La gran apues­ta de los de­mó­cra­tas

El Diario de El Paso - - Opinión - Fa­reed Za­ka­ria com­ments@fa­reed­za­ka­ria.com

Wa­shing­ton— Lle­gué a Es­ta­dos Uni­dos en 1982, atraí­do por el país e in­tere­sa­do en su po­lí­ti­ca. Aque­llos eran días de trau­ma eco­nó­mi­co (una gran re­ce­sión) y mie­dos por la se­gu­ri­dad na­cio­nal. Y vi­ne de la In­dia, don­de la sa­bi­du­ría con­ven­cio­nal era cua­si­so­cia­lis­ta y an­ti­es­ta­dou­ni­den­se. Sin em­bar­go, me fas­ci­nó Ro­nald Rea­gan y su Par­ti­do Re­pu­bli­cano. Rea­gan pa­re­cía per­so­ni­fi­car el es­pí­ri­tu de Es­ta­dos Uni­dos: op­ti­mis­ta, de gran co­ra­zón y aman­te de la li­ber­tad. Los de­mó­cra­tas eran bie­nin­ten­cio­na­dos, pe­ro al se­ña­lar las fa­llas in­ter­nas y las fa­llas de po­lí­ti­ca ex­te­rior de Es­ta­dos Uni­dos, pa­re­cían sal­tear­se la gran ima­gen: que Es­ta­dos Uni­dos re­pre­sen­ta­ba el fu­tu­ro, no la Unión So­vié­ti­ca.

Tal co­mo mos­tra­ron las con­ven­cio­nes de los dos par­ti­dos en las úl­ti­mas dos se­ma­nas, el mun­do po­lí­ti­co se ha da­do vuel­ta. Ac­tual­men­te el Par­ti­do De­mó­cra­ta irra­dia con­fian­za en Es­ta­dos Uni­dos, y los re­pu­bli­ca­nos cri­ti­can a su país.

Las con­ven­cio­nes de 1984 fue­ron las pri­me­ras que tu­ve la opor­tu­ni­dad de se­guir y me pa­ra­li­cé. Co­mo con­se­cuen­cia, me que­dé has­ta tar­de ca­da no­che en un cuar­to co­mún de la uni­ver­si­dad pa­ra po­der com­pren­der to­dos los dis­cur­sos. El dis­cur­so que más re­cuer­do es uno da­do en la con­ven­ción re­pu­bli­ca­na en Da­llas. Rea­gan ha­bía de­sig­na­do co­mo su embajador an­te las Na­cio­nes Uni­das, a una de­mó­cra­ta de to­da la vi­da, la aca­dé­mi­ca de Geor­ge­town, Jea­ne Kirk­pa­trick. Ella ha­bló des­de el po­dio con un tono cui­da­do­so y de­li­be­ra­do, en­sar­tan­do a los de­mó­cra­tas con ar­gu­men­tos que se po­drían apli­car fá­cil­men­te hoy en día, a los re­pu­bli­ca­nos. (Jen­ni­fer Ru­bin del Wa­shing­ton Post ha tam­bién es­cri­to ha­ce po­co acer­ca del im­pac­to de ese dis­cur­so).

Kirk­pa­trick ex­pli­có que ella ad­mi­ra­ba a los de­mó­cra­tas co­mo Harry Tru­man, ya que no se aver­gon­za­ban de ver a Es­ta­dos Uni­dos ‘co­mo una gran na­ción’. No obs­tan­te, ella di­jo que ‘los de­mó­cra­tas de San Fran­cis­co’, ha­bían per­di­do esa fe ins­tin­ti­va. (La con­ven­ción de­mó­cra­ta fue ce­le­bra­da en esa ciu­dad, ese año). Tam­bién se­ña­ló que cuan­do Mos­cú fue hos­til, los de­mó­cra­tas eli­gie­ron no cul­par al Krem­lin sino a Es­ta­dos Uni­dos. ‘Pe­ro en­ton­ces, ellos siem­pre cul­pan pri­me­ro a Es­ta­dos Uni­dos’, ob­ser­vó.

Ella ex­pli­có que cuan­do los es­ta­dou­ni­den­ses fue­ron ase­si­na­dos por te­rro­ris­tas en el Lí­bano, los de­mó­cra­tas ‘no cul­pa­ron a los te­rro­ris­tas ... ellos cul­pa­ron a Es­ta­dos Uni­dos’. Ella en­to­nó ‘pe­ro, en­ton­ces, ellos siem­pre cul­pan pri­me­ro a Es­ta­dos Uni­dos’. Las pa­la­bras se con­vir­tie­ron en una fra­se he­cha pa­ra la cam­pa­ña.

Fue una exa­ge­ra­ción, así co­mo to­do es­te ti­po de re­tó­ri­ca, pe­ro cap­tu­ró al­go real, así co­mo lo ha­ce hoy acer­ca de Trump. Sin im­por­tar si ha­bla acer­ca de los chi­nos, o de los ata­ques te­rro­ris­tas o de Vla­di­mir Pu­tin, él no los cri­ti­ca. Por el con­tra­rio, él tien­de a en­fo­car­se en las de­fi­cien­cias de los es­ta­dou­ni­den­ses, la de­bi­li­dad, es­tu­pi­dez e in­ge­nui­dad de Wa­shing­ton.

La crí­ti­ca más se­ria de Kirk­pa­trick, in­clu­so se apli­ca más ap­ta­men­te al can­di­da­to re­pu­bli­cano. Ella des­cri­bió que el Par­ti­do De­mó­cra­ta se com­por­ta­ba ‘me­nos que una pa­lo­ma o un hal­cón que co­mo un aves­truz, con­ven­ci­da de que de­ja­ría afue­ra al mun­do, al es­con­der su ca­be­za en la are­na’. Ella re­cha­zó du­ra­men­te es­ta re­ti­ra­da. ‘Es­ta­dos Uni­dos no pue­de per­ma­ne­cer co­mo una so­cie­dad abier­ta, de­mo­crá­ti­ca si so­mos de­ja­dos so­los; un Es­ta­dos Uni­dos de guar­ni­ción en un mun­do hos­til’. Pre­gun­tó qué le su­ce­de­ría a Eu­ro­pa si Es­ta­dos Uni­dos re­ti­ra­se su pro­tec­ción. ‘Ne­ce­si­ta­mos ami­gos y alia­dos con quie­nes com­par­tir los pla­ce­res y la pro­tec­ción de nues­tra ci­vi­li­za­ción’.

Ella ex­pli­có que el éxi­to de Ro­nald Rea­gan se de­be a tres fac­to­res: su ‘con­fian­za en la le­gi­ti­mi­dad y el éxi­to de las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses; la con­fian­za en la de­cen­cia de los es­ta­dou­ni­den­ses; y la con­fian­za en la im­por­tan­cia de nues­tra ex­pe­rien­cia pa­ra el res­to del mun­do’.

El par­ti­do de Trump es di­fe­ren­te, se ca­rac­te­ri­za por la du­da y el de­cli­ve, te­me­ro­so del fu­tu­ro. ‘Es­te país es un in­fierno. Nos es­ta­mos yen­do ha­cia aba­jo con ra­pi­dez’, di­ce. Por el con­tra­rio, un se­reno y se­gu­ro pre­si­den­te Oba­ma y su es­po­sa Mi­che­lle, re­cor­da­ron a su par­ti­do, a su país y al mun­do que ‘Es­ta­dos Uni­dos ya es gran­dio­so’.

En­cues­ta­do­res y ex­per­tos se­ña­lan que una gran par­te del país sien­te que es­ta­mos en el ‘ca­mino equi­vo­ca­do’, y que en es­tas cir­cuns­tan­cias, no fun­cio­na­rá el op­ti­mis­mo. Ese sen­ti­do de pe­num­bra ex­pli­ca el atrac­ti­vo de Trump y tam­bién de Ber­nie San­ders.

No obs­tan­te, Hi­llary Clin­ton y Ba­rack Oba­ma es­tán apos­tan­do fuer­te­men­te que es­tas ten­den­cias no son pro­fun­das ni per­ma­nen­tes. Se es­tán apo­yan­do en la es­pe­ran­za de que los es­ta­dou­ni­den­ses no es­tán tan enoja­dos co­mo pa­ra acep­tar una po­lí­ti­ca de de­cli­ve y di­vi­sión. Ellos es­tán in­vo­can­do a Fran­klin Roo­se­velt. En las pro­fun­di­da­des de la De­pre­sión, y en el des­per­tar de la gue­rra, Roos­velt siem­pre cre­yó que la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses que­rrían un país que fue­se aser­ti­vo acer­ca de su pro­pó­si­to y se­gu­ro de su fu­tu­ro. Ese era el Par­ti­do De­mó­cra­ta que él cons­tru­yó y, en gran par­te, fue aquél en el es­ce­na­rio en Fi­la­del­fia es­ta se­ma­na.

Va­le la pe­na re­cor­dar que en 1980, una gran ma­yo­ría pen­só que el país se es­ta­ba di­ri­gien­do cues­ta aba­jo. Cua­tro años des­pués, ellos es­ta­ban con­ven­ci­dos que era de ma­ña­na en Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.