Re­cuer­dan la ca­li­dez del ar­tis­ta en el tra­to con sus fans

El Diario de El Paso - - Portada - El Dia­rio de El Pa­so (Ro­ber­to Ca­rri­llo)

Era res­pe­tuo­so y sen­ci­llo, afir­ma ex lo­cu­to­ra

Pa­ra Lo­re­na Gar­cía, quien si­guió co­mo ad­mi­ra­do­ra a Juan Ga­briel a lo lar­go de 42 años, el ‘Di­vo de Juá­rez’ era un per­so­na en­tra­ña­ble, con gran ca­li­dad hu­ma­na, y que qui­zá rom­pió es­que­mas co­mo po­cas per­so­nas lo han he­cho.

“Al­ber­to era muy sen­ci­llo, muy ama­ble con sus fans, y aun­que exis­te el di­cho de que na­die es mo­ne­di­ta de oro, creo que él era la ex­cep­ción, no co­noz­co a na­die que no lo quie­ra por sí mis­mo y por sus can­cio­nes”, di­jo la pre­si­den­ta del Club Arri­ba Juá­rez.

La ex lo­cu­to­ra, y fer­vien­te ad­mi­ra­do­ra de Al­ber­to Agui­le­ra Va­la­dez, re­cuer­da que des­de 1974 se vio atra­pa­da por la voz y el sen­ti­mien­to del ar­tis­ta re­cién fa­lle­ci­do, y de quien só­lo di­ce te­ner bue­nos re­cuer­dos.

“Te­nía yo 13 años cuan­do lo co­no­cí, y re­cuer­do con ca­ri­ño que ven­dí mis za­pa­tos nue­vos pa­ra poder ir a ver­lo, y ese ca­ri­ño él lo re­co­no­ció al pa­so del tiem­po al brin­dar­me su amis­tad, y poder con­vi­vir con él en di­fe­ren­tes even­tos”, sos­tu­vo Gar­cía, ori­gi­na­ria de Ciu­dad Juá­rez, pe­ro aho­ra re­si­den­te de El Pa­so.

Du­ran­te más de 4 dé­ca­das, Gar­cía tu­vo opor­tu­ni­dad de co­no­cer a la fa­mi­lia y per­so­nas alle­ga­das a Juan Ga­briel, tan­to a su her­ma­na, sus hi­jos co­mo a sus re­pre­sen­tan­tes.

Era res­pe­tuo­so y sen­ci­llo, afir­ma ex lo­cu­to­ra

“Des­de Ciu­dad Juá­rez lo se­guí, des­pués me vi­ne a vi­vir a El Pa­so, y mi vi­da ha es­ta­do li­ga­da a la de él de al­gu­na for­ma, co­no­cí a sus hi­jos y es­tu­ve cer­ca en mo­men­tos di­fí­ci­les co­mo cuan­do fa­lle­ció de su her­ma­na”, sos­tu­vo la ad­mi­ra­do­ra.

“Aun­que to­dos sa­be­mos que el ama­ba a Ciu­dad Juá­rez, El Pa­so fue un lu­gar muy es­pe­cial pa­ra él, aquí se sen­tía más tran­qui­lo, po­día sa­lir y ca­mi­nar, co­mer en los res­tau­ran­tes y no sen­tir­se ago­bia­do, por eso es que com­pró ca­sa aquí”, re­cor­dó Gar­cía. De acuer­do al tes­ti­mo­nio de la se­gui­do­ra de Juan Ga­briel, ella pu­do ver de cer­ca la bon­dad del re­cor­da­do can­tau­tor me­xi­cano ha­cia otras per­so­nas a quie­nes les to­mó apre­cio.

“Re­cuer­do que en al­gu­nas oca­sio­nes le di ry­de a Ed­gar a la ca­sa de la ca­lle Pe­can, Ed­gar es un chi­co al que Juan que­ría co­mo a un hi­jo, quien des­pués se de­di­có a la mú­si­ca con un Ma­ria­chi en Chica­go, y lue­go in­ten­tó ha­cer ca­rre­ra ar­tís­ti­ca ba­jo el nom­bre de Al­ber­to Fie­rro ‘El Jar­di­ne­ro de Juan Ga­briel’”, sos­tu­vo Gar­cía.

Al­ber­to Fie­rro tu­vo co­mo pa­drino ar­tís­ti­co a Juan Ga­briel, des­pués de ha­ber tra­ba­ja­do por más de 20 años cui­dan­do de sus ca­sas, has­ta que se abrió la opor­tu­ni­dad de gra­bar al­gu­nos te­mas en el es­tu­dio de Vavy Lo­zano, pro­duc­to del Di­vo de Juá­rez cuan­do la­bo­ra­ba en la dis­que­ra RCA.

“Es­pe­ro que ten­ga­mos en El Pa­so un lu­gar don­de ren­dir­le ho­me­na­je a Juan Ga­briel, él siem­pre qui­so mu­cho a es­ta ciu­dad y a su gen­te, le va­mos a ex­tra­ñar mu­cho”, afir­mó Gar­cía.

lo­re­na Gar­CÍa y su ído­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.