Exá­me­nes es­tan­da­ri­za­dos, im­per­fec­tos, pe­ro ne­ce­sa­rios

El Diario de El Paso - - Opinión - Esther J. Ce­pe­da The Was­hing­ton Post Wri­ters Group est­herj­ce­pe­da@wa­sh­post.com @est­herj­ce­pe­da

Chica­go— Una re­cien­te co­lum­na so­bre mi re­torno a la pro­fe­sión pe­da­gó­gi­ca agra­dó a mu­chos lec­to­res que es­cri­bie­ron pa­ra fe­li­ci­tar­me.

Un lec­tor de lar­ga da­ta me to­mó el pe­lo por co­lum­nas pa­sa­das, en que ex­pre­sé apo­yo por los exá­me­nes es­tan­da­ri­za­dos: ‘Por fa­vor, con­tác­ta­me en el momento en que ten­gas la epi­fa­nía de que los exá­me­nes es­tan­da­ri­za­dos son una pér­di­da de tiem­po. Se­rá un cam­bio fun­da­men­tal. Es­ta­ré es­pe­ran­do al la­do de la compu­tado­ra’.

‘No ocu­rri­rá’, re­pli­qué agre­gan­do una ca­ri­ta son­rien­te.

En­se­ñé en es­cue­las pú­bli­cas va­rios años y du­ran­te 11 años mis dos hi­jos asis­tie­ron a es­cue­las de dis­tri­tos lo­ca­les. En to­das esas ex­pe­rien­cias, nun­ca tu­ve un pro­ble­ma con las prue­bas anua­les es­tan­da­ri­za­das. Y no es­toy so­la.

Re­cien­te­men­te se die­ron a co­no­cer los re­sul­ta­dos de la dé­ci­ma en­cues­ta anual de la pu­bli­ca­ción aca­dé­mi­ca Edu­ca­tion Next. La en­cues­ta ha­cía pre­gun­tas so­bre el es­ta­do de la edu­ca­ción a una mues­tra de es­ta­dou­ni­den­ses re­pre­sen­ta­ti­va na­cio­nal­men­te y ha­lló que en­tre ma­yo y ju­nio de 2016 –más de un año des­pués de que se ge­ne­ra­li­za­ran las no­ti­cias de que los pa­dres op­ta­ban por que sus hi­jos no to­ma­ran los exá­me­nes es­co­la­res– el com­pro­mi­so del pú­bli­co con la uti­li­za­ción de las prue­bas es­tan­da­ri­za­das pa­ra eva­luar a los es­tu­dian­tes y las es­cue­las si­gue sien­do fir­me.

‘Cuan­do se pre­gun­ta a la gen­te si el Go­bierno fe­de­ral de­be con­ti­nuar con el re­qui­si­to de que se exa­mi­ne a to­dos los es­tu­dian­tes en ma­te­má­ti­cas y lec­tu­ra en to­dos los gra­dos, de 3º a 8º, y por lo me­nos una vez en la se­cun­da­ria, ca­si cua­tro de ca­da cin­co en­cues­ta­dos se pro­nun­ció a fa­vor de esa po­lí­ti­ca’, ex­pre­sa el in­for­me. ‘El por­cen­ta­je de in­di­vi­duos que se opo­nen a per­mi­tir que los pa­dres op­ten por­que sus hi­jos no to­men los exá­me­nes es ca­si igual­men­te al­to: un 70 por cien­to se pro­nun­cia con­tra per­mi­tir que se pue­da op­tar. Esos por­cen­ta­jes son ca­si tan al­tos co­mo en 2015. Fi­nal­men­te, el apo­yo a la uti­li­za­ción de los mis­mos exá­me­nes es­tan­da­ri­za­dos en to­dos los es­ta­dos es más al­to que el apo­yo pa­ra la uti­li­za­ción de es­tán­da­res edu­ca­ti­vos na­cio­na­les, co­mo el Com­mon Co­re. El 73 por cien­to es­tá a fa­vor de exá­me­nes uni­for­mes, aun­que el apo­yo es le­ve­men­te me­nor en­tre re­pu­bli­ca­nos (68 por cien­to) que en­tre de­mó­cra­tas (76 por cien­to)’.

Y ésa no es una ex­cep­ción. Esas ac­ti­tu­des son en reali­dad muy si­mi­la­res a los re­sul­ta­dos de una en­cues­ta na­cio­nal, de prin­ci­pios de 2016, so­bre las creen­cias y as­pi­ra­cio­nes de pa­dres afro­ame­ri­ca­nos e his­pa­nos.

El Lea­ders­hip Con­fe­ren­ce Edu­ca­tion Fund ha­lló que el 70 por cien­to de los pa­dres his­pa­nos y el 71 por cien­to de los afro­ame­ri­ca­nos pen­sa­ron que era ‘muy im­por­tan­te’ que las es­cue­las uti­li­za­ran ‘exá­me­nes anua­les pa­ra asis­tir a pa­dres y maes­tros a co­no­cer cuál era el desem­pe­ño de sus hi­jos’ en su pro­gre­so aca­dé­mi­co.

Cuan­do se pu­bli­ca­ron los re­sul­ta­dos, los re­pre­sen­tan­tes del Edu­cac­tion Fund que en­tre­vis­ta­ron a los pa­dres ex­pre­sa­ron a los re­por­te­ros que esos pa­dres con­si­de­ra­ban los exá­me­nes co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra ayu­dar a los ni­ños, y no pa­ra cas­ti­gar a las es­cue­las. De he­cho, hu­bo po­cas re­fe­ren­cias a las prue­bas co­mo un pro­ble­ma. Nin­gún pa­dre afro­ame­ri­cano ni his­pano ex­pre­só re­sen­ti­mien­to ha­cia los exá­me­nes.

El mo­vi­mien­to de op­tar por no to­mar­los fue me­nos­pre­cia­do por al­gu­nos por ser una pre­sun­ción de la cla­se al­ta. Y al­gu­nos lí­de­res de de­re­chos ci­vi­les de­nun­cian es­fuer­zos por so­ca­var los exá­me­nes, que ayu­dan a eva­luar el pro­gre­so aca­dé­mi­co de las mi­no­rías, es­pe­cial­men­te en co­mu­ni­da­des de ba­jos in­gre­sos.

A sa­ber, otra gran en­cues­ta na­cio­nal nue­va –és­ta por in­ves­ti­ga­do­res del Tea­chers Co­lle­ge, de Co­lum­bia Uni­ver­sity– ha­lló que la per­so­na tí­pi­ca que abo­ga por op­tar por no to­mar los exá­me­nes es ‘un pa­dre/ma­dre po­lí­ti­ca­men­te li­be­ral, muy ins­trui­do, ca­sa­do, con hi­jos que asis­ten a la es­cue­la pú­bli­ca y cu­yos in­gre­sos fa­mi­lia­res es­tán bien por en­ci­ma del pro­me­dio na­cio­nal’.

Los maes­tros, sin em­bar­go, es­tán en desacuer­do con la ma­yo­ría de la gen­te que aprue­ba los exá­me­nes es­tan­da­ri­za­dos. Se­gún la en­cues­ta de Edu­ca­tion Next, ‘só­lo a al­re­de­dor de la mi­tad de los maes­tros le gus­ta la idea de con­ti­nuar con el re­qui­si­to de que se exa­mi­ne a to­dos los es­tu­dian­tes en cier­tos gra­dos. Y, el por­cen­ta­je de maes­tros que pien­sa que se de­be per­mi­tir que los pa­dres op­ten por que sus hi­jos no se exa­mi­nen au­men­tó de un 36 a un 43 por cien­to en­tre 2015 y 2016’.

Aun así, Edu­ca­tion Next con­clu­ye: ‘No se pue­de con­cluir su­ma­ria­men­te que la gen­te se opo­ne a es­tán­da­res y exá­me­nes si­mi­la­res en to­dos los Es­ta­dos Uni­dos . ... (Los exá­me­nes es­tan­da­ri­za­dos con­ti­nua­dos) qui­zás re­ci­ban la apro­ba­ción del pú­bli­co –aun­que qui­zás no en­tre los maes­tros– du­ran­te más tiem­po que el Com­mon Co­re’.

Aun­que el ‘mo­vi­mien­to’ de op­tar por que no se to­men exá­me­nes su­pues­ta­men­te es­tá cre­cien­do, es elo­cuen­te que, se­gún una en­cues­ta de Co­lum­bia, in­clu­ye a pa­dres que, en reali­dad, no op­tan por que sus hi­jos no to­men los exá­me­nes o pa­dres cu­yos hi­jos no es­tán en el sis­te­ma de es­cue­las pú­bli­cas. Se cal­cu­la que un 20 por cien­to de los de­fen­so­res no son pa­dres de ni­ños en edad es­co­lar.

Los exá­me­nes es­tan­da­ri­za­dos no son per­fec­tos –hay can­ti­dad de fac­to­res que afec­tan el desem­pe­ño in­di­vi­dual de los alum­nos en exá­me­nes es­pe­cí­fi­cos. Pe­ro en su con­jun­to, los exá­me­nes son, co­mo el pul­so y la pre­sión ar­te­rial, in­di­cios vi­ta­les so­bre el pro­gre­so aca­dé­mi­co de los es­tu­dian­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.