Te­men que ar­mas ca­llen las opi­nio­nes en el cam­pus

A al­gu­nos pro­fe­so­res y es­tu­dian­tes de UT Aus­tin les preo­cu­pa que en el au­la asus­ten a la gen­te y des­alien­ten la li­ber­tad de ex­pre­sión

El Diario de El Paso - - Texas - Da­ve Phi­lipps/New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Aus­tin— Al co­men­zar la se­ma­na pa­sa­da las cla­ses en la Uni­ver­si­dad de Te­xas con una nue­va ley que per­mi­te las pis­to­las de mano ocul­tas en te­rre­nos uni­ver­si­ta­rios es­ta­ta­les, un es­tu­dian­te de Con­ta­bi­li­dad se ató dis­cre­ta­men­te una pis­to­la y se di­ri­gió a cla­ses.

Una alum­na de se­gun­do año de pre­me­di­ci­na se unió a una es­tri­den­te ma­ni­fes­ta­ción con­tra la ley.

Una pro­fe­so­ra que ha­bía de­man­da­do a fin de de­te­ner la ley re­nun­ció a dar cla­ses ha­bien­do ar­mas en el au­la.

Y el rec­tor de la uni­ver­si­dad bus­có me­dios de sal­va­guar­dar la cul­tu­ra que él ama­ba del cam­pus al tiem­po de adap­tar­se a una ley que no le gus­ta­ba.

Aun­que ac­ti­vis­tas de­fen­so­res de la Se­gun­da En­mien­da pro­te­gen en­car­ni­za­da­men­te al­re­de­dor del país el de­re­cho a por­tar una pis­to­la, fun­cio­na­rios de uni­ver­si­da­des te­xa­nas, tan­to pú­bli­cas co­mo pri­va­das, han ma­ni­fes­ta­do re­ser­vas en torno a la lla­ma­da ley de por­ta­ción en el cam­pus. En nin­gún lu­gar ha al­can­za­do el de­ba­te ma­yor in­ten­si­dad que en Aus­tin, el ba­luar­te li­be­ral en un es­ta­do con­ser­va­dor.

La ley, que el año pa­sa­do fue apro­ba­da por una Le­gis­la­tu­ra con­tro­la­da por los re­pu­bli­ca­nos, en­tró en vi­gor el 1º de agos­to y ha con­ver­ti­do es­ta uni­ver­si­dad de 50 mil es­tu­dian­tes en un mi­cro­cos­mos del de­ba­te na­cio­nal so­bre có­mo equi­li­brar el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal a por­tar ar­mas con las fac­tu­ras que me­nu­do co­bran és­tas.

Quie­nes se en­cuen­tran en los te­rre­nos uni­ver­si­ta­rios es­tán en el corazón de la lu­cha por de­ci­dir có­mo am­pliar los de­re­chos sin pa­sar por arri­ba de otras per­so­nas y qué lu­ga­res de­ben que­dar exen­tos, si es que al­guno.

A mu­chos pro­fe­so­res y es­tu­dian­tes les preo­cu­pa que las ar­mas en el au­la asus­ten a la gen­te y des­alien­ten la li­ber­tad de ex­pre­sión, la cual es la ba­se de la aca­de­mia.

Los po­cos alum­nos con li­cen­cia pa­ra por­tar ar­mas y las nu­me­ro­sas per­so­nas que los res­pal­dan fue­ra del cam­pus res­pon­den que no de­be res­trin­gir­se el au­to­de­fen­sa y el de­re­cho in­di­vi­dual a por­tar ar­mas.

Aho­ra la pre­gun­ta es có­mo se desa­rro­llan es­tas ideas abs­trac­tas, en el ca­so de es­tu­dian­tes que in­ten­tan pa­sar química or­gá­ni­ca o ha­blar con un maes­tro des­pués de cla­se, los pro­fe­so­res que quie­ren pre­sen­tar sin te­mor el pen­sa­mien­to crí­ti­co y la ex­plo­ra­ción in­te­lec­tual y los fun­cio­na­rios que ca­mi­nan en una cuer­da flo­ja con la Le­gis­la­tu­ra. He aquí lo que piensan cua­tro in­te­gran­tes del cam­pus.

Ase­gu­ran en otras la­ti­tu­des que ha ha­bi­do po­co im­pac­to

Huy­ler Marsh se crió cer­ca de Da­llas, co­mo hi­jo de un maes­tro de eco­no­mía que des­alen­ta­ba las ar­mas en casa. Es­tan­do en su pri­mer año en Aus­tin, co­no­ció a un com­pa­ñe­ro que lo in­vi­tó a in­gre­sar al club uni­ver­si­ta­rio de ti­ro, y le en­can­tó.

Hoy alumno de 21 años que es­tu­dia pa­ra ha­cer maes­tría en Con­ta­bi­li­dad, Marsh lle­va años ti­ran­do en com­pe­ten­cias. “Dis­pa­rar a blan­cos de ti­ro es adic­ti­vo”, di­jo. “Uno bus­ca la per­fec­ción”.

En el cuar­to pi­so de una bi­blio­te­ca de la uni­ver­si­dad, dis­cre­ta­men­te de­jó caer su mo­chi­la y le­van­tó la par­te ba­ja de su ca­mi­sa ro­ja a cua­dros pa­ra mos­trar por den­tro la pre­ti­na del pan­ta­lón y mos­trar la pis­to­la ne­gra ca­li­bre .45 en una fun­da apo­ya­da en el in­te­rior de la pren­da.

“Bá­si­ca­men­te me la pon­go siem­pre que pue­do”, di­jo Marsh.

“No es que to­do el tiem­po me dé mie­do que me ata­quen. Más bien es co­mo un ex­tin­tor o un cin­tu­rón de se­gu­ri­dad. Uno siem­pre lo tie­ne y es­pe­ra no te­ner nun­ca que usar­lo. Si yo lla­mo al 911, pue­den pa­sar 10 mi­nu­tos an­tes de que lle­guen aquí. A la me­jor tar­dan más. Es bueno sa­ber que la res­pon­sa­bi­li­dad de su se­gu­ri­dad en úl­ti­ma ins­tan­cia es de uno”.

Las re­glas uni­ver­si­ta­rias aún prohí­ben las ar­mas en nu­me­ro­sos si­tios: la­bo­ra­to­rios con ma­te­ria­les pe­li­gro­sos, cier­tas áreas de ha­bi­ta­cio­nes es­tu­dian­ti­les, guar­de­rías, jue­gos de fut­bol, cen­tros de sa­lud men­tal y la par­te al­ta de la Torre de la Uni­ver­si­dad de Te­xas, des­de don­de ha­ce 50 años un es­tu­dian­te de in­ge­nie­ría hi­rió a 49 per­so­nas.

A pe­sar del re­gla­men­to, Marsh di­jo que po­dría lle­var su pis­to­la ca­si a to­das las par­tes que fue­ra.

Fun­cio­na­rios uni­ver­si­ta­rios de otras en­ti­da­des con por­ta­ción uni­ver­si­ta­ria, co­mo Co­lo­ra­do y Idaho, ase­gu­ran que ha si­do po­co el im­pac­to no­to­rio.

En Te­xas, só­lo los ma­yo­res de 21 años pue­den por­tar ar­mas ocul­tas, mien­tras que lí­de­res uni­ver­si­ta­rios cal­cu­lan que en Aus­tin úni­ca­men­te las usa­rán cien­tos de per­so­nas. Marsh di­jo que la ma­yo­ría de la gen­te nun­ca se fi­ja­ría si­quie­ra, lo cual, agre­gó, es “to­da la idea de la por­ta­ción ocul­ta”.

Opo­nen­te

Ana Ló­pez cre­ció no muy le­jos del cam­pus en Aus­tin y so­ñó con ir a la Uni­ver­si­dad de Te­xas. Aho­ra en su se­gun­do año de pre­me­di­ci­na en el pro­gra­ma de ho­no­res, ya no es­tá se­gu­ra de ha­ber to­ma­do la de­ci­sión co­rrec­ta.

“Tu­ve una fa­bu­lo­sa cla­se de li­te­ra­tu­ra mun­dial el año pa­sa­do”, di­jo.

“Éra­mos un gru­po muy pe­que­ño pe­ro lleno de di­fe­ren­tes ra­zas, di­fe­ren­tes se­xua­li­da­des. Ha­blá­ba­mos de mu­chos te­mas con­tro­ver­sia­les –la es­cla­vi­tud, el ra­cis­mo– y cla­ro que ha­bía gen­te que no es­ta­ba de acuer­do”.

A ella le preo­cu­pa aho­ra que en es­te ti­po de cla­ses los es­tu­dian­tes lle­guen a ti­tu­bear al que­rer ex­pre­sar sus opi­nio­nes, sa­bien­do que pue­de ha­ber al­guien con una pis­to­la.

“Si no po­de­mos te­ner ese ti­po de con­ver­sa­cio­nes sin te­ner mie­do, ¿cuál es el pun­to?”, se­gún di­jo Ló­pez en una en­tre­vis­ta. Ella agre­gó que si hu­bie­ra sa­bi­do que la por­ta­ción de ar­mas en el cam­pus iba a ser per­mi­ti­da en la Uni­ver­si­dad de Te­xas, “Pro­ba­ble­men­te me ha­bría ido a otro lu­gar”.

En la Pri­ma­ve­ra, ella asis­tió a una reunión de la uni­ver­si­dad en la que un gru­po que de­ci­di­ría có­mo pon­dría la ley ser pues­ta en vi­gor, es­ta­ba es­cu­chan­do co­men­ta­rios de los es­tu­dian­tes. Ló­pez pla­nea­ba só­lo es­cu­char, pe­ro no­tó que nin­gún es­tu­dian­te de li­cen­cia­tu­ra es­ta­ba ha­blan­do, por lo que se pu­so de pie y di­jo que no que­ría pis­to­las en los sa­lo­nes de cla­ses.

Pron­to se con­vir­tió en una de las prin­ci­pa­les es­tu­dian­tes ac­ti­vis­tas en con­tra de la ley, unién­do­se a la pro­tes­ta de es­ta se­ma­na pa­sa­da a los pies de la Torre de la uni­ver­si­dad, don­de el pri­mer ti­ro­teo ma­si­vo en un cam­pus uni­ver­si­ta­rio tu­vo lu­gar ha­ce 50 años.

La ley de por­ta­ción de ar­mas, se­gún ella sien­te, fue im­pues­ta al cam­pus por per­so­nas ex­ter­nas que tie­nen una in­ten­ción me­ra­men­te po­lí­ti­ca.

“No es só­lo un pro­ble­ma en el cam­pus”, di­jo Ló­pez.

“El Le­gis­la­ti­vo siem­pre ha es­ta­do en pug­na con la Uni­ver­si­dad de Te­xas. No les agra­da­mos por­que so­mos una ins­ti­tu­ción li­be­ral en un es­ta­do re­pu­bli­cano. No es­tán pen­san­do en lo que a no­so­tros nos con­vie­ne”.

‘En mi ofi­ci­na, ¡no!’

Pe­ga­do a la puer­ta de la ofi­ci­na de Li­sa Moo­re hay un le­tre­ro con un ga­to y una ma­ri­po­sa que di­ce: “Pre­gún­ta­me so­bre mi re­gla­men­to a las ar­mas”.

La ley de por­ta­ción en el cam­pus les per­mi­te a los pro­fe­so­res prohi­bir pis­to­las en sus ofi­ci­nas pri­va­das, pe­ro a pe­sar de su le­tre­ro –un so­me­ro in­ten­to de le­ve­dad– la no­ti­fi­ca­ción por es­cri­to no es téc­ni­ca­men­te su­fi­cien­te; los pro­fe­so­res tie­nen la obli­ga­ción de de­cír­se­lo a ca­da es­tu­dian­te de ma­ne­ra oral.

Cuan­do se le pre­gun­tó so­bre su re­gla­men­to, Moo­re di­jo: “Ado­ro lo que ha­go. Con­si­de­ro la en­se­ñan­za y el aprendizaje una sa­gra­da vo­ca­ción. Que­re­mos ha­cer to­do lo po­si­ble por pro­mo­ver­la. No veo las ar­mas sien­do par­te de eso. Así que no, no per­mi­ti­ré que ha­ya pis­to­las en mi ofi­ci­na”.

“Cre­cí en un ran­cho, y creo to­da­vía po­der dis­pa­rar­le a un to­po a una dis­tan­cia con­si­de­ra­ble, pe­ro lo que nos en­se­ña­ron es que no de­bía­mos lle­var nues­tras pis­to­las a la ciu­dad”, di­jo.

“Sim­ple­men­te no con­ci­bo un es­ce­na­rio en el que las pis­to­las ten­gan un lu­gar en el sa­lón de cla­ses. Quie­ro que el ha­cer es­ta­llar las men­tes de los es­tu­dian­tes si­ga sien­do una me­tá­fo­ra”.

En ju­lio, ella y otros dos pro­fe­so­res de­man­da­ron a la uni­ver­si­dad y al es­ta­do, di­cien­do que las “pe­li­gro­sas y ex­pe­ri­men­ta­les po­lí­ti­cas en torno a las ar­mas” de por­ta­ción de pis­to­las en el cam­pus vio­la­ban la Pri­me­ra y Se­gun­da En­mien­das.

Un juez se rehu­só a fre­nar la ley y evi­tar que en­tra­ra en vi­gor en agos­to, pe­ro aún no ha emi­ti­do en fa­llo en el ca­so.

“La Se­gun­da En­mien­da per­mi­te la crea­ción de una bien re­gu­la­da mi­li­cia”, di­jo Moo­re.

“Lo que te­ne­mos no es una bien re­gu­la­da mi­li­cia. Es un chi­co de 21 años con una mo­chi­la”.

Bá­si­ca­men­te me la ‘pon­go’ siem­pre que pue­do (la pis­to­la). No es que to­do el tiem­po me dé mie­do que me ata­quen. Más bien es co­mo un ex­tin­tor o un cin­tu­rón de se­gu­ri­dad. Uno siem­pre lo tie­ne y es­pe­ra no te­ner nun­ca que usar­lo” Huy­ler Marsh Alumno de 21 años que es­tu­dia una maes­tría en Con­ta­bi­li­dad

El ad­mi­nis­tra­dor

La ley de por­ta­ción de ar­mas en el cam­pus fue apro­ba­da tres días an­tes de que Gre­gory Fen­ves se con­vir­tie­ra en pre­si­den­te de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin.

Ha pa­sa­do más de un año in­ten­tan­do li­diar con la mis­ma, de cier­ta ma­ne­ra pa­ra li­mi­tar su im­pac­to sin atraer im­pug­nas en la Cor­te de par­te de gru­pos o de pro­vo­car que el Le­gis­la­ti­vo aprue­be nue­vas le­yes que po­drían re­du­cir el fi­nan­cia­mien­to o im­po­ner nor­mas que les per­mi­tan a las per­so­nas por­tar ar­mas abier­ta­men­te en las cla­ses.

“No creo que las ar­mas de­ban te­ner un lu­gar en el cam­pus”, di­jo en una en­tre­vis­ta en su ofi­ci­na mi­nu­tos des­pués de re­gre­sar de una reunión en el Ca­pi­to­lio, a tan só­lo cua­tro cua­dras del plan­tel.

“Tu­vi­mos más de 3 mil co­men­ta­rios so­bre es­to de par­te de es­tu­dian­tes y el pro­fe­so­ra­do, y la ma­yo­ría se opo­nen a la ley de ma­ne­ra abru­man­te”.

La ley les per­mi­te a las uni­ver­si­da­des pri­va­das prohi­bir las pis­to­las ocul­tas, y ca­si to­das ellas han op­ta­do por prohi­bir­las.

El pro­fe­so­ra­do en la Uni­ver­si­dad de Te­xas in­sis­tió mu­cho pa­ra que a sus pro­fe­so­res se les per­mi­tie­ra ha­cer lo mis­mo en sus sa­lo­nes de cla­ses, pe­ro Fen­ves se opu­so a ello, de­bi­do a que pien­sa que la ley no lo per­mi­ti­rá.

“De­sea­ría, que al igual que las uni­ver­si­da­des pri­va­das, no­so­tros pu­dié­ra­mos prohi­bir las ar­mas”, di­jo. “Pe­ro no te­ne­mos esa op­ción”.

Un hom­bre con per­mi­so pa­ra car­gar­las, fue par­te de un rally a prin­ci­pios de la se­ma­na pa­sa­da, don­de staff es­tu­dain­til de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin pro­tes­ta­ron con ju­gue­tes se­xua­les en con­tra de la ley que de­ja lle­var­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.