Na­rran ac­tos vio­len­tos de ex sol­da­do que ma­tó a hom­bre

Fa­se de sen­ten­cia con­ti­núa; en­fren­ta 20 años en la cár­cel

El Diario de El Paso - - Portada - Sa­bri­na Zu­ni­ga/El Dia­rio de El Pa­so

Al­ber­to Men­dio­la es un in­di­vi­duo vio­len­to que me­re­ce el má­xi­mo cas­ti­go por ha­ber ma­ta­do a un hom­bre que en­con­tró en la ca­sa de su ex es­po­sa, ase­ve­ra­ron ayer los fis­ca­les del ca­so.

La pri­me­ra par­te de la au­dien­cia de sen­ten­cia en con­tra de Men­dio­la, quien fue en­con­tra­do cul­pa­ble ayer miér­co­les del ho­mi­ci­dio im­pru­den­cial de Ant­hony Bow­ler en el 2014, con­sis­tió en los tes­ti­gos de car­go que pre­sen­tó la Fis­ca­lía.

Co­mo Men­dio­la fue de­cla­ra­do no cul­pa­ble de ho­mi­ci­dio en pri­mer gra­do, la má­xi­ma pe­na que en­fren­ta es 20 años de cár­cel por ho­mi­ci­dio im­pru­den­cial.

En­tre los tes­ti­gos es­tu­vo Ramón Du­rán, ami­go de Bow­ler que lo des­cri­bió co­mo “una per­so­na su­ma­men­te fe­liz”, que nun­ca es­ta­ba mo­les­to y siem­pre se sen­tía or­gu­llo­so de to­dos.

“Él era mi to­do; era mi me­jor ami­go, nun­ca me juz­gó por na­da”, ex­pre­só Du­rán en me­dio de lá­gri­mas y so­llo­zos.

Tam­bién ase­gu­ró que Bow­ler no co­no­cía a Ni­co­le Men­dio­la, la es­po­sa del ex sol­da­do, an­tes de la no­che del ho­mi­ci­dio.

A ese tes­ti­mo­nio le si­guió el de uno de los hi­jos de Ni­co­le Men­dio­la.

El me­nor, de 13 años, tes­ti­fi­có que su otro­ra pa­dras­tro fre­cuen­te­men­te abu­sa­ba fí­si­ca­men­te de su ma­má.

“Hu­bo un tiem­po, cuan­do vi­vi­mos en Ten­nes­see, que él gol­peó a mi ma­má y yo co­rrí con los ve­ci­nos por ayu­da, en­tre en pá­ni­co por­que no sa­bía qué ha­cer. Al­bert gol­pea­ba a mi ma­má en el sue­lo y la es­cu­pió”, de­cla­ró el me­nor.

La fis­cal cues­tio­nó al ni­ño si su ma­dre es­ta­ba em­ba­ra­za­da en ese tiem­po, a lo que él afir­mo con su ca­be­za.

Tam­bién ex­pre­só que dis­cu­tían y gri­ta­ban por­que Men­dio­la so­lía dis­ci­pli­nar fí­si­ca­men­te al me­nor, y Ni­co­le no es­ta­ba de acuer­do.

“Cuan­do él me pe­ga­ba, mi ma­má se enoja­ba y le gri­ta­ba que me de­ja­ra en paz. Él siem­pre de­cía co­sas co­mo que ella lo es­ta­ba en­ga­ñan­do a él”.

Ni­co­le Men­dio­la tam­bién tes­ti­fi­có que su ex es­po­so siem­pre es­ta­ba enoja­do, pe­la­ba con ella to­do el tiem­po y la gol­peó en va­rias oca­sio­nes es­tan­do em­ba­ra­za­da.

“Una no­che me to­mó por de­trás de la nu­ca, me ti­ró al pi­so, des­pués me es­cu­pió mien­tras me de­cía mal­di­cio­nes y me gol­pea­ba en el es­to­ma­go es­tan­do em­ba­ra­za­da de mi hi­ja”, de­cla­ró la mu­jer.

Re­la­tó tam­bién pa­ra los ju­ra­dos un in­ci­den­te en el 2013 don­de di­jo que su ex es­po­so le que­bró una cos­ti­lla.

“Íba­mos a ce­nar a ca­sa de su her­ma­na, no re­cuer­do por qué dis­cu­ti­mos, pe­ro me pe­gó con su pu­ño en el cos­ta­do, pro­vo­cán­do­me un do­lor ho­rri­ble, no po­día ni res­pi­rar y me do­lía si to­sía”, di­jo.

Agre­gó que no se le brin­dó aten­ción mé­di­ca sino has­ta días des­pués den­tro de la clí­ni­ca don­de ella la­bo­ra­ba en­ton­ces.

Se ca­sa­ron por la vi­vien­da

Se co­no­cie­ron en el año 2007, Ni­co­le te­nía en ese en­ton­ces 23 años y Al­ber­to 19, en el jui­cio ella co­men­ta que no sa­bía que él era me­nor que ella has­ta me­ses des­pués. En ese mis­mo año, fue cuan­do des­cu­brió que es­ta­ba em­ba­ra­za­da del pri­mer hi­jo de la pa­re­ja.

De­ci­die­ron ca­sar­se el 26 de di­ciem­bre del 2008. Ni­co­le de­cla­ró que el día de la bo­da Men­dio­la ini­ció una dis­cu­sión in­vo­lu­cran­do a ama­bas fa­mi­lias y la Po­li­cía tu­vo que ha­cer pre­sen­cia esa no­che.

Cuan­do se le cues­tio­nó a Ni­co­le el por­qué ha­bía de­ci­do ca­sar­se si se pre­sen­ta­ban he­chos de vio­len­cia fa­mi­liar an­tes de la unión ma­ri­tal, ella ar­gu­men­tó que en ese tiem­po desea­ba una fa­mi­lia, y apar­te te­nían que es­tar jun­tos le­gal­men­te pa­ra po­der vi­vir con Men­dio­la en una ba­se mi­li­tar en Ten­nes­see.

Con el pa­so del tiem­po y de­bi­do a las cons­tan­tes pe­leas, la pa­re­ja de­ci­dió mu­dar­se a El Pa­so y que­dar­se en la ca­sa de los pa­dres de Men­dio­la.

Pro­ble­mas men­ta­les

El psi­quia­tra Art­hur Ra­mí­rez tes­ti­fi­có que Men­dio­la su­fría del des­or­den de es­trés pos­trau­má­ti­co (PTSD) al mo­men­to de ata­car a Bow­ler.

Men­dio­la es­tu­vo en el Ejér­ci­to en­tre el 2008 y el 2011 y per­ma­ne­ció en zo­nas de gue­rra en Af­ga­nis­tan por 10 me­ses.

El abo­ga­do de Men­dio­la uti­li­zó el ar­gu­men­to de la lo­cu­ra tem­po­ral pa­ra sal­var a su clien­te de ser con­de­na­do por ase­si­na­to, lo cual pro­ba­ble­men­te lo hu­bie­ra lle­va­do a la cár­cel de por vi­da.

El psi­quia­tra Ra­mí­rez re­la­tó co­mo Men­dio­la vio en Bow­ler el re­fle­jo de un com­ba­tien­te enemi­go y fue por su ri­fle al au­to, du­ran­te un mo­men­to de lap­so men­tal pro­vo­ca­do por el PTSD.

La au­dien­cia de sen­ten­cia de Men­dio­la con­ti­núa es­te jueves.

aL­BER­TO mEn­DIO­La

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.