La pró­xi­ma se­rá el agua

El Diario de El Paso - - Portada - • Paul Krug­man

Nue­va York— Una zo­na de desas­tre no es si­tio pa­ra un tea­tro po­lí­ti­co. El go­ber­na­dor de la Lui­sia­na, de­vas­ta­da por las inun­da­cio­nes, le pi­dió al pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma que pos­pu­sie­ra su vi­si­ta per­so­nal mien­tras to­da­vía se es­tu­vie­ran rea­li­zan­do los es­fuer­zos de so­co­rro. (En­tre tan­to, se­gún to­dos los tes­ti­gos, la res­pues­ta fe­de­ral sus­tan­cial ha si­do in­fi­ni­ta­men­te su­pe­rior a la del Go­bierno de Bush an­te Ka­tri­na.) Le hi­zo la mis­ma so­li­ci­tud a Do­nald Trump y de­cla­ró, ra­zo­na­ble­men­te, que si bien se re­ci­bi­ría con agra­de­ci­mien­to la ayu­da, no se­ría así en el caso de una vi­si­ta por el in­te­rés de rea­li­zar una se­sión de fo­to­gra­fías.

Co­mo era de es­pe­rar, el can­di­da­to del Par­ti­do Re­pu­bli­cano lle­gó en avión, sa­lu­dó de mano a al­gu­nas per­so­nas, fir­mó al­gu­nos au­tó­gra­fos y lo fil­ma­ron sa­can­do ca­jas de Play Doh de un ca­mión. Si ex­ten­dió al­gún che­que, no lo han men­cio­na­do ni la coor­di­na­ción de su cam­pa­ña, ni na­die más. ¡Es­tu­pen­do tra­ba­jo, Don­nie!

Sin em­bar­go, el com­por­ta­mien­to gro­se­ro y ego­cén­tri­co es lo me­nos ma­lo. Con mu­cho, el ma­yor pro­ble­ma es que, aun cuan­do Trump hi­zo un es­fuer­zo tor­pe (y aga­rra­do) pa­ra ex­plo­tar el desas­tre más re­cien­te de la Lui­sia­na pa­ra ob­te­ner ga­nan­cias po­lí­ti­cas, si­guió afian­zan­do una po­si­ción política que ha­rá que esos de­sas­tres sean ca­da vez más fre­cuen­tes.

Re­tro­ce­da­mos por un ins­tan­te y ha­ble­mos del ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de las inun­da­cio­nes en Lui­sia­na.

En caso de que no se ha­ya he­cho el se­gui­mien­to, se de­be sa­ber que a úl­ti­mas fe­chas he­mos es­ta­do es­ta­ble­cien­do mar­cas mun­dia­les en tem­pe­ra­tu­ras ca­da mes. ¿Re­cuer­da cuan­do los ne­ga­do­res del cli­ma so­lían se­ña­lar al en­fria­mien­to tem­po­ral que hu­bo des­pués de un año inusual­men­te ca­lien­te en 1998 co­mo la ‘prue­ba’ de que se ha­bía de­te­ni­do el ca­len­ta­mien­to glo­bal? Siem­pre fue un ar­gu­men­to ton­to y des­ho­nes­to, pe­ro, de cual­quier for­ma, aho­ra he­mos ex­ce­di­do prác­ti­ca­men­te to­das las mar­cas an­te­rio­res.

Y una con­se­cuen­cia de un pla­ne­ta más ca­lien­te es que hay más eva­po­ra­ción, más hu­me­dad en el ai­re y, por lo tan­to, más inun­da­cio­nes desas­tro­sas. Co­mo siem­pre, no es po­si­ble de­cir que el cam­bio cli­má­ti­co cau­só al­gún desas­tre en particular. Lo que sí se pue­de de­cir es que el ca­len­ta­mien­to ha­ce que sean más pro­ba­bles los even­tos del cli­ma ex­tre­mo, de tal for­ma que, por ejem­plo, las inun­da­cio­nes que so­lían su­ce­der ca­da 500 años, aho­ra es­tán su­ce­dien­do ca­si en for­ma ru­ti­na­ria.

Así es que la pro­li­fe­ra­ción de de­sas­tres co­mo el de Lui­sia­na es exac­ta­men­te lo que nos han es­ta­do ad­vir­tien­do los cli­ma­tó­lo­gos.

¿Qué po­de­mos ha­cer? Las ma­las no­ti­cias son que ha­ce mu­cho de­bió ha­ber­se ac­tua­do drás­ti­ca­men­te pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes de los ga­ses in­ver­na­de­ro. Las bue­nas son que las ba­ses tec­no­ló­gi­cas y eco­nó­mi­cas pa­ra tal ac­ción nun­ca an­tes ha­bían pa­re­ci­do me­jo­res. En particular, las ener­gías renovables –eó­li­ca y so­lar– se han vuel­to mu­cho más ba­ra­tas en los úl­ti­mos años y se ve que es ca­da vez más pro­ba­ble que el pro­gre­so en su al­ma­ce­na­mien­to re­suel­va el pro­ble­ma de la ines­ta­bi­li­dad (el sol no siem­pre bri­lla y el vien­to no siem­pre so­pla).

O, pa­ra ex­pre­sar­lo en for­ma di­fe­ren­te, en­fren­ta­mos un pe­li­gro cla­ro y pre­sen­te, pe­ro te­ne­mos los me­dios y el co­no­ci­mien­to pa­ra li­diar con él. El pro­ble­ma es la política; lo cual nos trae de vuel­ta a Trump y a su par­ti­do.

Es pro­ba­ble que no sor­pren­da en­te­rar­se de que cuan­do se tra­ta del cam­bio cli­má­ti­co, co­mo con tan­tos te­mas, Trump ha caí­do en una pro­fun­da si­tua­ción com­pli­ca­da, ase­ve­ran­do no só­lo que el ca­len­ta­mien­to mun­dial es una es­ta­fa, sino que es una es­ta­fa fra­gua­da por los chi­nos pa­ra ha­cer que Es­ta­dos Uni­dos sea me­nos com­pe­ti­ti­vo.

La cues­tión es que no es el úni­co que ha caí­do en ese abis­mo. En cuan­to a otros te­mas, es po­si­ble que los re­pu­bli­ca­nos tra­ten de de­cir que su can­di­da­to pre­si­den­cial no ha­bla por el Par­ti­do que lo eli­gió. Ya es­ta­mos oyen­do que se dice que Trump no es un ver­da­de­ro con­ser­va­dor, que, en efec­to, es un ver­da­de­ro li­be­ral, o, de cual­quier for­ma, que los li­be­ra­les son, de al­gu­na for­ma, los res­pon­sa­bles de su as­cen­so. (Mi teo­ría fa­vo­ri­ta en es­to es una que tie­ne unos cuan­tos de­fen­so­res y dice que yo per­so­nal­men­te cau­sé el trum­pis­mo por ha­ber si­do cruel con Mitt Rom­ney.)

Sin em­bar­go, cuan­do se tra­ta de ne­gar el cam­bio cli­má­ti­co y la di­vul­ga­ción de ex­tra­ñas teo­rías de la cons­pi­ra­ción pa­ra jus­ti­fi­car la evi­den­cia, Trump es­tá de lleno en la co­rrien­te do­mi­nan­te re­pu­bli­ca­na. Es po­si­ble que es­té di­cien­do ton­te­rías, pe­ro lo más pro­ba­ble es que cual­quie­ra de los que era fac­ti­ble que es­co­gie­ra su par­ti­do co­mo can­di­da­to ha­bría es­ta­do di­cien­do las mis­mas ton­te­rías.

Es in­tere­san­te pre­gun­tar por qué la ne­ga­ción del cli­ma se ha con­ver­ti­do no só­lo en al­go acep­ta­ble, sino en un re­que­ri­mien­to esen­cial den­tro del Par­ti­do Re­pu­bli­cano. Sí, el sec­tor de los com­bus­ti­bles fó­si­les es un enor­me do­na­dor del Par­ti­do. Sin em­bar­go, con to­do y eso, la vehe­men­cia de la hos­ti­li­dad ha­cia la cli­ma­to­lo­gía pa­re­ce des­pro­por­cio­na­da; hay que te­ner en men­te que, por ejem­plo, en es­te mo­men­to, son me­nos de 60 mil los mi­ne­ros del car­bón, es de­cir, me­nos de 0.05 por cien­to de la fuer­za la­bo­ral. Lo que es­tá pa­san­do, sos­pe­cho, es que la ne­ga­ción cli­má­ti­ca se ha con­ver­ti­do en una es­pe­cie de in­sig­nia de la iden­ti­dad de la de­re­cha, por en­ci­ma y más allá del mo­ti­vo, to­da­vía fun­cio­nal, de re­com­pen­sar a los do­na­do­res.

De cual­quier for­ma, es fac­ti­ble que es­tas elec­cio­nes sean de­ci­si­vas pa­ra el cli­ma, de una for­ma o de otra. Oba­ma to­mó al­gu­nas me­di­das se­rias pa­ra abor­dar al ca­len­ta­mien­to mun­dial, y hay mu­chas ra­zo­nes pa­ra creer que Hi­llary Clin­ton con­ti­nua­ría con es­te im­pul­so –por me­dio de los de­cre­tos pre­si­den­cia­les si tu­vie­ra que en­ca­rar a un Con­gre­so hos­til. Da­dos los avan­ces tec­no­ló­gi­cos de los úl­ti­mos años, es­te empuje po­dría ser jus­to su­fi­cien­te pa­ra evi­tar los de­sas­tres.

Do­nald Trump, por otra par­te, ha­ría to­do lo que es­tu­vie­ra en su po­der pa­ra des­truir al pla­ne­ta, con el en­tu­sias­ta apo­yo de su par­ti­do. ¿En­ton­ces, cuál se­rá? Man­tén­ga­se en sin­to­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.