul­to­res y ga­na­de­ros del país im­pul­sa­ron las ex­por­ta­cio­nes ha­cia so­cios de li­bre co­mer­cio en 130 por cien­to en­tre 2003 y 2013.

En una for­ma im­por­tan­te, los de­por­tes no son co­mo la eco­no­mía. En Río só­lo hay tres me­da­llas en ca­da even­to. El co­mer­cio glo­bal no es su­ma ce­ro. Di­se­mi­na vas­tos be­ne­fi­cios a tra­vés de so­cie­da­des, al tiem­po que las­ti­ma in­ne­ga­ble­men­te a al­gu­nos ne­go­cios en cam­pos es­tre­chos so­bre la mar­cha.

Por su­pues­to, te­ne­mos que cui­dar a aque­llos que es­tán he­ri­dos, pe­ro la ma­yor ame­na­za ac­tual­men­te es en sí el pe­si­mis­mo sin mé­ri­tos, y las es­tú­pi­das y me­dro­sas de­ci­sio­nes que flu­yen inevi­ta­ble­men­te de ahí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.