SU LA­DO RACISTA

El Diario de El Paso - - Portada - Jo­nat­han Mah­ler y Ste­ve Eder/ New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Do­nal Trump y su pa­dre se ne­ga­ban a ren­tar vi­vien­da a afro­ame­ri­ca-nos, re­ve­la NYT

Nue­va York— Pa­re­cía ser la in­qui­li­na mo­de­lo. Una en­fer­me­ra de 33 años que vi­vía en la YWCA en Har­lem, que­ría ren­tar una uni­dad de una so­la re­cá­ma­ra en los aún sin ter­mi­nar Apar­ta­men­tos Wils­hi­re en el ve­cin­da­rio de Ja­mai­ca Es­ta­tes en Queens. Ella lle­nó lo que el agen­te de al­qui­le­res re­cuer­da co­mo una “her­mo­sa apli­ca­ción”. Ni si­quie­ra qui­so ver el apar­ta­men­to.

Pe­ro ha­bía un pe­que­ño pro­ble­ma: Ma­xi­ne Brown era afro­ame­ri­ca­na.

Stan­ley Lei­bo­witz, el agen­te de al­qui­le­res, ha­bló con su je­fe, Fred C. Trump. “Le pre­gun­té qué se de­bía ha­cer y él me di­jo, ‘Pon la apli­ca­ción en un ca­jón y dé­ja­la ahí’”, se­gún re­cuer­da Lei­bo­witz, aho­ra de 88 años, en una en­tre­vis­ta.

Era a fi­na­les de 1963 –a só­lo me­ses an­tes de que el pre­si­den­te Lyn­don B. John­son fir­ma­ra la histórica Ley de De­re­chos Ci­vi­les– y Fred Trump es­ta­ba lle­gan­do a la cús­pi­de de su ca­rre­ra ur­ba­nis­ta. Es­ta­ba por ter­mi­nar la jo­ya en la co­ro­na de su im­pe­rio de vi­vien­da pa­ra la cla­se me­dia: sie­te to­rres de 23 pi­sos, lla­ma­das Trump Vi­lla­ge, ocu­pan­do un te­rreno de 40 acres en Co­ney Is­land.

Tam­bién es­ta­ba pre­pa­ran­do a su he­re­de­ro, su hi­jo Do­nald, de 17 años, quien pron­to se ins­cri­bió a la Uni­ver­si­dad Ford­ham en Bronx, vi­vien­do en la ca­sa de sus pa­dres en Queens y pa­san­do la ma­yor par­te de su tiem­po libre vi­si­tan­do los si­tios ba­jo cons­truc­ción en el Ca­di­llac de su pa­dre, que con­du­cía un cho­fer afro­ame­ri­cano.

Por el trans­cur­so de la pró­xi­ma dé­ca­da, a ma­ne­ra que Do­nald Trump asu­mía un pro­mi­nen­te pa­pel en la em­pre­sa, la prác­ti­ca de la com­pa­ñía, de re­cha­zar a po­ten­cia­les in­qui­li­nos afro­ame­ri­ca­nos, fue me­ticu­losa­men­te do­cu­men­ta­da por ac­ti­vis­tas y or­ga­ni­za­cio­nes que veían la igual­dad en la vi­vien­da co­mo la pró­xi­ma me­ta en la lu­cha por los de­re­chos ci­vi­les.

El De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia lle­vó a ca­bo su pro­pia in­ves­ti­ga­ción y, en 1973, de­man­dó a Trump Management por dis­cri­mi­nar en con­tra de los afro­ame­ri­ca­nos. Fred Trump, el di­rec­tor de la com­pa­ñía, y Do­nald Trump, su pre­si­den­te, fue­ron nom­bra­dos co­mo acu­sa­dos. Fue no­ti­cia de pri­me­ra pla­na, y pa­ra Trump, fue su de­but en la es­fe­ra pú­bli­ca.

En lu­gar de en­ta­blar tran­qui­la­men­te un acuer­do le­gal —tal co­mo otro ur­ba­nis­ta de Nue­va York lo hi­cie­ra un par de años an­tes— con­vir­tió el ca­so en una in­ter­mi­na­ble ba­ta­lla, con to­do y fu­rio­sas ne­ga­cio­nes, ase­si­na­to de la repu­tación, acu­sa­cio­nes de que el Go­bierno in­ten­ta­ba obli­gar­lo a ren­tar­les apar­ta­men­tos a “be­ne­fi­cia­rios de asis­ten­cia so­cial” y una con­tra­de­man­da de 100 mi­llo­nes de dó­la­res acu­san­do al De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de di­fa­ma­ción.

Pe­ro una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por el New York Ti­mes –con­sul­tan­do ar­chi­vos de dé­ca­das de an­ti­güe­dad de la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos de la Ciu­dad de Nue­va York, ar­chi­vos in­ter­nos del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, do­cu­men­tos de la cor­te y en­tre­vis­tas con in­qui­li­nos, ac­ti­vis­tas de de­re­chos ci­vi­les y fis­ca­les– des­cu­brió una lar­ga historia de pre­jui­cio ra­cial en las pro­pie­da­des de su fa­mi­lia, en Nue­va York y otros lu­ga­res.

Ba­jo es­cru­ti­nio

Fred Trump en­tró a la in­dus­tria de la vi­vien­da cuan­do te­nía al­re­de­dor de 20 años, cons­tru­yen­do una ca­sa pa­ra una so­la fa­mi­lia pa­ra un ve­cino en Queens. Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, cons­tru­yó vi­vien­das pa­ra tra­ba­ja­do­res de los as­ti­lle­ros y per­so­nal de la Ma­ri­na en Nor­folk, Virginia. Des­pués de la gue­rra, re­gre­só a Nue­va York, am­bi­cio­nan­do pro­yec­tos mu­cho más gran­des rea­li­za­dos con la ayu­da de prés­ta­mos del Go­bierno fe­de­ral.

Su po­si­cio­na­mien­to co­mo uno de los más gran­des ur­ba­nis­tas de la ciu­dad no es­tu­vo libre de con­tro­ver­sias: El Co­mi­té Ban­ca­rio del Se­na­do lo ci­tó en 1954 du­ran­te una in­ves­ti­ga­ción de ha­ber sa­ca­do pro­ve­cho de prés­ta­mos fe­de­ra­les pa­ra la vi­vien­da. Ba­jo ju­ra­men­to, ad­mi­tió que ha­bía exa­ge­ra­do am­plia­men­te los cos­tos de un proyecto ur­bano pa­ra ob­te­ner una ma­yor hi­po­te­ca del Go­bierno.

En 1966, mien­tras que el pe­rio­dis­ta in­ves­ti­ga­dor Way­ne Ba­rrett es­cri­bía su li­bro ti­tu­la­do “Trump: El Es­pec­tácu­lo más Gran­de en el Pla­ne­ta”, un co­mi­té le­gis­la­ti­vo acu­só a Fred Trump de uti­li­zar di­ne­ro del es­ta­do, re­ser­va­do pa­ra la vi­vien­da de me­dia­nos in­gre­sos, pa­ra cons­truir un cen­tro co­mer­cial en su lu­gar.

Un le­gis­la­dor lla­mó a Trump “ava­ro y co­di­cio­so”.

Pa­ra en­ton­ces, las prác­ti­cas em­pre­sa­ria­les de la or­ga­ni­za­ción Trump co­men­za­ban a ser pues­tas ba­jo es­cru­ti­nio por gru­pos de de­re­chos ci­vi­les que ha­bían re­ci­bi­do que­jas de pros­pec­tos in­qui­li­nos afro­ame­ri­ca­nos.

Gen­te co­mo Ma­xi­ne Brown

Lei­bo­witz, el agen­te de al­qui­le­res en Wils­hi­re, re­cuer­da a Brown que­rien­do ave­ri­guar, en re­pe­ti­das oca­sio­nes, so­bre el apar­ta­men­to. “Fi­nal­men­te se dio cuen­ta de qué se tra­ta­ba to­do es­to”, di­jo.

El pri­mer ins­tin­to de Brown fue ol­vi­dar­se por com­ple­to del asun­to; es­ta­ba muy fe­liz en la YWCA.

Pe­ro una ami­ga, Mae Wig­gins, a quien tam­bién le ha­bían ne­ga­do un apar­ta­men­to en Wils­hi­re, le di­jo que te­nía que te­ner su pro­pia vi­vien­da, con un ba­ño pri­va­do y una co­ci­na. Ella ins­tó a Brown a pre­sen­tar una que­ja an­te la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos de la Ciu­dad de Nue­va York, tal co­mo ella tam­bién lo ha­bía he­cho.

Lei­bo­witz fue lla­ma­do a ren­dir tes­ti­mo­nio en la au­dien­cia de la co­mi­sión en el ca­so de Brown. Se le pre­gun­tó so­bre un es­ti­ma­do de cuán­tos afro­ame­ri­ca­nos vi­vían en las dis­tin­tas pro­pie­da­des de Trump, y re­cuer­da ha­ber res­pon­di­do: “En cuan­to a lo que yo sé, nin­guno”.

Tras la au­dien­cia, a Brown se le ofre­ció un apar­ta­men­to en Wils­hi­re, y en la pri­ma­ve­ra de 1964, ella se mu­dó. Por 10 años, di­jo, ella fue la úni­ca afro­ame­ri­ca­na en el edi­fi­cio.

Las que­jas so­bre las po­lí­ti­cas de ren­ta de la or­ga­ni­za­ción Trump con­ti­nua­ron acu­mu­lán­do­se: Pa­ra 1967, in­ves­ti­ga­do­res es­ta­ta­les en­con­tra­ron que de unos 3 mil 700 apar­ta­men­tos en Trump Vi­lla­ge, sie­te es­ta­ban ocu­pa­dos por fa­mi­lias afro­ame­ri­ca­nas.

Al igual que Brown, las po­cas mi­no­rías que vi­vían en los edi­fi­cios que eran pro­pie­dad de Trump por lo re­gu­lar tu­vie­ron que lu­char pa­ra que se les acep­ta­ra.

Una mu­jer afro­ame­ri­ca­na, lla­ma­da Ag­nes Bunn, re­cuer­da ha­ber es­cu­cha­do a prin­ci­pios de 1970 so­bre un apar­ta­men­to va­can­te de Trump en otra par­te de Queens. Fue un ami­go an­glo­sa­jón que vi­vía en el edi­fi­cio quien le in­for­mó al res­pec­to. Pe­ro cuan­do ella fue a ver el apar­ta­men­to, le di­je­ron que no ha­bía va­can­tes.

El De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia tras una in­ves­ti­ga­ción de­man­dó al can­di­da­to y a su pa­dre en 1973 por dis­cri­mi­na­ción

No só­lo en Nue­va York

Las que­jas de dis­cri­mi­na­ción no se li­mi­ta­ban a Nue­va York.

En 1969, una pa­re­ja afro­ame­ri­ca­na, Hay­wood y Ren­nell Cash, pre­sen­ta­ron una de­man­da des­pués de que les ne­ga­ran una vi­vien­da en Cin­cin­na­ti en uno de los pri­me­ros pro­yec­tos en los que Do­nald Trump, re­cién egre­sa­do de la uni­ver­si­dad, ha­bía ju­ga­do un ac­ti­vo pa­pel.

Cash fue re­cha­za­do en re­pe­ti­das oca­sio­nes por el agen­te de al­qui­le­res de Trump, de acuer­do con do­cu­men­tos de la Cor­te y las no­tas to­ma­das por el gru­po Opor­tu­ni­da­des de Vi­vien­da Igua­li­ta­rias de Cin­cin­na­ti, que en­vió a per­so­nas an­glo­sa­jo­nas, ha­cién­do­se pa­sar co­mo una pa­re­ja jo­ven mien­tras Cash es­pe­ra­ba en el au­to.

Lue­go que el agen­te, Ir­ving Wol­per, le ofre­cie­ra a la pa­re­ja un apar­ta­men­to, és­ta le pre­sen­tó a Cash. Wol­per se tor­nó fu­rio­so, sa­cán­do­los a em­pu­jo­nes de la ofi­ci­na y lla­man­do a la mu­jer, Mag­gie Dur­ham, quien se ha­bía he­cho pa­sar co­mo la po­ten­cial in­qui­li­na, una “aman­te de ne­gros”, de acuer­do con los ar­chi­vos de la Cor­te.

“Has­ta el día de hoy no he ol­vi­da­do la fu­ria que ha­bía en su voz y en su ca­ra”, se­gún re­cuer­da Dur­ham, agre­gan­do que ella re­cuer­da que Wol­per tam­bién la lla­mó una “trai­do­ra a la ra­za”.

A los Cash fi­nal­men­te les fue ofre­ci­do un apar­ta­men­to.

Con su ma­dre Mary y su pro­ge­ni­tor, Fred

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.