Vin­cu­lan a je­fe de cam­pa­ña de Trump con frau­de elec­to­ral

Fue acu­sa­do ade­más de epi­so­dios de vio­len­cia do­més­ti­ca con­tra su ex es­po­sa

El Diario de El Paso - - Panorama - Agencias

Nue­va York— Ste­ve Ban­non, di­rec­tor de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Do­nald Trump, fue vin­cu­la­do con epi­so­dios de vio­len­cia do­més­ti­ca en con­tra una de sus ex es­po­sas y con un po­si­ble ca­so de frau­de elec­to­ral.

Ban­non, quien de­jó su pues­to co­mo di­rec­tor del si­tio de no­ti­cias de ul­tra­de­re­cha Breit­bart News pa­ra unir­se es­te mes a la cam­pa­ña de Trump, en­fren­tó car­gos por vio­len­cia do­més­ti­ca, abu­so fí­si­co e in­ten­tos de di­sua­dir a un tes­ti­go pa­ra tes­ti­fi­car an­te la Cor­te en un ca­so de 1996.

La ver­sión es­ta­dou­ni­den­se del dia­rio The Guar­dian pu­bli­có es­te vier­nes que Ban­non y otra de sus ex es­po­sas es­tán re­gis­tra­dos pa­ra vo­tar en una ca­sa que se en­cuen­tra va­cía en Flo­ri­da, un es­ta­do cla­ve en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos.

Tal re­gis­tro, so­bre una vi­vien­da que no se en­cuen­tra ha­bi­ta­da, po­dría re­pre­sen­tar una vio­la­ción a las le­yes y un frau­de elec­to­ral, un de­li­to so­bre el que la cam­pa­ña de Trump ha aler­ta­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes.

Se­gún The Guar­dian, Ban­non nun­ca vi­vió en la ca­sa en la que es­tá re­gis­tra­do pa­ra vo­tar, sino tan só­lo su ex mu­jer, y aho­ra la vi­vien­da se en­cuen­tra in­clu­so a pun­to de ser de­mo­li­da.

Ana­lis­tas ar­gu­men­tan que no es ra­ro que una per­so­na ol­vi­de ac­tua­li­zar su re­gis­tro cuan­do se muda de ca­sa, pe­ro sub­ra­yan que es­ta irre­gu­la­ri­dad es re­le­van­te en el je­fe de una cam­pa­ña que ha aler­ta­do con­tra el frau­de elec­to­ral.

Asi­mis­mo, se­gún The Guar­dian, Ban­non pu­do ha­ber­se re­gis­tra­do co­mo vo­tan­te en otra di­rec­ción de Flo­ri­da don­de tam­po­co vi­vió.

El ro­ta­ti­vo pun­tua­li­zó que si se de­mues­tra que Ban­non ofre­ció de ma­ne­ra cons­cien­te in­for­ma­ción fal­sa so­bre los re­gis­tros que le da­rían de­re­cho a vo­tar ha­bría en­ton­ces co­me­ti­do un cri­men que se cas­ti­ga con has­ta cin­co años de pri­sión.

Por su par­te y de acuer­do con una no­ta pu­bli­ca­da es­te vier­nes por el ta­bloi­de The New York Post, otros car­gos fue­ron pre­sen­ta­dos lue­go de que Ban­non su­pues­ta­men­te hu­bie­ra ata­ca­do a su ex es­po­sa mien­tras vi­vían en Santa Mó­ni­ca, California, cuan­do la ja­ló de cue­llo y mu­ñe­ca, los car­gos fue­ron re­ti­ra­dos ese mis­mo año al di­vor­ciar­se la pa­re­ja.

Las acu­sa­cio­nes con­tra Ban­non se acu­mu­lan a los se­ña­la­mien­tos de mi­so­gi­nia y vio­len­cia do­més­ti­ca he­chos con­tra el pro­pio Trump, quien ha si­do acu­sa­do de abu­so se­xual y vio­la­ción, aun­que ta­les car­gos fue­ron más tar­de re­ti­ra­dos.

El can­di­da­to re­pu­bli­cano a la Pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos y su di­rec­tor Ste­ve Ban­non

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.