El mun­do re­ve­la­do por las Olim­pia­das

El Diario de El Paso - - Opinión - Fa­reed Za­ka­ria com­ments@fa­reed­za­ka­ria.com

Las Olim­pia­das fi­na­li­za­ron y el ve­re­dic­to es­tá he­cho: ga­nó Es­ta­dos Uni­dos. És­te se re­ti­ró de Río con la ma­yor can­ti­dad de medallas de oro, pla­ta y bron­ce. La úl­ti­ma vez que una so­la na­ción re­ma­tó las tres ca­te­go­rías fue ha­ce 40 años (ex­cep­to por jue­gos boi­co­tea­dos en 1980 y 1984). La ven­ta­ja de Es­ta­dos Uni­dos so­bre el se­gun­do lu­gar fue 51 medallas, la di­fe­ren­cia más gran­de en una Olim­pia­da no boi­co­tea­da des­de 1932. Si ‘Es­ta­dos Uni­dos ya no ga­na’, al­guien ol­vi­dó de­cir­les a sus atle­tas olím­pi­cos.

Ga­nar en las Olim­pia­das no se tra­du­ce di­rec­ta­men­te en el éxi­to en otras es­fe­ras, pe­ro aquí es­tá lo que las Olim­pia­das nos pue­den en­se­ñar acer­ca del mun­do. (Me qui­to el som­bre­ro an­te Greg My­re de la NPR por un tra­ba­jo ex­ce­len­te so­bre es­te te­ma).

A pe­sar de to­dos sus pro­ble­mas, Es­ta­dos Uni­dos aún se ele­va por en­ci­ma de la com­pe­ten­cia. Y sin em­bar­go, al ob­ser­var los nú­me­ros, se pue­de ver cla­ra­men­te ‘el as­cen­so de los otros’. Es­ta­dos Uni­dos ha ga­na­do en­tre el 10 y el 20 por cien­to de to­das las medallas de la ma­yo­ría de las Olim­pia­das mo­der­nas. No obs­tan­te, en los úl­ti­mos 30 años, el nú­me­ro ha ba­ja­do has­ta el fon­do de ese ran­go. Es­to re­fle­ja la historia de la relativa so­li­dez eco­nó­mi­ca de Es­ta­dos Uni­dos. Si­gue sien­do el nú­me­ro 1, pe­ro su par­ti­ci­pa­ción en el PIB mun­dial ha des­cen­di­do en las úl­ti­mas dé­ca­das, mien­tras que na­cio­nes emer­gen­tes han vis­to cre­cer su par­te del PIB.

La úni­ca pie­za más gran­de de es­ta historia es, por su­pues­to, Chi­na. Su as­cen­so tan­to en las Olim­pia­das co­mo en la eco­no­mía es des­lum­bran­te. En la dé­ca­da de los ’80, Chi­na co­men­zó a par­ti­ci­par en las Olim­pia­das. En 1992, ob­tu­vo el cuar­to lu­gar, con 54 medallas. En el 2000, ob­tu­vo el ter­cer lu­gar. Hoy en día, ocu­pa el se­gun­do pues­to.

En­ton­ces, ¿cuál es la cla­ve pa­ra el éxi­to en las Olim­pia­das? Va­rios eco­no­mis­tas y es­ta­dís­ti­cos han in­ten­ta­do cons­truir mo­de­los pa­ra pre­de­cir los cua­dros de medallas. Los in­di­ca­do­res más sim­ples y con­fia­bles pa­re­cen ser el ta­ma­ño de po­bla­ción y, más im­por­tan­te aún, el PIB.

Pe­ro tam­bién es­tá el efec­to so­vié­ti­co. Si una dic­ta­du­ra cen­tra­li­za­da se en­fo­ca ob­se­si­va­men­te en los de­por­tes, pue­de in­cre­men­tar sus re­gis­tros sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. La Unión So­vié­ti­ca era, con fre­cuen­cia, el lí­der mun­dial en las Olim­pia­das du­ran­te la Gue­rra Fría, y Ale­ma­nia Orien­tal era el mo­tor, a pe­sar de que aho­ra se con­si­de­ra que atle­tas de am­bos han si­do sis­te­má­ti­ca y ma­si­va­men­te dro­ga­dos. Ac­tual­men­te, Chi­na se be­ne­fi­cia cier­ta­men­te de un en­fo­que di­ri­gi­do cen­tral­men­te y fun­da­do des­me­su­ra­da­men­te pa­ra ga­nar medallas, ra­zón por la cual su cómpu­to más ba­jo es­te año, pro­ba­ble­men­te pro­vo­ca­rá que los res­pon­sa­bles re­tro­ce­dan en Bei­jing.

El país con desem­pe­ño ba­jo más uni­for­me y sor­pren­den­te es In­dia, el se­gun­do país más po­pu­lo­so del mun­do y la sép­ti­ma eco­no­mía mun­dial más gran­de. In­dia ga­nó dos medallas en Río, o una pa­ra ca­da 650 mi­llo­nes de per­so­nas. En com­pa­ra­ción, Azer­bai­yán ga­nó 18, una pa­ra ca­da 500 mil de sus per­so­nas, con un re­sul­ta­do 1 mil ve­ces me­jor.

¿Por qué? La po­bre­za es la ex­pli­ca­ción fá­cil. In­dia to­da­vía es un país muy po­bre per cá­pi­ta. ¿Pe­ro por qué ra­zón le va mu­cho peor que a otras na­cio­nes em­po­bre­ci­das? Po­nién­do­lo en pers­pec­ti­va, el PIB per cá­pi­ta de In­dia, hoy en día es­tá cer­ca del que po­seía Chi­na en el 2000. Ese año, Chi­na ga­nó 58 medallas (28 de oro), cer­ca de 30 ve­ces más que lo que ga­nó In­dia es­te ve­rano.

Al­gu­nos in­dios lo atri­bu­yen a la de­mo­cra­cia re­vuel­ta de su na­ción. Pe­ro paí­ses en de­sa­rro­llo y de­mo­crá­ti­cos co­mo Ke­nia, Su­dá­fri­ca y Tur­quía tie­nen un ren­di­mien­to mu­cho me­jor. Pa­re­ce ser que una bue­na po­lí­ti­ca pú­bli­ca es la cla­ve, di­ce Dan­yel Rei­che, quien ha es­cri­to un li­bro pa­ra ex­pli­car los se­cre­tos del éxi­to en las Olim­pia­das. Él pre­gun­ta, por ejem­plo, por qué Ke­nia es ca­paz de ga­nar 29 medallas más que Ara­bia Sau­di­ta, a pe­sar de que es 17 ve­ces más po­bre. Su res­pues­ta es una fór­mu­la po­lí­ti­ca que de­no­mi­na ‘IN­TE­LI­GEN­TE’, que se di­vi­de en cua­tro po­lí­ti­cas: atri­buir po­de­res a las mu­je­res pa­ra li­be­rar el po­ten­cial de la mi­tad de la po­bla­ción; cons­truir ins­ti­tu­cio­nes de de­por­te só­li­das en el país; es­pe­cia­li­zar­se en al­gu­nos de­por­tes; y con­ver­tir­se en un adop­ta­dor an­ti­ci­pa­do de nue­vas téc­ni­cas y de­por­tes. Los paí­ses que adop­tan al­gu­nas de es­tas es­tra­te­gias tie­nen bue­nos re­sul­ta­dos: Nue­va Ze­lan­da, Di­na­mar­ca, Croa­cia y, más des­ta­ca­da­men­te, Ja­mai­ca.

La ba­ja eje­cu­ción de In­dia en las Olim­pia­das po­dría ser un re­fle­jo más de una ca­rac­te­rís­ti­ca per­ma­nen­te del pai­sa­je in­dio: ex­ce­len­cia pri­va­da pe­ro in­com­pe­ten­cia pú­bli­ca. El Go­bierno en In­dia tra­ba­ja muy mal. Sin em­bar­go, hay mu­chas más co­sas en jue­go. In­dia no tie­ne el mis­mo fer­vor na­cio­na­lis­ta uni­fi­ca­do que Chi­na trae a es­tas com­pe­ten­cias mun­dia­les. Tal vez eso se de­ba a la di­ver­si­dad en In­dia, o tal vez a otras ra­zo­nes. No obs­tan­te, re­sul­ta di­fí­cil ima­gi­nar al país unido co­mo lo hi­zo Chi­na pa­ra las Olim­pia­das en Bei­jing.

Y lue­go se en­cuen­tra Es­ta­dos Uni­dos: des­cen­tra­li­za­do, no pla­ni­fi­ca­do, caó­ti­co, con un Go­bierno que to­do el mun­do ama odiar, y sin em­bar­go, es el cam­peón in­dis­cu­ti­ble. ¿Por qué? Par­te se de­be a que la po­lí­ti­ca pú­bli­ca es­ta­dou­ni­den­se, en reali­dad, fun­cio­na bas­tan­te bien y ha alen­ta­do la ex­ce­len­cia en va­rios de­por­tes. En su ma­yo­ría, es un re­fle­jo del es­pí­ri­tu es­ta­dou­ni­den­se que ce­le­bra el in­di­vi­dua­lis­mo, acep­ta la di­ver­si­dad y empuja a la ex­ce­len­cia sin des­can­so. Y ese es­pí­ri­tu es in­clu­so más im­por­tan­te que ga­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.