La in­dus­tria ma­qui­la­do­ra en Mé­xi­co, his­to­ria de éxi­to

El Diario de El Paso - - Portada - Fran­cis­co E. Pa­di­lla

Su na­ci­mien­to

Los cin­cuen­ta y un años de his­to­ria de la in­dus­tria ma­qui­la­do­ra han pro­du­ci­do anéc­do­tas de to­do ti­po: hu­ma­nas, cien­tí­fi­cas y téc­ni­cas, cu­yo ras­tro ha si­do im­pre­so en los co­ra­zo­nes de los me­xi­ca­nos que he­mos si­do tes­ti­gos y be­ne­fi­cia­dos di­rec­tos de es­te pro­yec­to que ini­ció en la men­te de unos cuan­tos, pa­ra be­ne­fi­cio de mu­chos, con una idea en men­te: dar­le vi­da a la in­dus­tria ma­qui­la­do­ra, aun en con­tra de los más te­na­ces enemi­gos que, en­tre otras co­sas, ar­gu­men­ta­ban que al dar­le en­tra­da a las com­pa­ñías ex­tran­je­ras, es­ta­ría­mos ven­dien­do al país y po­nién­do­lo de ro­di­llas an­te los in­ver­sio­nis­tas ve­ni­dos de to­do el mun­do.

Los fun­da­do­res de es­ta in­dus­tria fue­ron tre­men­dos fu­tu­ris­tas al vi­sua­li­zar es­te gran pro­yec­to con un es­pí­ri­tu de ga­nar-ga­nar, que a la par los be­ne­fi­cia­ra eco­nó­mi­ca­men­te, trae­ría em­pleos a Mé­xi­co en los años se­sen­tas al tér­mino del ‘pro­gra­ma bra­ce­ro’; con la mul­ti­tud de tra­ba­ja­do­res re­gre­sa­dos a Mé­xi­co, su Go­bierno fe­de­ral tu­vo a bien au­to­ri­zar el lla­ma­do Pro­gra­ma Na­cio­nal Fron­te­ri­zo (Pro­naf), cu­yo pri­mer di­rec­tor fue don An­to­nio J. Ber­mú­dez, por en­car­go del se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, An­to­nio Or­tiz Me­na, em­pe­zan­do por el re­mo­za­mien­to de las fron­te­ras y ofre­cer pre­ben­das fis­ca­les a com­pa­ñías ex­tran­je­ras pa­ra que se ins­ta­la­ran en par­ques in­dus­tria­les de Mé­xi­co.

Exis­te un an­te­ce­den­te pre­vio al Pro­naf, se­gún fuen­te de An­to­nio J. Bus­ta­man­te, quien fue­ra in­ves­ti­ga­dor del Co­le­gio de la Fron­te­ra Nor­te: ‘An­to­nio J. Ber­mú­dez en­fo­có de 1961 a 1964 su aten­ción en Pie­dras Ne­gras, Coahui­la, en don­de se em­pe­za­ron a abrir tam­bién va­rias de las pri­me­ras com­pa­ñías en Mé­xi­co. Pa­ra di­ciem­bre de 1965 ya es­ta­ban ubi­ca­das en el país, na­da me­nos que do­ce em­pre­sas, con 3 mil 067 em­plea­dos’.

El ca­so de AC Niel­sen lo tra­ta­mos apar­te, ya que es­te cor­po­ra­ti­vo es­ta­ble­ció dos plan­tas en Mé­xi­co, aun an­tes de la vi­gen­cia de la au­to­ri­za­ción fe­de­ral pa­ra ope­rar den­tro del de­no­mi­na­do pro­gra­ma de ma­qui­la. Una de las plan­tas la es­ta­ble­ció en Nue­vo La­re­do, Ta­mau­li­pas, en 1962 y la otra en Ciu­dad Juá­rez en el año 1966 (Es­te año es­tá cum­plien­do su 50 aniver­sa­rio, lla­mán­do­se ac­tual­men­te NCH), am­bas tra­ba­ja­ban ba­jo la ley adua­ne­ra, muy si­mi­lar en sus re­glas al pos­te­rior sis­te­ma en el que se am­pa­ró la in­dus­tria ma­qui­la­do­ra, ini­cial­men­te de­no­mi­na­do Re­cin­tos Fis­ca­les, re­co­men­dan­do es­ta fi­gu­ra por la con­sul­to­ra ‘Art­hur D. Little’ (Fuen­te: Li­bro ‘La In­dus­tria Ma­qui­la­do­ra en Mé­xi­co’, cu­yo au­tor es el ar­ti­cu­lis­ta, págs. 25, 29 y 32, edi­ción 2015).

El 18 de ma­yo de 1965 se fir­mó la au­to­ri­za­ción de la Ley de Con­ce­sión en ba­se al reglamento X del Có­di­go Adua­ne­ro, don­de se es­ta­ble­cía que el 100% de los pro­duc­tos se te­nían que re­gre­sar a los Es­ta­dos Uni­dos o cual­quier otro país de ori­gen; en aquel en­ton­ces apli­ca­ba úni­ca­men­te a la fron­te­ra (pág. 91 del li­bro).

Fun­da­do­res par­ti­ci­pan­tes de es­te gran pro­yec­to: Jai­me Ber­mú­dez Cua­rón, Alfonso Mur­guía Val­déz, Hilario Ga­bi­lon­do Acu­ña, Fe­de­ri­co Ba­rrio Te­rra­zas, Fer­nan­do Borreguero Allard, Mi­guel Za­ra­go­za Viz­ca­rra, Jo­sé Ma­nuel Mo­ra, Pa­blo Luc­ket, Re­gi­nal­do San­ders, Ja­vier Cos­te­ra, Ar­man­do Gon­zá­lez So­to y Er­nes­to Cal­de­rón de la Bar­ca.

Es­ta­dís­ti­cas ac­tua­les

A ni­vel na­cio­nal, el 13.2% de los tra­ba­ja­do­res me­xi­ca­nos son de la in­dus­tria ma­qui­la­do­ra, con 5 mil 008 com­pa­ñías es­ta­ble­ci­das en te­rri­to­rio me­xi­cano y con 2’373,416 co­la­bo­ra­do­res (Se­gún la fuen­te del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía, INEGI).

A ni­vel es­ta­tal, en Chihuahua, el 43% de los tra­ba­ja­do­res co­la­bo­ra en la in­dus­tria ma­qui­la­do­ra y a ni­vel lo­cal en Ciu­dad Juá­rez, el 60.6 de los tra­ba­ja­do­res son de la in­dus­tria men­cio­na­da, exis­tien­do ac­tual­men­te en Ciu­dad Juá­rez 321 com­pa­ñías que em­plean a 253 mil co­la­bo­ra­do­res apro­xi­ma­da­men­te (Fuen­tes: Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial e INEGI).

Su fu­tu­ro

La reali­dad in­dis­cu­ti­ble de la in­dus­tria ma­qui­la­do­ra es que ha si­do un mo­tor eco­nó­mi­co, crea­do­ra de mi­llo­nes de em­pleos, de ca­pa­ci­ta­ción a to­dos los ni­ve­les y cu­ya he­ren­cia se que­da en Mé­xi­co, ci­men­tán­do­se las ba­ses de una in­dus­tria con más tec­no­lo­gía de pun­ta que es­té acor­de con los tiem­pos mo­der­nos, ya no tan­to por lo ba­ra­to de la mano de obra me­xi­ca­na.

Así co­mo es­ta in­dus­tria ha pa­sa­do por los lla­ma­dos ‘booms’ de los años ochen­ta, tam­bién ha si­do afec­ta­da por los vai­ve­nes eco­nó­mi­cos del país del nor­te, aun así, su in­fraes­truc­tu­ra se ha man­te­ni­do fir­me e in­tac­ta.

En sus ini­cios, la ne­ce­si­dad de la mano de obra fue al­ta, pues era un pro­yec­to que se em­pe­za­ba a co­no­cer; ac­tual­men­te exis­te la ne­ce­si­dad de lle­nar unas vein­te mil pla­zas va­can­tes, lo cual em­pie­za a ha­cer a Ciu­dad Juá­rez po­co atrac­ti­vo pa­ra es­ta­ble­cer­se de­bi­do a los au­men­tos en cos­tos de sa­la­rio y be­ne­fi­cios, pa­ra atraer y re­te­ner la mano de obra, au­na­do a que, se­gún de­cla­ra­cio­nes de Jo­sé Ya­rahuán Ga­lin­do, pre­si­den­te de la in­dus­tria de ex­por­ta­ción (IN­DEX), Ciu­dad Juá­rez es­tá con­si­de­ra­da co­mo la ter­ce­ra lo­ca­li­dad más ca­ra pa­ra ins­ta­lar una in­dus­tria de es­te ti­po.

Post Scrip­tum

Las com­pa­ñías ma­qui­la­do­ras ya han de­mos­tra­do su in­di­fe­ren­cia pa­ra es­ta­ble­cer­se en uno u otro país, es bien sa­bi­do que su prin­ci­pal ba­se pa­ra es­ta­ble­cer­se o cam­biar­se de don­de es­tán asen­ta­das, en de­fi­ni­ti­va es su con­ve­nien­cia fi­nan­cie­ra; di­cen, si­go ob­te­nien­do la ga­nan­cia es­pe­ra­da (pro­fit, al in­glés) pa­ra re­cu­pe­rar lo in­ver­ti­do, co­rrec­to, me que­do, y si no, me mu­do a otro país que me ofrez­ca me­jo­res be­ne­fi­cios pa­ra tra­ba­jar y ga­nar. Pun­to.

Si Mé­xi­co se que­da­ra sin es­ta ope­ra­ción ma­qui­le­ra que ac­tual­men­te se ofer­ta en el país, su­fri­ría fu­nes­tas con­se­cuen­cias, te­nien­do que bus­car otras al­ter­na­ti­vas de pro­duc­ción na­cio­nal que la subs­ti­tu­ya, que de mo­men­to no se ve cuál se­ría, pa­ra man­te­ner la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca in­ter­na y que le dé em­pleo a los mi­llo­nes de co­la­bo­ra­do­res que ac­tual­men­te tie­ne es­ta in­dus­tria.

Las elec­cio­nes de los Es­ta­dos Uni­dos que ya se apro­xi­man, se­rán muy im­por­tan­tes pa­ra los em­pre­sa­rios nor­te­ame­ri­ca­nos y ex­tran­je­ros que le han te­ni­do fe a la ope­ra­ción ma­qui­la­do­ra, pe­ro que la men­ta­li­dad re­pu­bli­ca­na los po­dría for­zar a de­jar de in­ver­tir fue­ra del país, ba­jo ame­na­zas de san­cio­nes fis­ca­les, ya expresadas por el can­di­da­to Trump.

Bi­blio­gra­fía:

‘Cuan­do Ciu­dad Juá­rez ex­por­ta, el mun­do cam­bia’, Mtro. Jo­sé Cas­ta­ñón

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.