No, Do­nald Trump, Es­ta­dos Uni­dos no es un ho­yo in­fer­nal

El Diario de El Paso - - Opinión - Paul Krug­man

Nue­va York— Do­nald Trump ha da­do un ex­tra­ño gi­ro úl­ti­ma­men­te. De acuer­do, ha da­do mu­chos gi­ros ex­tra­ños: eso es lo que ocu­rre cuan­do se no­mi­na a un can­di­da­to con es­ca­sa ca­pa­ci­dad de aten­ción que no sa­be na­da so­bre es­tra­te­gia y se nie­ga a que­dar­se sen­ta­do en paz du­ran­te más de tres mi­nu­tos. Sin em­bar­go, no pres­te­mos aten­ción a lo que pa­sa por ideas trum­pia­nas de ti­po es­tra­té­gi­co. Lo que re­sul­ta ra­ro es el cam­bio en lo que, se su­po­ne, es el pro­ble­ma.

Cuan­do em­pe­zó la cam­pa­ña de Trump, gi­ró en torno a la eco­no­mía, cuan­do me­nos no­mi­nal­men­te. Los ex­tran­je­ros es­tán ro­ban­do sus em­pleos, de­cla­ró el can­di­da­to, tan­to a tra­vés del co­mer­cio in­jus­to co­mo al ve­nir aquí co­mo in­mi­gran­tes. Además, él le de­vol­ve­ría la gran­de­za a Es­ta­dos Uni­dos con aran­ce­les pu­ni­ti­vos y de­por­ta­cio­nes ma­si­vas.

Sin em­bar­go, la historia cam­bió en la con­ven­ción re­pu­bli­ca­na. No­ta­ble­men­te, hu­bo de ma­ni­fies­to muy po­ca dis­cu­sión de ti­po eco­nó­mi­co; ni si­quie­ra hu­bo gran co­sa de de­ma­go­gia eco­nó­mi­ca. Más bien. El acen­to es­tu­vo so­bre la ley y el or­den, en sal­var a la na­ción de lo que el can­di­da­to des­cri­bió co­mo una ate­rra­do­ra ola de de­lin­cuen­cia.

Ese te­ma ha se­gui­do en se­ma­nas re­cien­tes, con el ‘acer­ca­mien­to’ de Trump a vo­tan­tes de mi­no­rías. Su no­ción de un ar­gu­men­to de ven­tas a es­tos elec­to­res con­sis­te en de­cir­les cuán ho­rri­bles son sus vi­das, que es­tán en­fren­tan­do ‘ni­ve­les de de­lin­cuen­cia que na­die ha vis­to’. In­clu­so ‘zo­nas de gue­rra’, di­ce, son ‘más se­gu­ras que vi­vir en al­gu­nos cin­tu­ro­nes de po­bre­za de nues­tras ciu­da­des’.

To­do es­to es real­men­te ex­tra­ño… por­que na­da co­mo eso es­tá ocu­rrien­do real­men­te.

En la épo­ca en que la cam­pa­ña de Trump era os­ten­si­ble­men­te so­bre la pér­di­da de em­pleos de la cla­se me­dia, al me­nos es­tu­vo pre­ten­dien­do que era so­bre un te­ma real: em­pleo en la ma­nu­fac­tu­ra real­men­te ha ba­ja­do mu­cho; los sa­la­rios reales de tra­ba­ja­do­res fa­bri­les han caí­do. Se po­dría de­cir que el trum­pis­mo no es la res­pues­ta (no lo es), pe­ro no que el te­ma fue­ra una fan­ta­sía de la ima­gi­na­ción del can­di­da­to.

Sin em­bar­go, cuan­do Trump pre­sen­ta a las ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos co­mo ho­yos in­fer­na­les de de­lin­cuen­cia des­con­tro­la­da y des­truc­ción so­cial, ¿de qué dia­blos es­tá ha­blan­do él? La vi­da ur­ba­na es una de las co­sas que ha sa­li­do bien en Es­ta­dos Uni­dos. Lo que es más, ha ido tan bien que aque­llos de no­so­tros que re­cuer­dan los ma­los días de an­ta­ño se­gui­mos te­nien­do di­fi­cul­ta­des pa­ra creer­lo.

Ha­ble­mos es­pe­cí­fi­ca­men­te so­bre la de­lin­cuen­cia vio­len­ta. Con­si­de­re­mos, en par­ti­cu­lar, la ta­sa de ho­mi­ci­dios, dis­cu­ti­ble­men­te el in­di­ca­dor más só­li­do pa­ra com­pa­ra­cio­nes a lar­go pla­zo por­que no hay am­bi­güe­dad al­gu­na con res­pec­to a las de­fi­ni­cio­nes. Los ho­mi­ci­dios se dis­pa­ra­ron en­tre co­mien­zos de los años 60 y los 80, e imá­ge­nes de una dis­to­pia fu­tu­ra –pien­se en ‘Es­ca­pe de Nue­va York’ (1981) o ‘Bla­de Run­ner’ (1982)– se con­vir­tie­ron en un ele­men­to fi­jo de la cultura po­pu­lar. Es­cri­to­res con­ser­va­do­res nos ase­gu­ra­ron que la cre­cien­te de­lin­cuen­cia era el re­sul­ta­do inevi­ta­ble de un co­lap­so en va­lo­res tra­di­cio­na­les y que la si­tua­ción em­peo­ra­ría in­clu­so más a me­nos que se res­ta­ble­cie­ran esos va­lo­res.

Pe­ro, en­ton­ces, ocu­rrió una co­sa cu­rio­sa: la ta­sa de ho­mi­ci­dio em­pe­zó a caer, y caer y caer. Pa­ra 2014, ha­bía re­gre­sa­do has­ta don­de es­tu­vo me­dio si­glo an­tes. Hu­bo cier­to au­men­to en 2015, pe­ro al me­nos has­ta aho­ra, a du­ras pe­nas es un par­pa­deo en la pers­pec­ti­va a lar­go pla­zo.

Bá­si­ca­men­te, las ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses son tan se­gu­ras co­mo siem­pre han si­do. Na­die es­tá se­gu­ro de por qué exac­ta­men­te la de­lin­cuen­cia se ha des­plo­ma­do, pe­ro el pun­to es que el pa­no­ra­ma de pe­sa­di­lla de la re­tó­ri­ca del can­di­da­to re­pu­bli­cano –¿di­ga­mos, el ho­yo in­fer­nal de Trump?– no guar­da se­me­jan­za con la reali­dad.

Y aquí no só­lo es­ta­mos ha­blan­do de es­ta­dís­ti­cas; es­ta­mos ha­blan­do tam­bién so­bre ex­pe­rien­cia vi­vi­da. El te­mor a la de­lin­cuen­cia no ha des­apa­re­ci­do de la vi­da es­ta­dou­ni­den­se; ac­tual­men­te Nue­va York es in­creí­ble­men­te se­gu­ro si se com­pa­ra con es­tán­da­res his­tó­ri­cos, pe­ro, de to­dos mo­dos, yo no ca­mi­na­ría por cier­tas áreas a las 3 de la ma­dru­ga­da. Sin em­bar­go, el te­mor aho­ra desem­pe­ña cla­ra­men­te un pa­pel muy dis­mi­nui­do en la vi­da co­ti­dia­na.

En­ton­ces, ¿so­bre qué es to­do es­to? So­bre lo mis­mo que to­do en la cam­pa­ña de Trump: ra­za.

Uti­li­cé ci­tas de mie­do cuan­do ha­blé so­bre el ‘acer­ca­mien­to’ ra­cial de Trump, pues es cla­ro que el ver­da­de­ro pro­pó­si­to de su re­tó­ri­ca va­ga­men­te con­ci­lia­do­ra no es tan­to atraer a vo­tan­tes no blan­cos co­mo lo es tran­qui­li­zar a re­mil­go­sos blan­cos de que él no es tan racista co­mo pa­re­ce. Pe­ro, hay que con­si­de­rar: in­clu­so cuan­do él es­tá in­ten­tan­do so­nar ra­cial­men­te in­clu­yen­te, sus imá­ge­nes es­tán im­preg­na­das de una sen­si­bi­li­dad ‘alt right’ (por de­re­cha al­ter­na­ti­va) que, fun­da­men­tal­men­te, ve co­mo sub­hu­ma­nos a per­so­nas que no son blan­cas.

De aquí que cuan­do él les pre­gun­ta a afro­ame­ri­ca­nos es­ta­dou­ni­den­ses: ‘¿qué tie­nen que per­der pro­ban­do al­go nue­vo, co­mo Trump?’, de­no­ta ig­no­ran­cia de la reali­dad que la ma­yo­ría de los afro­ame­ri­ca­nos es­ta­dou­ni­den­ses tra­ba­ja du­ro pa­ra ga­nar­se la vi­da y que exis­te una gran cla­se me­dia de per­so­nas afro­ame­ri­ca­nas. Ah, y 86 por cien­to de los adul­tos afro­ame­ri­ca­nos que no son de la ter­ce­ra edad tie­ne se­gu­ro de sa­lud, por arri­ba de 73 por cien­to en 2010, gra­cias al pro­gra­ma Oba­ma­ca­re. ¿Qui­zá ellos sí tie­nen al­go que per­der?

Pe­ro, ¿có­mo se su­po­nía que él lo su­pie­ra? En el mun­do men­tal que él y aque­llos a quie­nes es­cu­cha ha­bi­tan, afro­ame­ri­ca­nos y otras per­so­nas que no son blan­cas son, por de­fi­ni­ción, pe­re­zo­sas car­gas so­bre la so­cie­dad.

Lo cual nos lle­va de nue­vo a la no­ción de Es­ta­dos Uni­dos co­mo una dis­tro­fia de pe­sa­di­lla. To­ma­do li­te­ral­men­te, eso es una ton­te­ría. Sin em­bar­go, la so­cie­dad ac­tual, ca­da vez más mul­ti­rra­cial y mul­ti­cul­tu­ral, es una pe­sa­di­lla pa­ra gen­te que quie­re una na­ción blan­ca y cris­tia­na en la que ra­zas in­fe­rio­res co­noz­can su lu­gar. Y esa es la gen­te a la que Trump ha pues­to al des­cu­bier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.