Ana Frank es ac­tual­men­te una ni­ña si­ria

El Diario de El Paso - - Opinión - BUR­KI­NI EN FRAN­CIA Ray­ma Su­pra­ni Ni­cho­las Kris­tof

Áms­ter­dam— El 30 de abril de 1941, un hom­bre ju­dío aquí en Áms­ter­dam es­cri­bió una car­ta de­ses­pe­ra­da a un ami­go es­ta­dou­ni­den­se, su­pli­cán­do­le ayu­da pa­ra emi­grar a Es­ta­dos Uni­dos.

‘Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca es el úni­co país al que po­día­mos ir’, es­cri­bió. ‘Es por el bien de los ni­ños prin­ci­pal­men­te’.

Una vo­lun­ta­ria en­con­tró esa sú­pli­ca de ayu­da en 2005, cuan­do es­ta­ba or­de­nan­do vie­jos ex­pe­dien­tes de la II Gue­rra Mun­dial en la Ciu­dad de Nue­va York. Pa­re­cían igua­les a in­con­ta­bles ex­pe­dien­tes más, has­ta que ella vio los nom­bres de los ni­ños.

‘Ah, Dios mío’, di­jo, ‘és­te es el ex­pe­dien­te de Ana Frank’.

Al la­do de la car­ta ha­bía mu­chas otras de Ot­to Frank, bus­can­do ayu­da fre­né­ti­ca­men­te pa­ra huir de la per­se­cu­ción na­zi y ob­te­ner una vi­sa pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña o Cu­ba; pe­ro yen­do a nin­gu­na par­te de­bi­do a la in­di­fe­ren­cia mun­dial ha­cia re­fu­gia­dos ju­díos.

To­dos sa­be­mos que los ni­ños Frank fue­ron ase­si­na­dos por los na­zis, pe­ro lo que es me­nos co­no­ci­do es la for­ma en que la suer­te de Ana fue de­ci­di­da por un in­sen­si­ble te­mor a los re­fu­gia­dos, en­tre las per­so­nas más de­ses­pe­ra­das del mun­do. ¿Les sue­na fa­mi­liar? El pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma ju­ró que per­mi­ti­ría la en­tra­da de 10 mil re­fu­gia­dos si­rios –di­mi­nu­to nú­me­ro, tan só­lo un quin­to del 1 por cien­to del to­tal– y Hi­llary Clin­ton su­gi­rió que re­ci­bie­ra a más. Do­nald Trump los ha vi­tu­pe­ra­do re­pe­ti­da­men­te por una vo­lun­tad de dar­le la bien­ve­ni­da a si­rios y se ha pro­nun­cia­do por im­pe­dir la en­tra­da de mu­sul­ma­nes. Los te­mo­res al te­rro­ris­mo han de­ja­do a re­fu­gia­dos mu­sul­ma­nes co­mo tó­xi­cos en Oc­ci­den­te, y ca­si na­die los quie­re ya más de lo que cual­quie­ra qui­so a una ado­les­cen­te ale­ma­na-ho­lan­de­sa de nom­bre Ana.

‘Na­die lle­va a su fa­mi­lia a ocul­tar­se en el co­ra­zón de una ciu­dad ocu­pa­da a me­nos que no ten­ga op­cio­nes ya’, no­ta Mat­tie J. Be­kink, con­sul­tor en la Ca­sa de Ana Frank en Áms­ter­dam. ‘Na­die se lle­va a su hi­ja en un en­de­ble bo­te pa­ra cru­zar el Me­di­te­rrá­neo a me­nos que es­té de­ses­pe­ra­do’.

Sien­do hi­jo yo mis­mo de un re­fu­gia­do de la II Gue­rra Mun­dial, he es­ta­do in­ves­ti­gan­do la his­te­ria en con­tra de los re­fu­gia­dos de los años 30 y 40. Co­mo su­gie­re Be­kink, son no­ta­bles los pa­ra­le­lis­mos con hoy día.

Pa­ra la fa­mi­lia Frank, una nue­va vi­da en Es­ta­dos Uni­dos pa­re­cía ve­ro­sí­mil. Ana ha­bía es­tu­dia­do ta­qui­gra­fía en in­glés, y su pa­dre ha­bla­ba in­glés, ha­bía vi­vi­do en la ca­lle West 71 en Man­hat­tan, y ha­bía si­do ami­go de lar­go tiem­po de Nathan Straus Jr., ofi­cial en la ad­mi­nis­tra­ción de Fran­klin Roo­se­velt.

El obs­tácu­lo era un re­ce­lo es­ta­dou­ni­den­se ha­cia re­fu­gia­dos que su­pe­ra­ba a la com­pa­sión. Des­pués del po­gro­mo Kris­tall­nacht de 1938 en con­tra de ju­díos, una en­cues­ta arro­jó que 94 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses des­apro­ba­ba el tra­to na­zi a los ju­díos, pe­ro 72 por cien­to se­guía ob­je­tan­do a per­mi­tir la en­tra­da de grandes nú­me­ros de ju­díos.

Las ra­zo­nes pa­ra la opo­si­ción en ese momento eran las mis­mas que son pa­ra re­cha­zar si­rios u hondureños ac­tual­men­te: No po­de­mos dar­nos el lu­jo, pri­me­ro de­be­ría­mos cui­dar de los es­ta­dou­ni­den­ses, no po­de­mos acep­tar a to­dos, ellos se que­da­rán los em­pleos es­ta­dou­ni­den­ses, son pe­li­gro­sos y di­fe­ren­tes.

‘Es­ta­dos Uni­dos, si si­gue sien­do el asi­lo y hos­pi­cio del mun­do, pron­to des­trui­ría su pre­sen­te vi­da eco­nó­mi­ca’, ad­vir­tió la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Nue­va York en 1934.

Al­gu­nos lec­to­res es­tán pre­sen­tan­do ob­je­cio­nes: ¡Pe­ro los ju­díos no eran una ame­na­za de la for­ma que lo son re­fu­gia­dos si­rios! Sin em­bar­go, en los años 30 y 40 del si­glo pa­sa­do, es­ta­ba en mar­cha una gue­rra mun­dial y los ju­díos eran vis­tos am­plia­men­te co­mo co­mu­nis­tas po­ten­cia­les o in­clu­so na­zis. Hu­bo te­mo­res ge­ne­ra­li­za­dos de que Ale­ma­nia in­fil­tra­ría Es­ta­dos Uni­dos con es­pías y sa­bo­tea­do­res al am­pa­ro de la iden­ti­dad fal­sa de que eran re­fu­gia­dos ju­díos.

‘Cuan­do la se­gu­ri­dad del país es­tá en pe­li­gro, pa­re­ce ple­na­men­te jus­ti­fi­ca­ble re­sol­ver cual­quier du­da po­si­ble a fa­vor del país, en vez de a fa­vor de los ex­tran­je­ros’, ins­tru­yó el De­par­ta­men­to de Es­ta­do en 1941. El New York Ti­mes ci­tó en 1938 a la nie­ta del pre­si­den­te Ulys­ses S. Grant ad­vir­tien­do so­bre ‘mal lla­ma­dos re­fu­gia­dos ju­díos’ e in­si­nuan­do que eran co­mu­nis­tas ‘vi­nien­do a es­te país pa­ra su­mar­se a las fi­las de aque­llos que odian nues­tras ins­ti­tu­cio­nes y quie­ren de­rro­car­las’.

Las or­ga­ni­za­cio­nes no­ti­cio­sas no hi­cie­ron su­fi­cien­te por hu­ma­ni­zar a los re­fu­gia­dos y más bien, trá­gi­ca­men­te, con­tri­bu­ye­ron a pro­pa­gar la xe­no­fo­bia. El Ti­mes pu­bli­có un ar­tícu­lo de pri­me­ra pla­na so­bre los ries­gos de que ju­díos se vol­vie­ran es­pías na­zis, y el dia­rio The Was­hing­ton Post pu­bli­có un edi­to­rial agra­de­cien­do al De­par­ta­men­to de Es­ta­do por man­te­ner fuera a na­zis ha­cién­do­se pa­sar por re­fu­gia­dos.

En es­te am­bien­te po­lí­ti­co, ofi­cia­les y políticos per­die­ron to­da hu­ma­ni­dad.

‘De­jen que Eu­ro­pa se ha­ga car­go de los su­yos’, ar­gu­men­tó el se­na­dor Ro­bert Rey­nolds, de­mó­cra­ta por Ca­ro­li­na del Nor­te, quien tam­bién de­nun­ció a los ju­díos. El re­pre­sen­tan­te Step­hen Pa­ce, de­mó­cra­ta por Geor­gia, fue un pa­so más allá, in­tro­du­cien­do le­gis­la­ción que se pro­nun­cia por la de­por­ta­ción de ‘ca­da ex­tran­je­ro en Es­ta­dos Uni­dos’.

Un ofi­cial del De­par­ta­men­to de Es­ta­do, Brec­kin­rid­ge, re­cru­de­ció sis­te­má­ti­ca­men­te las re­glas so­bre re­fu­gia­dos ju­díos. En es­te cli­ma, Ot­to Frank fue in­ca­paz de ob­te­ner vi­sas pa­ra sus fa­mi­lia­res, quie­nes en par­te fue­ron víc­ti­mas de la pa­ra­noia, de­ma­go­gia e in­di­fe­ren­cia de los es­ta­dou­ni­den­ses.

La his­to­ria ri­ma. Co­mo he ar­gu­men­ta­do pe­rió­di­ca­men­te, la re­nuen­cia de Oba­ma a ha­cer más por in­ten­tar po­ner­le un al­to a la ma­tan­za en Si­ria pro­yec­ta una som­bra so­bre su legado, y sen­ci­lla­men­te no hay ex­cu­sas pa­ra el fra­ca­so co­lec­ti­vo del mun­do pa­ra ga­ran­ti­zar que ni­ños re­fu­gia­dos de Si­ria en paí­ses ve­ci­nos cuan­do me­nos re­ci­ban una edu­ca­ción.

Ac­tual­men­te, pa­ra nues­tra ver­güen­za, Ana Frank es una ni­ña si­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.