Hurd y Ga­lle­go dispu­tan Dis­tri­to 23… con Trump en me­dio

El de­mó­cra­ta es­pe­ra que el dis­cur­so del can­di­da­to pre­si­den­cial re­pu­bli­cano co­bre fac­tu­ra en los co­mi­cios

El Diario de El Paso - - Especial - Patrick Svi­tek/The Te­xas Tri­bu­ne

Aus­tin, Tx.— El can­di­da­to de­mó­cra­ta quie­re que las elec­cio­nes se en­fo­quen en Trump. El re­pu­bli­cano no quie­re te­ner na­da que ver con el no­mi­na­do pre­si­den­cial de su par­ti­do.

Es una di­ná­mi­ca muy fa­mi­liar la que se desen­vuel­ve en mu­chas ba­ta­llas del Con­gre­so de to­do el país, pe­ro tie­ne un tono es­pe­cial en la cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes del 23° Dis­tri­to Fe­de­ral de Te­xas —un dis­tri­to in­de­ci­so con una enor­me po­bla­ción his­pa­na que los de­mó­cra­tas es­pe­ran que res­pon­da con­tra la re­tó­ri­ca an­ti­in­mi­gran­te de Trump, ha­cien­do que el de­mó­cra­ta Pe­te Ga­lle­go re­cu­pe­re el es­ca­ño que per­dió ha­ce dos años.

Tras ha­ber ob­te­ni­do una vic­to­ria por dos pun­tos en el 2014, el can­di­da­to ti­tu­lar re­pu­bli­cano, Will Hurd, sa­be que ha que­da­do vul­ne­ra­ble.

‘Fui re­nuen­te al que­rer mos­trar­me más se­ve­ro… con mi opo­nen­te la úl­ti­ma vez’, di­jo Hurd el mes pa­sa­do en su aper­tu­ra de cam­pa­ña. ‘Pe­ro es­ta vez no ten­go nin­gu­na apren­sión al res­pec­to’.

Cons­tan­te­men­te, el dis­tri­to al­ter­na en­tre con­gre­sis­tas de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos, en el que nin­gún ti­tu­lar ha re­sul­ta­do re­elec­to pa­ra un se­gun­do pe­rio­do en ocho años. ‘La gen­te me de­cía: no desem­pa­ques tus ma­le­tas’, di­jo Hurd el mes pa­sa­do.

El dis­tri­to es el más gran­de en el es­ta­do, abar­ca des­de San An­to­nio has­ta El Pa­so.

Es al­ta­men­te com­pe­ti­ti­vo, cam­bian­do de pa­re­cer con ca­da olea­da del Con­gre­so na­cio­nal de la úl­ti­ma dé­ca­da. No me­nos de cin­co can­di­da­tos han re­pre­sen­ta­do al dis­tri­to en los úl­ti­mos 10 años. En el 2008, los vo­tan­tes del dis­tri­to vo­ta­ron en su ma­yo­ría por el pre­si­den­te Oba­ma, pe­ro cua­tro años des­pués, se con­vir­tió en te­rri­to­rio de Mitt Rom­ney.

En el 2012, Hurd des­ban­có a Ga­lle­go por al­re­de­dor de 2 mil 400 vo­tos.

La his­to­ria com­pe­ti­ti­va y una con­tien­da pre­si­den­cial lle­na de ac­ción, han he­cho que los de­mó­cra­tas se sien­tan con­fia­dos es­te año. Trump es en gran par­te la raíz de se­me­jan­te op­ti­mis­mo.

‘La ver­dad es que Trump es un pro­ble­ma lo­cal, a don­de sea que va­yas’, di­jo Ga­lle­go.

Ga­lle­go, de 54 años, sir­vió por un úni­co pe­río­do en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos, del 2013 al 2015. En su pri­me­ra con­tien­da, des­ban­có del car­go al aho­ra ex re­pre­sen­tan­te re­pu­bli­cano Fran­cis­co ‘Qui­co’ Can­se­co por un mar­gen de 9 mil 100 vo­tos.

An­tes de ser­vir en el Con­gre­so, Ga­lle­go era un leal miem­bro del Ca­pi­to­lio de Te­xas. Re­pre­sen­tó a Al­pi­ne en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes del es­ta­do, de 1991 al 2012, y fue el pre­si­den­te de la ca­ma­ri­lla de­mó­cra­ta de 1991 al 2001. Ga­lle­go fue un se­rio con­ten­dien­te pa­ra la pre­si­den­cia de la Cá­ma­ra a fi­na­les del 2008.

Hurd, quien di­jo que no apo­ya a Trump pe­ro que ha de­ja­do abier­ta la po­si­bi­li­dad de vo­tar por él en no­viem­bre, in­ten­ta man­te­ner la con­tien­da cen­tra­da en los con­tras­tes en­tre el tiem­po que du­ró él en el Con­gre­so y el tiem­po que pa­só su pre­de­ce­sor. Alar­dea de que ha vis­to con­ver­tir­se en le­yes cua­tro de sus ini­cia­ti­vas, mien­tras que Ga­lle­go no lo­gró que se le apro­ba­ra nin­gu­na du­ran­te su pe­río­do en el Con­gre­so.

‘To­do lo que Pe­te Ga­lle­go quie­re es ha­blar de Do­nald Trump de­bi­do a que no quie­re que se se­pa que fue un to­tal fra­ca­so cuan­do es­tu­vo en el Con­gre­so’, di­jo Hurd. ‘No hi­zo na­da’.

Hurd lle­gó al Con­gre­so en el 2015 sien­do re­la­ti­va­men­te un des­co­no­ci­do, pe­ro de­mos­tró ser un adep­to re­cau­da­dor de fon­dos mien­tras es­tu­vo en el car­go y se ga­nó el agra­do de po­de­ro­sos re­pu­bli­ca­nos. Es­tos a su vez han pues­to muy en cla­ro que su re­elec­ción sea de al­ta prio­ri­dad pa­ra el par­ti­do, po­nien­do én­fa­sis en su ex­pe­rien­cia co­mo ex ofi­cial de la CIA y re­co­no­cien­do im­plí­ci­ta­men­te que es un re­pre­sen­tan­te de la di­ver­si­dad, sien­do uno de los dos re­pu­bli­ca­nos afro­ame­ri­ca­nos que for­man par­te de la ca­ma­ri­lla del par­ti­do.

Hurd na­ció y cre­ció en San An­to­nio y sir­vió co­mo pre­si­den­te del cuer­po es­tu­dian­til de Te­xas A&M du­ran­te el co­lap­so de la pi­ra uni­ver­si­ta­ria, dán­do­le una adi­cio­nal pro­mi­nen­cia en la co­mu­ni­dad de los Ag­gies. Des­pués de la uni­ver­si­dad, sir­vió co­mo agen­te de la CIA en el Sur de Asia y en el Me­dio Orien­te, del año 2000 al 2009.

En el 2010, Hurd se postuló pa­ra el 23° Dis­tri­to de Te­xas, pe­ro per­dió an­te Can­se­co en la elec­ción re­pu­bli­ca­na. Lue­go de que Can­se­co per­die­ra su re­elec­ción en el 2012 an­te Gallle­go, Hurd vol­vió a en­fren­tar a Can­se­co en la no­mi­na­ción re­pu­bli­ca­na del 2014, la cual Hurd ga­nó.

Su ex­pe­rien­cia en la CIA tam­bién ju­ga­rá un es­pe­ra­do pa­pel en el ti­po de men­sa­je del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en el oto­ño: de que es­ta con­tien­da se cen­tra­rá en el te­ma de la se­gu­ri­dad na­cio­nal. En una en­tre­vis­ta, Hurd di­jo que se ha­bía pos­tu­la­do en el 2014 pa­ra con­ver­tir­se en ‘un lí­der de la se­gu­ri­dad na­cio­nal’ –y que cuan­do de di­cho te­ma se tra­ta, él es­tá más en con­tac­to con las preo­cu­pa­cio­nes de los vo­tan­tes, mu­cho más que Ga­lle­go.

‘A la gen­te le preo­cu­pa si po­drán en­trar a una tien­da de aba­rro­tes o a un cen­tro co­mer­cial sin que ha­ya un ata­que terrorista’, di­jo Hurd. ‘Ne­ce­si­ta­mos per­so­nas a car­go que en­tien­dan es­ta ame­na­za’.

Ga­lle­go ha pin­ta­do a Hurd co­mo po­co ami­ga­ble ha­cia la in­dus­tria del tu­ris­mo en el co­ra­zón del dis­tri­to, el cual in­clu­ye al Par­que Na­cio­nal Big Bend. Ga­lle­go cri­ti­ca a Hurd de ha­ber apo­ya­do un pro­yec­to de ley de se­gu­ri­dad fron­te­ri­za que agre­ga­rá cien­tos de mi­llas de nue­vos ca­mi­nos pa­ra la re­gión; Hurd di­ce que el im­pac­to de di­cho pro­yec­to no es tan da­ñino pa­ra el par­que, co­mo lo ase­ve­ra Ga­lle­go.

Sien­do au­xi­lia­do por de­mó­cra­tas na­cio­na­les, Ga­lle­go tam­bién ha acu­sa­do a Hurd de no ha­ber lu­cha­do lo su­fi­cien­te en el Con­gre­so pa­ra fi­nan­ciar me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra com­ba­tir al vi­rus del Zi­ka, una cre­cien­te ame­na­za en Te­xas. En una re­cien­te reunión del Ayun­ta­mien­to, Hurd in­sis­tió que fue­ron los de­mó­cra­tas en el Se­na­do los que no qui­sie­ron sol­tar el di­ne­ro pa­ra com­ba­tir al vi­rus.

La cam­pa­ña de Hurd bus­ca man­te­ner­se en­fo­ca­da en las cua­tro pie­zas de le­gis­la­ción que él apro­bó des­de que lle­gó a Wa­shing­ton. En ellas se in­clu­yen los pro­yec­tos de ley pa­ra la pro­tec­ción de las ho­ras ex­tras pa­ga­das a los agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za y pa­ra mo­der­ni­zar los sis­te­mas compu­tacio­na­les del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal.

An­tes de las elec­cio­nes, a Ga­lle­go le gus­ta­ría te­ner cua­tro de­ba­tes con Hurd en di­fe­ren­tes par­tes del dis­tri­to, pre­fe­ri­ble­men­te en el área de El Pa­so, el área de San An­to­nio, Del Rio y el oes­te de Te­xas. Cuan­do se le pre­gun­tó so­bre la po­si­bi­li­dad de de­ba­tir con Ga­lle­go, Hurd di­jo que a él ‘le gus­ta­ría mu­cho la opor­tu­ni­dad de mos­trar los con­tras­tes en­tre el fra­ca­so que fue Ga­lle­go en el Con­gre­so pa­ra ha­cer al­go y nues­tro ré­cord de lo­gros’.

Will Hurd

Pe­te Ga­lle­Go

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.