Las vir­tu­des de la reali­dad

El Diario de El Paso - - Opinión - Ross Dout­hat

Nue­va York— Des­de ha­ce un cuar­to de si­glo he­mos vis­to dos am­plios cam­bios so­cia­les que po­cos ob­ser­va­do­res es­pe­ra­ban que su­ce­die­ran al mis­mo tiem­po.

Pri­me­ro, la cul­tu­ra ju­ve­nil se ha vuel­to me­nos vio­len­ta, me­nos pro­mis­cua y más res­pon­sa­ble. La in­fan­cia en Es­ta­dos Uni­dos es más se­gu­ra que nun­ca. Los ado­les­cen­tes be­ben y fu­man me­nos que las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res. La ge­ne­ra­ción del mi­le­nio tie­ne me­nos pa­re­jas se­xua­les que la de sus pa­dres y el ín­di­ce de par­tos de ado­les­cen­tes ha es­ta­do en de­cli­ve des­de ha­ce vein­te años. Los de­li­tos vio­len­tos –ten­ta­ción de los jó­ve­nes– se re­du­je­ron du­ran­te 25 años an­tes del re­sur­gi­mien­to re­cien­te a raíz del ho­mi­ci­dio de Fer­gu­son. Los jó­ve­nes ac­tua­les tie­nen la mi­tad de po­si­bi­li­dad de me­ter­se en una pe­lea que la ge­ne­ra­ción an­te­rior. Y se han re­du­ci­do tam­bién tan­to el sui­ci­dio ju­ve­nil co­mo el be­ber en ex­ce­so y el con­su­mo de dro­gas du­ras.

Pe­ro en el mis­mo pe­rio­do, los adul­tos se han vuel­tos me­nos res­pon­sa­bles, me­nos ob­via­men­te adul­tos.

Por pri­me­ra vez en más de un si­glo, hay más vein­tea­ñe­ros vi­vien­do con sus pa­dres que en cual­quier otra si­tua­ción. El ín­di­ce de ma­tri­mo­nios ha ba­ja­do mu­cho y pe­se a una al­ta ta­sa de na­ci­mien­tos fue­ra del ma­tri­mo­nio, el ín­di­ce de fer­ti­li­dad de Es­ta­dos Uni­dos ha al­can­za­do ni­ve­les ba­jos sin pre­ce­den­tes. Ca­da vez hay más per­so­nas en edad la­bo­ral que re­nun­cian a la fuer­za de tra­ba­jo; es­pe­cial­men­te hom­bres y más jó­ve­nes que adul­tos, aun­que tam­bién ha caí­do la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en la fuer­za la­bo­ral.

Po­dría­mos na­rrar di­fe­ren­tes his­to­rias pa­ra sin­te­ti­zar es­tas ten­den­cias: ex­pli­ca­cio­nes es­tric­ta­men­te eco­nó­mi­cas so­bre el im­pac­to de la gran re­ce­sión, crí­ti­cas so­bre los efec­tos in­fan­ti­li­za­do­res de los pa­dres so­bre­pro­tec­to­res, op­ti­mis­mo por los nue­vos ca­mi­nos que es­tán abrien­do los jó­ve­nes.

Pe­ro yo qui­sie­ra pre­sen­tar una hi­pó­te­sis ba­sa­da en la tec­no­lo­gía: es­ta mez­cla de se­gu­ri­dad ju­ve­nil y de in­ma­du­rez adul­ta pue­de ser una ca­rac­te­rís­ti­ca de la vi­da en una so­cie­dad ca­da vez más mol­dea­da por la reali­dad vir­tual de In­ter­net.

Es fá­cil ver que la cul­tu­ra en lí­nea ha­ce que la vi­da del ado­les­cen­te sea me­nos pe­li­gro­sa. Hay por­no­gra­fía pa­ra sa­tis­fa­cer el ape­ti­to se­xual del jo­ven. Jue­gos de vi­deo en lu­gar de pe­leas a pu­ñe­ta­zos o deportes de con­tac­to co­mo desaho­go de la agre­sión hor­mo­nal. (Al­gu­na vez hu­bo te­mor de que la por­no­gra­fía y los me­dios vio­len­tos re­for­za­rían la agre­si­vi­dad en el mun­do real. Pe­ro por el con­tra­rio, pa­re­cen es­tar re­em­pla­zán­do­la.) Los men­sa­jes se­xua­les y la mas­tur­ba­ción con las sel­fies son una al­ter­na­ti­va se­gu­ra a los li­gues. Pun­tos de reunión en lí­nea en lu­gar de fies­tas de cer­ve­za en la can­cha. Más men­sa­jes de tex­to al ir con­du­cien­do, pe­ro en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, los ado­les­cen­tes con­du­cen me­nos, una de sus ac­ti­vi­da­des más pe­li­gro­sas.

La cues­tión es si es­ta sus­ti­tu­ción for­ma há­bi­tos y mol­dea el al­ma y si se va a ex­ten­der más allá de las con­duc­tas ado­les­cen­tes pe­li­gro­sas pa­ra abar­car co­sas esen­cia­les pa­ra el flo­re­ci­mien­to hu­mano a lar­go pla­zo: ma­tri­mo­nio, tra­ba­jo, fa­mi­lia y to­das esas an­ti­cua­das co­sas del mun­do de car­ne y hue­so.

Cier­ta­men­te, esa es la im­pre­sión que que­da siem­pre que los pe­rio­dis­tas tra­tan de ave­ri­guar por­qué la gen­te ya no se ca­sa o sa­le en ci­tas. Y, en al­gu­nos ca­sos, por qué ya ni si­quie­ra bus­ca se­xo. (Leí­do en The Wa­shing­ton Post ese mes: ‘A Noah Pa­ter­son, de 18 años, le gus­ta sen­tar­se fren­te a va­rias pan­ta­llas a la vez (...) apa­gar to­do pa­ra sa­lir de ci­ta o in­clu­so te­ner una no­che de se­xo in­for­mal le pa­re­ce un des­per­di­cio’).

La mis­ma im­pre­sión que­da tras las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre los jó­ve­nes que aban­do­nan la fuer­za de tra­ba­jo. Su tiem­po li­bre es­tá ocu­pa­do en gran me­di­da por los jue­gos y los es­tu­dios re­ve­lan que es­tán bas­tan­te sa­tis­fe­chos con ese in­ter­cam­bio.

Los hom­bres de esas in­ves­ti­ga­cio­nes ca­re­cen de tí­tu­los uni­ver­si­ta­rios, lo que es par­ti­cu­lar­men­te re­ve­la­dor. To­da­vía no ha­ce mu­cho tiem­po ha­bía preo­cu­pa­cio­nes por la di­vi­sión di­gi­tal, en la que el ac­ce­so a In­ter­net se­ría un lu­jo que de­ja­ría re­za­ga­da a la mi­tad del fon­do. Pe­ro más bien, el mun­do vir­tual pa­re­ce el opio de las ma­sas. Los po­bres pa­san más tiem­po en lí­nea que los ri­cos y es la éli­te –la éli­te de Si­li­con Va­lley, en al­gu­nos ca­sos sor­pren­den­tes– la que más pro­ba­ble­men­te li­mi­te el uso de dis­po­si­ti­vos en su ca­sa y en la es­cue­la, pa­ra tra­zar la dis­tin­ción en­tre el tiem­po en pan­ta­lla y el tiem­po real.

Los crí­ti­cos más agu­dos de la in­fluen­cia de In­ter­net en la cul­tu­ra, es­cri­to­res co­mo Sherry Tur­kle, por lo ge­ne­ral tie­nen la es­pe­ran­za de que con el tiem­po y la ex­pe­rien­cia apren­de­re­mos es­tra­te­gias de ad­mi­nis­tra­ción del tiem­po, que man­ten­drán en su lu­gar a lo vir­tual, an­tes de que se pier­dan de­ma­sia­dos bie­nes reales.

Esas es­tra­te­gias pue­den dar re­sul­ta­do pa­ra el in­di­vi­duo e in­clu­so la fa­mi­lia. Pe­ro las ten­den­cias del mer­ca­do –con por­no­gra­fía ca­da vez más per­so­na­li­za­da, reali­da­des vir­tua­les que ca­da vez son más in­mer­si­vas, dis­po­si­ti­vos y apli­ca­cio­nes di­se­ña­dos pa­ra in­du­cir con­duc­tas adic­ti­vas– pa­re­cen apun­tar a que abru­ma­rán la ma­yo­ría de los in­ten­tos por dis­fru­tar de lo vir­tual só­lo den­tro de cier­tos lí­mi­tes.

Mi ma­dre, Patricia Snow (sí, tam­bién los co­lum­nis­tas tie­nen ma­dre), en un en­sa­yo pa­ra First Things de es­te año, se­ña­ló que pa­ra que fue­ra efec­ti­va la re­sis­ten­cia a la in­tru­sión de la reali­dad vir­tual, ten­dría que ser tam­bién mo­ral y re­li­gio­sa, no só­lo prag­má­ti­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va. Nun­ca pu­de ha­cer que le­ye­ra ‘Du­ne’ de Frank Her­bert, pe­ro su ar­gu­men­to me hi­zo pen­sar en la ‘yihad butle­ria­na’ de la no­ve­la de cien­cia fic­ción: la re­vuel­ta re­li­gio­sa en con­tra de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que dio a luz a la so­cie­dad del fu­tu­ro le­jano ima­gi­na­da por Her­bert, que ha avan­za­do en tec­no­lo­gía de vue­los es­pa­cia­les, pe­ro sin nin­gún HAL o C-3PO a la vis­ta.

‘Yihad’ es un tér­mino más car­ga­do de sig­ni­fi­ca­do aho­ra que cuan­do se pu­bli­có la no­ve­la de Her­bert. Pe­ro te­ne­mos una co­mu­ni­dad pa­ci­fis­ta den­tro de nues­tra pro­pia so­cie­dad que es­tá or­ga­ni­za­da en torno de la re­sis­ten­cia re­li­gio­sa con­tra la tec­no­lo­gía avan­za­da: el An­ti­guo Or­den Amish.

Es muy pro­ba­ble que el fu­tu­ro no les per­te­nez­ca a los me­no­ni­tas de Pensilvania. Pe­ro no hay que per­der de vis­ta el im­pul­so amish con­for­me nos las arre­gla­mos con el ex­tra­ño re­ga­lo de la reali­dad vir­tual: una ta­za que sa­be a pro­gre­so pe­ro que po­dría con­te­ner ve­neno en el fon­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.