Las ca­sas de San­dra Cis­ne­ros

El Diario de El Paso - - Opinión - Jorge Ra­mos Áva­los Pe­rio­dis­ta

Mia­mi–Lle­gué a la en­tre­vis­ta con una pre­gun­ta. ¿Qué ha­ce que una de las es­cri­to­ras más re­co­no­ci­das de Es­ta­dos Uni­dos -una ver­da­de­ra le­yen­da de la lla­ma­da li­te­ra­tu­ra chi­ca­na- de­ci­da de­jar­lo to­do e ir­se a vi­vir a Mé­xi­co? Bueno, eso es exac­ta­men­te lo que hi­zo San­dra Cis­ne­ros.

A los 57 años de edad, San­dra re­co­gió sus co­sas, cru­zó la fron­te­ra -de nor­te a sur- y se fue a vi­vir a San Mi­guel de Allen­de, Gua­na­jua­to. “Me sen­tí más en mi ca­sa, más fe­liz y más co­nec­ta­da a mi co­mu­ni­dad”, me con­tó. “Me sien­to muy se­gu­ra ahí. Los ve­ci­nos te es­tán vi­gi­lan­do. En Es­ta­dos Uni­dos mi te­mor era mo­rir y que mis pe­rri­tos me fue­ran a co­mer; que na­die me iba a en­con­trar has­ta des­pués de tres días. En Mé­xi­co eso es im­po­si­ble. To­dos to­can la puer­ta. ¿Gas? ¿Agua? ¿Do­ñi­ta?”.

Las ca­sas y las mu­dan­zas han mar­ca­do la vi­da y los li­bros de San­dra. Na­ció en Chica­go, es­tu­dió en Io­wa y lue­go se fue a dar cla­ses a San An­to­nio. Pe­ro en “Es­ta­dos Uni­dos”, me di­jo, “siem­pre me sien­to co­mo una ex­tran­je­ra”. Eso, iró­ni­ca­men­te, le ayu­dó a con­ver­tir­se en la es­cri­to­ra que es.

“En­con­tré mi voz en el mo­men­to en que me di cuen­ta que era dis­tin­ta”, es­cri­bió en su úl­ti­mo li­bro ‘A Hou­se of My Own’. “No que­ría so­nar co­mo mis com­pa­ñe­ros de cla­se; no que­ría imi­tar a los es­cri­to­res que es­ta­ba le­yen­do. Esas vo­ces es­ta­ban bien pa­ra ellos pe­ro no pa­ra mí”. De ese des­cu­bri­mien­to na­ció Es­pe­ran­za, la pro­ta­go­nis­ta de su fa­mo­sa no­ve­la ‘La Ca­sa de Man­go Street’.

Es­ta es una lec­ción esen­cial pa­ra cual­quier joven es­cri­tor: “Em­pe­cé a de­di­car­me a esos te­mas de los que na­die más po­día es­cri­bir”. Y es­cri­bió de ella. “Yo soy la úni­ca hi­ja en una fa­mi­lia con seis her­ma­nos. Eso lo ex­pli­ca to­do”. Pe­ro lue­go, co­mo to­da bue­na es­cri­to­ra, fue pro­fun­di­zan­do. Era la úni­ca hi­ja en una fa­mi­lia me­xi­ca­na. O, más bien, la úni­ca hi­ja de un pa­dre me­xi­cano y de una ma­dre me­xi­coa­me­ri­ca­na. Mé­xi­co es­ta­ba en su des­tino. Así que San­dra se lle­vó su es­cri­tu­ra a Mé­xi­co. Y sus ex­pe­rien­cias tam­bién. “He te­ni­do la ex­pe­rien­cia de los es­pí­ri­tus, de lo pa­ra­nor­mal, que yo no sé có­mo ex­pli­car”, me di­jo, ca­si en con­fe­sión. “Así que yo no ten­go fe; ten­go ex­pe­rien­cias de al­go des­pués de la muer­te. No me asus­ta la muer­te por­que yo sé que hay al­go más allá”. Y lue­go me ha­bló de su pa­dre. “El amor exis­te mu­cho más allá de la muer­te. Es muy bo­ni­to saber eso. Yo lo sé por­que lo sien­to. Sien­to el amor de mi pa­dre, que si­gue amán­do­me aún más allá. Qui­zás mi re­li­gión es el amor”.

Cuan­do San­dra era ni­ña vi­si­ta­ba fre­cuen­te­men­te la ca­sa de su abue­lo pa­terno en la co­lo­nia Te­pe­yac de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Fue tantas ve­ces ahí que has­ta lle­gó a pen­sar que ese era su ver­da­de­ro ho­gar. Pe­ro en sus li­bros -y, so­bre to­do, con­ver­san­do con ella- me he que­da­do con la im­pre­sión de que San­dra si­gue bus­can­do su ca­sa. Por eso se fue a vi­vir a Mé­xi­co. Al fi­nal de cuen­tas, San­dra sa­be que cam­biar­se de ca­sa no va a re­sol­ver nada. Su ver­da­de­ra ca­sa no es­tá en nin­gún lu­gar par­ti­cu­lar sino en lo que es­cri­be. “En­con­tré mi voz y mi ho­gar en la es­cri­tu­ra. Y la es­cri­tu­ra me la pue­do lle­var a cual­quier país”.

San­dra, sos­pe­cho, tie­ne to­da­vía al­gu­nas mu­dan­zas y li­bros en su vi­da. Lo úni­co que qui­sie­ra pe­dir­le es que nos in­vi­te a su pró­xi­ma ca­sa (don­de quie­ra que es­té).

Pos­da­ta de otra vi­vien­da. En una en­tre­vis­ta el pre­si­den­te de Mé­xi­co, En­ri­que Pe­ña Nie­to, re­co­no­ció que su es­po­sa ha­bía re­ci­bi­do “un fa­vor” de su ami­go Ri­car­do Pier­dant y que, efec­ti­va­men­te, en una oca­sión (2014) le ha­bía pa­ga­do los im­pues­tos pre­dia­les de su apar­ta­men­to en Key Bis­cay­ne, Flo­ri­da. Fue un fa­vor de más de 29 mil dó­la­res. Lo que el Pre­si­den­te pre­sen­tó co­mo una transac­ción en­tre ami­gos pue­de ser ile­gal. La Ley Fe­de­ral de Res­pon­sa­bi­li­da­des de Fun­cio­na­rios Pú­bli­cos le prohí­be al Pre­si­den­te re­ci­bir ser­vi­cios, be­ne­fi­cios o fa­vo­res. Y si los re­ci­be, en­ton­ces hay que re­por­tar­los (ar­tícu­lo 89). El Pre­si­den­te y su es­po­sa no lo hi­cie­ron.

No, no va a pa­sar nada en Mé­xi­co. Lo sé. Mi úni­ca es­pe­ran­za es que, cuan­do ha­ya un nue­vo Pre­si­den­te, se in­ves­ti­gue se­ria­men­te a Pe­ña Nie­to y a su es­po­sa. No se va­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.