Pro­ce­só Te­xas 15 ca­sos de ayu­da ile­gal al vo­tan­te des­de 2012

El Diario de El Paso - - Especial -

Browns­vi­lle, Te­xas – Has­ta el día de su arres­to, Vi­cen­ta Ve­rino de 53 años pa­só años en­te­ros ha­cien­do pro­se­li­tis­mo en ve­cin­da­rios po­bres, de adul­tos ma­yo­res, y en su ma­yo­ría, de his­pa­nos, co­lec­tan­do bo­le­tas elec­to­ra­les pa­ra can­di­da­tos que le pa­ga­ban por esos vo­tos.

Su de­li­to: ayu­da ile­gal de un vo­tan­te, una ofen­sa que no ha­bría si­do pre­ve­ni­da por la ley es­ta­tal de vo­tos.

Los fun­cio­na­rios de Te­xas ale­gan que se re­quie­re una ley pa­ra evi­tar el frau­de, pe­ro la ofi­ci­na del fis­cal ge­ne­ral de Te­xas só­lo ha pro­ce­sa­do 15 ca­sos en­tre la elec­ción pri­ma­ria del 2012 y ju­lio de es­te año, de acuerdo con una re­vi­sión de News21 de más de 360 acu­sa­cio­nes que la fis­ca­lía re­ci­bió en ese pe­río­do.

On­ce de esos 15 ca­sos son si­mi­la­res al de Ve­rino, en los cua­les las “po­li­ti­que­ras” – gen­te con­tra­ta­da por can­di­da­tos lo­ca­les en co­mu­ni­da­des pre­do­mi­nan­te­men­te his­pa­nas – reúnen y en­vían por co­rreo las bo­le­tas elec­to­ra­les a nom­bre prin­ci­pal­men­te de vo­tan­tes lo­ca­les de la ter­ce­ra edad. Las le­yes elec­to­ra­les de Te­xas res­trin­gen quién pue­de re­ci­bir ayu­da pa­ra vo­tar por co­rreo y es­ti­pu­lan que la per­so­na que ayu­dó al vo­tan­te de­be fir­mar la bo­le­ta.

So­lía­mos tra­ba­jar ca­lle por ca­lle vien­do a la gen­te, ha­blan­do sobre los can­di­da­tos, y en esos tiem­pos, de al­gu­na ma­ne­ra ayu­da­ba a la gen­te”, de­cla­ró Ve­rino, quien lle­va dos años arres­ta­da por frau­de elec­to­ral.

La de­ba­ti­da ley de Te­xas, apro­ba­da en 2011, re­quie­re que los elec­to­res pre­sen­ten una de siete for­mas apro­ba­das de iden­ti­fi­ca­ción emi­ti­da por el go­bierno en las ca­si­llas. En ju­lio, el V Cir­cui­to de la Cor­te Fe­de­ral de Ape­la­cio­nes en Nue­vo Or­leans, fa­lló que di­cha ley vio­la par­tes de la Ley de De­re­chos Elec­to­ra­les. Pa­ra la elec­ción de no­viem­bre, gen­te sin una iden­ti­fi­ca­ción po­drá vo­tar si fir­ma una de­cla­ra­ción ju­ra­da.

Un vo­ce­ro del fis­cal ge­ne­ral de Te­xas de­cla­ró: “el caso no ha ter­mi­na­do” y la ofi­ci­na es­tá con­si­de­ran­do ape­lar an­te la Cor­te Su­pre­ma de Es­ta­dos Uni­dos.

Sin em­bar­go, a los te­xa­nos no se les ha pe­di­do mos­trar una iden­ti­fi­ca­ción cuan­do vo­tan por co­rreo. La úni­ca ex­cep­ción es cuan­do un vo­tan­te se re­gis­tra pa­ra vo­tar por pri­me­ra vez por co­rreo y no pro­por­cio­na un nú­me­ro de iden­ti­fi­ca­ción con fo­to o los úl­ti­mos cua­tro dí­gi­tos de su Nú­me­ro de Se­gu­ro So­cial.

En ese caso, los fun­cio­na­rios elec­to­ra­les le pue­den pe­dir al vo­tan­te que en­víe una co­pia de su iden­ti­fi­ca­ción jun­to con su bo­le­ta elec­to­ral.

Gil­ber­to Hinojosa, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Par­ti­do De­mó­cra­ta en Te­xas y opo­si­tor de la ley de iden­ti­fi­ca­ción del es­ta­do, co­men­tó que los re­pu­bli­ca­nos es­tán de­ma­sia­do en­fo­ca­dos en las iden­ti­fi­ca­cio­nes de los elec­to­res “y cie­rran los ojos” en lo que se re­fie­re al frau­de elec­to­ral en las bo­le­tas en­via­das por co­rreo, lo cual su­ce­de más en el es­ta­do.

“A tra­vés de im­pe­dir el vo­to con es­tas ar­gu­cias que se sa­ca­ron de la man­ga – frau­de elec­to­ral a tra­vés de su­plan­ta­ción de iden­ti­dad – los re­pu­bli­ca­nos bus­can ga­nar ven­ta­ja pa­ra ga­nar en las elec­cio­nes”, opi­nó.

El frau­de elec­to­ral con bo­le­tas en­via­das por co­rreo ha si­do por mu­cho tiem­po la for­ma pre­va­len­te de frau­de en las elec­cio­nes que la ofi­ci­na del fis­cal ge­ne­ral ha aten­di­do. Los re­gis­tros de di­cha ofi­ci­na mues­tran que en la elec­ción pri­ma­ria del 2004, aten­dió 93 ca­sos de violaciones elec­to­ra­les, de las cua­les ca­si la mi­tad eran re­la­cio­na­das con pro­ce­di­mien­tos con bo­le­tas por co­rreo.

Pe­ro al tiem­po de re­co­no­cer que el frau­de con bo­le­tas en­via­das por co­rreo es un pro­ble­ma per­sis­ten­te, Hinojosa co­men­tó que los pro­ce­sos en su ma­yo­ría in­vo­lu­cran a his­pa­nos en el Sur de Te­xas. “Es un pro­ble­ma que he­mos pe­di­do a los le­gis­la­do­res que atien­dan, por­que si te preo­cu­pa el frau­de elec­to­ral o la in­ti­mi­da­ción a los elec­to­res, ¿qué me­jor lu­gar pa­ra co­men­zar que las bo­le­tas por co­rreo, por­que no tie­nes que mos­trar una iden­ti­fi­ca­ción?”, di­jo Hinojosa des­de su ofi­ci­na en Browns­vi­lle.

“No es­toy di­cien­do que esos pro­ce­sa­mien­tos ten­gan ma­las in­ten­cio­nes, pe­ro es­tán orien­ta­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te ha­cia el Sur de Te­xas. No los ves rea­li­zan­do una in­ves­ti­ga­ción o un pro­ce­so de gen­te que es­tá en­vian­do bo­le­tas por co­rreo a Li­vings­ton, Te­xas”, don­de el 60 por cien­to es blan­co, se­ña­ló Hinojosa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.