Des­pi­den mi­les a ofi­cial ase­si­na­do en Hatch

El Diario de El Paso - - Portada - As­so­cia­ted Press Las Cru­ces, NM—

Un ofi­cial de Po­li­cía de Nue­vo Mé­xi­co ase­si­na­do du­ran­te una re­vi­sión de trá­fi­co, fue re­cor­da­do es­te do­min­go co­mo un hom­bre que tra­ba­jó in­can­sa­ble­men­te pa­ra ob­te­ner un tra­ba­jo en la apli­ca­ción de la ley, fi­nal­men­te lo lo­gró y fue asig­na­do pa­ra pro­te­ger una pe­que­ña po­bla­ción.

Mi­les de per­so­nas se reunie­ron pa­ra ren­dir­le ho­me­na­je al ofi­cial Jo­sé Chá­vez, de la Po­li­cía de Hatch, de quien las au­to­ri­da­des in­for­ma­ron que fue ba­lea­do fa­tal­men­te por un fu­gi­ti­vo de Ohio en el Sur de Nue­vo Mé­xi­co.

Una mul­ti­tud que in­clu­yó a fun­cio­na­rios co­mo la go­ber­na­do­ra Su­sa­na Mar­tí­nez, aba­rro­tó el Cen­tro Pan Ame­ri­can en Las Cru­ces.

El ataúd de Chá­vez, cu­bier­to con la ban­de­ra, arri­bó en una ca­rro­za azul ma­rino. Ofi­cia­les y re­si­den­tes de to­da la re­gión lle­va­ron a ca­bo una pro­ce­sión de 9 mi­llas que em­pe­zó en Hatch, un pe­que­ño po­bla­do que nor­mal­men­te es­ta­ría celebrando en es­tas fe­chas su fa­mo­sa co­se­cha de chi­le ver­de.

Chá­vez, de 33 años y pa­dre de dos hi­jas, te­nía dos años tra­ba­jan­do pa­ra la Po­li­cía de Hatch.

Fue aba­ti­do el 12 de agos­to y mu­rió en un hos­pi­tal de El Pa­so, Te­xas.

El obis­po Os­car Can­tú les di­jo a los asis­ten­tes que las úl­ti­mas pa­la­bras de Chá­vez fue­ron que le di­je­ran a su ma­dre y a to­da su fa­mi­lia que los ama­ba.

“Cuan­do su voz ya no era au­di­ble, ha­bló cla­ra­men­te pa­la­bras de amor”, di­jo Can­tú. “En sus úl­ti­mos mo­men­tos pen­só en el amor”.

Jes­se Den­ver Ha­nes de Co­lum­bus, Ohio, en­fren­ta car­gos de ho­mi­ci­dio en pri­mer gra­do por la muer­te de Chá­vez.

Tam­bién es el res­pon­sa­ble de la muer­te de un hom­bre de 62 años en Ohio, re­ve­la­ron las au­to­ri­da­des.

En una car­ta de la po­li­cía de Hatch que se le­yó en voz al­ta du­ran­te los ser­vi­cios fu­ne­ra­rios, ofi­cia­les del de­par­ta­men­to re­cor­da­ron có­mo fue la en­tre­vis­ta de Chá­vez cuan­do se con­vir­tió en ofi­cial en el 2014 y pos­te­rior­men­te ex­ce­dió las ex­pec­ta­ti­vas.

Te­nía una son­ri­sa con­ta­gio­sa que lo hi­zo des­ta­car de los otros cin­co pa­tru­lle­ros.

Chá­vez tam­bién era ama­ble con los ani­ma­les y te­nía un tru­co pa­ra atra­par pe­rros y ga­tos que an­da­ban deam­bu­lan­do.

Na­ció en Ciu­dad Juá­rez, Chihuahua y es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Nue­vo Mé­xi­co (NMSU). Ofi­cia­les de la uni­ver­si­dad di­je­ron que le fal­ta­ron 16 cré­di­tos pa­ra ob­te­ner la li­cen­cia­tu­ra en Jus­ti­cia Pe­nal.

En el 2011, se con­vir­tió en ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se, lo cual fue un pel­da­ño pa­ra lo­grar su ver­da­de­ra pa­sión: la apli­ca­ción de la ley.

“Jo­sé tra­ba­jo ar­dua­men­te pa­ra ob­te­ner su ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro pa­ra él no fue su­fi­cien­te”, di­jo Mar­tí­nez.

“In­sis­tió en agra­de­cer­lo, sir­vien­do a la co­mu­ni­dad y al país que ama­ba”.

A prin­ci­pios de es­ta se­ma­na, Mar­tí­nez or­de­nó que se iza­ra la ban­de­ra a me­dia as­ta en ho­nor al ofi­cial, ca­ta­lo­gan­do su ase­si­na­to co­mo un ac­to sin sen­ti­do y trá­gi­co re­cor­da­to­rio de los pe­li­gros que en­fren­tan dia­ria­men­te los po­li­cías.

Mar­tí­nez se re­fi­rió a la muer­te de Chá­vez y a otros even­tos re­cien­tes, di­cien­do que los le­gis­la­do­res de­be­rían re­con­si­de­rar el re­vi­vir la pe­na de muer­te cuan­do re­gre­sen a San­ta Fe pa­ra la si­guien­te se­sión le­gis­la­ti­va.

El lu­nes, Chá­vez fue ho­me­na­jea­do con una pro­ce­sión de ofi­cia­les que tras­la­da­ron su cuer­po de la Ofi­ci­na del Mé­di­co Fo­ren­se en Al­bu­quer­que a una fu­ne­ra­ria en Las Cru­ces.

eL AGen­Te en vi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.