Ami­go de ma­dre no fue su­per­vi­sa­do a pe­sar de su his­to­rial de­lic­ti­vo

El Diario de El Paso - - Nuevo México - Rus­sell Con­tre­ras, Su­sa­na Mon­to­ya Cr­yan / As­so­cia­ted Press

Al­bu­quer­que, NM— El ase­si­na­to es­ta se­ma­na de una ni­ña de Al­bu­quer­que de tan só­lo 10 años, la cual –se­gún in­for­ma la Po­li­cía— fue dro­ga­da, vio­la­da y des­mem­bra­da, es el ca­so de ho­rri­ble ase­si­na­to in­fan­til más re­cien­te pa­ra Nue­vo Mé­xi­co, es­ta­do que tie­ne la ta­sa más al­ta de po­bre­za en­tre la ju­ven­tud y un Go­bierno es­ta­tal que ha mos­tra­do di­fi­cul­ta­des –pu­bli­ci­ta­das am­plia­men­te– pa­ra pro­te­ger del abu­so a los ni­ños.

No se tie­ne co­no­ci­mien­to de que Vic­to­ria Mar­tens ha­ya si­do víc­ti­ma de abu­so vio­len­to pre­vio. Pe­ro los ofi­cia­les re­co­no­cie­ron el vier­nes que el hom­bre acu­sa­do de in­yec­tar­le me­tan­fe­ta­mi­nas an­tes de vio­lar­la no es­ta­ba sien­do mo­ni­to­rea­do por los ofi­cia­les de li­ber­tad con­di­cio­nal ni le ha­cían prue­bas de dro­gas co­mo lo or­de­nó un juez el año pa­sa­do.

En aquel ca­so, Fa­bián Gon­za­les, de 31 años, fue arres­ta­do por gol­pear a otra mu­jer den­tro de un vehícu­lo en el que ha­bía tam­bién un be­bé mien­tras la mu­jer iba con­du­cien­do y ter­mi­nó no de­ba­tien­do sus car­gos de dos de­li­tos me­no­res con lo cual no pi­só la cár­cel.

Los ofi­cia­les del De­par­ta­men­to de Co­rrec­cio­nes de­cla­ra­ron el vier­nes pa­sa­do que nun­ca re­ci­bie­ron la or­den del juez pa­ra que los ofi­cia­les de li­ber­tad con­di­cio­nal lo su­per­vi­sa­ran.

La muer­te de Vic­to­ria acon­te­ce a po­co de que se dic­ta­ra sen­ten­cia de 40 años en pri­sión en ma­yo a una mu­jer de Al­bu­quer­que por pa­tear has­ta ma­tar a su hi­jo de 9 años en el 2013. Ese ca­so lle­vó a una res­truc­tu­ra­ción de la agen­cia es­ta­tal de Nue­vo Mé­xi­co que in­ves­ti­ga el abu­so in­fan­til.

Ese mis­mo mes, una ni­ña Na­va­jo de 11 años fue lle­va­da por un ex­tra­ño a un área de­sola­da don­de la vio­ló, la gol­peó con un fie­rro y la de­jó pa­ra que mu­rie­ra.

“Te­ne­mos una lis­ta de án­ge­les que es­tán llo­rán­do­nos des­de sus tum­bas”, co­men­tó Allen Sán­chez, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Con­fe­ren­cia de Obis­pos Ca­tó­li­cos de Nue­vo Mé­xi­co.

Mo­ni­que Ja­cob­son, se­cre­ta­ria de la Ofi­ci­na de Ni­ños Jó­ve­nes y Fa­mi­lias de Nue­vo Mé­xi­co, ex­pre­só que la Ley le prohi­bía re­ve­lar si la agen­cia ha­bía re­ci­bi­do cual­quier otra que­ja re­la­cio­na­da con Vic­to­ria, des­cri­ta por los ve­ci­nos del mo­des­to com­ple­jo de de­par­ta­men­tos co­mo una ni­ña cla­ra­men­te fe­liz y so­cia­ble a quien le en­can­ta­ba na­dar y bai­lar.

Los otros que en­fren­tan car­gos en el ca­so de la muer­te de Vic­to­ria son su ma­dre, Mi­che­lle Mar­tens, y la pri­ma de Gon­za­les, Jes­si­ca Ke­lley. Aun­que Mar­tens no tie­ne re­gis­tros en lí­nea de al­gún arres­to en Nue­vo Mé­xi­co, di­jo a la Po­li­cía que Ke­lley ha­bía si­do li­be­ra­da de la cár­cel ape­nas unos días an­tes de la muer­te de Vic­to­ria.

Los tres en­fren­tan car­gos de abu­so in­fan­til que re­sul­tó en muer­te, se­cues­tro y al­te­ra­ción de las evi­den­cias. Gon­za­les y Ke­lley además tie­nen car­gos de pe­ne­tra­ción se­xual de una me­nor.

Per­so­nal­men­te to­mé va­rios de los ca­sos de re­tor­cer el es­tó­ma­go, que nues­tro es­ta­do ha­ya pre­sen­cia­do. Es­te es aún peor” Su­sa­na Martínez Go­ber­na­do­ra de Nue­vo Mé­xi­co cuan­do fun­gió co­mo fis­cal es­ta­tal

Re­por­tes con­tra­dic­to­rios

Hu­bo re­por­tes con­tra­dic­to­rios de los ofi­cia­les es­ta­ta­les el vier­nes so­bre la co­mu­ni­ca­ción de los re­qui­si­tos im­pues­tos a Gon­za­les pa­ra su li­ber­tad con­di­cio­nal en­tre los ad­mi­nis­tra­do­res de la Cor­te y el De­par­ta­men­to de Co­rrec­cio­nes de Nue­vo Mé­xi­co.

Alex Sán­chez, se­cre­ta­ria de Co­rrec­cio­nes co­men­tó que su agen­cia nun­ca re­ci­bió una or­den de jui­cio y sen­ten­cia man­dan­do vi­gi­lan­cia pa­ra la li­ber­tad con­di­cio­nal de Gon­za­les.

La idea era evi­tar que co­me­tie­ra crí­me­nes y ame­na­za­ba con tiem­po en la cár­cel co­mo cas­ti­go por vio­la­cio­nes co­mo el uso ile­gal de dro­gas.

El vo­ce­ro de la Cor­te del Se­gun­do Dis­tri­to Ju­di­cial, Tim Kor­te, de­cla­ró que los re­gis­tros mues­tran que se en­via­ron los do­cu­men­tos al De­par­ta­men­to de Co­rrec­cio­nes en fe­bre­ro del 2015.

Mar­tens tra­ba­ja­ba en un su­per­mer­ca­do lo­cal, co­men­ta­ron los ve­ci­nos, quie­nes sa­bían muy po­co so­bre ella, y di­je­ron a los de­tec­ti­ves que co­no­ció a Gon­za­les en lí­nea co­mo un mes an­tes de la muer­te de su hi­ja.

Los do­lien­tes abue­los de Vic­to­ria y otros pa­rien­tes ex­pre­sa­ron es­tar agra­de­ci­dos con los que acu­die­ron pri­me­ro, con las au­to­ri­da­des que in­ves­ti­ga­ban y con los miem­bros de la co­mu­ni­dad que ofre­cie­ron ple­ga­rias, di­jo la mi­nis­tra y vo­ce­ra de la fa­mi­lia Lau­ra Bobbs.

“Los ni­ños tie­nen po­cos de­re­chos y na­die que ha­ble por ellos”, ex­pre­só Bobbs.

“Hoy, ha­blo por los ni­ños y la voz de Vic­to­ria. Los pa­dres, las co­mu­ni­da­des y los Go­bier­nos ne­ce­si­tan po­ner a los ni­ños pri­me­ro por­que ellos son nues­tro fu­tu­ro”.

El ca­so de ma­yor im­pac­to has­ta el mo­men­to

Otros ca­sos muy so­na­dos de ase­si­na­tos de ni­ños en Nue­vo Mé­xi­co in­clu­yen el de una mu­jer sen­ten­cia­da el año pa­sa­do a 21 años en la cár­cel por as­fi­xiar a su hi­ja pe­que­ña pa­ra no es­cu­char­la llo­rar y el de un hom­bre sen­ten­cia­do a 63 años en pri­sión por vio­lar y ma­tar a su be­bi­ta.

Esas his­to­rias lle­ga­ron a los en­ca­be­za­dos na­cio­na­les, pe­ro el ase­si­na­to de Vic­to­ria es­tá cau­san­do ma­yor im­pac­to.

La go­ber­na­do­ra de Nue­vo Mé­xi­co, Su­sa­na Martínez, ex­pre­só que era el ca­so más preo­cu­pan­te que to­dos los crí­me­nes que ella aten­dió du­ran­te su ca­rre­ra de 25 años co­mo fis­cal del es­ta­do an­tes de su elec­ción pa­ra el pues­to más al­to del es­ta­do en el 2010.

“Yo per­so­nal­men­te to­mé va­rios de los ca­sos más bru­ta­les, vio­len­tos, de re­tor­cer el es­tó­ma­go, que nues­tro es­ta­do ha­ya pre­sen­cia­do. Es­te es aún peor”, di­jo el vier­nes pa­sa­do en un co­mu­ni­ca­do.

Sán­chez su­gi­rió que las muer­tes co­mo la de Vic­to­ria se po­drían evi­tar si los tra­ba­ja­do­res so­cia­les del De­par­ta­men­to de Cui­da­dos In­fan­ti­les del es­ta­do rea­li­za­ran más vi­si­tas a do­mi­ci­lio y Nue­vo Mé­xi­co im­ple­men­ta­ra un pro­gra­ma de guar­de­rías en to­do el es­ta­do.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes mues­tran que am­bas co­sas ayu­dan a re­du­cir el abu­so y la po­bre­za in­fan­ti­les, co­men­tó.

“De­be­ría­mos tra­ba­jar en es­to aho­ra”, su­gi­rió Sán­chez. “Lle­va­rá to­da una ge­ne­ra­ción an­tes de ver un cam­bio real”.

Ve­ci­nos se reunie­ron en el es­ta­cio­na­mien­to del com­ple­jo de de­par­ta­men­tos don­de vi­vía la me­nor

Fa­bián Gon­za­les, de 31 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.