No nos quie­ren en los de­ba­tes

El Diario de El Paso - - Portada - • Jor­ge Ra­mos Áva­los

Mia­mi— Son, di­ga­mos, las fies­tas a las que to­dos quie­ren ir. Pe­ro el pro­ble­ma son los ti­pos de la en­tra­da que tie­nen fa­ma de du­ros y so­lo de­jan pa­sar a gen­te que ya co­no­cen. Las fies­tas a las que me re­fie­ro son los tres de­ba­tes pre­si­den­cia­les en Es­ta­dos Uni­dos -el pri­me­ro de los cua­les ocu­rri­rá el lu­nes 26 de sep­tiem­bre.

Los ti­pos de la en­tra­da son de la Co­mi­sión de De­ba­tes Pre­si­den­cia­les que des­de 1987 se ha en­car­ga­do de or­ga­ni­zar, con bas­tan­te éxi­to y au­to­no­mía, la lo­gís­ti­ca pa­ra en­fren­tar a los as­pi­ran­tes a la Casa Blan­ca. Esos de­ba­tes sue­len ser de­ci­si­vos y se­pa­ran a los im­pro­vi­sa­dos de quie­nes tie­nen el ca­rác­ter y pre­pa­ra­ción pa­ra ocu­par el tra­ba­jo más di­fí­cil del mun­do.

Sin em­bar­go, la preo­cu­pa­ción es que, por tradición e iner­cia, di­cha co­mi­sión de­fien­da los in­tere­ses de los par­ti­dos De­mó­cra­ta y Re­pu­bli­cano. Así, otros par­ti­dos o un can­di­da­to in­de­pen­dien­te tie­nen un obs­tácu­lo ca­si in­fran­quea­ble pa­ra par­ti­ci­par en los de­ba­tes: el 15 por cien­to de apo­yo en­tre los vo­tan­tes en un pro­me­dio de cin­co en­cues­tas.

En una elec­ción co­mo la del 8 de no­viem­bre, con dos de los can­di­da­tos más im­po­pu­la­res en la his­to­ria mo­der­na de Es­ta­dos Uni­dos, se­ría re­co­men­da­ble te­ner más op­cio­nes. Do­nald Trump tie­ne un 63 por cien­to de opi­nión ne­ga­ti­va y Hi­llary Clin­ton un 55 por cien­to, se­gún una encuesta de Ga­llup. Las op­cio­nes exis­ten pe­ro el pro­ble­ma es que po­cos sa­ben quié­nes son.

“El se­ten­ta por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses no sa­ben quié­nes so­mos", me di­jo en un fo­ro el can­di­da­to pre­si­den­cial del Par­ti­do Li­ber­ta­rio, Gary John­son. "En los úl­ti­mos días he­mos re­cau­da­do va­rios mi­llo­nes de dó­la­res que nos ser­vi­rán pa­ra que la gen­te re­co­noz­ca nues­tros nom­bres". Por aho­ra los Li­ber­ta­rios ape­nas al­can­zan un 10 por cien­to en al­gu­nas en­cues­tas.

Jill Stein, la can­di­da­ta pre­si­den­cial del Par­ti­do Ver­de, es­tá en una si­tua­ción aún más di­fí­cil. Las en­cues­tas le dan un cua­tro o cin­co por cien­to. "Ahí es­ta­ré", le di­jo al dia­rio USA To­day. Ella ase­gu­ró que es­tá dis­pues­ta a ser arres­ta­da si no la de­jan par­ti­ci­par. "Me sen­ti­ría te­rri­ble si ga­na Do­nald y me sen­ti­ría igual de mal si Hi­llary es ele­gi­da", agre­gó.

Jill Stein y Gary John­son no han si­do in­vi­ta­dos a la fies­ta. Y los pe­rio­dis­tas la­ti­nos tam­po­co.

Los his­pa­nos son el gru­po de elec­to­res de más rá­pi­do cre­ci­mien­to en Es­ta­dos Uni­dos. Es­te año ha­brá 27 mi­llo­nes de la­ti­nos ele­gi­bles pa­ra vo­tar. El vo­to his­pano es fun­da­men­tal en es­ta­dos cla­ves co­mo Co­lo­ra­do, Ne­va­da y Flo­ri­da. No exa­ge­ro al de­cir que sin los la­ti­nos na­die pue­de lle­gar a la Casa Blan­ca. Pe­ro nun­ca han que­ri­do in­vi­tar a un pe­rio­dis­ta la­tino a mo­de­rar uno de los de­ba­tes pre­si­den­cia­les.

¿Por qué? No lo sé. Hay una lar­ga lis­ta de pe­rio­dis­tas la­ti­nos su­ma­men­te ca­pa­ces que po­drían ha­cer un tra­ba­jo ex­tra­or­di­na­rio en esos de­ba­tes, des­de Ma­ría Ele­na Sa­li­nas de Uni­vi­sion y Jo­sé Díaz-Ba­lart de Te­le­mun­do has­ta los pe­rio­dis­tas de la ca­de­na ABC, Ce­ci­lia Ve­ga y Tom Lla­mas, y Ma­ría Hi­no­jo­sa de NPR.

Pe­ro mi sos­pe­cha es que am­bos can­di­da­tos tie­nen mie­do de las pre­gun­tas que ha­gan. Sí, es ver­dad, es­tos re­por­te­ros -y mu­chos más- for­man par­te de un gru­po del que no se ha­bla lo su­fi­cien­te y sus pre­gun­tas po­drían re­sul­tar po­co con­ven­cio­na­les. Pe­ro ya es ho­ra. El país es­tá cam­bian­do. En el 2044, se­gún la Ofi­ci­na del Cen­so, los blan­cos se con­ver­ti­rán en una mi­no­ría en Es­ta­dos Uni­dos y los de­ba­tes pre­si­den­cia­les de­ben re­fle­jar la cre­cien­te di­ver­si­dad del país.

Los de­ba­tes pre­si­den­cia­les han si­do una es­pe­cie de fies­ta en­tre co­no­ci­dos con un buen equi­po de se­gu­ri­dad en la en­tra­da. Los nue­vos chi­cos del ba­rrio no son siem­pre bien­ve­ni­dos. Pe­ro los de­ba­tes no de­ben ma­ne­jar­se con las mis­mas re­glas de un club pri­va­do. Es­ta na­ción tam­bién es de no­so­tros y de­be in­cluir to­dos los co­lo­res y acen­tos.

Has­ta el mo­men­to, ni los Li­ber­ta­rios, ni los Ver­des, ni los pe­rio­dis­tas la­ti­nos han si­do in­vi­ta­dos. Pe­ro es­te es el mo­men­to pa­ra que la Co­mi­sión de De­ba­tes Pre­si­den­cia­les re­vi­se sus lis­tas y ha­ga nue­vas in­vi­ta­cio­nes.

¡Abran los de­ba­tes! Les ase­gu­ro que, si lo ha­cen, su fies­ta ser­vi­rá pa­ra re­no­var es­ta de­mo­cra­cia en un mo­men­to de cri­sis (ade­más de que se­rá mu­cho más di­ver­ti­da). No que­re­mos ser los agua­fies­tas. Pe­ro si no nos in­vi­tan, pue­den es­pe­rar mu­chos gri­tos en la puer­ta de en­tra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.