¿Es­tán li­ga­dos el en­ve­je­ci­mien­to y una eco­no­mía len­ta?

El Diario de El Paso - - Portada - • Robert J. Sa­muel­son

Was­hing­ton— El en­ve­je­ci­mien­to de Es­ta­dos Uni­dos re­du­ce el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co –en gran ma­ne­ra. Ésa es la asom­bro­sa con­clu­sión de un nue­vo es­tu­dio eco­nó­mi­co, y si aguan­ta el es­cru­ti­nio aca­dé­mi­co, po­dría trans­for­mar el de­ba­te po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co na­cio­nal.

Du­ran­te dé­ca­das su­pi­mos que, ob­via­men­te, la ju­bi­la­ción de la enor­me ge­ne­ra­ción de los baby boo­mers –jun­to con una dis­mi­nu­ción en los na­ci­mien­tos– con­ver­ti­ría a Es­ta­dos Uni­dos en una so­cie­dad más lon­ge­va. En for­ma si­mi­lar, sa­bía­mos que eso abru­ma­ría el pre­su­pues­to fe­de­ral. Los gas­tos del Se­gu­ro So­cial y Me­di­ca­re cre­ce­rían rá­pi­da­men­te, in­ten­si­fi­can­do la pre­sión pa­ra re­du­cir otros pro­gra­mas, ele­var im­pues­tos o acep­tar grandes dé­fi­cits pre­su­pues­ta­rios. To­do eso ha su­ce­di­do.

Pe­ro el nue­vo es­tu­dio da un pa­so gi­gan­te más allá, sos­te­nien­do que el mis­mo he­cho de que Es­ta­dos Uni­dos sea una so­cie­dad que en­ve­je­ce de­bi­li­ta el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. ‘La frac­ción de la po­bla­ción nor­te­ame­ri­ca­na de 60 y más años au­men­ta­rá en un 21 por cien­to en­tre 2010 y 2020’, dice el es­tu­dio. Ese en­ve­je­ci­mien­to re­du­ce en un 1.2 por cien­to la ta­sa de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co anual, cal­cu­la el es­tu­dio.

Aun­que pa­rez­ca po­co, es un cam­bio enor­me. Con­si­de­re­mos las ci­fras. En­tre la dé­ca­da de 1950 y 2007, la eco­no­mía (el Pro­duc­to In­terno Bru­to) cre­ció a al­re­de­dor de un 3 por cien­to al año, a ve­ces un po­co más, a ve­ces un po­co me­nos. En cam­bio, el cre­ci­mien­to anual des­de 2010 pro­me­dió al­re­de­dor de un 2 por cien­to. Pe­ro si agre­ga­mos el 1.2 por cien­to de cre­ci­mien­to anual per­di­do por el en­ve­je­ci­mien­to, es­ta­mos apro­xi­ma­da­men­te en el 3 por cien­to de cre­ci­mien­to an­te­rior.

Pa­ra de­cir­lo de di­fe­ren­te ma­ne­ra: Si otros eco­no­mis­tas con­fir­man el es­tu­dio, pro­ba­ble­men­te re­sol­ve­re­mos el fe­roz de­ba­te sobre lo que cau­só la ra­len­ti­za­ción eco­nó­mi­ca. El efec­to del en­ve­je­ci­mien­to em­pe­que­ñe­ce­ría otras pre­sun­tas cau­sas: la za­ga en nue­vas tec­no­lo­gías; el au­men­to de la inequi­dad eco­nó­mi­ca; la re­sa­ca de la deu­da a cau­sa de la bur­bu­ja de la vi­vien­da; el ex­ce­so de re­gu­la­cio­nes del go­bierno; el in­cre­men­to en la aver­sión al ries­go por par­te de con­su­mi­do­res y em­pre­sas, que re­fle­jan el le­ga­do de la Gran Re­ce­sión.

En efec­to, los cam­bios de­mo­grá­fi­cos im­pe­ran. El atrac­ti­vo agre­ga­do de la teo­ría es que po­dría apli­car­se glo­bal­men­te, por­que ca­si to­dos los paí­ses avan­za­dos es­tán ex­pe­ri­men­tan­do el en­ve­je­ci­mien­to de la so­cie­dad y un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co más len­to. Eso im­pli­ca—pe­ro no prue­ba au­to­má­ti­ca­men­te— una cau­sa co­mún.

Aún así, no se­rá fá­cil con­ven­cer a otros eco­no­mis­tas de que el en­ve­je­ci­mien­to ex­pli­ca la ma­yor par­te de la ra­len­ti­za­ción. Pro­ba­ble­men­te, a mu­chos la teo­ría les pa­re­ce­rá de­ma­sia­do sim­ple. ‘Co­mien­zo con un fuer­te es­cep­ti­cis­mo de que un fac­tor ex­pli­que dón­de es­ta­mos’, ex­pre­sa el eco­no­mis­ta Gary Burtless, de la Broo­kings Ins­ti­tu­tion, quien tam­bién in­ves­ti­gó el im­pac­to del en­ve­je­ci­mien­to.

Rea­li­za­do en co­la­bo­ra­ción por los eco­no­mis­tas Ni­co­le Maes­tas, de Har­vard, y Kath­leen Mu­llen y Da­vid Po­well de la Rand Corp., un cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes, el es­tu­dio sobre el en­ve­je­ci­mien­to com­pa­ró es­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos con po­bla­cio­nes lon­ge­vas de rá­pi­do y len­to cre­ci­mien­to. Los es­ta­dos con el cre­ci­mien­to de los lon­ge­vos más veloz mos­tra­ron tam­bién el desem­pe­ño eco­nó­mi­co más len­to. Esas re­la­cio­nes se con­vir­tie­ron en el fun­da­men­to pa­ra las con­clu­sio­nes más am­plias del es­tu­dio. (El es­tu­dio fue da­do a co­no­cer re­cien­te­men­te co­mo un do­cu­men­to de tra­ba­jo del Na­tio­nal Bu­reau of Eco­no­mic Re­search.)

Ge­ne­ral­men­te, el en­ve­je­ci­mien­to pre­sen­ta dos efec­tos eco­nó­mi­cos ad­ver­sos. Uno es con­tro­ver­ti­do. Cuan­do mul­ti­tu­des de ju­bi­la­dos aban­do­nan las cla­ses ac­ti­vas, hay re­la­ti­va­men­te me­nos tra­ba­ja­do­res pa­ra apo­yar la pro­duc­ción. Eso per­ju­di­ca el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, pe­ro re­pre­sen­ta só­lo un ter­cio de la ra­len­ti­za­ción, cal­cu­la el es­tu­dio. Los otros dos ter­cios re­fle­jan la re­duc­ción de la pro­duc­ti­vi­dad; los tra­ba­ja­do­res se vuel­ven me­nos efi­cien­tes. No só­lo los tra­ba­ja­do­res más vie­jos –to­dos los tra­ba­ja­do­res. Eso es sor­pren­den­te y no hay una res­pues­ta cla­ra con res­pec­to a la cau­sa. Es el pun­to fla­co del es­tu­dio. La con­clu­sión ya­ce en pun­tos de da­tos que no pue­den ex­pli­car­se.

Hay teo­rías. Po­dría ser que cuan­do los tra­ba­ja­do­res ma­yo­res se ju­bi­lan, su efec­to po­si­ti­vo en el cli­ma la­bo­ral se pier­de. ‘Si tra­ba­jo con una per­so­na que es re­la­ti­va­men­te im­pro­duc­ti­va, pue­do vol­ver­me me­nos pro­duc­ti­vo’, dice Po­well. Aun­que es plau­si­ble, son con­je­tu­ras, tal co­mo lo ad­mi­te Po­well. Tam­bién se ve, en par­te, de­bi­li­ta­do por las in­ves­ti­ga­cio­nes de Burtless, que ha­lló que los tra­ba­ja­do­res ma­yo­res más es­pe­cia­li­za­dos per­ma­ne­cen en sus pues­tos du­ran­te más tiem­po.

O qui­zás cuan­do las so­cie­da­des en­ve­je­cen, se vuel­ven más cau­tas. Sus miem­bros va­lo­ri­zan la es­ta­bi­li­dad y la se­gu­ri­dad por sobre la am­bi­ción y la aven­tu­ra. Son más me­di­dos y rea­lis­tas, y me­nos ex­pe­ri­men­ta­les y op­ti­mis­tas. Si esos va­lo­res se for­ta­le­cen a me­di­da que la gen­te en­ve­je­ce, po­drían im­po­ner un ses­go con­ser­va­dor sobre em­pre­sas y fa­mi­lias.

En con­jun­to, el es­tu­dio es una ma­la no­ti­cia. Una de las ma­ne­ras en que las so­cie­da­des avan­za­das pue­den ma­ne­jar el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción en por me­dio de un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co más rá­pi­do, que per­mi­te que las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes pa­guen los be­ne­fi­cios de los an­cia­nos sin sa­cri­fi­car de­ma­sia­do sus in­gre­sos. Pe­ro si el en­ve­je­ci­mien­to es la cau­sa del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co más len­to –in­clu­so si el im­pac­to es me­nor de lo que el es­tu­dio su­gie­re– la asis­ten­cia de esa vía es muy li­mi­ta­da

Co­mo so­cie­dad, ne­ce­si­ta­mos un equi­li­brio me­jor de obli­ga­cio­nes en­tre las ge­ne­ra­cio­nes ma­yo­res y las más jó­ve­nes. Has­ta aho­ra, la política fa­vo­re­ció a los vie­jos. Los re­me­dios pa­ra vi­rar el equi­li­brio son bien co­no­ci­dos: ele­var la edad re­que­ri­da pa­ra los be­ne­fi­cios gu­ber­na­men­ta­les; be­ne­fi­cios y exen­cio­nes fis­ca­les me­nos ge­ne­ro­sos pa­ra los ju­bi­la­dos más prós­pe­ros. Nin­guno de ellos es po­lí­ti­ca­men­te fá­cil. Si el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co más len­to se li­ga al en­ve­je­ci­mien­to, la com­pe­ten­cia por fondos es­ca­sos se­rá más di­fí­cil. Es una co­ne­xión de­pri­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.