Sue­ños y li­ber­tad

El Diario de El Paso - - Portada - • Hil­da So­te­lo

En es­te mun­do de opri­mi­dos y opre­so­res el ca­mino ha­cia la li­be­ra­ción es in­trin­ca­do. Tan­to el pe­da­go­go afri­cano Mem­mi co­mo el lin­güis­ta ma­ya-me­xi­cano Bri­se­ño, concuerdan que la do­ble mi­ra­da se en­cuen­tra den­tro de uno mis­mo. Mem­mi lle­va a ca­bo las con­fe­sio­nes del co­lo­ni­za­dor y co­lo­ni­za­do, em­plea el psi­coa­ná­li­sis pa­ra dis­tin­guir los dos ro­les y ex­pli­car­los en el con­tex­to del co­lo­nia­lis­mo.

Bri­se­ño nos ha­bla de la mi­ra­da ma­ya, el pen­sa­mien­to en es­pi­ral pa­ra com­pren­der el mun­do a tra­vés de círcu­los con­cén­tri­cos des­de una ló­gi­ca se­mán­ti­ca y no de una ló­gi­ca li­neal. Los co­lo­ni­za­do­res de Amé­ri­ca que­ma­ron nues­tra his­to­ria in­dí­ge­na y has­ta el día de hoy, el mes­ti­zo pre­fie­re iden­ti­fi­car­se co­mo des­cen­dien­te eu­ro­peo.

En una vi­si­ta re­cien­te a Mé­xi­co, ha­blé de mis bi­sa­bue­las ra­rá­mu­ris y có­mo al­gu­nos de mis fa­mi­lia­res las ne­ga­ban por el he­cho de ser mu­je­res e in­dí­ge­nas, les ha­blé mi de­ci­sión de co­nec­tar­me con las ca­pa­ci­da­des sú­per hu­ma­nas de los ul­tra­ma­ra­to­nis­tas ta­rahu­ma­ras y de lo va­lio­so de mi he­ren­cia, ade­más de mi pro­ce­so in­terno de de­cons­truc­ción del ra­cis­mo. Con tris­te­za ob­ser­vé que en­tre los asis­ten­tes al­gu­nos ne­ga­ban des­cen­der de in­dí­ge­nas y sa­bían a cien­cia cier­ta su pa­sa­do eu­ro­peo. Sa­lir del au­to­en­ga­ño sue­le ser do­lo­ro­so y pa­ra el me­xi­cano iden­ti­fi­car­se con el opre­sor al pa­re­cer le re­sul­ta más có­mo­do que per­ma­ne­cer en la eter­na lu­cha del opre­sor y el opri­mi­do.

No exis­te fór­mu­la pre­ci­sa pa­ra desatar el em­bru­jo de los opues­tos; los mon­jes se arro­jan a la me­di­ta­ción que ha de­mos­tra­do ser una bue­na he­rra­mien­ta de li­be­ra­ción pe­ro igual ellos/as con­ti­núan a mer­ced de la in­ter­co­ne­xión en el mun­do, de­pen­den del pen­sa­mien­to y el ac­tuar de las per­so­nas y sis­te­mas que los ro­dean.

Otro ca­mino ha­cia la com­pren­sión de la pro­pia cár­cel son los sue­ños, nos nu­tren de in­for­ma­ción útil so­bre nues­tras de­bi­li­da­des, for­ta­le­zas, nos aler­tan so­bre po­si­bles trans­for­ma­cio­nes, nos lle­van al ri­co mun­do de la ima­gi­na­ción, des­pier­tan a la crea­ti­vi­dad, y las po­si­bles so­lu­cio­nes a nues­tras es­cla­vi­tu­des o su­fri­mien­tos.

Si en reali­dad se tie­ne la in­ten­ción de re­co­no­cer al opre­sor y des­per­tar al opri­mi­do, de­be­mos sa­ber que exis­te el ra­cis­mo y la dis­cri­mi­na­ción de cla­se, se­xo, co­lor, una vez que acep­te­mos el he­cho nos da­re­mos cuen­ta que el opre­sor ma­ne­ja un len­gua­je no hu­ma­ni­za­do, muecas y to­nos in­con­fun­di­bles, ini­cia en el co­lor blan­co, y se mue­ve des­de las al­tas esferas has­ta im­preg­nar las es­ca­las más ba­jas, do­mi­na, abu­sa del po­der y vio­len­ta lo que ve y to­ca, prohí­be al otro la bús­que­da a ser en to­da su ca­pa­ci­dad, le mues­tra el trán­si­to ha­cia la ma­te­ria­li­za­ción de sus sue­ños mien­tras lo hip­no­ti­za has­ta ce­gar­le su con­di­ción de opri­mi­do, se ofer­ta co­mo el “be­ne­fac­tor sal­va­dor” mien­tras le na­rra es­ce­na­rios des­ga­rra­do­res sin su mano pro­tec­to­ra.

Vino Y Ha­bló En­ton­ces Aquí Con El Que Viene Del In­fi­ni­to, El Ocul­ta­dor Ser­pien­te, Aquí En La Os­cu­ri­dad De No­che. Ha­bló Con El Del In­fi­ni­to, Ocul­ta­dor De Ser­pien­te, Se Ha­bla­ron, Pen­sa­ron, Y Me­di­ta­ron; Se Jun­ta­ron Y Se Pu­sie­ron De Acuer­do En Pen­sa­mien­tos Y Pa­la­bras Se Qui­sie­ron Y Se Ama­ron Ba­jo Es­ta Cla­ri­dad” Li­bro Sa­gra­do, Po­pol Vuh

El opre­sor vio­len­ta en el plano psí­qui­co pa­ra hen­chir sus fi­las, ob­ser­va me­ticu­losa­men­te a su pre­sa, le pro­fe­ti­za even­tos, reali­da­des que ha­bían pa­sa­do des­aper­ci­bi­das por el opri­mi­do ya que és­te no ha po­di­do desa­rro­llar al má­xi­mo sus ca­pa­ci­da­des, no sa­be leer el mun­do en su to­ta­li­dad por­que sus sen­ti­dos y ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les, emo­cio­na­les, sen­ti­men­ta­les fue­ron cer­ce­na­das vio­len­ta­men­te des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos.

Aho­ra sa­be­mos que exis­ten va­rios ti­pos de vio­len­cia, la psi­co­ló­gi­ca, emo­cio­nal, fí­si­ca, eco­nó­mi­ca, pa­tri­mo­nial, se­xual. Po­co a po­co la vio­len­cia ad­quie­re to­nos su­ti­les que si no es­ta­mos aler­ta nos pue­de en­re­dar, la mu­jer es­tá apren­dien­do que no hay na­da loa­ble en el pro­ce­so de la con­quis­ta por­que a la con­quis­ta le si­gue la opre­sión.

La mu­jer con­si­de­ra­da his­tó­ri­ca­men­te opri­mi­da no per­mi­te atro­pe­llos que sus an­te­ce­so­ras per­mi­tie­ron. Los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas han con­se­gui­do la li­be­ra­ción a tra­vés de re­des­cu­brir los ro­les de las mu­je­res y apor­tar al cuer­po del co­no­ci­mien­to ha­llaz­gos im­por­tan­tes so­bre có­mo di­ri­gir­nos a una me­jor con­vi­ven­cia.

Exis­ten ejer­ci­cios cons­cien­tes pa­ra de­cons­truir la opre­sión en sus dis­tin­tos ru­bros: Du­ran­te un se­mes­tre me di a la ta­rea de de­cons­truir los ro­les opre­sor y opri­mi­do den­tro del au­la, con­si­de­ré a mi maes­tro el opre­sor, él es co­lor blan­co, ha­bla in­glés y nos im­par­te la cla­se de acuer­do a la vi­sión de su mun­do.

Es­tu­ve aten­ta a mis emo­cio­nes, sen­ti­mien­tos, pen­sa­mien­tos y sue­ños que ano­ta­ba en un cua­derno. El sue­ño más con­tun­den­te fue el de un via­je a Áfri­ca don­de una fa­mi­lia me hos­pe­da­ba ama­ble, lo to­mé co­mo el ini­cio de mi opre­sión, es­tu­dios in­di­can que a más os­cu­ra la piel peor la dis­cri­mi­na­ción, du­ran­te mi via­je yo ha­cía pre­gun­tas so­bre có­mo vi­ven las fa­mi­lias en esa casa, ellos res­pon­dían se­rios, ellas son­reían ama­bles.

De­ci­dí sa­car los tra­pos de mi pro­pia casa, en­fren­tar la dis­cri­mi­na­ción lin­güís­ti­ca que su­fría al ha­blar in­glés con acen­to me­xi­cano. Re­co­no­cí el gra­do de vio­len­cia en mi iden­ti­dad fe­me­ni­na pa­triar­cal, la vio­len­cia he­re­da­da, las for­mas se­duc­to­ras que una mu­jer ad­quie­re pa­ra que­dar bien, ser aceptada, o ga­nar en un mun­do al­ta­men­te mi­só­gino; las más­ca­ras que adop­ta­mos pa­ra so­bre­vi­vir o es­tar sa­tis­fe­chas son in­ter­mi­na­bles.

No fue fá­cil abrir los ojos y en mi pa­pel de alum­na opri­mi­da de­be­ría ini­ciar los arre­glos ha­cia la li­ber­tad, al pa­so de los días su­pe que el rol del maes­tro ha­bía muer­to den­tro de mí.

¿Dón­de es­ta­ba la maes­tra? La pe­da­go­gía, aquel maes­tro que lle­va de la mano a la ni­ña se ha­bía fu­ga­do en­tre el es­trés y la fal­ta de con­fian­za en la que es­tá ba­sa­da la edu­ca­ción ac­tual, ¿có­mo re­gre­sar­la? Hu­be de ir por ella has­ta el fon­do del in­cons­cien­te, y en­tre las lec­tu­ras, la in­ter­pre­ta­ción de sue­ños, el do­lor y el re­co­no­ci­mien­to de mi es­ta­do opri­mi­do fue que, enoja­da, di el pri­mer pa­so ha­cia la li­be­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.