Pe­li­gra con­trol re­pu­bli­cano del Se­na­do por el au­ge de­mó­cra­ta y por ‘El Do­nald’

El Diario de El Paso - - Especial -

Los Án­ge­les— La Pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos es el pre­mio más pre­cia­do y po­de­ro­so de la elec­ción del 8 de no­viem­bre, pe­ro la lu­cha por el con­trol del Se­na­do fe­de­ral es tam­bién una ba­ta­lla de gran­des pro­por­cio­nes. In­clu­si­ve, su re­so­lu­ción afec­ta­rá sus­tan­ti­va­men­te la ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra de quien ocu­pe la Casa Blan­ca y de­li­mi­ta­rá su ca­pa­ci­dad de go­bierno.

Los re­pu­bli­ca­nos con­tro­lan el Se­na­do ape­nas des­de 2014, uno de sus ma­yo­res lo­gros des­de 2008, a lo que hay que su­mar que des­de 2010 do­mi­nan tam­bién la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Eso les per­mi­tió opo­ner un po­de­ro­so freno a las ini­cia­ti­vas de go­bierno de Ba­rack Oba­ma, y es una de las cau­sas del ato­rón le­gis­la­ti­vo que se ha vivido por años en el país.

Pe­ro aho­ra, los de­mó­cra­tas pa­re­cen en ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­rar el con­trol del Se­na­do, una po­si­bi­li­dad que es omi­no­sa pa­ra los re­pu­bli­ca­nos y que, en cier­to sen­ti­do, se le ha acha­ca­do al arras­tre ne­ga­ti­vo que ha te­ni­do en va­rias con­tien­das se­na­to­ria­les el cáus­ti­co pe­so de Do­nald Trump. Pa­ra con­tro­lar el Se­na­do los de­mó­cra­tas ne­ce­si­tan aña­dir a su ban­ca­da cua­tro es­ca­ños (si Hi­llary Clin­ton ga­na la Pre­si­den­cia y Tim Kai­ne, co­mo vi­ce­pre­si­den­te, ejer­ce su vo­to de des­em­pa­te en la Cá­ma­ra Al­ta) o cin­co es­ca­ños si ga­na Ttrump (y al­gu­nos si­túan esos nú­me­ros en cin­co y seis).

No es un ob­je­ti­vo fá­cil pues, a di­fe­ren­cia de la con­tien­da pre­si­den­cial don­de los mis­mos can­di­da­tos se ex­po­nen a los vo­tan­tes a es­ca­la na­cio­nal, en las elec­cio­nes al Se­na­do ca­da con­tien­da tie­ne sus per­so­na­li­da­des con ni­ve­les de arrai­go y ca­pa­ci­dad de ope­ra­ción a es­ca­la lo­cal muy va­ria­das.

En to­do ca­so, co­mo se­ña­la The Ups­hot de The New York, ac­tual­men­te el Par­ti­do De­mó­cra­ta ten­dría un 60 por cien­to de pro­ba­bi­li­dad de to­mar con­trol del Se­na­do da­do que, has­ta el mo­men­to, las en­cues­tas in­di­can que en Illi­nois, New Ham­ps­hi­re, In­dia­na, Pennsyl­va­nia y Wis­con­sin los de­mó­cra­tas le arre­ba­ta­rían el escaño a los re­pu­bli­ca­nos.

Con to­do, es pron­to aún pa­ra dar ve­re­dic­tos pues esas con­tien­das po­drían gi­rar y, ade­más, hay tam­bién es­ca­ños de­mó­cra­tas en ries­go de ser ga­na­dos por los re­pu­bli­ca­nos, en es­pe­cí­fi­co en Ne­va­da, y otras posiciones ac­tual­men­te en ma­nos re­pu­bli­ca­nas que, pe­se a que las en­cues­tas les fa­vo­re­cen, po­drían cam­biar de co­lor, co­mo es el ca­so de Ohio, Flo­ri­da o Ari­zo­na.

Y hay aná­li­sis que pin­tan el pa­no­ra­ma mu­cho más azul: The Huf­fing­ton Post co­lo­có ha­ce unos días en 78 por cien­to las pro­ba­bi­li­da­des de que del 8 de no­viem­bre sur­ja un Se­na­do ba­jo con­trol de­mó­cra­ta

Y aun­que en The Ups­hot se co­men­ta que la for­ta­le­za de las pro­ba­bi­li­da­des de triun­fo del Par­ti­do De­mó­cra­ta exis­ten sin con­si­de­rar el fe­nó­meno de Trump, aná­li­sis co­mo los de “Fi­veThirt­yEight” se­ña­lan que el efec­to del mag­na­te en es­te pro­ce­so más que im­pul­sar a los can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos los es­ta­ría mer­man­do.

Y de allí el ma­les­tar que exis­ti­ría en­tre mu­chos re­pu­bli­ca­nos, que ven el es­pec­tro del desas­tre en las elec­cio­nes del 8 de no­viem­bre en la po­si­bi­li­dad no só­lo de que Clin­ton ga­ne la Pre­si­den­cia sino que el Se­na­do, cu­ya con­quis­ta fue un triun­fo ma­yúscu­lo del mo­vi­mien­to con­ser­va­dor, se re­vier­ta a con­trol de­mó­cra­ta.

Mitch Mc­con­nEll, lí­der de la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na en el Se­na­do, de­ja­ría de con­tro­lar la Cá­ma­ra si los de­mó­cra­tas arre­ba­tan de cua­tro a seis es­ca­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.