Tras los in­cen­dios hay que in­ven­ta­riar lo per­di­do

El Diario de El Paso - - Texas - Ch­ris­top­her We­ber/Ch­ris­ti­ne Ar­ma­rio/ As­so­cia­ted Press

San Ber­nar­dino, Ca­li­for­nia— Des­pués de un in­cen­dio sil­ves­tre, al­guien tie­ne que de­ter­mi­nar exac­ta­men­te qué se que­mó. Se tra­ta de un tra­ba­jo ar­duo e im­por­tan­te que ayu­da a los ha­bi­tan­tes que fue­ron eva­cua­dos a sa­ber si per­die­ron to­do o hay al­go que los es­pe­ra a su re­gre­so a ca­sa.

Fun­cio­na­rios cal­cu­lan que un mí­ni­mo de 105 vi­vien­das y 213 cons­truc­cio­nes ane­xas fue­ron des­trui­das du­ran­te el ex­ten­so si­nies­tro que la pre­sen­te se­ma­na arra­só a tra­vés de co­mu­ni­da­des se­rra­nas del Sur ca­li­for­niano y que ayer aún per­ma­ne­cía la­ten­te.

Di­chas ci­fras po­drían au­men­tar aho­ra que las cua­dri­llas que ha­gan el re­cuen­to de los da­ños exa­mi­nen los res­tos de la con­fla­gra­ción re­gis­tra­da apro­xi­ma­da­men­te a 60 mi­llas al es­te del cen­tro de Los Án­ge­les, di­jo el je­fe del De­par­ta­men­to de Bom­be­ros del Con­da­do San Ber­nar­dino Mi­ke Hor­ton. El si­nies­tro desata­do el mar­tes que­dó con­te­ni­do en un 68 por cien­to, mien­tras que los bom­be­ros que per­ma­ne­cie­ron días en la ofen­si­va por fin en­tra­ron a la fa­se de lim­pie­za, in­for­ma­ron fun­cio­na­rios.

Tra­ba­jan­do en un cen­tro mó­vil de co­man­do si­tua­do al Sur de la con­fla­gra­ción de 58 mi­llas cua­dra­das, Hor­ton en­ca­be­za a un equi­po de 15 in­ves­ti­ga­do­res, téc­ni­cos, ex­per­tos en ma­te­ria­les pe­li­gro­sos y otros fun­cio­na­rios res­pon­sa­bles de de­ter­mi­nar la mag­ni­tud y la na­tu­ra­le­za de los da­ños.

Con fre­cuen­cia las pro­pie­da­des se en­cuen­tran tan diez­ma­das que re­sul­ta di­fí­cil sa­ber si la pi­la de ce­ni­za humean­te era una ca­sa, un re­mol­que o un tan­que de agua, ex­pli­có.

Los téc­ni­cos con­sul­tan apli­ca­cio­nes en compu­tado­ras por­tá­ti­les con las cua­les se pue­den ba­jar da­tos geo­grá­fi­cos e in­for­ma­ción de los va­lua­do­res del con­da­do pa­ra co­no­cer lo que pu­do ha­ber es­ta­do ahí an­tes de que arra­sa­ran las lla­mas.

Se to­man nu­me­ro­sas fotografías y ca­da una de ellas “tie­ne su pro­pia his­to­ria” so­bre lo que el equi­po vio, di­jo Hor­ton.

Aún es­ta­ban en vi­gor al­gu­nas eva­cua­cio­nes, pe­ro la ma­yo­ría de las per­so­nas a quie­nes se or­de­nó aban­do­nar sus ho­ga­res ya pu­die­ron re­gre­sar el vier­nes, cuan­do las cua­dri­llas re­gis­tra­ron avan­ces enor­mes con­tra el si­nies­tro, se­ña­ló el vo­ce­ro de los bom­be­ros Brad Pi­tas­si.

Aun an­tes de re­gre­sar, en oca­sio­nes los an­sio­sos ha­bi­tan­tes lo­ca­les pue­den dar­se una idea so­bre lo que les es­pe­ra gra­cias a los re­por­tes que el equi­po ase­sor de da­ños pre­sen­ta con pres­te­za.

El ob­je­ti­vo es re­co­pi­lar los da­tos in­clu­si­ve an­tes de ex­tin­guir­se por com­ple­to el in­cen­dio y que es­tén dis­po­ni­bles por In­ter­net, gra­ba­cio­nes te­le­fó­ni­cas y en pi­za­rro­nes si­tua­dos en cen­tros de eva­cua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.