So­me­te­rán do­na­cio­nes de san­gre a prue­ba de zi­ka

El Diario de El Paso - - Clima - Matt­hew Pe­rro­ne/As­so­cia­ted Press

Was­hing­ton— El Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se ins­tru­yó el vier­nes a to­dos los ban­cos de san­gre del país a em­pe­zar a so­me­ter to­das las do­na­cio­nes a prue­bas de zi­ka, a fin de evi­tar que el vi­rus se pro­pa­gue por esa vía.

Has­ta aho­ra las prue­bas pa­ra ban­cos de san­gre se li­mi­ta­ban a par­tes de Flo­ri­da y Puer­to Rico, don­de el ín­di­ce de con­ta­gio es ma­yor. Aho­ra se em­pe­za­rá a to­mar mues­tras en el res­to del país, em­pe­zan­do por los es­ta­dos cos­te­ros del Gol­fo de Mé­xi­co.

“Si­gue ha­bien­do mu­cha in­cer­ti­dum­bre en cuan­to al ori­gen y la mag­ni­tud de la trans­mi­sión del zi­ka”, in­di­có el doc­tor Pe­ter Marks en una no­ta de pren­sa de la Agen­cia de Ali­men­tos y Me­di­ci­nas de Es­ta­dos Uni­dos.

“En es­tos mo­men­tos, la re­co­men­da­ción de po­ner a prue­ba to­das las do­na­cio­nes de san­gre ayu­da­rá a ase­gu­rar que la san­gre es­té lim­pia en ca­so de que al­guien ne­ce­si­te una tras­fu­sión”.

Los ban­cos de san­gre ya so­me­ten la san­gre a prue­bas de VIH, he­pa­ti­tis, vi­rus del Ni­lo Oc­ci­den­tal y otros vi­ru­ses. El zi­ka du­ra apro­xi­ma­da­men­te una se­ma­na en la san­gre, pe­ro tie­ne más per­ma­nen­cia en otros flui­dos cor­po­ra­les.

Aun­que el zi­ka se con­ta­gia prin­ci­pal­men­te me­dian­te pi­ca­du­ras de mos­qui­tos, han sur­gi­do re­por­tes en Bra­sil de con­ta­gio por tras­fu­sio­nes de san­gre. No ha ha­bi­do ese ti­po de con­ta­gio en Es­ta­dos Uni­dos.

Sin em­bar­go, un re­ci­pien­te de san­gre do­na­da con zi­ka fue in­ter­cep­ta­do re­cien­te­men­te en Flo­ri­da, di­jo Marks el vier­nes.

“Esa in­fec­ción fue de­tec­ta­da cuan­do la bol­sa de san­gre aun es­ta­ba ais­la­da, an­tes de que fuera fa­ci­li­ta­da pa­ra do­na­ción”, di­jo Marks a re­por­te­ros en una te­le­con­fe­ren­cia. “En es­te ca­so el sis­te­ma fun­cio­nó”.

El zi­ka tam­bién se pue­de con­ta­giar me­dian­te las re­la­cio­nes se­xua­les, y Marks acla­ró que esa fue una de las ra­zo­nes por las cua­les se de­ci­dió ex­pan­dir el ran­go de los exá­me­nes. Se­gún los da­tos más ac­tua­li­za­dos, los hom­bres pue­den trans­mi­tir el vi­rus me­dian­te re­la­cio­nes se­xua­les por va­rios me­ses, y las mu­je­res por va­rias se­ma­nas.

Una de las di­fi­cul­ta­des en de­tec­tar el zi­ka es que la ma­yo­ría de las per­so­nas afec­ta­das no mues­tran sín­to­ma al­guno, co­mo son la fie­bre, las irri­ta­cio­nes de la piel o do­lor en las ar­ti­cu­la­cio­nes.

Los Cen­tros pa­ra el Con­trol y la Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des re­por­ta­ron el pri­mer ca­so de un hom­bre que pro­pa­gó el zi­ka me­dian­te re­la­cio­nes se­xua­les a pe­sar de no ha­ber sen­ti­do sín­to­ma al­guno.

El hom­bre ori­gi­na­rio de Mary­land, ha­bía via­ja­do a la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, uno de mu­chos paí­ses en La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be afec­ta­dos por el zi­ka.

Ban­cos del país tie­nen ins­truc­cio­nes de lle­var­lo a ca­bo co­mo lo han es­ta­do rea­li­zan­do Flo­ri­da y Puer­to Rico

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.